sábado, 16 de junio de 2012

El Opus Dei no ama a los lefebvrianos



Es la oposición que no te esperas. Dices: "lefebvrianos" y en el mundo progesista se desata una revuelta. El pequeño grupo, ultra-tradicionalista, cismáticos desde los años ochenta, en conversaciones con la Santa Sede para volver a la plena comunión con la Iglesia Católica, es la pesadilla de todo sincero integrante de la galaxia católica conciliar, desde el liberal hasta el católico-comunista, desde las comunidades de base de América Latina hasta los obispos del norte de Europa. En estos días, sin embargo, se reveló la molestia que alimenta para con los herederos de Monseñor Marcel Lefebvre otro protagonista eclesial: el Opus Dei. Ubicada, dicho con cierto simplismo, en la derecha del arco eclesial, la prelatura personal fundada por Josemaría Escrivá de Balaguer, en contraste con la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X -este es el nombre oficial de los lefebvrianos- siempre ha apoyado al Concilio Vaticano II. Con una lectura ciertamente distinta de la hecha, por ejemplo, por los dosettianos de la escuela de Bolonia, la Obra ha recibido con satisfacción la idea del aggiornamento promovida por Juan XXIII y Pablo VI. Y ahora que nos acercamos a la conclusión de las largas tratativas entre Roma y Ecône, el Opus advierte sobre el peligro de que, haciendo entrar a los lefebvrianos, la Iglesia traicione el legado del Concilio Vaticano II.
Ninguna declaración oficial, claro está, no es su estilo. Pero en los últimos días desde el Opus se ha disparado un “fuego de barrera” hacia los lefebvrianos por medio de iniciativas, declaraciones, puntualizaciones de parte de sus representantes, o por lo menos, de personas que se consideran cercanas a la Obra.
El primero, y más explícito, fue Monseñor Fernando Ocáriz, Vicario General del Opus Dei, miembro de la delegación que ha conducido de parte del Papa las conversaciones doctrinales con el superior lefebvriano Monseñor Bernard Fellay y sus hombres. A principios de diciembre, cuando los tradicionalistas han subido la apuesta para llegar a un acuerdo con una serie de declaraciones y filtraciones de noticias, Ocáriz ha publicado en L´Osservatore Romano una extensa nota titulada, sintomáticamente, Sobre la adhesión al Concilio Vaticano II.
Es en los últimos días, sin embargo, que el mensaje se ha vuelto más explícito. Primero, el ateneo romano del Opus Dei, la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, ha organizado una conferencia sobre el Concilio VaticanoII leída por el Catholic News Service y el NationalCatholic Reporter como un rechazo cortés, pero sonoro, de la reincorporación de los lefebvrianos. Si se ha sugerido que para los herederos de Lefebvre la Santa Sede crearía una prelatura personal -como es el Opus Dei- luego, el portavoz italiano de la Obra, Bruno Mastroianni, sin expresar juicios críticos acerca de los lefebvrianos, ha publicado una precisión sobre el significado exacto de las prelaturas personales.
Por último, en una entrevista con Radio Vaticano, el cardenal Mauro Piacenza, cercano al Opus Dei, ha dicho que "debe decirse basta a la traición al Concilio Vaticano II y abrir la puerta a la obediencia a los textos del Concilio Vaticano II", cuyas palabras son "para leerse de rodillas". Quien no quiere arrodillarse - es el mensaje - puede permanecer en la puerta.
Fuente: http://tinyurl.com/7ucscky

Traducción al español de Infocaótica.

30 comentarios:

Anónimo dijo...

Simplemente repulsivo jacobo. Yo tengo mis serias críticas a la fsspx, pero viendo quienes la atacan, he pasado a apreciarla y quererla.

Realmente, tener tales enemigos, habla de que algunas cosas deben estar haciendo MUY BIEN.

