viernes, 2 de marzo de 2012

Censuran a Morillo

Manuel Morillo publicó ayer un su bitácora un artículo en defensa de la Doctrina Social de la Iglesia y crítico de la postura del profesor Antonio Argandoña (IESE, Universidad de Navarra) a favor de la reforma laboral del PP. En poco tiempo, el artículo fue suprimido de su blog ReLTranscribimos la entrada desparecida:


Antonio Argandoña, en nombre de AEDOS, así lo rubrica, ha escrito un artículo sobre la últimas reformas del PP (que han sido las subidas de impuestos a las clases medias y la facilitación del despido)

http://admin.religionenlibertad.com/archivos/religionenlibertad.com//aedos.png
Lo ha escrito desde un supuesto criterio de la DSI (AEDOS es el acrónimo de la Asociación para el Estudio de la Doctrina Social de la Iglesia)

Pero todo el artículo es una justificación de las citada medidas tomadas por el partido progre de derechas siguiendo las órdenes de las instituciones mundialistas, como la UE y el FMI , viniendo a decir, con un criterio fatalista, que gusten o no gusten son las únicas medidas posibles, considerando la reforma como "adecuada". Así lo titula

http://admin.religionenlibertad.com/archivos/religionenlibertad.com//Argandoña1.jpg

Antonio Argandoña es profesor de Economía y titular de la Cátedra ´la Caixa´ de Responsabilidad Social de la Empresa y Gobierno Corporativo del IESE (Universidad de Navarra),

Tanto por su pertenencia a AEDOS como por su carrera académica se le supone  conocimiento de la DSI como de la economía, y por ello de las consecuencias sobre los españoles de las medidas tomadas por el gobierno del PP.

Es decir que en sus opiniones no se puede alegar inocencia en las mismas, sino que son dolosas, pretendiendo convencer a sus lectores de que deben resignarse y aceptar las actuales políticas económicas y sus consecuencias laborales, con las repecusiones morales y familiares que tiene la precarización del trabajo, la pauperización de los salarios, etc.. mientras se apoyan las instituciones financieras.

Y lo ha escrito en la revista Alfa y Omega[*] , que es órgano impreso de la Fundación San Agustín dependiente del Arzobispado de Madrid. Tan dependiente que la publicación tiene un delegado episcopal.

Con lo que el artículo adquiere una percepción por parte de sus lectores como magisterio del pastor local, que por su posición en la CEE y la distribución de la publicación tiene una dimensión nacional.

Este artículo es otra mas de las acciones de propaganda subliminal (en este caso poco subliminal) al servicio del partido centroreformista y de su cosmovisión liberal relativista, a las que prestan altavoz y  tribuna los medios propiedad de la Iglesia, pero que manipulan la Doctrina Social de la Iglesia, especialmente el Magisterio Pontificio sobre el tema  y que tanto preocupó a Juan Pablo Magno.

Los media dependientes de la Iglesia española nos van a obligar a luteranizarnos, y tener que acudir directamente a la  Sola scriptura y leer directamente los textos pontificios, sin fiarnos de sus interpretaciones fraudulentas distribuidas por la Iglesia local

¿Veremos pronto en algunos seminarios la sustitución de las catedra Leon XIII por la catedra FAES?

-------------


[*] Toda una guasa y una contradicción en un número dedicado especialmente a Chesterton y su distributismo


34 comentarios:

Anónimo dijo...

En fin eso dice: "el sistema (capitalista)" nos obliga ahora a crear más pobres para ser más ricos (¿quienes?) mañana.

Ayer oí en Intereconomia (paradigma del liberalismo puro, donde lo mismo te venden un rosario que en un debate sobre el aborto lo cortan para venderte pastillas para la tos), pues eso, llamar cínicos a los que protestan por las subidas de las tasas universitarias, decían los contertulios que había que pagar lo que costaba realmente la Universidad... y lo decía un grupo de ex niños de Papá, ahora Papás de niños pijos, que jamás tendrán un problema para pagar esas tasas; eso es cinismo para mí y no lo que ellos decían, en fin, es un pensamiento muy "razonable" el suyo pero lo que repugna es barnizarlo con la palabra católico como hacen algunos y pensar que eso de la "igualdad de oportunidades" es para los socialistas.

