jueves, 7 de julio de 2016

Malvinas, ¿guerra justa? (y 3)

4ª Último recurso.
La guerra tiene que ser necesaria para obtener el restablecimiento de la justicia. Esto implica que se hayan probado todos los medios pacíficos posibles para resolver las diferencias y que se haya fracasado por causa de la mala voluntad del adversario.
Bernardino Montejano ha dado cuenta de las dificultades que entraña esta condición de último recurso:
“...pensamos hoy, en perspectiva, por más que antes del combate se sucedieran años de reclamos pacíficos, [...] que no fue el último remedio. Se pudieron dar otros pasos como cortar las relaciones diplomáticas, prohibir el intercambio, efectuar presiones económicas, bloqueos, etc.”
No obstante, cabría objetar que si se diera a esta exigencia de último recurso un valor absoluto, se llegaría al extremo de una diplomacia perpetua, a un diálogo sin término, que jamás haría justicia. Es bastante difícil sostener que este requisito se cumplió plenamente. Pero, con algunas dudas, parece que se cumplió en un mínimo suficiente.
5ª Proporcionalidad.
Se pide con esta condición medir los previsibles males derivados de la guerra y compararlos con los bienes que se seguirán de ella. La prudencia debe atemperar el uso del derecho a la guerra en función de las exigencias del bien común nacional y del orbe. Así lo expresaba Vitoria:
“Ninguna guerra es justa, si consta que se sostiene con mayor mal que bien y utilidad de la república, por más que sobren títulos y razones para una guerra justa… Porque si la república no tiene poder de declarar la guerra sino para defenderse a sí y a sus intereses, y para protegerse, está claro que cuando ella con el hecho mismo de la guerra, más bien pierde y se agota que se acrecienta, la guerra será un desatino, declárela el rey o la república.”
“Una guerra es injusta por la sola razón de que, a pesar de su utilidad para una provincia, causaría perjuicio al universo y a la cristiandad”
No vemos que el conflicto implicara un daño político desproporcionado para la Argentina ni una lesión importante del bien de la comunidad internacional. Nos parece que se cumplió esta condición.
Probabilidad de éxito.
Este requisito es casi una aplicación del anterior, ya que se trata sencillamente de no meterse en una guerra cuyas probabilidades de éxito son nulas. No se exige certeza de la victoria; basta con una fundada probabilidad de éxito.
En contra de la existencia de esta condición se han expuesto objeciones de peso. Tal vez el Informe Ratenbach sea la exposición más extensa (17 volúmenes) sobre la mala praxis militar argentina. Dicho informe calificó a la guerra de las Malvinas como una “aventura militar”. Y una aventura, a pesar del heroísmo de muchos combatientes, mal puede cumplir con el requisito de probabilidad de éxito.
Pero a estos argumentos se oponen declaraciones de altos militares británicos que intervinieron en el conflicto, en las cuales reconocen que en determinado momento existió gran probabilidad de una victoria argentina. Así, el comandante Sir John Woodward, declaró que “si ellos [los argentinos] hubieran resistido una semana más la historia hubiera podido terminar de manera muy diferente. Imagínense qué diferente podría haber sido nuestra historia política reciente”.
A nuestro modo de ver, la guerra de 1982 cumplió con este requisito de modo suficiente.

20 comentarios:

Benign_o dijo...

Vuelvo nuevamente,

Esa guerra no solo no fue justa, mucho menos necesaria, sino que además fue falsa.
A mi modo de ver no existe el concepto de Patria que los nacionalistas dicen defender.
Ni el régimen de los militares era representativo de una supuesta nación católica.
Ni la nación estaba amenazada o fue atacada por una potencia anticristiana enemiga.

Los nacionalistas se basan en la idea de que todos los territorios que antes pertenecían a España en la forma del virreinato del Rio de la Plata se transfieren, vaya a saber por que, a la nueva Republica Argentina (o lo que en 1816 fuera lo que hoy es la Republica Argentina).

Ese argumento es ridículo, primero porque estaríamos reconociendo una organización territorial organizada y administrada por una potencia a la cual no reconocemos.
Por otro lado, quien cuernos decido que España era mala y que lo mejor era la independencia?? Con que poder de representación??
La independencia se definio mediante un proceso "democrático" basado en los principios de la nefasta revolución francesa y encima sponsoreada por los comerciantes Ingles pro masones.
No hay Patria ni nacionalismo católico alguno en ese génesis.

Por otro lado, si es que nosotros somos los herederos del viejo Virreinato, entonces empecemos por invadir a Uruguay que son unos rebeldes independistas.

