viernes, 20 de marzo de 2015

Williamson ha consagrado un obispo


Reproducimos la opinión de Marcelo González publicada en Panorama Católico sobre la reciente consagración episcopal realizada por el obispo Richard Williamson. El resaltado en azul –que aporta algunos datos y opiniones del director de Panorama- nos pertenece.
El tema de las consagraciones realizadas por Mons. Lefebvre en 1988 nos parece opinable.  Nuestra bitácora es independiente de la FSSPX; no tiene por finalidad realizar una defensa incondicional y obsecuente de todo lo dicho y hecho por el arzobispo en su vida. Nuestra “línea editorial” ha insistido mucho en evitar concepciones hipertrofiadas de la infalibilidad pontificia. Creemos, sí, que algunos actos de los papas son infalibles. Pero la fe católica no enseña la infalibilidad de un obispo aislado, ni el acierto prudencial en todas sus decisiones, ni mucho menos su impecabilidad. En nuestra opinión, el tema de las consagraciones de 1988 seguirá en debate por parte de los historiadores por mucho tiempo, tal como sucede con la validez de la excomunión de Savonarola.
El año pasado contactamos por correo privado al p. Gerald E. Murray. Le pedimos copia de su tesina de licenciatura, en la cual analizaba desde el punto de vista canónico las consagraciones de 1988. Nos respondió que prefería no publicarla ya que esa tesina no expresaba de modo completo su pensamiento sobre el particular, debido a que luego de su publicación parcial, decidió rectificar y clarificar algunas opiniones. Le sugerimos en otro correo que diera a conocer todos sus escritos sobre el tema. Lamentablemente, el p. Murray no aceptó nuestra solicitud.
Mons. Williamson ha consagrado un obispo
Circula en la red desde hace días. El iniciador de la noticia es Rorate Caeli, luego fue repetida por varios medios y subió fuertemente a las agencias de noticias porque la figura del "negador del Holocausto" vende ante todo público aunque no se interese en temas religiosos. 
Hoy, día de San José, en el Monasterio Benedictino de la Santa Cruz, de Nova Friburgo, Brasil, Mons. Richard Williamson, expulsado de la FSSPX en 2012, consagró obispo al P. Jean-Michel Faure, antiguo miembro de la misma asociación sacerdotal, también desvinculado hace ya cierto tiempo por propia voluntad. Asistieron también algunos sacerdotes de una autodenominada "resistencia" a lo que ellos llaman "la Neofraternidad San Pío X" que se han ido desgajando a lo largo de los últimos años.
El hecho de la consagración está acreditado por fotografías de la ceremonia reproducidas por sitios sedevacantistas de los que han proliferado cuando la FSSPX mantuvo conversaciones con la Santa Sede sobre los temas doctrinales que la congregación fundada por Mons. Lefebvre objeta como errores o novedades del Concilio Vaticano II, y sus consecuencias.
Estas conversaciones tuvieron lugar después de que el Papa Benedicto XVI accediera a las dos pre-condiciones solicitadas por los tradicionalistas: la liberación de la Misa Tradicional, que ocurrió en 2007 por medio del Motu Proprio "Summorum Pontificum", y el levantamiento de las excomuniones que pesaban sobre los cuatro obispos consagrados por Mons. Lefebvre en 1988.
Recordemos que estas conversaciones, que muchos llamaron "negociaciones", produjeron un alto nivel de tensión entre algunos sacerdotes de la FSSPX y como consecuencia entre algunos de sus feligreses también. Se dio a conocer por vía de filtración, una carta en la que se evidenciaba la falta de acuerdo entre los obispos sobre este tema, aunque las objeciones no respondían en todos los casos a la misma causa. Mientras que algunos parecían objetar los pasos prudenciales, Mons. Williamson puso una obstáculo radical a todo trato con las autoridades romanas: su absoluta ilegitimidad. 
El caso se dirimió en un Capítulo General Extraordinario en el que el Superior General, Mons. Bernard Fellay prohibió participar a Mons. Williamson como censura por sus reiterados comentarios públicos críticos, a veces en términos fuertemente despreciativos hacia quienes sostenían la necesidad de alentar estas conversaciones.
Poco antes de dicha reunión plenaria de una semana, el Papa Benedicto hizo saber a la FSSPX que no habría regularización canónica sin la firma de un documento (Preámbulo Doctrinal) que ya había sido rechazado por la Fraternidad. En la semana de deliberaciones de carácter reservado se realizó un análisis de lo sucedido y se dio a conocer un documento.
Recordemos que este deseo del Papa Benedicto de regularizar a la FSSPX tuvo a su vez una fuerte resistencia dentro de la Iglesia "oficial", y que sin duda fue parte de las críticas que le dedicaron no solo medios de prensa internacionales sino también eclesiásticos de alto rango, como el hoy célebre Card. Kasper. Y que no podría dejar de asociarse, al menos a modo de conjetura probable, con su inesperada renuncia, cuyas causas oficiales resultan poco creíbles vista la salud y lucidez que mantiene el papa renunciante.
La inquietud dentro de la FSSPX, sin embargo, pareció haber ganado a algunos sacerdotes de un modo definitivo. Por una vía u otra un porcentaje muy menor de los casi 600 que tendrá este año se fue desgajando, aunque no todos de común acuerdo, sino en muchos casos en discordia también entre sí.
Materialmente pueden parecer la misma cosa, sobre todo si no se conocen las circunstancias históricas y los hechos precedentes. Sin embargo, esta consagración parece estar, esta vez sí, fundada en un rechazo de la autoridad romana, no solo en objeciones a su modo de ejercerla. Es decir, en las mismas causas que pusieron a Mons. Williamson fuera de la Fraternidad.
La consagración del P. Jean-Michel Faure no tiene el mismo contexto que la de los, en su momento, cuatro obispos de Mons. Lefebvre. Hoy no existe una nueva institución, con o sin permiso de Roma, que trabaje por la formación sacerdotal, la conservación de la liturgia y el esclarecimiento doctrinal. El P. Faure será un obispo sin jurisdicción y sin misión. Su consagración no fue fruto de la negativa de la Santa Sede de permitir la continuidad de una institución previamente autorizada y luego suprimida sin causa justa ni debido proceso. ¿Para qué será obispo? ¿Repetirá la triste experiencia de la creación en serie de más obispos que se vivió en los años '70 y sus tristes derivaciones?
Está por verse el ejercicio que haga el P. Faure de tal consagración, que presumimos válida a priori, sin conocer más detalles. Por desgracia, este sacerdote de 73 años, de tan meritorio pasado apostólico, está retirado por razones de salud psiquiátrica desde hace muchos años. Vivía hasta hace algún tiempo como sacerdote sin función dentro de la Fraternidad y era incapaz de asumir responsabilidades sin sufrir un colapso psicofísico. La que acaba de tomar como obispo difícilmente le permita conservar el precario equilibrio en el que se solía desempeñar.
Damos esta noticia con pena. Hemos conocido a muchos de los protagonistas de esta penosa situación. Del P. Faure y de otros tenemos y tendremos siempre un afectuoso recuerdo.
Visto en:


