martes, 14 de abril de 2015

Guatemala: el presidente reconoce la Realeza Social de Cristo


El Presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, declaró a Jesucristo como el Señor de la nación este jueves durante el primer Desayuno Nacional de Oración.
Hoy nombramos a Jesucristo como Señor de Guatemala y declaramos en su nombre que cada una de nuestras generaciones vivirá en una Guatemala Próspera”, declaró el Mandatario.


12 comentarios:

Alberto dijo...

A ver amigos, un poco de seriedad, 1ro. El citado evento es una junta de protestantes partidarios de la teología de la prosperidad. 2do el gral Pérez preside uno de los gobiernos mas corruptos que haya conocido este país, no hay medicinas ni con que pagarle a los médicos en los hospitales....fue un acto demagógico para quedar bien con el gran y cada vez creciente porcentaje de protestantes de este país

Redacción dijo...

http://info-caotica.blogspot.com.ar/2014/07/toda-verdad-procede-del-espiritu-santo.html

César Pozuelos dijo...

Declaración hecha por un presidente, quién sabe si adúltero, supuestamente católico, traidor a sus compañeros de armas, vendido al mejor postor, corrupto sin límites, carente de escrúpulos, haciendo el juego a una asamblea de herejes, que ven en Cristo no al Rey de este mundo, sino a un dispensador de riquezas ... Estimado Alberto, esta declaración es más bien una burla, raya en la blasfemia; que Dios tenga misericordia de nosotros y no la tome en cuenta!!!

Miguel dijo...

Concuerdo con Alberto que ligar el "confesar" a Jesucristo con la prosperidad material no es serio. Y menos concuerdo con que sea una Verdad del Espíritu Santo.

Redacción dijo...

Al anónimo persistente:
Cuando alguien niega evidencias básicas como que las acciones son de sus sujetos, no se le publican comentarios. No hay diálogo posible con esa persona, porque ha optado por la irracionalidad fanática. Por más deje 10 comentarios por hora, no se publicarán. Si en otro sitio le dejan publicar a favor de la cuadratura del círculo, es problema de los administradores.

Redacción dijo...

Los últimos comentarios resultan llamativos por contrarios a la recta doctrina. En efecto:

1. La proposición “Jesucristo es Señor de la naciones” es verdadera. Como Guatemala es una nación, la conclusión es también verdadera: Jesucristo es Señor de Guatemala. Y de todas las naciones (v. Enc. Quas Primas).

2. Para Santo Tomás, las verdades creadas son participaciones de la Verdad increada, que es su causa primera en el orden de la eficiencia y de la ejemplaridad. Por tanto, Dios es causa eficiente y ejemplar de la proposición verdadera: “Jesucristo es Señor de Guatemala”. Y lo es, por más pecador que sea el presidente de Guatemala. Si no se entiende esto, sea por desconocer la metafísica de aristotélico-tomista, sea por otras “razones” como las del anónimo loquito a quien no publicamos sus comentarios, es un problema sobre el cual esta Redacción no puede dar soluciones personalizadas.

3. Por último, siendo Jesucristo Dios, es también Señor de la prosperidad material de Guatemala y del resto del mundo. La Providencia se extiende a la prosperidad material de las naciones.

Redacción dijo...

P.S.: En ningún lugar de esta entrada hablamos de fe teologal en el presidente de Guatemala.
No obstante, recuérdese que Dios por su gracia ayuda al no católico a que venga al conocimiento de la verdad; y al católico le confirma para que persevere en esta luz de la verdad. Dios actúa de modo contrario en el alma del católico y en el alma del no católico: en la primera actúa dándole paz en la posesión de la verdad y en la segunda actúa moviéndole a la búsqueda de la fe verdadera.

Miguel dijo...

Es tan difícil hoy por hoy discernir los hechos... Yo tiendo a pensar, sin ser ningún erudito, que atribuirle una especie de segura Prosperidad de los Pueblos en estos tiempos, cuando se ve tanto estruje y pillaje, a un simple nombramiento de Jesucristo como Señor (que como Ud. bien dijo ya lo es) parece, a lo menos, temerario. Esto de "declaramos en su nombre que cada una de nuestras generaciones vivirá en una Guatemala Próspera”, no sé, suena a pura politiquería.

luis raul alburez mont dijo...

Pues al final la redacción tiene razón, OPM sin saber a ciencia cierta que decía, ni con qué intención, dijo lo obvio: Jesucristo ES el Señor de Guatemala. Aunque sus súbditos no actuemos como tales. Lo de la prosperidad es otra cosa. Evidentemente lo dijo como para permearse entre quienes estaba.

Contemplata dijo...

Que el presidente sea o no católico, sea o no corrupto, sea o no demagogo, no quita que declarar a Jesucristo Señor de Guatemala sea algo objetivamente recto. Es algo que hace al bien común de su país.

Criticar este acto me hacen acordar a los que criticaban a Menem por algo también objetivamente bueno: la defensa del no nacido.

Además, en este caso no corresponde tanto juzgar su acto en cuanto persona individual, sino la trascendencia del mismo en tanto gobernante.

Lo de la prosperidad, claro, es típico de protestantes... pero me encantaría ver algún gobernante católico declarando la realeza de Jesucristo en estos tiempos.

(Los polacos lo intentaron pero no sé cómo salió.)

Anónimo dijo...


Con tanta violencia y corrupción es obvio que Jesús no reina en todos los corazones de los guatemaltecos. El día que Jesús reine en todos los corazones se podrá decir que es el Señor de Guatemala. No entiendo donde está el beneficio al declarar algo que en la práctica sabemos que no es verdad.

B.A.

Anónimo dijo...

Con una tasa de 39,9% de asesinatos (2012) y 50% de pobreza no se puede decir que Jesús es el Señor de Guatemala, al contrario, a mí me parece una burla.

B.A.