иван dijo...

Estos liberales se las gastan así. No interesa la DSI. Es suficiente ver unos minutos algún programa de Intereconomía o 13tv para percibir la peste liberal que echan. Para mí que todo va unido, el desprecio de los principios cristianos sobre la justicia en todas las relaciones humanas y el menosprecio a todo que la Santa Madre Iglesia fue hasta el VaticanoII.Ya no se oye en las predicaciones los pecados que claman al cielo, ya no se habla de las obras de misericordia, la palabra restitución ha sido expulsada de la predicación, la usura vive y reina alegre pero cruelmente... He nacido mucho después del concilio, no añoro lo que no conocí, pero no puede ser que las cosas hayan cambiado de tal modo, esto parece un suicidio in capite et in membris.

Sam Sagaz dijo...

Contra, y yo pensaba que ReL era de los sitios donde quedaba libertad para expresar opiniones conforme al Magisterio de la Iglesia. Manda narices.

MBA123 dijo...

Argandoña tiene mucha razón. Esta reforma laboral es necesaria para terminar con las regulaciones del franquismo que son las causantes del paro y la baja productividad en España.

Celebro que un catedrático cercano al Opus Dei aporte los fundamentos económicos de la superioridad del liberalismo sobre el intervencionismo socialo-franquista.

Guy Crouchback dijo...

Mi solidaridad con Morillo.

¿Esta es la libertad de los liberales?

Anónimo dijo...

¿Están seguros que el artículo fue censurado? Porque hoy publican uno de De Prada, "El distributismo es aplicable hoy".

Genjo dijo...

En la "protección" del contrato laboral caben excesos. Por lo tanto es imposible que cualquier rebaja en esa "protección", es decir, cualquier "flexibilización del contrato laboral", sea contraria a la DSI. O la DSI es una barbaridad.

Cougar Puma dijo...

Mira por dónde, hete aquí la perspectiva de un agnóstico:

Uno:

http://cougarpuma.blogspot.com/2012/02/hay-veces-que-lo-mejor-que-uno-puede.html

Dos:

http://cougarpuma.blogspot.com/2012/02/quieren-suicidarnos.html

En 1975 la tasa de paro en España era del 5%. No existía la Declaración de la Renta pero sí existía un robusto sistema de protección social que incluía viviendas sociales en una época en la que las viviendas no costaban 20 años del sueldo íntegro de un trabajador.

Casi sin paro, con un solo sueldo, los trabajadores, con dos o tres hijos, se compraron el piso, el coche y se arreglaron la casita del pueblo, o se compraron una en alguna otra parte.

Igual que hoy en día...

Gracias a nuestros devotísimos amigos los neocones, llegó la democracia bancaria (oligopolio plutocrático), el estado de las caciconomías, el precio estratosférico de las soluciones habitacionales (ahora ya indisolublemente unidas a las hipotecas vitalicias, si es que se tiene la suerte de que le concedan a uno una), el paro y las nanonóminas discontinuas.

¿No es maravilloso...?

Anónimo dijo...

No es la cuestión de excesos o no al contrato laboral, sin la de las bonificaciones discriminatorias que en la práctica son un verdadero dumping social, de facto una competencia desleal; echamos de modo barato a los padres de familia y metemos a sus hijos con bonificaciones, es decir de modo también más barato. Esto difícilmenta casa con la justicia en los contratos y si se reconoce como cristiano mejor quemamos Rerum Novarum, Laborem Exercens, centessimus Annus, Royo Marín, Prummer usw.
La gente del IESE cada vez desbarra más. Qué falta les haría un nuevo Alvaro D Ors.
Por qué no meten mano a las SICAVs? Por qué no recortan asesores, niñatos puestos a dedo y todo tipo de mangantes innecesarios? Porque es más fácil subir impuestos a los que siempre están controlados para pagar¨.
Que viva la pijolandia de guante blanco!!!
ivan

Anónimo dijo...

