miércoles, 18 de febrero de 2015

¿Mártires heréticos o cismáticos?





«Se pueden distinguir dos casos, dependiendo de si el hereje murió para defender su herejía, o si murió por un punto de doctrina en común con la verdadera fe.
El segundo caso es el más interesante, pero aún así el paciente no sería considerado como mártir, porque, dice Benedicto XIV, aunque muriera por la verdad, no muere por la fe dada por la Verdad, ya que este no tiene fe. Durando admitió en el hereje que niega un punto de fe un habitus sobrenatural, pero de fe informe; esta opinión es comúnmente rechazada por los teólogos. El que no tiene fe, no puede morir por la fe. Benedicto XIV, a continuación, habla del hereje invincibiliter, es decir, aquel que está "de buena fe" en el error; si muere por cierto punto de la fe, ¿puede ser considerado como mártir?
Benedicto XIV responde con una distinción importante: será coram Deo, pero no coram Ecclesia. Será coram Deo, siempre que esté dispuesto de modo habitual a creer todo lo que le propone la autoridad legítima, porque él no es culpable de acuerdo con las palabras de San Juan: Si yo no hubiera venido y no les hubiera hablado, no tendrían pecado (15, 22); no será coram Ecclesia, que no juzga sino de lo exterior, y, observando la herejía externa, se limita a conjeturar la herejía interna. Vemos cómo esta distinción propuesta por el eminente canonista puede dar satisfacción a los casos más difíciles.
Pero, una fe que se admite para reconocer como mártir coram Deo al hereje invincibiliter que muere por defender una doctrina común con la verdad católica, ¿no haría necesario reconocerla también si muriera con la misma sinceridad por defender una afirmación errónea que él cree que pertenece al credo cristiano? Vemos por estos ejemplos que la noción del martirio que parece, a primera vista, delimitada de manera muy clara y distinta, plantea en realidad numerosas cuestiones a las cuales es difícil de responder con certeza.»
Tomado y traducido de:
R. HEDDIE, voz Martyre, en: DTC X, col. 233.

19 comentarios:

Carlo dijo...

Supongo que se puede decir que un ortodoxo (oriental separado) que muere por su fe (como hubo tantos en Rusia y otros países tomados por comunistas) es un mártir, pues aunque esté separados de Roma, no es herejes, su iglesia conserva el depósito de la fe, sus sacerdotes tienen sucesión apostólica y administran sacramentos válidos.

reflexionar dijo...

Propiamente hablando, no se puede decir que sean mártires; no lo son. Ver el concilio de Florencia, "aunque derramasen su sangre por Cristo".

Pero tampoco podemos obviar que algunas personas con mayor sinceridad de que sean capaces dan su vida por Cristo.
Pienso que se puede decir: que Dios se lo pague. Y creo que ninguna acción quedará sin recompensa, si no está agravada por un pecado grave y consciente, o sea libremente consentido.

Pero llamarlos mártires propiamente, no. No porque no podemos pasar de largo el hecho de que la única Iglesia de Dios es la Católica. El caso de ignorancia invencible la juzga solamente Dios.
Milenko Bernadic

Johannes dijo...

Para tratar adecuadamente este tema requiere es necesario primero hacerlo con el tema de la fe.

Yo recientemente dediqué un tiempo a hacerlo, y comparto un resumen de mis conclusiones. Hay dos aspectos de la fe: fe personal y fe proposicional. La fe proposicional puede a su vez ser implícita o explícita.

Los dos aspectos están claros en la definición "completa" de la fe en el Catecismo:

"150 La fe es ante todo una adhesión personal del hombre a Dios; es al mismo tiempo e inseparablemente el asentimiento libre a toda la verdad que Dios ha revelado."

Por lo tanto tenemos:

- "adhesión personal del hombre a Dios": fe como actitud vital o fe personal.

- "asentimiento libre a toda la verdad que Dios ha revelado": fe como conocimiento o fe proposicional.

Esta definición "completa" de la fe corresponde exactamente al llamado de Jesús al comienzo de su predicación: «El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva.» (Mc 1, 15).

- "convertíos": fe personal;
- "creed en la Buena Nueva": fe proposicional.

