lunes, 5 de agosto de 2013

El coste ecuménico del carnaval

El autor de la entrada que traducimos es el sacerdote ortodoxo Stephen Damick. Si el ecumenismo realmente se ordena a la reunión de todos los cristianos en la única Iglesia, habrá de tener en cuenta la visión de los acatólicos sobre lo que dificulta su regreso. 
Se dice que la reforma litúrgica de Pablo VI tendió un puente hacia los luteranos. Pero lo cierto es que su aplicación dinamitó otros puentes que nos vinculaban con los ortodoxos. Y a la vez reforzó sus prejuicios anti-romanos. 
El testimonio de  Damick es una muestra del "coste ecuménico" que implica el carnaval litúrgico unido a la estupidez pastoral. ¿Servirá como llamado de atención para los corifeos del optimismo compulsivo?
Obispos danzantes... Por el P. Andrew Stephen Damick, para Orthodoxy & Heterodoxy: Doctrine mattersTraducción exclusiva para Info-Caótica.


Incluso si, de alguna manera, pudiese convencerme de los dogmas exclusivos de Roma, cosas como la de arriba son la razón por la que nunca podría convertirme en católico romano. Me han dicho los defensores de Roma que cosas como éstas son en realidad "abusos" y que la "verdadera" cultura y culto romano no deberían ser así. Pero si un evento católico, global y de primer orden, como la Jornada Mundial de la Juventud (este video es de la JMJ 2013), tiene como protagonistas a los mismos sucesores de los apóstoles danzando así frente al mismísimo Papa, ¿dónde está exactamente la cosa oficial y verdadera? Esto que se ve me parece lo suficientemente oficial.
He conocido a más de una persona que se convirtió al catolicismo romano por lo que había leído y que, entonces, cuando vio este tipo de cosas (o, incluso, la insulsa liturgia cuasi-luterana que constituye la mayor parte del culto de los católicos actuales), terminó yéndose. Puedo entender a alguien que deja la religión después de experimentar el abuso (aunque preferiría verlo pasarse a alguna forma de religión no abusada), pero es difícil argumentar que la liturgia de Roma que uno ve en casi todos lados sea un abuso, particularmente cuando se muestra mundialmente con el visto bueno y oficial del Vaticano. La eclesiología romana, con su énfasis en el Papado, hace aún más difícil que el argumento contrario suene convincente. Si el Papa mismo lo consiente, es muy difícil argumentar que lo que se ve en este vídeo es un abuso.
Y también encuentro difícil preguntarse cómo podría Roma regresar a su antiquísima tradición litúrgica, la que San Juan de Shanghai y San Francisco, entre otros, dijeron "es mucho más antigua que cualquiera de las herejías".
Se puede leer más sobre este tema en Orthodoxy and Heterodoxy, la contribución del P. John Whiteford  con el título Unfortunate Trends in the Roman Catholic Church (Desafortunadas tendencias en la Iglesia Católica Romana).
Actualización: Aquí una crítica similar desde una perspectiva luterana.

35 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay un error en la intro. El autor es el P. Damik.

Saludos,

El traductor

Miles Dei dijo...

Si esto no está hecho a conciencia para dinamitar la Iglesia de Cristo, entonces hay que reconocer necesariamente que la jerarquía católica en manos de necios insensatos.

Anónimo dijo...

Estupidez pastoral jaja muy bueno, por fin una definición bien cercana a la realidad!

Anónimo dijo...

Pensar que muchos están volviendo a la iglesia por los dichos equívocos de bergoglio y por esta clase de espectáculos tan mundanos.

Wanderer dijo...

No me queda clara quiénes son cismáticos con respecto a la fe: ¿los ortodoxos o los obispos danzarines?

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO a MILES: Creo que los elementos de juicio necesarios para llegar a su conclusión estaban ya funcionando décadas antes del baile episcopal. La venta de la tiara -aunque el Cardenal Spellman evitara lo peor-, la devolución del pendón de Lepanto, Asís 1,2 y3, Las peticiones de perdón al mundo, etc, etc, etc...

Anónimo dijo...