Para los que no conocen la Doctrina Social de la Iglesia:

La obligación de prestar subsidio a favor de los desocupados, es decir, el deber de otorgar las convenientes subvenciones indispensables para la subsistencia de los trabajadores desocupados y de sus familias es una obligación que brota del principio fundamental del orden moral en este campo, esto es, del principio del uso común de los bienes o, para hablar de manera aún más sencilla, del derecho a la vida y a la subsistencia.

Una justa remuneración por el trabajo de la persona adulta que tiene responsabilidades de familia es la que sea suficiente para fundar y mantener dignamente una familia y asegurar su futuro.Tal remuneración puede hacerse bien sea mediante el llamado salario familiar —es decir, un salario único dado al cabeza de familia por su trabajo y que sea suficiente para las necesidades de la familia sin necesidad de hacer asumir a la esposa un trabajo retribuido fuera de casa— bien sea mediante otras medidas sociales, como subsidios familiares o ayudas a la madre que se dedica exclusivamente a la familia, ayudas que deben corresponder a las necesidades efectivas, es decir, al número de personas a su cargo durante todo el tiempo en que no estén en condiciones de asumirse dignamente la responsabilidad de la propia vida.

Los gastos relativos a la necesidad de cuidar la salud, especialmente en caso de accidentes de trabajo, exigen que el trabajador tenga fácil acceso a la asistencia sanitaria y esto, en cuanto sea posible, a bajo costo e incluso gratuitamente.

Otro sector relativo a las prestaciones es el vinculado con el derecho al descanso; se trata ante todo de regular el descanso semanal, que comprenda al menos el domingo y además un reposo más largo, es decir, las llamadas vacaciones una vez al año o eventualmente varias veces por períodos más breves.

Sobre la base de todos estos derechos, junto con la necesidad de asegurarlos por parte de los mismos trabajadores, brota aún otro derecho, es decir, el derecho a asociarse; esto es, a formar asociaciones o uniones que tengan como finalidad la defensa de los intereses vitales de los hombres empleados en las diversas profesiones. Estas uniones llevan el nombre de sindicatos.

El trabajo en sentido objetivo debe estar subordinado... a la dignidad del hombre, al sujeto del trabajo y no a las ventajas económicas.

La emigración por motivos de trabajo no puede convertirse de ninguna manera en ocasión de explotación financiera o social. En lo referente a la relación del trabajo con el trabajador inmigrado deben valer los mismos criterios que sirven para cualquier otro trabajador en aquella sociedad.

-- Juan Pablo II, carta encíclica "Laborem exercens" sobre el Trabajo Humano.

ACUSA dijo...

Cátedra ´la Caixa´ de Responsabilidad Social de la Empresa

¿Es esto un oxímoron?

Anónimo dijo...

¿Habéis leido la defensa de Rouco al plan Pepero?

Sigamos así y en 10 años (sino antes) estarán prendiendo fuego iglesias y conventos nuevamente.

Pero esta vez nos lo tenemos bien merecido.

PEPE

Favila dijo...

Son ya por lo menos cuatro los artículos censurados a Morillo en los últimos tiempos.

Redacción dijo...

Anónimo 2 de marzo de 2012 (12:44):

El artículo de Morillo estuvo en línea unas horas y luego despareció de ReL, pero no dejó de estar disponible en otras plataformas.

Aunque tenemos algún dato más preferimos no entrometernos en la relación entre Morillo y ReL.

Voz de la conciencia dijo...

y cuál es? Uds lo hacen muchas veces, dijo eso de censurar. Claro, lo llaman poner el blog en moderación.