31 comentarios:

EM dijo...

Mons. Williamson de 75 años consagra a un obispo de 73. Realmente todo parece seguir una lógica de la locura, que siempre caracterizó a este personaje.

Recmos por ellos.

flequillo stone dijo...

No, es un golpe bueno aunque tenga 73.
El P. Faure fue el 1° cura lefe en Argentina, del riñon de M. Lefebvre y conocidísimo aquí.
Como golpe de efecto estuvo bien.

Ludovicus dijo...

Consagrar obispo a una persona con problemas psiquiátricos es una aberración.

david dijo...

Hay un tema que todos, menos Panorama, han pasado por alto, y es la salud del nuevo Obispo. Su edad no sería mayor problema si habláramos de una persona sana y lucida que pudiera apoyar el apostolado de Williamson con ordenaciones y confirmaciones, pero aqui cuesta mucho no ver una situación de abuso y aprovechamiento hacia un anciano fragil. Todas las argucias doctrinales y canónicas me parecen de poca relevancia ante un abuso del prójimo.

Si Williamson y su gente consideran que su trabajo será mejor fuera de la FSSPX, allá ellos. Que administren los sacramentos, enseñen la doctrina y promuevan las obras de misericordia, pero si dedican todas sus energías a atacar a Fellay, a pelear con otros grupitos "resistentes" y a difundir teorias conspirativas, no valen la pena

MG dijo...