Esa Guerra fue una estupidez que no justificaba la muerte de ningún argentino, mucho menos conscriptos que no eran libres de decidir si ir o no. Fue una guerra imbécil, liderada por imbéciles y conducida con suma impericia (salvo muy honrosas excepciones).

Si hoy hay alguna razón para reclamar esas tierras, es en honor a los caidos que en su gran mayoría no pidieron ir ahí y mucho menos terminar asi.

Todo el resto es discurso para la gilada.
A todos los Nacionalistas Catolicos que sueñan con esas gestas armadas, lo invito a que la próxima vez que las locas aborteras o los payasos de la izquierda quieran atentar contra el Santisimo Sacramento en alguna Iglesia de alguna Provincia, me acompañen a darles unos buenos palos en la cabeza (en vez de Rosarios).

Saludos.

Benigno

Jorge Rodríguez dijo...

Solo comento para felicitar a Benigno por su comentario.

Johannes dijo...

Benigno, la ilegitimidad original de la independencia argentina respecto de España no juega papel alguno en esta cuestión. Más aún, la independencia pasa a ser indiscutiblemente legítima por razones de bien espiritual a partir de la muerte de Fernando VII en 1833, cuando España pasa a tener gobiernos liberales. Ante la derrota carlista en 1836, hasta un carlista te diría que ser independientes con Rosas en el gobierno es mucho mejor que ser súbditos de la Corona española con Isabel II en ella. (Lo cual es independiente de que, si los carlistas hubiesen triunfado, Rosas no se habría declarado súbdito de Don Carlos.)

La guerra fue injusta porque las razones que aduce Martín Ellingham en su último comentario del hilo anterior no tienen entidad.

La sustracción de un territorio es irrelevante para "el bien de toda una comunidad política" cuando tiene áreas mucho mayores sin ocupar y en parte ocupadas por indios bravos que toman cautivas, matan y roban.

El daño al honor que esa sustracción causa a la comunidad política queda opacado frente al causado por el proceder de los que resistieron esa ocupacion: matar a sangre fría a civiles desarmados. Queda más opacado aún cuando años más tarde esa comunidad lleva adelante una guerra (Paraguay) que causa innecesariamente el exterminio de la poblacion masculina de vencido y la violación en masa de sus mujeres. Y queda anulado cuando justo 100 años después la comunidad despojada suplica a la sustractora que la admita a la situación de estado vasallo.

El bien que hace al orbe que las comunidades políticas que se apropien indebidamente de territorios ajenos reciban un justo castigo es bastante irrelevante cuando las comunidades políticas que matan directa y deliberadamente decenas de miles de civiles no reciben castigo alguno.

Anónimo dijo...


-Muy bien Benign_o...

- Yo era joven en Abril 1982 …..Lo que nunca entendí y nunca encontré una explicación , es , porque un Estado y un Gobierno militar mandaron a la guerra a jóvenes sin preparación ( pero NO sin meritos ) , mientras que ellos , los profesionales ( pagados ) para la guerra , estaban sentados tranquilos en sus sillones en Buenos Aires ….

P.S.

juan marcelo dijo...

Excelente entrada, han sido una guerra justa y gracias a ella los argentinos tan faltos de modelos tenemos héroes.Héroes que han ofrendado sus vidas, héroes que han podido continuar y están orgullosos de la gesta y héroes que lucharon en esa guerra y en la antisubversiva de los 70s y están presos o son ignorados o defenestrados. Juan M Pascual.

Bulgarov dijo...

Benigno, lo respeto mucho, pero su comentario manifiesta una supina ignorancia del derecho público internacional, del natural y de la historia más elemental.
Máxime que parece dejar entrever un resentimiento contra el patrioterismo nacionaliston que nubla su juicio sobre el tema.
In Domino!

Purista dijo...

- La guerra de Malvinas no se dio sin publicidad mentirosa y mentiras directas. No parece del todo correcto, entonces, avalar esa mentira combatiendo, ni mucho menos siendo parte desde la integración de las fuerzas armadas.

- Combatir militarmente sub especie liberalismo (que no es el único modo de combatir), es pecado. Se subvierten los bienes, lo que es demoníaco y ese combate no corresponde.

- Alistarse de un ejército liberal, mucho más, si hoy es una clara estructura de pecado.

- Dar la venia o visto bueno a una guerra en régimen liberal, y en los términos expresos de la legislación vigente, es consentir en el liberalismo regiminoso.

Benign_o dijo...