La manía que guía a ustedes y a ReL es la misma: la página es mía y publico lo que quiero. Disfrazado de no conviene esto o aquello.

Medice, cura teipsum!

Yolanda dijo...

No sé si han censurado o no a morillo, y miren que me da rabia dar la razón a Infocaótica, pero lo de Argandoña no hay por dónde tomarlo... Encima en Alfa y Omega, fatal, vamos...

Buenísimo en primer comentario anónimo.

Y ese apasionamiento de Rouco con el PP es tan manifiesto, tan nauseabundo, tan perjudicial para la Iglesia...

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO dice: ROUCO es lo que se llamaba antes un prelado cortesano, servil y complaciente con el poder. Fuerte con el débil y débil con el fuerte. Y dado su inmerecido influjo -¿o tutela?- con todos los demás obispos es la causa de estos disparates que hace a la Iglesia antipática. Y sus palmeros le califican de "apóstol de Madrid" y sandeces similares.
Así nos va

Genjo dijo...

La censura a Morillo, la reforma laboral, el papel político de Rouco... Mucho arroz para un pollo. Como la cuestión no se centra, sólo quiero reiterar que no se puede calificar de antievangélica, o de que va contra la Doctrina Social de Iglesia, la reforma laboral que se ha hecho.
Estaría de acuerdo en que el "sistema" es antievangélico, aunque sólo fuera por algunas de las prendas que lo adornan. Pero tal cosa no invalida por si todos sus componentes.

Genjo dijo...

Se habla, por ejemplo, de que se propicia la expulsión de los padres y se bonifica la contratación de los hijos. ¿Es que no dice nada el dato del nivel de paro juvenil?
Sobre las tasas universitarias. Que sea pijo el defensor de una tesis no invalida sus argumentos. Que la Universidad es muy costosa y que alguien la tiene que pagar, es obvio. Que hay mucha gente a la sopa boba en la Universidad creo que está claro para todos. Que el sistema de becas es aberrante, meridiano. Pero eso sólo remotamente tiene relación con el "sistema capitalista".
Sobre el nivel de ocupación laboral en la época de Franco. También habría que hablar del sistema impositivo en esa época. Pero con ese tema se le bailaría el agua a los liberales.
En fin, demasiado arroz para un pollo.

Miles Dei dijo...

El distributismo es puro cuento si no se asume en él como objetivo prioritario la distribución del crédito y en el fondo la recuperación de las soberanías nacionales sobre la propia moneda en orden a aplicarla como medida del trabajo de la sociedad a la que sirve el Estado.

Hable de distributismo a secas y los liberalcatólicos le dejarán como un bonito testimonio utópico para tomar a burla o a modo de diana de la fatuidad de la DSI.

Hable de una nueva teoría monetaria cualitativa en lugar de cuantitativa y no le dejarán meter baza.

Porque lo que hizo el III Reich y hoy por ejemplo, realiza el Banco Central Europeo o la Reserva Federal de USA desde intereses ajenos a las naciones no es ninguna utopía, sino algo muy factible junto con el crecimiento moral de las sociedades que se alejan del materialismo promovido por esos intereses ocultos una vez que hayan sido alejadas del crédito para consumir y en el hombre que lucha para consumir y educadas en el crédito para trabajar y el hombre que lucha para trabajar.

Entender el asunto como una mera cuestión de división de propiedades o de distribuir la capacidad de consumo (a veces camuflado como capacidad de iniciativa privada) es echar leña al fuego del anticristo mammonistico.

Martin Ellingham dijo...

Genjo:

No sé si toda la reforma laboral es contraria a la DSI. Habría que analizarla íntegramente.

Lo que me parece se debe señalar es la operación intelectual de vaciamiento de contenidos de la DSI, como paso previo para legitimar la reforma laboral en el marco de lo que alguno ha dado en llamar clerical-peperismo…

Saludos.

