martes, 1 de octubre de 2013

Rotary Club


Se viene discutiendo en algunas bitácoras sobre el Rotary Club, su naturaleza y fines, y la licitud de la vinculación de un católico con esta institución. Parece conveniente clarificar un poco el estado de la cuestión antes del Vaticano II, como punto de partida para reflexionar objetivamente. Durante la vigencia del Código de Derecho Canónico de 1917, se distinguía el delito de pertenencia a la masonería (c. 2355), penado con excomunión, de la afiliación al Rotary Club, prohibida para los clérigos, pero no para los laicos, salvo lo establecido por cada obispo para su diócesis (c. 684*). Las razones del legislador parecen claras: mientras resulta manifiesta la incompatibilidad de la masonería con la fe católica, no puede decirse lo mismo del Rotary Club en toda circunstancia. 
No obstante el criterio de la doctrina canónica, parece prudente mantener prevenciones respecto de un grupo que puede funcionar como organización pantalla o campo de reclutamiento masónico.
Reproducimos un fragmento que puede contribuir a un mayor esclarecimiento del tema.
El Rotary Club.- Un Decreto recientemente publicado (100) establece no ser lícito a los clérigos pertenecer a los “Rotary Club” o asistir a sus reuniones. Al mismo tiempo, ordena a los seglares que se regulen en cuanto a los clubs rotarios por el canon 684.
En esta materia es fácil excederse en el comentario, tanto por pecar de excesivo rigor como de laxitud. Para ello, remitimos al lector a la interpretación dada oficiosamente en un artículo publicado en "L´Osservatore Romano" (101).
Limitémonos a subrayar que la prohibición se limita a los clérigos, y para éstos vale en todo el mundo, ya que al menos se trata de asociaciones que por sus fines no encuadran con la actividad clerical, que ha de ser ajena a los negocios puramente humanos. En cuanto a los seglares, hay que atenerse al canon 684, y allá los Ordinarios en cada diócesis determinarán la actitud que hayan de tomar sus diocesanos, según sea la naturaleza de los Rotary Club.
_______________________________
* N. de R.: Can. 684. Fideles laude digni sunt, si sua dent nomina associationibus ab Ecclesia erectis vel saltem commendatis; caveant autem ab associationibus secretis, damnatis, seditiosis, suspectis aut quae studeant sese a legitima Ecclesiae vigilantia subducere.
(100) AAS, 43, 1951, 91.
(101) "L'Osservatore Romano", 27 enero 1951.

Tomado de:

Revista Española de Derecho Canónico. 1951, volumen 6, n.º 17. Página 673.

P.S.: Más información sobre el Rotary, aquí.

22 comentarios:

Pere dijo...

Pues también la ´revista española de derecho canónico´ ha colaborado con la conspiración judeo-masónica.

Beatriz dijo...

Los Rotarios no son una secta ni son masones.

(1) El Club Rotario ("Rotary Club") no es una secta.

(2) Si bien la Masonería no es una secta sino una sociedad secreta, tampoco "Rotary Club" es definido por nosotros como sociedad secreta.

(3) El "Rotary Club" no es la Masonería ni una de sus ramas, ni una presunta sociedad dependiente de ella al modo de una tapadera.

(4) Es una asociación de empresarios y profesionales de compromiso, amistad, honradez profesional, asistencial y no ligada a ningún partido político, filosofía o religión.

(5) Fue fundado por Paul P. Harris en Chicago en al año 1.905 junto con tres compañeros, al parecer, todos pertenecientes a la Masonería.

(6) "Rotary Club" tiene un credo teísta, sin mayores inclinaciones hacia ninguna religión en especial.

(7) Dentro de dicho Club hay miembros pertenecientes a la Masonería y también miembros católicos, así como de otras religiones.

(8) Los rotarios son alrededor de 1,2 millones en todo el mundo, acercándose a 5.000 los miembros en España.