Por otro lado, el redactor habló de San José María Escriva. ¿No se preguntó porqué desapareció el "balaguer"? Pregunten al Marqués de Peralta.

Caronte

Católico (uno más) dijo...

Hay unos cuantos lefebvrianos que son harto críticos del Opus Dei.

Más que una devolución de atenciones del Opus, puede ser visto como un apoltronarse de éste en la propia posición. Y si el Opus, efectivamente, se aggiornó, la FSSPX no, y sus seguidores suelen señalar críticamente el aggiornamento.

Además, ese señalamiento de fraternitarios, no es meramente "obsesivo", opino, sino que muestra o a eso apunta, la seriedad de la posición tradicionalista, al contrastar tal posición con la deriva de una entidad católica como el Opus que hasta hace 30 o 40 años se consideraba católica católica, integralmente.
Y en ese sentido, el tira y afloje entre el repiqueteo actual o reciente que hacen ciertos tradicionalistas de las campanadas que Escrivá escribiera hace décadas es respondido notablemente, con una sordina por parte de opusinos, y llamados al silenciamiento.

La verdad es que, con lo que he leído a "lefebvrianos" decir del Opus (y no me parecen observaciones desatinadas) no me parece tan "lo que menos te esperas", que desde las filas del Opus Dei, tanto más si desde su jerarquía u opinantes autorizados, se haga correr una brisa de incomodidad respecto de la regularización canónica de la FSSPX.
Y tal vez se exacerbe la cosa, celos si acaso, quién sabe, si la regularización fuera, nada menos, que mediante una Prelatura Personal.

La FSSPX (o algunos cuantos de sus opinantes seguidores) no se dedicó precisamente a hacer amigos.

No veo que sea tan inesperado que el Opus ponga la bolilla negra.
No reciben tantas críticas como el llamado CNC, pero las reciben, por caso porque no haber continuado con la llamada Misa Tridentina o señalándole cierta "cosmovisión" liberal (en contraposición a integralmente católica, sobre todo respecto de la concepción de sociedad). Sin menoscabo, digo yo, del poco secreto vicio del secretismo.

Hermenegildo dijo...

No es verdad del todo que "la Obra haya recibido con satisfacción la idea del aggiornamento, promovida por Juan XXIII y Pablo VI". Eso será ahora, pero no en los primeros años del postconcilio.
Basta leer las famosas "camapanadas" de Escrivá o saber cómo se celebraba entonces el Novus Ordo en los centros del Opus Dei: conservando todo lo que se pudiera del Usus Antiquior.

Anónimo dijo...

Catolico (uno mas):

Me parece que te quedas corto. Hay adherentes del tradicionalismo que se dedican con ahinco y me atrevo a decir con odio, a denigrar, demoler y descalificar de manera sistematica al Opus Dei.

Esto en todo el mundo. Bajo diferentes motes, siendo el mas leve el de neo-conservador para evidenciar a una especie de idiota o incoherente teologico.

Muy por el contrario, al menos publicamente y como es su estilo, nunca vi demasiado interes en la deriva de la SSPX por parte del Opus Dei, sea institucional o de parte de sus miembros. Salvo casos puntuales.

El articulo de Ocariz es logico, no hace mas que cristalizar de modo organico su pensamiento sobre lo que fue su trabajo, encomendado por la Santa Sede, en la negociaciones de la SSPX. Y el trabajo de Ocariz no hace mas que reproponer en terminos tecnicos lo dicho por Bendicto XVI en su discurso a la Curia Romana el 22 de diciembre de 2006.

Como podria haber escrito algo al respecto alguno de los miembros de la SSPX que participaron en esas negociaciones. Pero no aparecio nada relevante de ese lado, mas que criticas de distinto tono -agunas furibundas y ridiculas- al articulo de Ocariz.

Si ahora la SSPX esta preocupada por la supuesta, y recalco supuesta, oposicion del Opus Dei a su regularizacion, no se de que se sorprenden.