Hay luteranos que piensan igual...

http://gottesdienstonline.blogspot.com.ar/2013/07/dignity-matters.html

Anónimo dijo...

By the way... y "el silencio de los corderos"? Parece que Infocatólica se ha especializado definitivamente en la desinformación. Ni una palabra sobre el tema de los franciscanos de la inmaculada y todo ese aluvión de perplejidad de su "público natural", que tiene que informarse en otras páginas.
Incluso la cigüeña dice que "Yo no abrigo la menor duda sobre la ortodoxia del Papa Francisco pero tampoco quisiera estar todos los días recomponiendo el puzzle para que las piezas termienen encajando. Tenemos derecho a vivir tranquilos nuestra catolicidad. Sin sobresaltos repetidos".
Bustamante pretendia lo de siempre, categorizar con simpleza la realidad dividiendo entre "los otros" y "nosotros". El artículo de germinans titulado "El Papa de los gays" no le ha gustado porque según el mismo comenta en la cigüeña "Penoso el titular y muy desafortunado el contenido, que no hace sino dar alimento a personajes como José Manuel Vidal y compañía.
Es de lo peor que ha aparecido en Germinans en sus años de existencia. Que no son pocos". Inconscientemente es un reconocimiento de que lo importante es negar la realidad o difuminarla lo suficiente para que aparente que el Papa es un furibundo anti-progresista con ninguna veleidad aprovechable por Bastante. O sea, que el Papa es como Bustamente (o Bustamante como el Papa, no sé que será peor). Hasta Cigoña lo indica con el subsiguiente berrinche de Bustamante. Y sigue desinformando o reinterpretando la realidad a placer. Una voce malaga o Cigoña nunca han sido precisamente unos furibundos críticos de la autoridad. Pues bien, incluso ellos lo indican. Bustamante va a tener que buscar otra estrategia, como estar de acuerdo con algunos contorneos papales pero al mismo tiempo sin estarlo con Bastante, que parece ser su único objetivo, como si estuviesen en un partidillo playero.

El cura loco español.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: El artículo de GERMINANS es excelente en contenido y lenguaje y una invitación a la esperanza de que no todo el mundo conservador español es una colección de fanáticos negadores de la realidad.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: ¿Quién es San Juan de Shanghai? ¿ALgún mártir de China? ¿O es un error de escritura?

Diego, h. dijo...

Juan de Shangai debe ser un santo de la iglesia ortodoxa

http://www.preguntasantoral.es/2011/09/san-juan-maksimovic/

Anónimo dijo...

LFPB: Penoso el titular y muy desafortunado el contenido, que no hace sino dar alimento a personajes como José Manuel Vidal y compañía.
Es de lo peor que ha aparecido en Germinans en sus años de existencia. Que no son pocos.

http://www.intereconomia.com/blog/cigueena-torre/papa-los-gays-20130805

Anónimo dijo...

El artículo de germinans lo puede suscribir cualquier partidario de la "vía media". La cuestión es que Pérez Bustamante no se da cuenta de que su posición es simplemente absurda. No es que trate de justificar que Francisco sea o no ortodoxo. Como ha dicho Ludovicus en otro lugar, no ha dicho ninguna herejía, y posiblemente no la diga. No; lo que trata de justificar Luis Fernando es que Francisco es un "azote" de los progresistas (como él, vaya). Por eso, en pleno ataque inmisericorde por parte de la Santa Sede a los Franciscanos de la Inmaculada rellena tu estupi-blog con una noticia de unas monjas norteamericanas conocidas en su casa a la hora de comer a la que están haciendo una inspección canónica, algo que, por otra parte es rutinaria. La conclusión de "Libro gordo de Petete" le parece que tiene que ser obvia para todos: "No, no, Francisco mete caña a todos, a tradicionalistas y a congregaciones senectas progres". El hecho de que ponga esa noticia le vuelve, cómo no a retratar.