El estado de necesidad se aplica según la prudencia. Aquí, la propia disposición de Mons. Williamson a ordenar (en el supuesto de la necesidad) desmiente la necesidad de consagrar al P. Faure. ¿Para qué? Y en todo caso, por qué un hombre mayor y con largos antecedentes de inestabilidad psíquica, agotamiento, conducta errática. ¿Por qué no un hombre más joven y estable?
Hay en todo esto una gran imprudencia que lamentablemente se irá confirmando con el paso del tiempo.

Martin Ellingham dijo...

Flequillo:
La gente puede cambiar con el tiempo. Fue del riñon de M. Lefebvre hasta 1988 más o menos. ¿Hoy cómo está? ¿Es verdad que está medio loco? Porque un Milingo con puntillas y el catecismo de San Pío X no es suficiente...
Saludos.

david dijo...

La “Resistencia” de Williamson parece no tener del mejor material humano. En Chile recogieron al padre René Trincado, abogado que se hizo famoso el 2002 patrocinando una querella contra un desnudo masivo fotografiado por Spencer Tunick, Apareció por varios programas de TV dando malos argumentos e insultando a los conductores, hasta tratando de ser el mismo el conductor (busquen en youtube, no es invento). Supongo que debe ser un protoptipo9 que se repite: sujetos estridentes, atropelladores, con tendencias obsesivas hacia la conspiranoía, con mucha verborrea de cruzada, pero escasos llamados al recogimiento, Y por supuesto, vivir en función de todo lo que hace/dice o deja de decir/hacer la FSSPX, es cosa de ser sus blogs.

flequillo stone dijo...

No, loco no está. Algo difícil de sujetar era ya al final... De hecho no vivía en comunidad como el resto, sino fuera del seminario. Pero es un hombre bueno y está años luz de un Milingo.
Ahora, si después pira, no sé...
"Conducta errática" es una buena descripción.

Alfonso Richter dijo...

Pongamos entre paréntesis la ordenación de un posible desequilibrado. Si mal no recuerdo Fellay tomó el lugar de Fauré en las consagraciones episcopales de Lefebvre por recomendaciones de grandes benefactores de la obra, lo cual hablaría de saldar una presunta deuda de honor y mandar otro obús a Bernard Fellay.
Muchos Milingos llegaron a ser creados cardenales teniendo ya una historia de heterodoxia patente y moral cuestionable.

Supongamos ahora que Williamson ordena otro obispo (ahora sano y joven) como se asegura será en lo inmediato.
Mirando el contexto romano y universal de la Iglesia: ¿Y QUÉ?.


No soy sedevacantista, por ahora.
No soy de la resistencia de Williamson, aunque solo con él y Kasper en Marte no dudaría en recibir los sacramentos del primero.
Si soy cuerdo y tengo aún algo de sentido común.

flequillo stone dijo...

Obvio. Y si en Marte estoy con el recién consagrado y con Burke, el sacramento se lo pido al primero. Ni dudarlo.

david dijo...

Alfonso: concuerdo en que entre Kasper y Willamson, no hay donde perderse.

Tampoco veo problema en que ordene a alguien más, que aparte de joven y sano, tenga una mínima claridad de que sostiene un apostolado de emergencia. Que su trabajo es la defensa y -Dios quiera- la propagación de la Fe. De la Fe, no del negacionismo neonazi, de hipotesis sobre las torres gemelas o la causa carlista

EM dijo...

Se supone que consagra un obispoo porque NECESITA (estado de necesidad) tener una ayuda y por si se muere, no porque le sobra tiempo y poder sacramental.

Lo lógico era consagrar a alguien de 50 años.

El consagrado está un poco tocado y el consagrante?

EM dijo...

Por otra parte parece de locos (en estos personajes sería lo normal) que el neo obispo que fue consagrado para resistir y mantener la Tradición no sabe ponerse la estola.

En las fotos de la consagración (antes de recibir el episcopado) se lo ve con el lado de la estola izquierda sobre la derecha, cuando va al revés).

http://4.bp.blogspot.com/-LUOtlGiDmGk/VQuF2-bvehI/AAAAAAAAC5U/QuBmxfB_Njw/s1600/DSCN9966.JPG
http://1.bp.blogspot.com/-3HEfdViyNCI/VQrBS6PPc_I/AAAAAAAAAkU/bOVLwVoSE50/s1600/DSC00400.JPG
http://4.bp.blogspot.com/-J0HRKwlicrM/VQrBlkeVikI/AAAAAAAAAkk/H0T7QRYJCwg/s1600/DSC00402.JPG

Y no es que las fotos estén invertidas, se puede notar en la posición del birrete.