No se puede gastar por años rios de tinta, energia, INSULTOS y CALUMNIAS (muchas veces bordeando y sobrepasando los pensamientos de un demente o un delirante) hacia una institucion y personas concretas (muchos cristianos sacrificados), y despues pretender que estos sigan poniendo la otra mejilla. Afirmo que poner la otra mejilla seria la actitud cristiana ante un golpe (y el Opus Dei la sigue poniendo), pero lo es ante el golpe, no cuando se estan discutiendo cuestiones teologicas donde es licito sentarsen en un punto, y no admitir concesiones.

Los lefebvristas suelen ser unos torpes, maleducados y soberbios. Para prueba de esto basta leer las recientes declaraciones de ese sujeto-obispo minimo, Tissier de Mallerais, respecto a Roma (modernista) y el Santo Padre Benedicto XVI (insinuando claramente que se trataria de un hereje).

Asuman las consecuencias de sus conductas, señores...

Martin Ellingham dijo...

En su momento le escuché a un cura del O.D. comentar como recuerdo de su estancia en Roma que, en 1988, Álvaro Portillo y sus colaboradores más cercanos, hicieron lobby en el Vaticano para que no se le diera una prelatura personal a la Fraternidad San Pedro.

Hoy no sé lo que puede estar pasando. La era juanpablista ha concluido, Bertone ha intentado corregir la praxis de inducir las manifestaciones de conciencia (en Roma lo saben todos y la institución ha perdido buena parte de su imagen de "solidez"), la sangría de miembros, etc. me llevan a suponer que las posibilidades de lograr algún resultado son menores.

Saludos.

Martin Ellingham dijo...

P.S.: a muchos -lefes o no- nos parecen inaceptables planteamientos como los de Mons. Mariano Fazio y otros personajes empeñados en reciclar el peor liberalismo católico.

Anónimo dijo...

No sé por qué hay que dar tanta importancia a un grupete de integristas cismáticos. Vamos, que en España hay 20 mi curas y los cismáticos no han de ser más 500.

El Opus Dei se ha mantenido siempre fiel.

Hermenegildo dijo...

Martin Ellingham: ¿qué son esas manifestaciones de conciencia inducidas?

Anónimo dijo...

Martin:

Todo bien sobre disidencias doctrinarias, pero el odio y ataques permanente del tradicionalismo hacia el Opus Dei va mucho mas alla de eso. No he visto, en general, esas manifestaciones de odio en sentido inverso.

Lo que digo es, tampoco esperen que aquellos a quienes los tradicionalistas escupen en la cara a diestra y siniestra todo el tiempo, se conviertan en sus aliados o los amen.

Saludos,

PS: ¿Que opinas del obispo (idiota) Mallearis sugiriendo que Benedicto XVI es un hereje? Si eso dicen de un Papa y teologo ejemplar, desde una soberbia cuasi-diabolica ¿que cabe esperar del tradicionalismo para otros catolicos?.

Es infinita la caridad del Santo Padre en cuidar de estos sujetos, porque si uno quiere reintegrar a la Iglesia ovejas, esta bien. Pero cuando parece que es una manada de gente -que se comportan como lobos sanguinarios y soberbios lo que se quiere reintegrar-, hasta el Santo Padre debe dudar.

Anónimo dijo...

Que el Papa puede ser hereje, en tanto q teólogo particular, lo dice hasta san Roberto Belarmino.

Supongo q el cardenal (idiota) Belarmino, no??

Y es q Mallerais no se refiere ni siquiera al Papa, sino a Ratzinger profesor. El mismo Ratzinger q iba de traje y corbata...

Y además, miente, es un suponer, Mallerais?? No.

Martin Ellingham dijo...