Me juego mis mortadelos, y apuesto un asado/churrascada (según nomenclaturas) a que veremos que en Infocatólica, en los siguientes días o semanas:

a. Ni se va a analizar lo que comenta germinans ni las valoraciones que está haciendo Paco Pepe.

b. Lo de los Franciscanos de la Inmaculada, ni se roza de pasada. A no ser, claro, que haya alguna declaración inadecuada de la FSSPX, lo que aprovechará para poner a todos en el mismo saco.

La condición "a" es obvia. Si se pone en la línea de Paco Pepe, tendrá que asumir la misma linea crítica que asumen aquellos tradis a los que Luis Fernando tiene que fustigar para hacerse perdonar, o bien por cabezonería bovina. En cambio, si lo justifica, se está poniendo en la línea de Bastante y Vidal, frente a los cuales se define Infocatólica. Infocatólica, ad mentem bustamantis es "algo contra RD y lefebvristas varios". Por eso estos temas no los puede tocar y al mismo tiempo permancer en la línea que el ha elaborado con su calenturienta mente.

Lo que nos lleva a una muy cómica situación: El Papa Francisco ha conseguido unir a Religión Digital y a Infocatólica en la defensa del obispo de Roma frente a los "carcas". Sería un neoprogresismo emergente con algunos ramalazos de corporativismo clerical hispánico.

El cura loco español

Anónimo dijo...

Yo no abrigo la menor duda ... dice el zopenco cigüeñal
tené cuidado chei que se te va a yesfriar jajjaaj

Rigoberto Ortiz dijo...

De la Cigoña, Cigueña, o Ciconia ciconia (para no ser tan vulgares, no obstante estos tiempos), es tan serio como el Gran Wyoming y tan estable -en cuanto convicciones- como Andreu Buenafuente. Su blog -de corta y pega- como maldice un día al Cardenal Cañizares, al otro lo declara doctor de la Iglesia. Hoy es un acrítico "francisquista" ayer escribía cosas como esta liga del 13 de marzo: http://www.intereconomia.com/blog/cigueena-torre/bergoglio-chusma-anticatolica-le-toma-catedral-20130313
Al final, como buena Cigueña hace su nido en la torre de un templo, pero seguramente no ingresa por su portal.

Favila dijo...

Yo tampoco confiaría mucho en la cigüeña, pues básicamente sigue el mismo juego que Bustamante: hoy una de cal y mañana otra de arena, para demostrar que somos los más "centrados".

En los últimos días ha resultado penoso ver cómo Busta se ha desgañitado por justificar las desafortunadas palabras de Francisco con respecto a los "gays" (en plena adopción del lenguaje del enemigo).

Pero Bustamente, dentro de lo que cabe, permite en su bitácora un nivel razonable de crítica a los planteamientos neoconservadores (o neoprogresistas, según se mire) de Infocatolica. En las noticias y en otras bitácoras la moderación es absolutamente inflexible y no permite la menor salida de tono. Eso me lleva pensar que tal vez Busta es el eslabón débil de la cadena, y que hay una eminencia gris que maneja silenciosamente el cotarro, no sé si de acento cubano o pamplonica.

En cualquier caso, sería interesante que Infocaótica tratase de manera específica el tema de los sodomitas en relación con la Iglesia, porque parece haber posturas muy dispares también entre los tradis. No son pocos los tradis que en este punto ya han asumido algunos conceptos novedosos de la escuela conservadora, por ejemplo: 1) hay que diferenciar entre la tendencia, que en sí no es mala ni condenable, al estar inscrita en los genes, y el acto homosexual (curiosamente con ningún otro pecado se maneja esta sutil distinción, ni mucho menos se atribuye a los genes); 2) se puede ser homosexual y al mismo tiempo sacerdote, en tanto uno no "practique" (aunque parece que Ricca sí ha practicado lo suyo); 3) está bien que los homosexuales hagan su vida mientras no designen a sus uniones como matrimonio (vergonzosa postura que ya lanzaron algunos monseñores y que la timorata masa social conservadora ha acogido con entusiasmo); 4) cualquier legislación civil que penalice de algún modo a los homosexuales es injusta y lesiva para los "derechos humanos", e incluso hay que combatirla desde la Iglesia como si fuera un pecado más grave que la propia sodomía.