Tratemos de identificar los pasos lógicos involucrados. Agradar a Dios requiere acercarse a El, "una adhesión personal del hombre a Dios" que podríamos llamar "fe personal". Esta adhesión personal («convertíos») (paso 2):

- requiere previamente (paso 1) conocer las verdades básicas sobre Dios y nuestra relación con El: "que existe", "su poder eterno y su divinidad," "y que recompensa a los que le buscan" (Heb 11, 6), lo cual incluye que somos importantes para El por puro amor gratuito suyo y que relacionarnos correctamente con El es importante para nosotros y decide nuestro estado luego de esta vida.

Estas verdades básicas sobre Dios y la espiritualidad e inmortalidad del alma son cognoscibles por las fuerzas y luz naturales de la razón humana a partir de las cosas creadas, o como se suele decir, en base a los praeambula fidei (Rom 1, 19-21).

- implica posteriormente (paso 4) asentir a toda la verdad que Dios ha revelado («creed en la Buena Nueva.»).

El segundo asentimiento es la definición "estricta" de la virtud teologal de la fe, que podríamos llamar "fe proposicional en respuesta a la Revelación". Como explica S. Tomás en el #558 del comentario a la carta a los Hebreos: creer es "conocer con asentimiento" basado en la autoridad de Dios.

Ahora bien, es claro que para poder "asentir a toda la verdad que Dios ha revelado" es necesario previamente (paso 3) conocer el medio por el cual Dios revela, el cual es conocido, o mas bien identificado, en base a los motivos de credibilidad.

En el caso de la predicación de Jesús en Mc 1, 15, su audiencia, formada por israelitas, ya conocía las verdades básicas del paso 1, y podía identificar a Jesús como el medio por el cual Dios estaba revelando en base a los milagros que Jesús obraba (paso 3). Por lo que podía realizar simultáneamente los pasos 2 «convertíos» y 4 «creed en la Buena Nueva.».

Johannes dijo...

(Parte 2)

Resumiendo los pasos y asignándoles un nombre:

1. Creer en Dios como Ser Absoluto y Bien Absoluto = fe proposicional fundacional teista, en base a los praembula fidei.

2. Adherirse personalmente a Dios, confiarse y convertirse totalmente a El, lo cual incluye la disposición a creer todo lo que El haya revelado y, en principio, vaya a revelar = fe personal y, como consecuencia necesaria de ella, fe proposicional implícita en respuesta a la Revelación que Dios haya realizado o vaya a realizar.

3. Identificar el medio por el cual Dios revela. Objetivamente, ese medio es la Sagrada Escritura más la Tradición Apostólica, ambas interpretadas por el Magisterio divinamente asistido y autorizado de la Iglesia Católica = fe proposicional fundacional sobre el medio de Revelación, en base a los motivos de credibilidad.

4. Creer en las verdades que Dios ha revelado por el medio identificado en el paso 3, por la autoridad de Dios que las ha revelado = fe proposicional explícita en respuesta a la Revelación.

Cuando Santo Tomás o el Concilio Vaticano I en su constitución Dei Filius hablan de fe, se refieren al paso 4.

Mi posición personal, sujeta por supuesto a lo que pueda definir el Magisterio sobre el tema, es que no solamente el paso 4 (lo cual está fuera de discusión), sino también los pasos 1 y 3, involucran un asentimiento del entendimiento "por imperio de la voluntad movida por Dios mediante la gracia". Por eso les asigné el nombre de fe, y específicamente de fe proposicional, porque "que Dios existe y recompensa a quienes le buscan" y "que Dios ha revelado por el medio X" son proposiciones.

Johannes dijo...

(Parte 3)

A partir de este marco se ve claramente que el problema es que el paso 3 suele salir mal, o sea el medio por el cual Dios revela es incorrectamente identificado. A los fines de este comentario, acuño los términos "medio remoto" para designar al mensajero que vivió en un cierto tiempo pasado y "medio próximo" para designar el disponible en el presente.