Genjo dijo...

El vaciamiento intelectual de que hablas, Martin, lo practican, según me parece, los liberales (digamos así), pero hay otro proceso que también ha sufrido la Doctrina Social de la Iglesia, que procede de los socialistas, que podríamos calificar como apropiación. Tan pernicioso me parece uno como otro.
Por eso no puedo dejar pasar como buenos argumentos del estilo: se rebaja la protección laboral, luego va contra la Doctrina Social de la Iglesia. Más análisis haría falta.

Anónimo dijo...

En este foro y en otros se ha suscitado la discusión acerca de si esta reforma laboral es justa y acorde a los principios de la moral católica. Me temo que a los gobernantes y a sus voceros les trae sin cuidado todas estas consideraciones. Vamos que no se van a leer Laborem Exercens, Centessimus Annus o Rerum Novarum, que no van a recurrir a Domingo de Soto o a los Salmanticenses. Lo extraño y chocante es que instituciones como IESE o Intereconomía, que se suponen de inspiración cristiana, acepten acríticamente todos los presupuestos teoréticos y prácticos de estas nuevas leyes.
Muy de acuerdo con Martin cuando afirma que primero vaciar, volatilizar, relativizar y aniquilar la DSI y luego legitimar las reformas. Ya no hay pecados que claman al cielo, ya está pasada de moda la restitución y otros conceptos clásicos de la moral cristiana. O sea el marasmo liberal-postmoderno de la renuncia a los temas claves de una visión cristiana de la vida, o como decía aquel filósofo, la ética indolora sin verdadero sacrificio, o mejor el sacrificio para los más débiles.
ivan

Genjo dijo...

Iván:
Afirmar que quienes justifican las reformas están en la línea de desligitimación de la DSI me parece tan simple como afirmar que quienes las critican están en la línea de pensamiento de Méndez y Toxo, los líderes sindicales. ¡Un poco más de finura!

Cougar Puma dijo...

Los bancos se hinchan a dar préstamos por encima de sus posibilidades a clientes por encima de su capacidad de endeudamiento, y los que pagan los platos rotos son el resto de ciudadanos que no se benefician de esos préstamos porque ni los han pedido, y si los han pedido ya los han pagado o los están pagando, ni los han concedido y, por lo tanto, no se benefician de su concesión.

Los ciudadanos pagan las consecuencias de la falta de liquidez del sistema bancario, que no concede préstamos ni a los autónomos ni a las pymes ni a quienes necesitan vivienda, y de la quiebra del sistema financiero nacional, público y privado, con la subida de impuestos y el descenso de servicios públicos y posibilidades laborales.

Sí, ciertamente, es algo muy justo y cristiano. La banca se forra con el cuento de la reserva fraccionaria, gracias al cual por cada euro en cuenta corriente puede pedir prestado a los mercados internacionales cincuenta para prestarlos según les convenga. Y, cuando entra en pérdidas, las socializa obligando al Banco Central de turno a imprimir ex nihilo más billetitos para que se los preste y poder así afrontar sus deudas.

¿Y de dónde sacarán los bancos dinero para pagar esos préstamos del Banco Central y sus intereses? De sus clientes y del Estado, al que sostienen prestándole vía Deuda Pública. ¿Y cómo pagará el Estado su Deuda Soberana? Vía impuestos a unos ciudadanos que cada vez tienen menos dinero en sus manos porque está en manos de los bancos, que lo necesitan para pagar sus propias deudas y para prestárselo a su cliente preferencial, el Estado; porque cada vez es más difícil de conseguir por la falta de empleo provocada por el infarto del sistema financiero; y porque cada vez tiene menos valor facial debido a que cada vez se imprime en mayores cantidades para pagar las deudas de un sistema financiero irresponsable que prestó lo que no tenía a quienes no tenían posibilidades de devolverlo.