La misma adopción del término de homosexual, y últimamente de gay, en vez del más propio de sodomita o invertido, es sintomática de todo lo que está pasando incluso en las esferas más ortodoxas. Algunos pretenden arreglarlo dando una vuelta de tuerca más a las sutiles distinciones: lo gay sería malo pero lo homosexual no.

En algunos portales se sugiere que la dimisión del arzobispo de Yaoundé se ha forzado debido a que éste, en un pasado, se había manifestado demasiado tajante con respecto a los sodomitas (y es que en África, donde todavía conservan la dignidad y el sentido común, no se andan con chiquitas en este asunto). Quiero creer que se trata de una intoxicación informativa y que en realidad esta dimisión no tiene nada que ver. Sería terrible que ahora también exportemos degeneración al resto de sociedades.

Disculpen el tocho. Se agradecerá cualquier orientación del cura loco.

Anónimo dijo...

FAVILA dice: No son pocos los tradis que en este punto ya han asumido algunos conceptos novedosos de la escuela conservadora.
Y PEDRO HISPANO: ¿Podría dar los nombres de esos autores tradis? Supongo le resulte fácil teniendo en cuenta que "no son pocos"

Anónimo dijo...

Que va a estar inscrita en los genes!!
La tendencia si no se combate y supera si es mala y ese es un error en el que veo que están cayendo muchos como bien dice Favila.

Eso de ser gay en castidad es una contradicción tremenda.

Martin Ellingham dijo...

Anónimo, hay que hacer una distinción importante. La manera más clara es comparar con el cleptómano, que es el sujeto tiene tendencia a robar. La tendencia en sí misma es desordenada, porque inclina a apoderarse de lo ajeno. Pero la sola tendencia no es pecado. Por tanto, si el cleptómano no pone en acto su tendencia, no peca. Y si peca, que trate de recibir el perdón de Dios por medio de los sacramentos y recurra a todos los medios honestos (sobrenaturales y naturales) para no recaer.

Lo lamentable de la presentación políticamente correcta del tema es que se silencia tanto el desorden de la tendencia como la malicia de los actos. Y quede claro que hay formas de decir estas cosas contemplando la Misericordia de Dios hacia los pecadores, sin incurrir en exageraciones que nadie con mínima sensatez propugna en la actualidad.

Saludos.

Urbel dijo...

Me parece que el ejemplo de la cleptomanía es pertinente pero no suficiente.
A mi modo de ver (ruego me digan si me equivoco), si la inclinación a robar es un desorden mental se llama cleptomanía, y entonces ni la tendencia cleptómana merece ningún juicio moral ni tampoco los actos que derivan de la misma, no por falta de materia (robar es de suyo un pecado) sino por falta de responsabilidad.
Pero, sin necesidad de ningún desorden mental, la tendencia al robo puede ser también una pasión dominante, normalmente originada por la reiteración del acto, y en ese caso tanto la tendencia (el vicio o hábito malo) como el acto de robar (el pecado) merecen reproche moral.
Me parece que lo mismo ocurre con la sodomía. Si se sufre ese desorden enfermizo, el mismo no es moralmente malo y los actos que se sigan, aunque de suyo sean pecaminosos, no lo serán en concreto por falta de responsabilidad. Pero con mucha mayor frecuencia la propia tendencia será una pasión culpable, pues procederá de la depravación por reiteración del acto nefando.
No tengo certeza sobre lo anterior en todos sus extremos pero sí, desde luego, sobre que la mera distinción entre tendencia y acto no es suficiente.

Martin Ellingham dijo...

Urbel:

Cierto que el ejemplo del cleptómano no es perfectamente adecuado. No he entro a valorar la inclinación en cuanto manifiesta alguna patología psíquica que disminuye la imputabilidad del acto moral, sino como ejemplo de un hábito (adquirido, innato o mixto) que es desordenado por el objeto moral de los actos a los que tiende, pero que sin embargo no es pecado mientras la voluntad no consienta.