(9) Parece ser que desde muy temprano "Rotary Club" intentó desligarse de la Masonería y aunque en algunos países y regiones y también según los momentos históricos, se dé una gran conexión entre ambos grupos a nivel de membresía, "Rotary Club" pretende desenvolverse y desarrollarse de manera autónoma y ajena a los masones y no seguir las directrices de pensamiento o religión de cualquiera de sus miembros, siendo así fieles a su naturaleza y fines propios.

(10) "Rotary Club" no tiene ni un pasado ni un presente de ataques a la Iglesia Católica, lo que no se puede decir de la Masonería.

(11) Los miembros del clero católico, si bien hasta hace unas décadas no podían pertenecer a "Rotary Club" ni asistir a sus reuniones, en la actualidad dicha pertenencia y participación queda supeditada al permiso que confiera la Conferencia Episcopal respectiva.

(12) Si bien la Iglesia Católica pide a sus miembros laicos que desconfíen de las asociaciones secretas, no siendo este el caso a aplicar para "Rotary Club", queda en manos de cada obispo diocesano el cuidado y vigilancia de sus fieles, siendo él la autoridad que discierna y dicte si el Club Rotario presente en su diócesis es o no asociación sospechosa, y pudiera suponer un peligro para la fe, instrucción y costumbres de sus fieles, y ello por la misma naturaleza del "Rotary Club", su ideología teísta (no cristiana explícitamente), el origen masónico en su fundación y la pertenencia de masones en sus clubes.

Para mayor profundización les remitimos a la obra de D. Manuel Guerra Gómez, Diccionario Enciclopédico de las Sectas.

Vicente Jara, Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas, 25 de julio de 2010.
01/10/13 10:43 AM

SP5 dijo...

Para entrar en estas ridiculeces, o te sobra tiempo, o te faltan amigos, o ya no sabés con qué excusa escapar de tu señora.

Maite C dijo...

Este comentario de Beatriz lo ha escrito Luís Fernando en el blog de Milenko en Infocatólica.

Maite C dijo...

Y este es mi comentario personal que he dejado en el blog de Milenko Bernadic en Infocatólica.


Luís Fernando, lo siento pero vas errado.

Sobre el Club Rotary hay que leer en Catholic.net el artículo firmado por Armando Tonelli titulado "El Club Rotario. El hemano menor de la masoneria".

Por su origen masónico, por sus probadas hostilidades hacia la Iglesia Católica y por su código moral, tan parecido, en casi su totalidad al de la masonería.

Dejaría el enlace completo pero Infocatólica no lo permite.

Adjunto tres párrafos concretos del artículo, concretamente en el párrafo final, Pio XII habla claro sobre el tema en cuéstión en tan sólo cuatro palabras.

Pero queda claro que los católicos no pueden pertenecer ni al Rotary Club ni al Club de los Leones. Otra cosa es que muchos no tienen ni idea de lo que realmente son, por una total y supina ignorancia, y se apuntan con buena fe. Hay que denunciar lo que es en realidad y explicarles que hay detrás de todo.

"
El Boletín Eclesiástico de la arquidiócesis de Santa Fe del 15 de marzo de 1933 se hace eco de estos conceptos al transcribir un artículo de L´Osservatore Romano, órgano oficioso de la Santa Sede, subrayando el “carácter antirreligioso y anticatólico del rotarismo”. [9]

A las condenas de los obispos españoles y franceses siguieron las del episcopado holandés en su Conferencia de Utrecht de 1930, del episcopado peruano en 1938 y de monseñor Reyes, de Nicaragua, en 1941, los cuales en general dicen: “El Rótary sostiene una doctrina radicalmente naturalista y atea, totalmente indiferente en cuanto a la religión y al culto. Tales clubes son satánicos, de igual espíritu y procedencia que el masonismo (…) Y predican una moral sin religión (…) Por lo que declaramos categóricamente que a ningún católico le está permitido afiliarse al Rótary, y que al pertenecer a él ponen en peligro su salvación eterna”.

