jueves, 11 de julio de 2013

Correo de un lector



Estimada Redacción:
Adjunto copia del retrato que me hicieran recientemente, en mi gabinete de estudios. Últimamente he estado muy ocupado  en descifrar el mensaje oculto en la uña del pie izquierdo de Ana Catalina Emmerich. Las conclusiones de mi estudio son asombrosas. Asimismo, he logrado formular la única hipótesis capaz de explicar los cambios en la dentadura de Sor Lucía, la vidente de Fátima. Lo que ayuda a confirmar, de manera irrefutable, el hecho de que el cardenal Giuseppe Siri, el ex Arzobispo de Génova, Italia, fue electo papa durante los cónclaves de 1958, 1963 y posiblemente en el de 1978.
Sin otro particular, los saluda cordialmente,
Aparicio Nista.

Bromas aparte, quien esté interesado en informarse sobre el valor de las revelaciones privadas y otros fenómenos análogos puede consultar con provecho este artículo.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Jejejeje. Conozco a unos cuantos así.

Pirucho dijo...

No nos discriminen!!!

Anónimo dijo...

Don Redactor:

Me gustaría saber si tiene alguna precisión sobre Anna Catalina Emmerich.

Si no me equivoco, leí comentarios favorables sobre ella de los P.P. Castellani y Ezcurra.

De hecho pensé en comprarme sus obras.

Me interesaria conocer su parecer.

Juancho.

Redacción dijo...

Juancho:
Creo que puede tomarse como una lectura espiritual. Ha ayudado a la piedad de mucha gente.
Lo que hay que tener en cuenta es que nunca se han de considerar de valor igual o complementario al Evangelio.
El desorden está en escudriñar en estas revelaciones buscando develar algún secreto no contenido en la Revelación pública. Esto es una suerte de privatización gnóstica de la Revelación.
En el caso de A.C. Emmerich hay que saber que a veces se mezcla lo auténtico con las adiciones que hiciera Brentano.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jordi dijo...

Gracias redacción por poner un poco de sentido común.

Anónimo dijo...

El Testigo Veraz es Jesucristo; a los videntes hay que aplicarles la ley del porcentaje. Pero ¿ustedes se animarían a aplicarle a una Santa Catalina de Sena o a una Santa Brígida la ley del porcentaje? No sé, hay videntes que si pero otro me parece que no tanto.

Redacción dijo...

Al anónimo persistente:

Ha llegado a decir cosas que son objetivamente heréticas. No insista con sus comentarios. Perderá el tiempo. No publicaremos esa clase de mensajes.

Genjo dijo...

Dos presguntas para el prof. Nista:
1. ¿Qué signicado tiene que el dibujo que está en el frontal de la mesa no cierre por la derecha?
2. ¿De quien es el cerebro que está en el fanal?

Miles Dei dijo...

De las apariciones marianas el aspecto más importante, por sus tremendas consecuencias, es el engaño diabólico en las mismas. Hoy podríamos decir que hay un nuevo aspecto de dicho fenómeno en la misma mediatización del mensaje, que al contrario que antaño puede alcanzar una dimensión desproporcionada.

Un núcleo auténtico de revelación privada podría ser ganado por el enemigo en cuanto a su publicitación. Lo cual es un problema que no veo contemplado en el estudio clásico de las apariciones, aunque consta la suma prudencia de la Iglesia respecto a la mediatización de estos fenómenos, aún siendo reconocidos como auténticos.

Garro dijo...

Un ejemplo de lo que dice Miles Dei, es la aparicion de la Virgen en Garbandal, cientos de pruebas fisicas documentadas por cientificos, clerigos y teologos competentes como Antonio Royo Marín, dan un caracter indeleblemente preternatural como minimo y sobrenatural con un estudio honesto. Luego viene toda la manipulación mediatica del asunto, agregando o restando datos al nucleo central del mensaje, con una comisión eclesiastica claramente en contra desde antes con juicios de valor tempraneros y apasionados.
Las apariciones Marianas a traves de videntes como antaño los profetas, son avisos que vienen de lo alto, el pueblo escucha o generalmente desoye estos avisos con las consecuencias previsibles.