La distinción tomista entre hábito/tendencia y acto no agota el tema, pero es algo muy olvidado últimamente. Sería erróneo tanto pretender que la tendencia es ordenada -por el contrario, es contra natura- cuanto imputar culpa moral a un sujeto que puede "sentir" pero que no peca si no consiente. Porque el pecado está en lo quiere o no la voluntad.

Tampoco es injusto que se considere a los que tienen esa tendencia como ineptos para el sacerdocio, la vida consagrada, la milicia, etc.

Y nada impide conjugar lo anterior con la Misericordia de Dios para con los pecadores.

Creo que no estoy agregando nada nuevo. Sólo recordando lo de siempre.

Saludos.

Favila dijo...

PEDRO HISPANO: no me refiero a ningún autor tradi con nombre y apellidos, sino a tradis anónimos que suelen comentar en blogs. En algún blog tradi me han borrado algún comentario parecido al que dejé aquí. De todas formas, hay un tradi conocido que suele distinguir entre homosexuales y "homosexualistas"/gays, pero no le nombraré porque creo que lo hace con las mejores intenciones. Le ruego que no se lo tome como un juicio a las tradis, por quienes tengo una viva simpatía. Todos acabamos contaminándonos del lenguaje y de los razonamientos modernos.

Anónimo 18.04: Por ahí voy yo. ¿Cómo se puede tener una tendencia a la homosexualidad si nunca se ha practicado? ¿Se debe considerar homosexual a alguien que jamás ha yacido con varón? ¿En qué genes estaría codificada esa tendencia contra la naturaleza y por qué Dios habría de permitirla, más allá dela tendencia del hombre al pecado en general? En el momento que se reconoce una tendencia de esa clase, se hace difícil censurar a alguien por llevarla a la práctica. Por otra parte, ¿cómo tomaríamos que el Papa llamase a los pederastas a "vivir en castidad", en vez limitarse a condenarlos? Creo que se ha perdido conciencia de la gravedad de la sodomía.

Martin Ellingham: entiendo lo que quiere decir y lo comparto. No obstante, no acabo de ver la comparación con la cleptomanía. Considero discutible que en la naturaleza de determinados hombres exista una tendencia a robar, por más que algunos psicólogos manejen esas etiquetas. Quisiera saber si antes del siglo XX se ha manejado esta distinción entre el pecado concreto y la tendencia a pecar, porque me parece algo extraño, aunque puede que yo esté en un error. Esta dialéctica sólo se suele aplicar a la homosexualidad, y no tanto a otros pecados, por lo que da la impresión de que se quiera disculpar al infractor.

Por otra parte, el robo es una cuestión menor comparada con la sodomía. Tal vez la comparación más apropiada sería con la pederastia, pecado con el que la sodomía comparte muchos puntos, o incluso con el homicidio, por su gravedad. ¿Nos parecería apropiado decir que acogemos con los brazos abiertos al pederasta en tanto no practique su tendencia? ¿Y al asesino en serie? Naturalmente, no afirmo que usted proponga nada de esto --de hecho su último párrafo me ha parecido ejemplar--, pero algunos neoconservadores tienden a ese tipo de formulaciones.

Seguramente lo conocen la mayoría, pero quisiera dejar un enlace al Liber_Gomorrhianus de San Pedro Damián (versión en italiano, a partir de la página 93):
http://www.academia.edu/1280192/Il_Liber_Gomorrhianus_di_Pier_Damiani_omosessualita_e_chiesa_nel_medioevo
Recomiendo su lectura, porque trata problemas similares a los que vive ahora la Iglesia --lo que es consolador en parte-- de una manera ejemplar. Aunque hay que tener cuidado con la introducción que hace la autora de la traducción.

Roberto dijo...

Pues lo que digan estos cismáticos a mí me tiene sin cuidado. Habría que afeitarles las barbas y obligarles a abandonar esos ritos plagados de gnosticismo bizantino. Vamos que tanta simpatía hacia estos orientales tiene olor a cisma.

Anónimo dijo...

Martín, el cleptómano tiene más que la tendencia a robar.

Anónimo dijo...

Me parece que se confunde tendencia con tentación. O bien para no hablar de tentación se habla de tendencia.

Martin Ellingham dijo...