La Santa Sede -respondiendo a la consulta de los obispos- lo prohibió terminantemente para todos los clérigos en su “non éxpedit” (no conviene) del 4 de febrero de 1929, y luego Pío XII repitió tal prohibición el 11 de enero de 1951, añadiendo para los fieles en general una exhortación, en la cual les aconseja que se cuiden de pertenecer a sociedades condenadas por la Iglesia o simplemente sospechosas, a tenor del canon 684 del Código de derecho canónico.

"

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: En este tema de con quien te asocias hay que andar con muchísimo cuidado. Cuando la degradación social y eclesial es un hecho progresivo todas las precauciones son pocas.
Yo conocí a alguno de estos en una ciudad andaluza y creo que pueden ser prefectamente un medio de aproximación gradual a la masonería.

Cruz y Espada dijo...

Ya la Revista Verbo, nº 311-312, 1993 pp. 215-217 volvió a publicar una pastoral de los metropolitanos españoles de 1929 contra el rotarismo. Es fácil de encontrar en internet. Y que se sepa, se plenamente vigente.

Anónimo dijo...

En los últimos años hay campaña muy fuerte en los portales neocatólicos con la intención de blanquear a los rotarios, aunque parece ser que la cosa arranca de Pablo VI y tiene su continuación en Juan Pablo II.

Sin embargo, los propios rotarios se carcajean de estos neocatólicos que, como Luis Fernando, intentan lavar la imagen de este club filantrópico a ojos de los católicos:

"Y si el Rotary bebe de las Luces, los intentos por compatibilizarlo con el catolicismo anterior al Vaticano II resultarán necesariamente estériles y hasta patéticos y contradictorios."

http://jfpont.files.wordpress.com/2007/12/la-politica-anti-rotaria-del-franquismo-rotary-club-21-4-2010.pdf

YORCH dijo...

Hace tiempo me invitaban a dar algunas conferencias en reuniones de los Rotarios y de hecho, fui miembro honorario durante un año, no me dio la impresión de que fuese una organización masónica, había gente --todos de mucho dinero-- dedicada a empresas, a la medicina, de todo, y la realidad, es que se dedicaban a puras actividades filantrópicas y culturales, en las que desembolsaban cantidades enormes, pero nada de conspiraciones.

Miles Dei dijo...

Como el Papa y el Arzobispo de Madrid son rotarios honorarios pues se puede serlo. ¿No?

Me encanta Laodicea y su corte de apolojetas.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: Un aspecto anecdótico de este tema es el de los "monumentos" que colocan en lugares públicos. Yo he visto alguno de estos y no me explico cómo los ayuntamientos les permiten poner semejantes adefesios. ¿Es que su presencia y actividad supuestamente benéfica justifica semejante exhibición?

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO a YORCH: Sin poner en duda la sinceridad de Vd puedo decirle que comentarios como el suyo se han hecho desde siempre acerca de la masonería misma. ¿En qué emplean esas "cantidades enormes"? Porque los "monumentos" de que hablo en mi comentario anterior son de un cutre pasmoso.

Supermercado chino dijo...

Sobre el entonces Card. Bergoglio:

"No es “miembro honorario”, sino “ex-socio honorario”. Los socios honorarios son personalidades de la sociedad que el Club nombra según su criterio, lo más que puede hacer el agraciado es agradecer o no, en caso extremo, salir a protestar. Se eligen además por un año o algo así, y luego el Club determina si renueva el nombramiento. Parece claro que es nombramiento tiende a lograr que la persona pida el ser socio activo, como dice abajo. Si no lo hace, es claro que en determinado momento dejan de nombrarlo y pasa a ser “ex – socio honorario”, que es el caso del Papa. Es claro que le enviaron el nombramiento y él agradeció por cortesía."

Copio de un sitio rotario:

"Rotary Internacional le permite a los clubes rotarios designar a ciudadanos distinguidos de la comunidad como socios honorarios por un período determinado a discreción de la Junta Directiva. Los clubes tienen la discreción de renovar dicha designación, si antes el socio honorario no es inicado como socio activo. Aunque el socio honorario no esta obligado a iniciarse como socio activo, se espera que su impresión de Rotary sea tan favorable que lo motive a aceptar una invitación al efecto."