Estimado Bulgarov

El respeto es mutuo.
Y coincido con usted, probablemente sea muy ignorante en derecho internacional y lo reconozco y asumo, pero a pesar de eso, sigo sin poder aceptar que esa guerra es una guerra justa desde el punto de vista catolico que justifique la vida de un hijo.
No era en defensa de ningun valor cristiano, no era una cruzada.

Lo único que respeto es a todos aquellos que sin tener que ir fueron a eso que lejos esta de haber sido una gesta.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Contra la cobardia y el pacifismo antipatriotico me quedo con estas palabras sencillas del Padre Alberto
"Por más que se quiera desmalvinizar el espíritu de los argentinos, no se podrá, porque el espíritu de Malvinas es un espíritu patriótico que no transa con la mentira, que no transa con la injusticia, que no transa con aquellos que son enemigos de la Patria desde afuera o desde adentro, enemigos del cuerpo de la Patria o enemigos del alma de la Patria. Porque es espíritu de heroísmo y de coraje, y entonces ese espíritu molesta a los entreguistas, molesta a los cobardes; ese espíritu molesta a aquellos que son cómplices de la presencia del extranjero en nuestra Patria, a aquellos que son cómplices de que estemos sujetos al imperialismo internacional del dinero; a aquellos que prefieren la cobardía, la mentira de las asambleas, de los parlamentos internacionales, al gesto claro, al gesto heroico. Entonces nos dicen que eso fue una locura, un gesto inútil, un sacrificio vano. No es cierto; no existe un sacrificio inútil cuando ese sacrificio ha sido hecho por una causa grande. No existe un sacrificio inútil. Aquí se dijo, al comienzo de esta Misa que ante Dios no hay héroes anónimos, ante Dios no existe el soldado desconocido. Ante Dios cada uno de los que han dado su vida por una causa grande, tiene nombre y apellido y tiene un lugar en el premio de Dios."

tellería dijo...

Purista.
Su postura sería correcta si se tratase, por ejemplo, de rechazar de plano la democracia liberal, ya que no logra ser remedio de nada ni tiende al bien común.
Pero no es correcta en relación a la Guerra de Malvinas, pues el fin propuesto (recuperar las islas) era bueno.

purista dijo...

el Proceso de reorganización liberal tampoco es remedio de nada ni tiendde al bien común. el fin no justifica los medios.

tellería dijo...

Es otra cosa a lo que me refiero, Purista.

Cuando hablamos de democracia de partidos, se habla de gobernar siguiendo ciertos principios. Ello lleva, siempre, a algo malo. Los principios son los que son y la enseñanza de la historia allí está para consultarla.

Cuando hablamos de recuperar las islas no. Malo fue el Proceso de reorganización nacional, pero no aquella decisión puntual de guerrear contra los ingleses.

A diferencia de aquella decisión de Galtieri, la democracia de partidos nunca tiende al bien común.

PURISTA dijo...

CUANDO HABLAMOS DEL PROCESO, SE HABLA DE GOBERNAR SIGUIENDO CIERTOS PRINCIPIOS. ELLO LLEVA, SIEMPRE, A ALGO MALO. LOS PRINCIPIOS LIBERALES SON LOS QUE SON Y LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA ALLÍ ESTÁ PARA CONSULTARLA.

MALO FUE EL PROCESO POR LIBERAL Y MALA AQUELLA DECISIÓN PUNTUAL DE GUERREAR CONTRA LOS INGLESES ENSUCIADA POR EL LIBERALISMO REGIMINOSO:

´´DIGÁMOSLO UNA VEZ MÁS POR LOS QUE CALLAN O SIMULAN: AQUÍ NO HA EXISTIDO NINGUNA DICTADURA MILITAR SINO UN FUNESTO PROCESO LIBERAL… Y ESTA ES LA PRIMERA GRAN CULPA POR LA QUE DEBERÍAN SER ENJUICIADOS Y CASTIGADOS... PUDIERON RESTAURAR LA PATRIA; PREFIRIERON COADYUVAR AL TRÁNSITO HACIA LA SOCIALDEMOCRACIA… UNA DICTADURA MILITAR GENUINA, DIGNA DE TAL NOMBRE, NO ACEPTARÍA NUNCA HABER DADO PASO AL ACTUAL ESTADO DE DERECHO´´ ((CABILDO, MAYO DE 1985)))

UNA GUERRA PELEADA POR UNA DICTADURA LIBERAL NUNCA TIENDE AL BIEN COMÚN. EL LIBERALISMO ES PECADO!

[[PERDONEN NO PUEDO SACAR LAS MAYUSCULAS]]

Pocho dijo...