Anónimo:

1. Aclaro: no soy miembro de la fsspx ni tampoco feligrés de sus capillas. Conozco algo y desde afuera.

2. El periodista habla en términos simplistas de amor/odio. Obviamente no veo las cosas así. Además, en el análisis de la conducta del O.D. es mucho más relevante el papel que juega el interés (es la medida de sus acciones, diría un uruguayo…) y las luchas por el poder eclesiástico, tan viejas como la historia de la Iglesia.

3. Sugiero: trate de no argumentar en tono moralizante, ascético, de disposiciones, o de no hacerlo principal... porque pecadores somos todos y la soberbia es pecado fontal para todos. En mi experiencia, cuando los miembros de la obra no tienen buenos argumentos recurren a la victimización colectiva (no nos entienden porque somos algo nuevo, nos odian, son unos resentidos…) o recurren al ad hominem ascético (eso es soberbia, eso es envidia...).

4. No creo que exista odio y ataque permanente del tradicionalismo hacia el O.D. Al menos no en general.

5. Tampoco la fsspx ha hecho –que yo sepa- declaraciones oficiales sobre el O.D. Es verdad que algunos curas escribieron libros críticos fuertes: recuerdo ahora tres, que están en Internet. Uno de los autores derivó al sedevacantismo y los otros dos fueron expulsados de la fsspx (Méramo y Ceriani) si mal no recuerdo. Se lo ha mencionado, sí, como ejemplos para ilustrar posiciones doctrinales: el liberalismo católico que tiende a institucionalizarse; la canonización de Escrivá como ejemplo de la -cuanto menos muy inoportuna- reforma juanpablista a los procesos de canonización.

6. No creo que los tradicionalistas esperen mucho del O.D. Bastaría con una no intromisión. Y la verdad es que yo tampoco lo esperaría mucho. Es una institución que ha causado daño a mucha gente, no pide perdón, no repara en casos concretos de injusticias clamorosas, ni tiene una clara política de prevención de daños… Tal como está hoy el O.D. es una hipoteca para la Iglesia. Mi deseo es que se reforme en profundidad por convicción interna o por indicación externa (un comisario pontificio no vendría mal). Un amigo piensa que sería mejor un Dominus ac Redemptor… y a otra cosa.

7. Me parece un disparate decir que Benedicto XVI es hereje.

Saludos.

Martin Ellingham dijo...

P.S.: todo hay que decirlo, el O.D. colocó en la guía bibliográfica (=índice de libros prohibidos para uso interno) con mala calificación algunas obras del teólogo Ratzinger. Luego revisaron la medida. Algo semejante pasó con Congar, Von Balthasar y una obra de Maritain que ha pasado del "infierno" al "cielo" por obra y gracia de Juan Manuel Burgos... Eso para no abundar en la frialdad con la que recibieron el Motu Proprio, a pesar de lo que les dijo el fundador respecto de guardar los misales...

Hermenegildo dijo...

Martin, insisto, ¿qué son esas manifestaciones de conciencia inducidas a las que te referías en tu primer comentario?

Anónimo dijo...

¿Qué es el Opus Dei?:
http://www.statveritas.com.ar/Varios/OpusDei-02.htm

Miles Dei dijo...

Concuerdo Martin, los intereses son algo más complejos que amor-odio de hecho al Opus Dei podría interesarle que se constituyera otra Prelatura Personal que demostrara que ya son dos y no sólo ellos los que pueden tener una jurisdicción episcopal sobre los súbditos de los obispos en todo lugar. Es más podrían aprovechar el momento para que se aclarara de una vez por todas que su interpretación canónica de la Prelatura Personal es la que prevalece. En eso podrían favorecer ese punto en lugar de sentirse molestos.

En cuanto a lo que alegremente se dice sobre el obispo Tissier a raiz de su sermón: el no ha dicho ni dejado caer que Ratzinger fuera hereje, sino que al no precisar en la terminología sobre el dogma, se podía confundir lo que dice con la herejía. El contexto es a mi modo de ver el de los textos poco claros y ambíguos que se pueden interpretar en doble sentido y por tanto hay que tener atención a no dejarse embarcar en textos poco claros. De ahí a decir que el obispo llama hereje al Papa hay todo un mundo y los que van difundiendo ese sermón con ese sentido poco favor le hacen a la causa de la Fraternidad.