El grado de error en la identificación del medio de la Revelación puede ser:

- total, en el caso de un musulmán que identifica como medio remoto a Mahoma y consecuentemente como medio próximo al Corán;

- parcial, en el caso de un cristiano protestante u Ortodoxo. Ambos identifican correctamente con los católicos a Jesús y los Apóstoles como el medio remoto, pero erran en grado diverso en la identificación del medio próximo:

- el protestante identifica el medio próximo como solamente la Sagrada Escritura, y a ésta última con unos cuantos libros menos;

- el Ortodoxo identifica el medio próximo como la Sagrada Escritura (con algunos libros más, en general inofensivos) más la Tradición Apostólica, ambas interpretadas por el Magisterio divinamente asistido y autorizado de la Iglesia Católica, pero erran en la identificación del órgano de ese Magisterio que recibe la garantía de asistencia y autoridad divinas, el cual para ellos no es el Obispo de Roma.

Es claro que cuando el error en la identificación del medio es total no hay fe proposicional "fundacional" (paso 3) ni por lo tanto explícita (paso 4), porque no puede haber ayuda de la gracia divina en una identificación totalmente errónea del medio. Ahora bien, si este error es inculpable debido a ignorancia invencible, la persona podría tener fe proposicional implícita.

Ahora bien, cuando el error de identificación del medio es parcial, y siempre obviamente que sea inculpable, ¿podría haber fe teologal? Analicemos un ejemplo:

Si un indio en la selva amazónica recibe el primer anuncio de Jesucristo de unos misioneros pentecostales, que como protestantes consideran a la Biblia como único medio próximo de la Revelación, y cree que Dios revela por ese medio (paso 3) y aquello que por ese medio Dios ha revelado (paso 4), obviamente de acuerdo a la explicación que le dan aquellos de quienes recibe el anuncio de Cristo ¿podría ese "asentimiento del entendimiento por imperio de la voluntad" ser movido por la gracia de Dios, y por lo tanto ser fe?

Del ejemplo del indio amazónico podemos pasar al del señor Arístides Papatanasios, vecino de Atenas, que recibió la instrucción cristiana de su familia y parroquia, todos Ortodoxos por supuesto.

Walter E. Kurtz dijo...

Igualmente, me parece que el tema es bastante más complejo. Especialmente cuando consideramos los casos de los que han sido beatificados (o, incluso, canonizados) por su muerte mártir, más allá de la doctrina errónea que sostuvieron en vida. Pienso en cismáticos occidentales medievales (seguidores de antipapas, por ej.), en "Padres" orientales de la Antigüedad (que en su tiempo negaron algún concilio que hoy consideramos válido) y algún otro más moderno que hoy veneramos.

Otra cosa son los "misioneros" protestantes muertos en África o Asia, que no pueden ser considerados verdaderos mártires por la Iglesia.

Johannes dijo...

Cito en su integridad el pasaje del Concilio de Florencia aludido por Milenko:

"Firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia Católica, no sólo paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse participe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno que está aparejado para el diablo y sus ángeles [Mt. 25, 41], a no ser que antes de su muerte se uniere con ella; y que es de tanto precio la unidad en el cuerpo de la Iglesia, que sólo a quienes en él permanecen les aprovechan para su salvación los sacramentos y producen premios eternos los ayunos, limosnas y demás oficios de piedad y ejercicios de la milicia cristiana. Y que nadie, por más limosnas que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia Católica."

Las condiciones de que "esté dentro de la Iglesia Católica" y "se uniere con ella" se pueden entender de un modo intencional implícito. Convertirse a Dios implica necesariamente estar dispuesto a creer todo lo que Dios ha revelado y hacer todo lo que Dios ha ordenado. En la situación concreta de una persona que se convierte a Dios (entendido como Ser Absoluto) puede haber obstáculos insuperables que impidan a esa persona conocer correctamente el medio por el cual Dios ha revelado, y por lo tanto qué es lo que Dios ha revelado y mandado. Es razonable suponer que, si hubiera podido llegar a ese conocimiento correcto, se habría incorporado a la Iglesia.