Por otra parte, ha sido siempre una vieja táctica masónica decir "Fulano es de los nuestros".

Y termino agregando una queja rotaria:

"En la práctica son muy pocos los socios honorarios que se inician como socios activos. Esto puede deberse a varios factores que están bajo el control del socio honorario tales como su actitud, disponibilidad de tiempo, prioridades, etc. Sin embargo, hay otros factores que están bajo el control de los clubes. Uno de estos factores es la comunicación efectiva."

Anónimo dijo...

1. La coronación y ascensión al solio pontificio de San Pío X en 1903 supuso la intensificación de la disciplina canónica. Los católicos empezaron a abandonar las asociaciones masónicas y para-masónicas. Probablemente por eso, en 1905, cuatro "hermanos" masones crearon en Chicago el primer Rotary Club (5). Aunque los clubs rotarios no dependan directamente de la masonería, sin embargo están muy estrechamente ligados a ella a causa de la pertenencia masónica de gran cantidad de miembros y cuadros dirigentes (9). De hecho, dudo mucho que existan clubes rotarios sin masones.

2. Por eso, cuando los católicos se hacen rotarios, es inevitable que entren en contacto con masones. Y, cuando ascienden dentro de la escala rotaria, lógicamente, resulta inevitable que inviten a otros católicos. Y, dado el suficiente número de católicos rotarios, resulta no menos inevitable que inviten y premien con premios rotarios a sus pastores. Y, dado el suficiente número de invitaciones y premios, es inevitable que algunos de esos pastores acepten unas y otros. En el caso de los premios, tenemos al entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio, S.I., arzobispo de Buenos Aires y dos veces presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, y al cardenal Luis Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona, miembro de la Comisión Permanente y presidente de la Comisión de Liturgia de la Conferencia Episcopal Española. La aceptación del premio conlleva la pertenencia honoraria por un año. La del cardenal Bergoglio ya expiró. La del cardenal Sistach acaba de empezar. En esas condiciones, si les preguntara algún fiel ¿qué responderían las diócesis de Buenos Aires, Barcelona y Roma respecto a los rotarios?

3. Por otra parte, sin más datos, afirmación de Vicente Jara de que "Parece ser que desde muy temprano 'Rotary Club' intentó desligarse de la Masonería y... pretende desenvolverse y desarrollarse de manera autónoma y ajena a los masones" resulta un simple juicio de valor. Tal cúmulo de vaguedades genéricas suscita, irremediablemente, gran cantidad de preguntas. ¿"Parece ser"? ¿A quién se lo parece y por qué? ¿"Intentó"? ¿Quién, cómo, dónde y cuándo lo intentó? Sin más datos para responder a esas preguntas, todo queda circunscrito dentro ámbito de la conjetura buenista.

Cougar.

Ermindo Pericón Argentino dijo...

En nuestra bitácora "Hacia la Verdadera Cristiandad" hemos hecho referencia a Rotary y Leones. No hemos dicho que sean masonería, sino antesala.

En primer lugar, para quienes nunca han estado en sus reuniones, digo -con pleno conocimiento- que tienen un ritual algo parecido al de las tenidas masónicas.

En segundo lugar, pero mayor en importancia, la memoria que hacen de sus actividades y los temas que se abordan -en que quedan excluidos estrictamente los religiosos y los políticos- luce el culto al hombre vestido de servicio humanitario.

En tercer lugar, las personas invitadas a pertenecer no provienen, generalmente, de sectores humildes de la población, sino que se trata de quienes tienen prestigio profesional y/o patrimonio importante.

Por último, ciertas presencias -aunque no podría asegurar que en todas partes- son por demás sugestivas. Se trata de personas más "adelantadas" en su conciencia de servicio al hombre, con un discurso que revela un compromiso "mayor" al del común de los erotarios o los leones.