Alfonso Richter dijo...

david,
para no perderme en Marte vuelvo a la Tierra y si en lugar de Kasper es Poli aquí en la CABA, tampoco dudaría en recurrir a Williamson.
Después de todo no se que es peor: si las teorías conspirativas o convertir a una Catedral primada en un Salón de Usos Múltiples abierto para masones, sionistas y todo cangrejal anticatólico. Excepto, claro está, tradicionalistas.

reflexionar dijo...

En cuanto a Savonarola, fue excomulgado con mucha razón.
Primero, recordemos que durante todo el reinado de Inocencio VIII cargaba contra los vicios en Roma y en general en la Iglesia, y le fue tolerado.
Alejandro VI le toleraba y bastante; pero llegó el momento en el que Savonarola se proclamaba profeta. Por ello tuvo que comparecer en Roma, lo cual rehusó, dando excusas sin peso alguno.

No tenía apoyo de los franciscanos de la misma Florencia para los que era un fanático. De hecho, propuso una prueba de fuego a la que invitó a un franciscano, yendo en lugar de Savonarola un fraile dominico que lo apoyaba. Pero el problema era que Savonarola quiso que este entrara al fuego con el Señor Sacramentado en la custodia, lo cual definitivamente provocó rechazo de los que le apoyaban.

También, al no poder predicar en los últimos meses de su vida, escribía cartas a los reyes católicos de Europa asegurándoles que Alejandro VI no era el papa válido.

En definitiva, Savonarola tenía algunos flecos muy flojos en cuestión de fe. La motivación y argumentos de Lefebvre eran bien distintos, y por ello la comparación entre los dos es solamente en cuanto que eran excomulgados; no la veo justificada en otras materias para nada.

Isaac García Expósito dijo...

Los sacramentos son eficaces ex opere operato y no en virtud del ministro o sujeto agente. Los sacramentos son de Cristo el Señor.

Efectivamente, el concepto de Tradición está enfermo. Los tradicionalistas son tan postmodernos como los progresistas. Aquí se ha producido una doble ruptura en los sesenta: por una parte, aquellos que han inventado una nueva corriente rompiendo con todo lo anterior; por otro lado, aquellos que confunden la Iglesia de los años cincuenta/sesenta con la Tradición, inventando, a su vez, otra corriente que cristaliza y totaliza un estado temporal, olvidando que, por ejemplo, fue durante esa época en la que se inició la reforma litúrgica.

O sea.

flequillo stone dijo...

Qué lindo lo de Isaac, pero mejor aclarar que se puede entender mal (o bien, según lo que haya querido decir):
Faure no cree que el Traditum se encarna en los modos que la Iglesia haya tenido en un breve período de tiempo. Es exactamente lo contrario.
Lo que sí cree (y no desmiente lo anterior) es que la Misa Nueva es inaceptable, a diferencia de los conservadores, que pueden "preferir" la Tradicional, pero aceptan las dos.
También, a diferencia de estos, no acepta las novedades conciliares.
Lo que ha sucedido, y es comprensible, es que habiendo ascendido a tal punto el escándalo desde la jerarquía, los menos malos lucen como buenos. Pero guarda la mecha, que no es esa la realidad y afirmarlo supone adherir a siglos y siglos, lo que es bastante más que los 10 años que completan los años cincuenta.

El conservador conserva los errores viejos, pero no quiere errores nuevos (Balmes lo dijo más lindo), por ello patalea frente al Sínodo del Descalabro, guardando silencio y aceptando sinceramente otros.

Luego, sobre el modo en que opera el sacramento ... chocolate por la noticia. Menos mal que nos avisó. Aunque, en rigor, más que desdecir aquello, lo que se intentaba poner en el tapete son las diferencias que acabo de señalar. Nada menores.

Walter E. Kurtz dijo...

Además de Reflexionar, debería leer e informarse. La mitad de lo que dice sobre el siervo de Dios Savonarola es un disparate.