Por eso no hay contradicción entre ese texto de Florencia y éste de Lumen Gentium 16:

"Pues quienes, ignorando sin culpa el Evangelio de Cristo y su Iglesia, buscan, no obstante, a Dios con un corazón sincero y se esfuerzan, bajo el influjo de la gracia, en cumplir con obras su voluntad, conocida mediante el juicio de la conciencia, pueden conseguir la salvación eterna."

El caso de "permanecen" y "permaneciere" es distinto, porque para permanecer es necesario primero estar. En este punto se aplica lo que dice el Concilio Vaticano I en Dei Filius:

"quienes han aceptado la fe bajo la guía de la Iglesia no tienen nunca una razón justa para cambiar su fe o ponerla en cuestión."

Nótese que tanto el pasaje citado como el canon de anatema correspondiente (el 6) dicen "bajo la guía de la Iglesia" y "bajo el Magisterio de la Iglesia", no "del", "mediante" o "por medio" del Magisterio de la Iglesia. "Bajo" el Magisterio de la Iglesia implica obediencia, sumisión, o sea implica haber reconocido previamente que el Magisterio de la Iglesia es "el" medio divinamente autorizado y asistido para exponer la Revelación contenida en la Sagrada Escritura y la Tradición Apostólica, y no simplemente un medio entre otros posibles.

Anónimo dijo...



Perdoneme ,
...pero dadas las circunstancias trágicas ,me parece desubicado hablar del el tema ...

O.A.

Antonio dijo...

Se calcula que no menos del 10% de coptos son católicos (1 millón de personas sobre un total de 8 millones de cristianos egipcios).
Por otro lado, el pueblo llano ignora las diferencias y asiste a la Divina Liturgia en templos copto-católicos o copto-ortodoxos indistintamente.

reflexionar dijo...

Johannes, hay que tener cuidado con el LG 16. Ha dado lugar a todo tipo de errores, y en definitiva al abandono de la evangelización. Ha sido utilizado para sincretismo religioso.

Primero, es la cuestión de la "ignorancia invencible". Recordemos que eso lo juzga Dios. Qué parte de culpa tenemos nosotros, solamente Dios lo sabe. Por eso lo mejor es ir a lo seguro. ¿Por qué y para qué ha muerto Cristo? La Iglesia debe irrenunciablemente continuara la misión de Cristo.

Ahora bien, ¿Dios mandará, porque sí, a un indígena americano del siglo XIV simplemente porque nació en esa época y en ese lugar, al no poder ser bautizado? Es absurdo que por eso sea condenado. Por otro lado, ¿esa salvación, cómo se da? Yo entiendo que de alguna manera Dios habla a toda alma. Esta debe responder y si puede, pedir bautismo.
No sé si es erróneo decir que Dios mismo los bautiza en tal caso, o eso es implicito.

Lo que está claro es que la pertenencia a la Iglesia no se puede eludir.

El caso de los padres griegos señalado por Walter no creo que viene al caso, porque entonces tal adhesión no se les pidió (a determinados artículos o concilios). Porque si no, serían excomulgados, y no fue así.

También pienso que se debe tener en cuenta el momento de la salvación eterna, por decirlo de alguna manera. Podría ser, digo yo, que el limbo permaneciera hasta la consumación de los siglos. Que el limbo no exista no es dogma de fe.

reflexionar dijo...

Johannes, hay que tener cuidado con el LG 16. Ha dado lugar a todo tipo de errores, y en definitiva al abandono de la evangelización. Ha sido utilizado para sincretismo religioso.

Primero, es la cuestión de la "ignorancia invencible". Recordemos que eso lo juzga Dios. Qué parte de culpa tenemos nosotros, solamente Dios lo sabe. Por eso lo mejor es ir a lo seguro. ¿Por qué y para qué ha muerto Cristo? La Iglesia debe irrenunciablemente continuara la misión de Cristo.

Ahora bien, ¿Dios mandará, porque sí, a un indígena americano del siglo XIV simplemente porque nació en esa época y en ese lugar, al no poder ser bautizado? Es absurdo que por eso sea condenado. Por otro lado, ¿esa salvación, cómo se da? Yo entiendo que de alguna manera Dios habla a toda alma. Esta debe responder y si puede, pedir bautismo.
No sé si es erróneo decir que Dios mismo los bautiza en tal caso, o eso es implicito.