Y todo eso pasa en un contexto de deflainflación (deflación: disminución de la actividad económica, e inflación monetaria: aumento de precio de bienes y servicios) en una serie económica en L tumboinvertida (|__) de larga duración (más de cinco años).

¿Es que la Doctrina Social de la Iglesia establece que, en época de escasez, casi todo el arroz debe ser para los mismos pollos? No, claro que no.

¿Se pueden hacer las cosas de otra forma? Sí, claro que sí. Véase el caso de Islandia.

Se hacen quitas a los préstamos contraídos con los bancos, y que los bancos han concedido irresponsablemente, con cargo a partes iguales a accionistas, acreedores y responsables de mala práxis financiera, a los que se les aplica, además, el código penal, responsabilidades económicas incluídas. Se nacionaliza la parte quebrada de la banca, se devalúa la moneda nacional, se convierten todos los préstamos en moneda extranjera a moneda nacional, y se dobla el sistema de ayuda a las familias más desfavorecidas, especialmente a las de mayor número de miembros y las que atienden a miembros más dependientes.

Hace dos años Islandia estaba peor de lo que ahora está España. Y ahora ya está creciendo económicamente. Lo moral, la atención a las personas, resulta que, además de poco ortodoxo, también ha resultado lo más rentable. No para los bancos, pero sí para el conjunto de la nación. Dentro de dos años, España seguirá igual. Aunque los bancos, eso sí, habrán cobrado. Y "nuestros" tres grandes (BBVA, BSCH y Bancaixa) serán tres de los bancos más grandes de Europa.

Como decía Castellani, el gobierno, si es fuerte y cristiano, puede vencer al capital, obligándole a actuar a favor del bien común, además de a favor de sí mismo. El problema, digo yo ahora, se produce cuando no hay cristianos con los que formar ese gobierno porque todos están convencidos que el Gran Capital es Cristo bendito.

Maite C dijo...

Para Cougar Puma.

No sé quién realmente es Vd., pero su comentario es de nota.
Totalmente de acuerdo con lo que ha escrito.

Me gustaría reenviarlo pero no tengo ninguna dirección de correo para preguntárselo,con lo cual tengo que recurrir al comentario presente, y que llegue a leerlo.

Un saludo y muchas gracias.

Cougar Puma dijo...

Maite C:

He añadido la dirección de correo-e en el perfil público de Google Plus. Para verla sólo tiene que pulsar sobre la foto del seudónimo.

Reenvíe el comentario a quien y donde vd. estime más oportuno.

Sólo le pido que donde pone "deflainflación (deflación:" lo corrija por "recesinflación" (recesión:", y que no omita ni el seudónimo ni el enlace a los comentarios de este post, que es donde ha aparecido el comentario. El enlace es:

http://www.blogger.com/comment.g?blogID=4002666121989504743&postID=4002820920885499126

Gracias por su atención y amabilidad.

Cougar.

Anónimo dijo...

Pues yo me reafirmo en que a políticos- también a sindicalistas- les da igual la DSI, para ellos es irrelevante. Non post hoc est propter hoc, pero curioso que el futuro inversor del megacasino en Madrid o en Barcelona ha visitado de nuevo España y en esas fechas, que se trata de una inversión de veinte mil millones, que España se convertirá en el casino de Europa con todo la basura que eso conlleva, que ese señor pidió una serie de condiciones también laborales, que es empresa, inversión de dudosa reputación usw.
Cuando el proceso de desmantelamiento de la industria en España, algunos en los noventa decían que España se llenaría de prostitución y drogas por la cosa del turismo, sucedió? A la cabeza de Europa. Con las SICAVs en el ocaso del felipismo, España, paraíso del blanqueo de dinero. Sólo los rusos- y sé bien de lo que hablo- blanquearon más cincuenta mil millones de dólares.
A las élites que nos gobiernan les importa un bledo Laborem Exercens, como les importa un pimiento la defensa de la vida concebida o el matrimonio de toda la vida. Puro positivismo jurídico y relativismo moral. Hacer seguidismo de estas cosas bajo pretextos supuestamente técnicos de eficiencia económica?
ivan

Miles Dei dijo...