Le recomiendo que lea el artículo definitivo del P. Jourdain Hurtaud OP que publicó la Revue Thomiste en 1899. Lo puede encontrar en Gallica.fr (si tiene dificultades, se lo puedo enviar por email).

Algo que escribí hace tiempo en otro lado:

Por de pronto, que Alejandro VI era reo de simonía era creencia común en la época (según autores ortodoxos como Ludwig Pastor). Incluso al menos tres futuros papas (Pío III, Julio II y León X) fueron enemigos declarados del Papa Borgia. Estudiar bien la historia de la Iglesia es el mejor remedio contra papolatrías, episcopolatrías y clericalismos varios.
Por de pronto, el juicio que se le hizo a Savonarola fue ilegal, las actas fueron falsificadas por el notario (cf. la muy "oficialista" Enciclipedia Católica) y la confesión -hecha bajo tortura- fue retractada luego en su hermosa "Infelix Ego".
Muchos más podría decirse y aquí no hay lugar. Por de pronto, traigo algunos textos del P. Tito Centi O.P., postulador de la causa de canonización. "Savonarola no fue un hereje, sino que fue quemado por su obstinada fidelidad al Evangelio... Se enfrentó a los atroces agentes de Alejandro VI, quienes le infligieron toda clase de persecuciones al fraile con el fin de silenciarlo, incluso hasta la muerte... Los jesuitas han estado contra Savonarola desde la fundación de la orden... Las viejas sospechas de los jesuitas no tienen fundamento alguno... Estos cargos, repetidos a lo largo de los siglos, pueden ser desestimados, aunque es desagradable que vengan de hermanos en la fe." (La Stampa, 2/I/99) El P. Centi en su "La scomunica di Girolamo Savonarola", tras un análisis riguroso, concluye que la excomunión de Savonarola fue ilegal e injusta. [Nota al margen: A nadie se le puede ocurrir poner en duda la ortodoxia del P. Centi, tomista, traductor e historiador de nota, orgullo de la Orden de Predicadores en Italia.]
No olvidemos que la beata Columbia de Perugia, San Francisco de Paúl, el Papa Julio II, San Felipe Neri, el Papa San Pío V, Santa Catalina de Ricci, el Beato Cardenal Newman (Sermon on the Mission of St Philip) lo consideraban santo. Por último, el Papa Benedicto XIV lo incluyó en su "Elenchus Sanctorum".
[NB: Durante el proceso de canonización de S. Felipe Neri, el abogado del diablo utilizó su bien conocida devoción por Savonarola como impedimento. Los jueces desestimaron rotundamente el mismo.]
No sea cosa que nosotros por imprudentes, debamos tener que reescribir nuestras entradas cuando Savonarola esté en los altares.

david dijo...

Pasó lo esperable. Los medios digitales de la “Resistencia” volvieron a su permanente ataque a la “Neo-FSSPX” a la que acusan de todas las traiciones imaginables y están a un paso de acusar a Monseñor Fellay de ser un reptiliano o de invocar las “profecías mayas”. Es la actitud propia de la amante despechada: atacar sin descanso, pero trasluciendo un afán de hacerse notar, llamar la atención para ser complacido.

Por mi parte, y como feligrés chileno de la FSSPX, se que lo único que varió con la partida de Willamson habría sido la partida de algún que otro exaltado, incluso con tendencias neonazis. Algunos desaparecidos, otros viajando entre grupos sedevacantistas y “viejos católicos”. Recemos por ellos.

reflexionar dijo...

No, Walter. La obra de Pastor y otros fue muy bien analizada por Llorca y otros, editada en 1961. Su obra contiene muchísimas referencias de los escritos de Savonarola, en la que es palpable su carácter exaltado.
Los enemigos de Borja tienen lo suyo.
El cárdenal Rovera entre otros, futuro papa, tuvo que desdecirse de conciliarismo una vez elegido papa.

No he negado que Savonarola era torturado, ahora bien, por los florentinos de los que a muchos tenía en contra suya.

La prueba de fuego fue el golpe de gracia que se hizo a sí mismo.
Es cierto que tenía aprecio de Felipe Neri, pero este es muy posible que no conociera todos los detalles de su vida ya que pertenece a la generación siguiente.

reflexionar dijo...

Walter, dicho sea de paso, que Pablo VI está en los altares, no será un argumento a favor de callarse por el tema de Savonarola.