Lo que está claro es que la pertenencia a la Iglesia no se puede eludir.

El caso de los padres griegos señalado por Walter no creo que viene al caso, porque entonces tal adhesión no se les pidió (a determinados artículos o concilios). Porque si no, serían excomulgados, y no fue así.

También pienso que se debe tener en cuenta el momento de la salvación eterna, por decirlo de alguna manera. Podría ser, digo yo, que el limbo permaneciera hasta la consumación de los siglos. Que el limbo no exista no es dogma de fe.

Johannes dijo...

Milenko, hay un texto relevante de S. Tomás respecto a lo que planteas en tu último comentario:

"cuando hubiere empezado el uso de la razón, no es excusable de la culpa del pecado venial y mortal. Pero lo primero que entonces le ocurre pensar al hombre es deliberar acerca de sí mismo. Y si en efecto se ordenare a sí mismo al fin debido, conseguirá por la gracia la remisión del pecado original." (ST I-II, q.89, a.6, Resp.)

A mi juicio hay varias objeciones posibles:

1. El uso de la razón no parece que se adquiera de golpe sino gradualmente.

2. Menos aún parece que se adquiere a la vez respecto a todos los fines en la vida, los prácticos y el último, sino que muy probablemente se adquiere primero respecto a los prácticos y luego respecto al último.

3. Aplicando el punto 1 respecto al fin último, parece poco realista pensar que un niño puede entender claramente, de golpe y todo a la vez, que el Ser Absoluto y Bien Absoluto existe, que la relación de cada hombre con El es la dimensión más importante de la vida, o en otras palabras que el Bien Absoluto es SU sumo Bien, y que por lo tanto le urge convertirse a El.

Pero aun tomando con pinzas la visión de una adquisición instantánea del uso de razón como el encendido de una CPU que ejecuta como primera instrucción un branch que puede ser hacia Dios o rechazándolo, lo importante del pasaje es que S. Tomás afirma que, una vez que el niño NO bautizado llega al conocimiento del fin último, "si en efecto se ordenare a sí mismo al fin debido, conseguirá por la gracia la remisión del pecado original."

En términos de los pasos en mi comentario de 18 de febrero de 2015, 19:37, S. Tomás afirma que cuando un niño NO bautizado realice los pasos 1 y 2 "conseguirá por la gracia la remisión del pecado original."

Johannes dijo...

Volviendo al tema del artículo y del trágico suceso que lo origina, Mundabor cita, muy favorablemente y tomándolo como una enseñanza correctísima, un artículo del "District of the USA" de la SSPX que contiene justamente el tipo de juicios para cuya refutación escribí mis primeros tres comentarios. Cito y comento:

"There is only one such ‘Christian Faith’ and that is the Catholic Faith."

Si nos referimos al contenido de la fe proposicional explícita y al medio por el cual ese contenido nos llega, esto es objetivamente así.

"On the other hand, the Orthodox or the Protestants are properly speaking heretics,"

Desde el punto de vista de herejía material, es objetivamente así.

"and do not hold the Faith at all since they contradict it and, instead of believing the whole Revelation because God has said it, they pick and choose."

Esto es un ejemplo de lo que yo llamo "proyección de la situación epistémica propia a los demás". Me explico:

Si el escritor de ese artículo decidiera negar uno de los artículos de fe que los protestante u Ortodoxos niegan, entonce se podría decir de él que "en vez de creer la Revelación completa porque Dios lo ha dicho, él selecciona y elige (qué creer)", y por lo tanto se podría decir de él que no tiene fe en absoluto, o para nada (at all).

Pero esto se podría decir del escritor del artículo porque él conoce correctamente cuál es el medio por cual nos llega lo que Dios ha revelado: la Sagrada Escritura más la Tradición Apostólica, ambas interpretadas por el Magisterio divinamente asistido y autorizado de la Iglesia Católica, que es la Iglesia en comunión con el Sucesor de Pedro.

Presuponer que el Ortodoxo (greco-ruso) típico también ha identificado correctamente ese medio de la Revelación, o sea como lo acabo de definir, pero de puro jodido que es rechaza algunas de las verdades que Dios ha revelado por ese medio, siendo plenamente consciente de que todas ellas han sido reveladas por Dios, no parece precisamente sensato, por decirlo muy suavemente.

