domingo, 14 de abril de 2013

Las siete reglas del gaucho de Realicó


Hacemos una entrada aparte con el comentario de nuestro lector "el gaucho de Realicó". Es casi un programa para rezar a diario como el Shemá Israel (Deut. IV, 4-9) de los judíos.

Amigos de info-caótica:
¡Bergoglio es papa y no perdí la fe!
Le debo a Antonio Caponnetto y a esta bitácora siete reglas para sobrevivir a Bergoglio Papa:
I. Francisco es el Papa. Se debe proceder ante él como ante todos los Vicarios de Cristo.
II. Pedir a Dios que no incidan en el pontificado de Francisco los aspectos más negativos de Jorge Bergoglio. Que sea el Papa que necesita la Iglesia, a pesar de la madera que hay detrás.
III. Reconocer todo cuanto de bueno, bello y verdadero sostenga y obre desde su Sede, sin papolatrías, ni adulaciones.
IV. No confundir gestos y opiniones con magisterio eclesial o actos de gobierno.
V. Distinguir la vera realidad (Francisco) de las campañas multimediáticas sobre el nuevo Pontificado (espíritu de Francisco). Atender no a lo que digan los medios sobre Francisco, sino lo que diga y obre el Papa.
VI. Recordar que la resistencia a los errores, confusiones y felonías de los Pastores, es obediencia a una Autoridad superior.
VII. Estar atento a las enseñanzas del Apocalipsis para crecer en la perspectiva escatológica. No a la multitud de aparicionismos, videntes o revelaciones privadas, de dudoso origen, que más conducen a la demencia que a la salud.
Se puede sobrevivir a esto.
Los católicos de otras épocas superaron cosas iguales o peores.
Les dejo un abrazo en Cristo Rey.

5 comentarios:

Miles Dei dijo...

Discrepo sólo en esto:

"Los católicos de otras épocas superaron cosas iguales o peores."

Un saludo.

Milkus Maximus dijo...

Excelente lo del gaucho. Gracias por compartirlo.
Miles, no sea tan desmemoriado: prefiere el circo y los leones, o un Papa Borgia acaso?

genjo dijo...

Es un acierto destacar el comentario de este gaucho.
Por abundar, añadiría un matiz a la regla IV, distinguiendo los gestos, en general, de los gestos litúrgicos, que afectan a la fe. Y en la regla V, haría también un distingo entre las campañas mediáticas en general, pasivamente sufridas, y las promovidas o consentidas.

Miles Dei dijo...

En el circo o en la desenfrenada corte papal de antaño había dos cosas fundamentales que hoy no hay:

a) Rectitud de doctrina y un respeto sublime a la Tradición entregada por los mayores.

b) Conciencia de la importancia de la tradición litúrgica y de respetar el signo.

En alguna época pudo haber un problema puntual con estos elementos por algunos elementos, pero convertirse la negación de ambos en la tónica general y vida de la Iglesia pues como que no.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: Sin disminuir la gravedad de las pruebas que los católicos del pasado han tenido que afrontar me pregunto y les pregunto: ¿Cuándo antes de ahora ha habido monjas propagandistas del aborto como la de Cataluña? (creo que se llama Teresa Terrades) ¿Acaso no es una manifestación de abosluta confusión sin precedente alguno?