Martin Ellingham dijo...

Hermenegildo:

La manifestación de conciencia inducida es la práctica en virtud de la cual el superior en el fuero externo induce al gobernado a que le manifieste los contenidos de su conciencia que ordinariamente caen bajo el sigilo del sacramento de la confesión y el secreto de la dirección espiritual.

La inducción de la manifestación de conciencia se transforma en un sistema cuando están confundidas en una misma persona las funciones de gobierno sobre el fuero externo y dirección espiritual. Ejemplo: si yo fuera militar, no tendría como mi director espiritual a mi superior inmediato; si trabajase en relación de dependencia, no haría dirección espiritual con mi empleador.

Saludos.

Martin Ellingham dijo...

P.S.: en los ejemplos se sobrentiende que se impone la dirección espiritual del superior jerárquico sin posibilidad de optar por otro.

Juan dijo...

la Obra ha intentado presentarse como “la cara ortodoxa del Vaticano II”. El Opus no es integrista, pero tampoco es pro-Vaticano II. La Obra está por encima de todo eso, y según el lugar, el tiempo o la circunstancia los utiliza a su antojo. ¿Con qué finalidad? Sobrevivir y utilizar las claves que sean necesarias para hacer proselitismo.

Anónimo dijo...

Los tradicionalistas odian a la Obra y la acusan de no usar el rito tradicional.

Tienen razon. Y es un error de la Obra. Si mañana deciera el Opus Dei hacer su rito comun el rito extraordinario de la Santa Misa en sus centros, en poco tiempo la SSPX desapareceria, o seria considerado no mas que un grupo de delirantes.

Es un error de la Obra.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO a ANONIMO CATÓLICO UNO MÁS: Una cosa es que se esté o no de acuerdo y el Opus no tiene obligación de estar de acuerdo con la FSSPX pero las intervenciones públicas de miembros del Opus sobre la FSSPX que yo he visto en España, ya hace años, iban marcadas por el desdén más absoluto y la más completa incomprensión y desconocimiento de sus razones. Ese desconocimiento e ignorancia de las razones del otro, de su contexto histórico, etc.. hace que dichas intervenciones públicas de los discípulos del Excmo. Sr. Marqués de Peralta sobre la FSSPX carecieran objetivamente del más mínimo interés. Lo que ha hecho el Opus con el Motu proprio -salvo una excepción, creo, por tierras levantinas- es auténtica oposición. Basta con ver lo que pasa en Pamplona donde para que algún domingo pueda celebrarse la Misa tradicional tiene que desplazarse desde Madrid un sacerdote del Instituto de Cristo Rey.
Y una última observación: Aquí el único que ha empleado insultos y manifestado odio es Vd.

Anónimo dijo...

La manifestación de conciencia inducida es a la persona, lo que la unión de los órdenes espiritual y temporal en lo político. Algo que, cuidadosamente, se debe evitar.
La Iglesia lo ha hecho (tratar de evitarlo) por 20 siglos y un cachito; pero ahora parece ser el método de dominio por excelencia.
Otra de las "rajaduras" que decía Paulo VI servían de cómodo ingreso al humo del demonio.

Anónimo dijo...

He aquí una bitácora de resentidos. Una panda de frikis que ya quisiera contar con los frutos del opus dei y no puede.

Además, que sois poco originales pues habéis plagiado a INFOCATOLICA. Ni siquiera podéis ser creativos.

Anónimo dijo...

EXISTE UNA REPLICA A ÉSTE ARTÍCULO: Una cuestión crucial:el valor magisterial del Concilio Vaticano II
Por el P. Jean-Michel GLEIZE(SSPX)
http://es.scribd.com/doc/78519131/Gleize-Una-cuestion-crucial-el-valor-magisterial-del-vaticanoII

Anónimo dijo...