Savonarola no decía cosas diferentes que los espirituales del siglo XIII-XIV. Santa Catalina de Siena tenía mucho rigor en sus amonestaciones, pero su proceder era diferente.

En cuanto a la tortura, Clemente V la pedía para los templarios, algo vergonzoso. La tortura fue un medio empleado durante siglos, un craso error de aquellos tiempos; pero de allí a presentar a Savonarola como profeta, es otro decir.

Las ordenaciones de Lefebvre tienen otra componente muy preocupante. Se trataba de las cuestiones en cuanto la validez de los ritos de ordenación de Pablo VI, que dicho sea de paso, cambió el rito de casi todos los sacramentos. Si tenemos en cuenta que Bugnini fue el encargado de los cambios en la misa, pues ya me dirás. El rito de ordenación se cambió en 89. ¿Para qué cambiarlo si ya estaba bien? Con estas cosas no se puede jugar, las referencias deben ser explícitas a la gracia del Espíritu Santo y el fin sacramental. Los anglicanos no tenían reconocida su ordenación por el tema de la forma del sacramento. Aunque el papa puede cambiar los ritos, no se comprende que las palabras utilizadas no sean tan claras como tendrían que ser.
Ese, entre otros, fue un tema doctrinal muy arduo que se utilizaba como justificación de las ordenaciones. No solamente por impartir clases de teología, que es lo más fácil de mantener.

Walter E. Kurtz dijo...

Disculpe, Reflexionar, pero no le entiendo lo que escribe. ¿Leyó el trabajo del P. Houtard o el del P. Centi? Hablemos sobre cosas concretas.

En cuanto a las ordenaciones de Mons. Lefebvre, se ha escrito más que suficiente en este blog. Por respeto, lea lo muchísimo que hay escrito aquí y luego, sí, si tiene algo *nuevo* que aportar, lo conversamos.

david dijo...

Quizás el estado de necesidad de la FSSPX no es el de 1988, con Monseñores Lefebvre y Castro Mayer ancianos y agotados. Pero el estado de necesidad de la Iglesia sigue y empeora: con el Pontificado de Francisco se acelera toda la descomposición doctrinal, organizativa y hasta biológica (las ordenes agonizantes) del boliche posconciliar, y ello será así con independencia del resultado del Sínodo 2015. La euforia por Bergoglio no pasa de ser una euforia suicida, como la de los alemanes del bunker de Berlin.

Si las diócesis siguen cerrando, las vocaciones sacerdotales y religiosas desaparecen y el clero restante se suma en masa a la apostasía, tal vez en unos 3 o 4 años tendremos a medio planeta convertido en “tierra de misión”, y en tal escenario veo difícil que la FSSPX pueda seguir sosteniendo la tesis del “apostolado de emergencia” que “va a donde los llaman”. Habrá que entrar a ocupar un terreno abandonado, y quizás ello implique más consagraciones episcopales.

Y esa tarea solo puede llevar a cabo la FSSPX, de momento. No porque sean “los mejores” ni “los santos”, sino simplemente porque su extensión territorial, sus recursos y su número de vocaciones les permiten seleccionar a buenos candidatos al episcopado. Ello es imposible en los grupos “resistentes” y sedevacantistas, cuyo campo de acción es casi microscópico y sus tendencias al sectarismo y al delirio son permanentes.

reflexionar dijo...

Walter, yo estuve en 95 en Bosnia-Herzegovina y no sé a ciencia exacta qué pasó en Srebrenica, y he leído mucho sobre el particular.
Ninguno de los dos bandos afectados eran de mis amigos, ni les deseaba mal a ninguno.

O sea, escribir a cinco siglos, o cuatro, sobre un particular, pues ya me dirá.
En concreto a esos autores no los leí, no recuerdo, otros sí, y muchas de las cartas de Savonarola.
Hay opiniones enfrentadas, pero de sus mismas cartas no lo deduzco un hombre imitable, ni mucho menos un héroe, sin entrar siquiera en otras informaciones.

Fundamentalmente dije que su excomunión no tiene nada que ver con la de Lefebvre.

reflexionar dijo...

En cuanto a la cuestión del post, tengo una duda:

Williamson no duda respecto a la validez del nuevo rito de ordenación (el de Pablo VI).