Los bancos se hinchan a dar préstamos por encima de sus posibilidades a clientes por encima de su capacidad de endeudamiento

-------------------------------------

Los bancos no prestan nada real dado que vivimos en un sistema de reserva fraccionaria luego ya están timados desde el principio.

Aún cuando se viva en reserva fraccionaria de índice 100 el problema monetario radica sobre el control de la creación de la moneda por el estado en cuanto distribución de la capacidad de trabajo al considerar la moneda como una medida del trabajo de los miembros de la comunidad (teoría cualitativa de la moneda). Los magantes financieros se opondrán siempre a esto, porque ellos desean controlar a las sociedades mediante la creación de deuda al utilizar la moneda como mercadería (teoría cuantitativa) Desde este punto de vista entendemos la auténtica malicia del interés y la grandeza de la Doctrina Social de la Iglesia cuando siempre se ha opuesto a la usura, así como la necesidad de replantearse totalmente la cuestión del interés legal, que no es sino la usurpación del trabajo ajeno.

Es obvio que en este segundo aspecto siempre habrá una oposición esencia contra la DSI ya que la realización del hombre y la finalización de la creación mediante el trabajo es el bien primordial a proteger en la comunidad humana ya que mediante él la familia consigue cumplir la orden de Dios: crecer y multiplicarse.

La teoría cuantitativa de la moneda (vigente tanto en el capitalismo como en los paises socialistas y algo muy desconocido ya que quien maneja las bancas y finazas de los grandes estados socialistas, a la postre son los mismos que las manejan en los paises capitalistas) es la que destruye el trabajo al considerarlo una mera cuantidad intercambiable, vendible, alquilable y además sobre la que cobrar un módico interés, etc. La teoría cualitativa actua al contrario: considera el trabajo el bien primordial y la medida base de la moneda.

Lo demás será dar vueltas y vueltas dentro del juego monetario puesto por los amos del cotarro. Hacer el tonto como el que justifica o hacerlo igualmente cuando uno propone la utopía de un cambio social que no cambia nada de lo que destruye la sociedad.

Anónimo dijo...

El crédito con interés es la base de la esclavitud del hombre porque subordina el trabajo al capital, y no al revés. Y la creación de dinero para pagar las deudas contraídas por una mala gestión del sistema financiero y del Estado agrava más aún este hecho. Por eso hay que evitar lo primero y luchar contra lo segundo.

Cougar.

Favila dijo...

Pero Miles, ¿realmente la DSI condena la usura? Soy consciente de que antes sí, pero no he escuchado a ningún clérigo condenarla en los últimos treinta años.

Miles Dei dijo...

Lo que se ha hecho es obviar la condena de la usura en el llamado interés legal que se admite con un retruécano mental obviando las sabias advertencias de la Vix Pervenit.

A mi modo de ver es el mayor error pastoral de la Iglesia en los últimos doscientos años y de un alcance mucho mayor que el desastre primaveral del Concilio, porque si la esclavitud ideológica es fácilmente detectable y combatible con la exposición de la sana doctrina no ocurre así con la escalvitud económica, capaz de pervertir la virtud más acrisolada.

Genjo dijo...

Cougar:
Excelente, y de acuerdo. Pero, ¿no estábamos hablando de la reforma laboral?
Cuando el arroz es tanto, cada uno picotea donde quiere.

Miles Dei dijo...

La reforma laboral ocurre porque toca la hora de pagar intereses para poder poner papelitos verdes en el mercado.

Leáse algo de Huerta de Soto, Genjo, y la escuela de Salamanca, que trata este tema de las crisis endémicas del capitalismo muy bien desde el asunto de la reserva fraccionaria y el cúmulo de dinero contable, aunque al final no acabe siendo consecuente con ello.