DE XAVIER DE BOUILLON A MARTIN ELLINGHAM

Es cierto que en el Opus Dei existen los problemas de los que se hace eco el amigo Martín E. Yo matizaría algunas cosas, pero en lo substancial, concuerdo. Pero también es verdad que existen en la Prelatura personas que simpatizan con la FSSPX, que aman la liturgia tradicional, que no defienden el liberalismo católico, que tienen una adhesión a Vaticano II a la luz de la Tradición, etc. Y no son perseguidos ni sancionados por tales posturas. Eso será poco para algunos y mucho para otros. Pero es el Opus Dei que yo conozco desde hace más de 30 años en la Argentina, casi 17 de los cuales como numerario, y ahora como cooperador. Creo que es una injusticia para muchos laicos o sacerdotes del Opus Dei, el que pongan a todos en la misma bolsa, como si fueran responsables de posturas o decisiones que no pueden modificar, pero de las que se apartan de hecho con sana prudencia. Y en cuanto a San Josemaría, nadie que conozca bien su vida, puede afirmar que le cayó bien sin reservas el Concilio. Hubo enseñanzas y decisiones que le parecieron positivas y otras, en cambio, no tanto. Aceptó Vaticano II con obediencia en lo que cuadraba, pero tomando infinidad de medidas para que el espíritu progresista no se colara dentro de la Obra. Cualquiera sabe eso hoy, consultando las biografías de Escrivá publicadas. En cuanto a lo escrito por San Josemaría sobre el tema, recomiendo leer, aunque no sea lo más duro que salió de su pluma (eso se mantiene inédito), lo siguiente: http://www.escrivaobras.org/book/amar_a_la_iglesia.htm

Xavier de Bouillon

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO A XAVIER DE BOUILLON:En lo que se refiere a la presencia en el OD de excelentes católicos concuerdo con Vd. porque he tenido ocasión de conocer a bastantes de ellos. Cabe dudar de si son buenos porque son del Opus o son del Opus porque son buenos y "no han encontrado otro árbol donde ahorcarse" Esto lo digo porque la hecatombre conciliar ha destruido las asociaciones que antes existían o la simple pertenencia a la parroquia, que en circunstancias normales debería bastar para conservar la Fe.
Con respecto a "la infinidad de medidas para que el espíritu progresista no se colara dentro de la Obra" que tomara el fundador temo no hayan sido demasiado eficaces -y lo digo con pena- porque no hace mucho aquí se nos ofrecían unas declaraciones del superior de OD en Argentina muy ilustrativas al respecto.
Y en España le diré que si después del Motu proprio se celebra la Misa tradicional en Pamplona -la ciudad que cuenta con un mayor nº de sacerdotes del OD- es gracias a que se desplaza allí desde Madrid un sacerdote del Instituto de Cristo Rey.
Y más se podría decir pero lo dejo aquí.

Anónimo dijo...

anónimo del 20 de junio de 2012 17:41, vuélvase a infocatólica, muchos estamos bien aquí...no confunda resentimiento con cansancio, yo estoy ¡HARTA! de la retórica post conciliar, demasiados años soportándola y me alegro que haya sitios como infocaótica.

Anónimo dijo...