"Ya podemos comprender perfectamente cuál es la función específica del dominio inglés sobre las Malvinas. Con respecto a la Argentina sirven como de una advertencia nuda, como de un gesto simbólico de señorío sobre nuestro país” (Ramón DOLL).

Anónimo dijo...


En el 1978 , a la época del conflicto con Chile . un sacerdote , bien Católico , y bien Nacionalista , que había vivido su infancia en el Sur ..., me decía ( en parte en broma , )... " Más vale ser un buen Chileno que un mal Argentino . "

Anónimo dijo...

Estimado Purista,

"UNA GUERRA PELEADA POR UNA DICTADURA LIBERAL NUNCA TIENDE AL BIEN COMÚN. EL LIBERALISMO ES PECADO!"

¿Está seguro? ¿Y si la guerra hubiera sido una guerra donde la defensa era de Buenos Aires, o algún territorio continental vital? ¿Un militar católico debería haberse quedado quieto sólo porque sus superiores gustaban de Locke, Rousseau o quien sea?

"CUANDO HABLAMOS DEL PROCESO, SE HABLA DE GOBERNAR SIGUIENDO CIERTOS PRINCIPIOS. ELLO LLEVA, SIEMPRE, A ALGO MALO"

Un gobierno liberal que logra un buen nivel de salud pública, de bienestar material, ¿no está, al menos en ese aspecto, ordenando hacia el bien común? ¿Es la salud mala porque el médico (o el ministro de salud, o el presidente) es liberal? ¿Es el alimento malo porque el ministro de hacienda es liberal?.

La realidad política e histórica no se deja reducir a categorías ideológicas y doctrinales tan simples. Eso lo tenían claro también los grandes doctores católicos de todas las épocas.

"UNA DICTADURA MILITAR GENUINA, DIGNA DE TAL NOMBRE, NO ACEPTARÍA NUNCA HABER DADO PASO AL ACTUAL ESTADO DE DERECHO".

La frase está tan cargada de ignorancia de la realidad política del momento que es casi irrisoria. Como si los militares hubieran "dado paso" a lo que vino después porque "aceptaron" algo. Se fueron porque no les quedaba otra. Los columnistas de Cabildo, que merecen mi mayor respeto, no se han caracterizado jamás por su capacidad para el análisis político.

Saludos cordiales.

Mr. Carlson.

Anónimo dijo...

Esto no implica que la guerra de Malvinas fue justa o injusta. Pero argumentar que fue injusta porque la Junta era liberal (Videla se proclamó católico hasta el final, preso y todo. Las cosas no son tan simples) deja de lado todas las copmlicaciones que la realidad histórica tiene.

Saludos cordiales.

Mr. Carlson.

Purista dijo...

Carlson

El Proceso liberal no fue más que una etapa en la continuidad de un Régimen que prohíja las iniquidades del “Gran Impío”. Un católico no puede pelear guerras que consoliden ese Régimen Inicuo, no importa si está en juego la defensa de Buenos Aires o de algún territorio vital. El católico coherente debe negarse a colaborar. No puede dejarse dominar por la ceguera pragmatista y activista. Lo contrario es ser un idiota útil del Sistema, es perder el sentido parusíaco, del testimonio final, la posibilidad del martirio, la soledad en la Verdad antes que del error en compañía. Estamos llamados a ser el último pelotón spengleriano, la pusilla grex apocalíptica.

Anónimo dijo...



En una guerra más justa que sea , se produce un montón de acontecimientos y efectos injustos .... eso es justo ..?

J.P.B.

ricardo algorta dijo...

creo no quedo mi comentario, disculpen si va repetido.
las malvinas o como quieran llamarlas son uruguayas por el tratado de 1841 de españa (su dueño) con uruguay donde le cede esas islas. lo posterior es la soberbia argentina de querer llamar la atencion y sentirse grande a cualquier costa con mucha propaganda para la gilada, no l e importa a este sentimiento absurdo compartido que lo que le haga snetirse grande sea idolatrar a un pobre drogadicto por un par de goles, o idolatrar corruptos que se remangan la camisa para hacerse los laburantes o cualquier gil de turno que llame un poco la atención...el quilombo que hacen por esas islas es patetico
concentrense en afianzar su sentimiento de pertenencia y de patria en lo que realmente los hace grandes: que la Virgen haya querido quedarse en su tierra, el congreso eucarístico que recorrió el mundo y tanto debe haber agradado a Nuestro Señor y la resisitencia católica que tiene uno de sus grandes pilares en Argentina con autores de gran valor intelectual.
Que Dios los siga bendiciendo y se libren de la frivola y grasa soberbia porteña de una vez