Nos sentimos autorizados a sospechar que en esos clubes hay reclutamiento. Primero se pone en "ablande", y luego se "convoca". No a todos, desde luego, sino a los más "aptos". Después de todo, a nadie le dicen alegremente, de un día para otro, "Hola, Juan. ¿Te gustaría entrar en la logia Tres Puntos? Está buenísima, hacemos obras de bien y todo".

Saludos. Ermindo.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: Hay un aspecto del tema que me parece no se ha abordado aquí. Y es que al católico más o menos ingenuo que se sienta atraido por organizaciones como esta hay que recordarle que que los beneficios, del tipo que sea, que pueda recibir de la adscripción a organizaciones como estas no van a ser gratis.Que de una forma u otra van a tener que corresponder. Y ahí pueden venir los problemas de conciencia.

Anónimo dijo...

Tradis reconvertidos en macielistas, admiradores del Tea Party y de la Escuela de Viena, y ahora también tradis rotarios. En la última semana no gano para disgustos.

Anónimo dijo...

Disculpen mi ignorancia, pero ¿qué dice el nuevo derecho canónico al respecto?
Porque leí lo que dice el derecho canónico de 1917, pero nada de lo que dice el de 1983

Miles Dei dijo...

El problema de conciencia antecede en cuanto un católico con conciencia social no puede prestarse al juego de los optimates. La enseñanza sobre el camello y el ojo de la aguja pesa sobre el ropaje externo de estas asociaciones. Sobre lo interno pesa todo lo demás.

YORCH dijo...

Pues nomás hay 2 monumentos en Guadalajara aquí de los rotarios, ambos al fundador, uno es un busto muy sencillo en una esquina y otro en una como glorieta en otra avenida, es una estatua del fundador con un muro en el que está el lema rotario: "Dar de sí antes de pensar en sí", y en lo que gastan es que en financiar operaciones de niños con labio leporino, llevar despensas a los damnificados de tal tormenta y así. Yo no sé realmente que tan metida esté la masonería, nomás iba a hablarles de política o Derecho, sí había ahí un tipo que tenía una asociación llamada "Planetafilia" y que impulsaba la idea del "Gobierno Mundial", pero la verdad, ni le hacían caso y los demás del club lo veían mal, como un timador, y de hecho esa impresión me daba, era un abogado antes de prestigio, pero muy venido a menos y su asociación esa era insignificante, nomás conformada por él y unos cuantos estudiantes universitarios a los que lograba encandilar y parecía ser más una forma de sacarles dinero que otra cosa más seria o peligrosa.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO a YORCH: Me congratulo con Vd de las operaciones a niños con labio leporino. No sé cuántos serán los niños en cuestión pero aquí en España -corríjanme si me equivoco- no tengo conocimiento de obra benéfica alguna que se les pueda atribuir y sí una propensión a publicitarse por medio de "monumentos" sin valor estético alguno y de los que está excluido cualquier símbolo que guarde relación con el cristianismo. (Creo recordar uno de estos ejemplares en una de las entradas a la ciudad de Logroño, entre otros) También creo recordar haber visto su nombre asociado a obras de utilidad pública, de muy bajo presupuesto, como son casetas refugio para albergar los dias de lluvia a personas que esperan la llegada del autobús.
Por lo demás, ¿ha cambiado la ideología de fondo de esta asociación?. Porque si la respuesta es negativa no se ve por qué un católico deba estar menos prevenido hacia ella de lo que estaba antes del Código del Vaticano II. Y es que aquí puede haber un error básico -de los católicos, no de los rotarios- y es pensar que porque la Iglesia haya cambiado van a cambiar automáticamente los demás, rotarios incluidos.

Benjamín Gálvez dijo...

Dice Anónimo el 3 de octubre que no tiene conocimiento de obra benéfica en España. Le digo una real, en que diariamente se dispensan más de 40 comidas gratis a personas necesitadas 'sin techo' en un centro de acogida de las Hijas de la Caridad, en el cengtro de Madrid. Y esas comidas las sirve gratuitamente cada día el Club Rotario. La elaboración de essa comidas y su entrega en el centro de acogida, se realiza cada día de la semena desde alguno de los hoteles lujosos de Madrid.