Por lo tanto, designando el medio correcto de la Revelacion como BTM (Biblia Tradición Magisterio), si un Ortodoxo lo identificó en forma parcialmente errónea como BT'm (T'= Tradición Apostólica desarrollada con algunos errores en las Iglesias Ortodoxas, por ejemplo el palamismo; m = magisterio de los primeros 7 concilios ecuménicos), y si ese error es inculpable, entonces ese Ortodoxo tiene la virtud teologal de la fe si cree en las verdades que él sinceramente entiende que Dios ha revelado por el medio que él ha identificado, por la autoridad de Dios que las ha revelado. La diferencia con el católico es que esos obstáculos invencibles previenen en el Ortodoxo que la fe desarrolle toda su potencialidad, que es el conocimiento de la verdad revelada correcta y completa.

Ahora bien, si para que haya fe es necesario el auxilio divino gratuito (gracia actual) ¿pudo Dios haber ayudado a identificar de modo parcialmente incorrecto el medio de la Revelación, el paso 3 de mis primeros comentarios? Pienso que sí en el caso usual de que, en la situación concreta de esa persona en ese momento y lugar, la alternativa viable a esa identificación parcialmente incorrecta era no creer en Cristo.

Lo dicho se puede aplicar a un protestante, que identifica el medio de la Revelacion como B solamente.

En resumen, estos coptos pueden ser subjetivamente mártires, o sea mártires ante Jesucristo, pero la realidad externa objetiva es que no profesaban la fe proposicional verdadera porque no habian identificado correctamente el medio por el cual Dios revela. Este error es muy probablemente inculpable, pero la Iglesia se maneja por realidades externas, y por eso no puede reconocerlos oficialmente como mártires. Como no va a poder reconocer oficialmente como santo a ningún Ortodoxo que haya vivido de 1054 en adelante.

Redacción dijo...

Al anónimo con probable TOC:

Por creerse un “campeón de la ortodoxia” termina diciendo herejías rigoristas ya condenadas, o pasa papelones por su ignorancia pertinaz, razón por la cual no publicamos sus comentarios. No obstante vamos a intentar ayudarle a salir de error (supuesto que quiera abandonar la contumacia que lo caracteriza):

1.- El martirio no siempre “aumenta” la gracia, ya que cabe el martirio del pecador. Es más, el martirio propiamente tal justifica al pecador, devolviéndole la gracia santificante (al menos si se sufre con atrición de los propios pecados, tratándose de adultos) y remitiéndole toda la pena temporal debida por ellos. El mártir va inmediatamente al cielo, sin pasar por el purgatorio; y tendrá en el cielo un premio especial: la aureola de los mártires.

2.- El martirio es a manera de privilegio y alcanza su efecto "quasi ex opere operato". Es “como un sacramento”.

3.- El DTC no es ningún manual modernista… Es una obra de teología respetada por su seguridad doctrinal y rigor teológico.

4.- El autor de esta entrada resume el pensamiento de Próspero Lambertini (Benedicto XIV) como puede verlo aquí (página 89):

http://books.google.com.ar/books?id=sMYp738ziJcC&dq=coram%20Deo%20sed%20non%20coram%20Ecclesia%20lambertini&pg=PA89#v=onepage&q&f=false

Acolythus Exorcistae dijo...

Tengo muchas dudas sobre la veracidad de estos videos.

Redacción dijo...

Al Anónimo cuyo comentario no publicamos: hay coptos monofisitas.

fercastellanos dijo...

Seguramente Dios debe estar tratando de encontrar un encuadre jurídico al martirio de estos hombres para ver que hace con sus pobres almas. Quizá el autor de la nota o alguno de los distinguidos comentaristas pueda asesorarlo al respecto.

Anónimo dijo...

También hay que ver que el que mata es un yihadista que quiere exterminar todo lo cristiano sin distinguir.

Anónimo dijo...

No Fer, encuadre jurídico no, Dios está esperando que hagan la Consagración de Rusia al ICdeM.