No, no se confunde tentación con tendencia. Me refiero a la tendencia como hábito incoativamente natural o cuasi-innato, para usar el argot preciso de la Escuela. Hay hábitos apetitivos que según la naturaleza del individuo (no de la especie, y este es el error de algún comentario precedente), por parte del cuerpo, es decir por la singular compexión somática de un individuo, pueden ser incoativamente innatos. Que luego ese hábito se consolide en forma de vicio moral por los actos libres es otro aspecto distinto a considerar. Toda vez que los actos pecaminosos formalizan la disposición natural desordenada van añadiendo razón de vicio al hábito. La distinción, entre tendencia (analogable al hábito) y acto, es plenamente tomista.
Saludos.

Favila dijo...

Me parece brillante el comentario del Anónimo de las 22:07.

Siempre he considerado el hábito como algo distinto de la tendencia. El hábito se lo forja uno, aunque a la larga puede disminuir, que no anular, la libertad de nuestros actos.

Pero se llame como se llame, al hilo de las palabras de Martin me pregunto una cosa: si una determinada forma de actuar es innata o cuasi innata, ¿cómo puede ser considerada pecado?

Martin Ellingham dijo...

A ver si me explico mejor:

naturaleza individual + ambiente (familiar, social, etc.) = tendencia desordenada (premoral)

tendencia desordenada + actos libres (pecados) = hábito moral malo (vicio moral)

No digo que la tendencia tenga una causa genética porque es algo discutido. Y si la tiene ello no implica que no peca cuando actúa la tendencia. Por el contrario, es con cada pecado que se fortalece el hábito malo y se conforma un vicio.

Reitero, que la tendencia sea innata, no quita maldad moral a los actos, salvo que se afecte la libertad. Aquí se pueden presentar diferentes clase de sujetos, que un buen confesor tratará como sabe hacerlo con los distintos penitentes.

Saludos.

Walter E. Kurtz dijo...

La doctrina tomista sobre las pasiones es suficientemente clara, y accesible para el que la quiera aprender. No sé si es éste el lugar para ponerla en entredicho como hace Favila.

Martin Ellingham dijo...

El libro del dominico Noble, "Psicología de las Pasiones" es muy didáctico.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO a FAVILA: gracias por la aclaración. Una vez más recuerdo aquello que creo se dijo a propósito de Pio XII: Ya ha aceptado la palabra y después aceptará la cosa.
O algo así.

Martin Ellingham dijo...

Voy a repetir una idea que varias veces sostuve en el pasado: corremos el peligro de terminar como el protagonista del cuento "Pedro y el lobo", gritando en vano "Socorro, ¡novedad postconciliar!". Una forma de evitarlo sería consultar alguna obra de teología preconciliar de cierto prestigio. Por ejemplo, el diccionario de teología moral de Palazzini habla de "inclinación casi innata" para referirse a la tendencia. Insisto, por tanto, en que no hay una novedad en diferenciar entre la tendencia (inclinación o hábito) y los actos.
Saludos.

Favila dijo...

Ahora lo entiendo mejor gracias a las explicaciones de Martin. Si además, como dice Martin, "que la tendencia sea innata, no quita maldad moral a los actos", no hay más que hablar: plenamente de acuerdo.

Pero yo no pretendía discutir a Santo Tomás, y pido disculpas si así lo ha parecido. De lo que me quejaba es que algunos conservadores, por medio de esta distinción entre tendencia y acto (que ahora veo que puede ser lícita, gracias a las explicaciones de Martin), pero también por otros medios, parecen restarle importancia al pecado sodomítico y, en algunos casos, sostienen que se puede ser sacerdote teniendo esa inclinación, o rechazan virulentamente que los actos sodomíticos puedan tener consecuencias penales. Y en general veo que, por temor a enfadarlos, la Iglesia del Primer Mundo gasta un lenguaje exquisito con los homosexuales, un lenguaje que no es tan cuidadoso cuando habla de asesinos, ladrones o mentirosos, por citar otra clase de pecados.

Anónimo dijo...

Eufemismos Favila.

Anónimo dijo...

Los obispos danzarines parecìan odaliscas...