Estimado Pedro Hispano

Le agradezco su amable respuesta. En mi caso fui del Opus Dei porque era la institución con la que tenía más afinidad, a pesar de que conocía otras instituciones de perfiles tradicionalistas y/o conservadoras. El tiempo no ha hecho sino confirmar mi decisión de entonces, aunque haya dejado de ser numerario, para seguir vinculado al Opus Dei de un modo menos comprometido. Eso sí: gracias a Dios, conocía esas insitutiones y era amigo de muchos de sus miembros, lo que me permitió tener una visión "eclesial" profunda y evitar el peligro del sectarismo y aún del fanatismo, contra el que se pronunciaba el propio Escriva, precisamente en relación a la Obra. Creo que la inclinación a cierto progresisimo en algunas personas de la Obra comienza a darse recién en los años 90, por una mala asimilación de autores como Congar, Maritain y en general de lo que llaman filosofía "personalista" (aunque "per accidens" eso haya contribuido a mejorar otras cuestiones, como la educación de la afectividad). Algo parecido sucedió en liturgia, donde - seguro que con la mejor de las intenciones - se creyó que "lo peor ya había pasado"...Eso, sumado a los problemas que denuncia Martín E. supone, para los que tenemos el recuerdo de lo que era el Opus Dei hasta fines de los 80 - al menos en la Argentina- una situación muy dolorosa, no exenta de perplejidad. Naturalmente no puedo pretender que quienes no tienen esa afinidad - donde lo subjetivo, sin subjetivismo, pesa mucho - se preocupen del mismo modo que yo u otras personas acerca del presente y del futuro del Opus Dei. Pero sí me parece que es bueno que las críticas (no me refiero a su caso) se hagan con el rigor necesario, pero con caridad y sin juzgar intenciones. De otras instituciones no abro juicio, pero creo que es importante ayudar a que el Opus Dei logre una inserción "vital" en la Iglesia, aunque sin ceder a las modas progresistas, y que le permita rectificar doctrinas y praxis que - al menos en el pasado - han llevado a un institucionalismo exagerado, al voluntarimo espiritual, al proselitismo agresivo, a una casuística que ahoga la legítima libertad de las conciencias y a una tolerancia con ideologías políticas reñidas con el Magisterio Social de la Iglesia. Creo que el carisma fundacional de la Obra- lo esencial, no los añadidos surgidos con el tiempo -, dentro de la fidelidad a la Fe de siempre y al Santo Padre, son el camino para esa purifiación. De ese modo, quienes por vocación divina son laicos y sacerdotes seculares, pueden encontrar un camino de vida cristiana fundados en la filiación divina, con una espiritualidad sanamente secular, santificando la vida familar, profesional y social, con alma sacerdotal y mentalidad laical, en unidad de vida, amando el mundo (en el sentido de "Creación", no de ambiente hostil a la Gracia) apasionadamente, y siendo contemplativos porque van logrando convertir todo- el trabajo y el descanso, la familia y la amistad, el amor a la patria y la acción por los más necesitados - en oración, fruto de una vida interior centrada en la Santa Misa, en la primacía de la Gracia y en un plan de vida adecuado a la realidad de cada uno, sin rigorismos que ahogan sino con esa "piedad de niños y doctrina de teólogos" que San Josemaría quería para sus hijos. Y todo con una obediencia verdaderamente libre e inteligente, como cuadra a personas que viven en medio de la calle y aprenden a tener criterio propio. Entiendo que todo esto - y mucho más - es posible, aunque no se vaya a lograr de un día para el otro...Algunas cuestiones, de hecho, ya han ido mejorando...En ese contexto, espero también que - dejando de lado el miedo a que se confunda al Opus Dei con la FSSPX- haya un retorno a una liturgia bien vivida y, para quienes libremente lo quieran, el apoyo a la Liturgia Tradicional