¿Dudaba, aunque sea remotamente, Lefebvre? No puedo leer, salvo que me indique el enlace más concreto, lo que tienen puesto sobre este particular, pero esta es la pregunta que planteo. ¿Tenía que ver eso algo con las ordenaciones que hizo?

Anónimo dijo...

Destruido: El Monasterio siro-católico Mar Behnam cerca de Bet Kheda, en el norte de Irak, fue destruido el 19 de marzo por el Estado islámico. El monasterio fue construido en el siglo cuarto. En el siglo 18 se unió a la Iglesia siro-católica. Fue renovado en 1986 y recibió la visita anual de miles de cristianos y musulmanes . En el 2014 Estado islámico tomó el control del monasterio. Se eliminaron todas las cruces, los monjes fueron amenazados de ejecución y posteriormente expulsados. Ahora el Estado Islámico publicó fotografías que muestran la voladura de la tumba histórica de San Behnam.

http://gloria.tv/media/A1wWjhpQi4U

Anónimo dijo...

Lefebvre no objetaba la validez del Orden Sagrado según el rito nuevo, pero yo me temo que este rito y lo que trajo consigo está teniendo con el tiempo un efecto deletéreo también sobre la validez de muchas ordenaciones por la vía de enervar la intención del consagrante, pues en la mente de muchos eclesiásticos se ha difuminado tanto la diferencia esencial entre el sacerdocio ordenado y el común de los fieles que no entienden el fin del sacramento del Orden.

Nicky el friqui dijo...

A la nómina de conspicuos cultores de Savonarola que da el Coronel Kurtz se puede añadir el no menos insigne de fray Rabieta.

Anónimo dijo...

A Isaac García Expósito:

Es usted una luz. Han tenido que pasar 50 años para poder leer un tratado sociológico de lo acaecido en la Iglesia en el último medio siglo. Ni siquiera el celebérrimo Romano Amerio en "Iota Unum" llegó a poder dejar cerrada una cuestión que usted zanja de forma magistral. Queda claro en su rigurosa exposición, que se ha basado en "Notre Charge Apostolique", donde San Pío X dijo que los mejores amigos del pueblo "no" eran los tradicionalistas. Desde un punto de vista histórico-político, usted no se queda atrás. Tras años de estudio a tiempo completo del Carlismo, y siguiendo la huella de Vegas Latapié, Gambra y Miguel Ayuso, ha logrado deslindar el carlismo del tradicionalismo político y religioso. Un milenio de posmodernismo descubierto por su genial deducción (desde la autoridad de su sillón, obviamente). En eso se batía el cobre precisamente otro postmodernista de renombre, Monseñor Lefebvre, en los cómodos suelos de barro y cabañas de caña, heno y paja de Senegal, Dakar y Gabón. Y exactamente en el periodo que usted indica y que se conoce como cincuentismo. Otro tanto con su dominio teológico relativo al Santo Sacrificio de la Misa. Materia, forma e intención. Más allá de eso, que más da que las Misas Negras tengan efectos ex opere operato. De ahí que con mucho tino, usted se haya referido en términos elogiosos al "Breve Examen Crítico del Novus Ordo Missae" de quien Bacci, Ottavianni y nuestros hermanos separados que contribuyeron a su confección dedicaran un sinfín de lisonjas y parabienes. Por suerte- y con esto remato mi comentario a su visión extralúcida- los posmodernistas de Lefebvre solamente son 600 sacerdotes, 202 seminaristas y 41 preseminaristas, amén de media docena de congregaciones religiosas afines. Lejos los tenemos del grandísimo número de seguidores, en sus dos principales vocaciones, que le siguen a usted y a otros francotiradores desde su trinchera virtual.

Oséaea-se-me-le
Hesulí de Ubrique

Anónimo dijo...

Una sugerencia para el caso muy improbable de que alguien la encuentre interesante y a la vez factible.

Dada que hay muchos sitios y blogs adscriptos a distintas vertientes de lo que podríamos llamar tradicionalismo católico, que de "izquierda" a "derecha" podrían describirse como:

- en comunión total pero de "actitud crítica" con Roma
- SSPX
- Williamson
- sedevacantistas

podria ser util un artículo agrupando los sitios/blogs del tradicionalismo católico en las 4 vertientes mencionadas, o las que correspondiesen a juicio de quien tuviese la voluntad de escribirlo.

Anónimo dijo...

15:44un blasfemo