XAVIER DE BOUILLON

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO a XAVIER DE BOUILLON: Lamento mi tardanza y espero que a pesar de todo llegue esta a su conocimiento.
Coincido con su deseos que ojalá se hagan realidad. Sin "mística hojalatera". Aunque le confieso que lo veo muy difícil. Nombramientos como el último para la Doctrina de la Fe apuntan a que el oficialismo a ultranza -maquillado de obediencia, sentido jerárquico, etc...- lleva a la larga a la apostasía. O sea que habría que recordarse de San Pablo ante San Pedro en el incidente de Antioquía. Que no sólo se le enfrentó sino que lo dejó escrito. Y creo que lo de San Pedro era menos grave que Asís 1,2 y 3. ¿Llegarán algún dia a este equilibrio los miembros del OD y católicos conservadores en gral.? Sería lo mejor para todos.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO a XAVIER DE BOUILLON 2: Ahora sólo quiero ofrecerle un comentario que en otro blog. hace MIGUEL25. Creo que es interesante respecto a lo que hemos tratado Vd. y yo.
"LOS MODERNISTAS, siembran la cizaña, la herejía y la apostasía.
LOS CONSERVADORES, obligan a los fieles católicos a la OBEDICENCIA CIEGA, SECTARIA de quien haya sido elegido.
Errores de los conservadores (neocones)
UNA FE GNOSTICA: equiparan al Magisterio vivo, al mismo nivel doctrinal que las fuentes de la Revelación: Tradición y Escritura.
Fallan en el hecho de que la Revelación está ya cerrada y el Magisterio, no puede superar ni disminuir ni corregir a lo ya públicamente revelado y a lo que por Tradición (con mayúscula) nos ha sido transmitido.
El Magisterio vivo, es una herramienta un MEDIO GRACIOSO, dado por Cristo a su Iglesia, PARA CUSTODIAR Y ADMINISTRAR EL DEPOSITO DE LA FE.
Ahora bien, sólo el MAGISTERIO INFALIBLE, es garantía que actua bajo el carisma de INFALIBILIDAD, y sólo bajo éste Magisterio la Iglesia, interpreta, define y produce los Dogmas, que nacen de la Tradición y Escritura.
Del Magisterio no infalible, no tenemos ni la certeza ni la garantía del carisma de la INFALIBILIDAD, el error de los conservadores es proclamar que a pesar de todo sí hay certeza y garantia de verdad, pues la Iglesia produce este magisterio bajo el carisma (según ellos) de la verdad.
Así pues para estos GNOSTICOS, es imposible que el Concilio Vaticano II, contenga algún error y por tanto, para la FSSPX, para su admisión en la Iglesia sería TRAGAR EL CVII, ENTERITO SÍ O SÍ.
Esta nueva Fe y Religión GNOSTICA, basada en el SOLO EJERCICIO MAGISTERIAL, no tiene en cuenta el carácter CONSTANTE O DE SIEMPRE del MAGISTERIO Y TRADICIÓN,
Es decir, LA VERDAD NACE DEL SUJETO Y NO DEL OBJETO.
Con ello queda pervertido el concepto de la OBEDIENCIA, (en el magisterio NO INFALIBLE), con lo que un católico, se limitaría sólo a obedecer, como en una secta, ya no sería una OBEDIENCIA racional iluminada por la FE Y LA GRACIA, por LA TRADICIÓN Y MAGISTERIO CONSTANTES O DE SIEMPRE, sino una obediencia irracional, propia de una secta y de este mundo.
Y para el caso que nos ocupa, pongan a quien pongan, nombren a quien nombren, según estos GNOSTICOS, lo que tendríamos que hacer es OBEDECER A QUIEN SEA, diga lo que diga, y silenciar toda crítica o disidencia".

jueves, 05 julio, 2012

Xavier de Bouillon dijo...

Estimado Pedro Hispano:

Coincido casi en un 100% con lo que Ud. dice, tanto respecto de la obediencia como del Magisterio. Esa sobrevaloración ya fue vista entre nosotros por el P. Castellani. Seguro que leyó algunas de sus obras. Temo que a ciertos tradicionalistas de "tradición corta" (contrarreformistas de Trento y nada más) les pase algo parecido. De todos modos o esto lo arregla Nuestro Señor con una recristianización milagrosa o con su Segunda Venida. No hay otras alternativas: O Cristiandad o Parusía...Perdón por la demora en contestar, pero yo recién acabo de ver su comentario...Un gran saludo desde el otro lado del Océano...

Xavier de Bouillon