miércoles, 16 de marzo de 2011

Glosas al último (Deo volente) artículo del P. Iraburu (III)

Santo Tomás de Aquino, otro peligroso filo-nosequé

Seguimos con la glosa:
7. Mons. Lefebvre se equivocó en la ordenación de los Obispos, pero lo hizo por amor a la Iglesia. Su intención era buena, y su conciencia buena y recta. Así argumentan los filo-lefebvrianos «más abiertos», aquellos que llegan a reconocer la «equivocación» de Mons. Lefebvre. En un acto de suprema magnanimidad, él vino a hacer suya la actitud de San Pablo: «siento una gran tristeza y un dolor continuo en mi corazón, porque desearía ser yo mismo maldito (anatema), separado de Cristo, en favor de mis hermanos», los judíos (Rm 9,1-5). «Conviene que un hombre muera por todo el pueblo, y no que muera todo el pueblo» (Jn 11,50). 
–Nunca es lícito procurar el bien espiritual de los otros con perjuicio del bien espiritual propio. Recordemos la doctrina de Santo Tomás sobre el orden de la caridad. La caridad es universal, se dirige a todos los seres, pero dada la limitación del hombre, en el ejercicio concreto de la caridad hay un orden objetivo de prioridades, que debe ser respetado (STh II-II,26,1). Entre Dios y nosotros, es claro que debemos amar a Dios más que a nuestra propia vida, nuestros familiares, amigos o bienes propios (Lc 14,26. 33). Entre nosotros y el prójimo, es indudable que debemos amarnos más a nosotros mismos, pues es Dios quien propone al hombre el amor a sí mismo como modelo del amor al prójimo; y el ejemplo es mayor que su imitación (II-II,26,4 sed contra). Y aunque en ocasiones el bien material del prójimo puede ser preferido al propio, por el contrario, el bien sobrenatural propio debe preferirse siempre al bien sobrenatural del prójimo. No es, pues lícito cometer el más leve pecado, aunque ello, presuntamente, trajera consigo un gran bien espiritual para nuestro hermano (26,4). Así han obrado y obran siempre los santos.

Este argumento de don Iraburu ya lo hemos rebatido antes por lo que no nos repetiremos para no abusar de la paciencia de nuestros amables lectores. Sin embargo, nos detendremos en un par de suposiciones temerarias que hace. En primer lugar, se parte del supuesto (no demostrado previamente) de que lo que hizo Monseñor Lefebvre, en ese tiempo y lugar concreto el 30 de junio de 1988 fue un “pecado”. Es decir, que, gratuitamente, hemos pasado del ámbito de la moral al de la casuística de confesionario. No es éste sino otro más de los “pases mágicos” a que nos tiene acostumbrado junto a sus corifeos infocatólicos: de la ética general al derecho canónico, de éste a la teología sacramental, de allí a la casuística para confesores, y de vuelta a la ética, sin atender a los diferentes métodos que cada uno de estos saberes tiene. Pero no sólo eso, el Páter nos regala un juicio temerario.

Don Iraburu, que se dice tomista, debe conocer el caso de la II-II q.66 a.7 de la Suma, “¿Es lícito el hombre robar en estado de necesidad?”, donde el Aquinate concluye que “esto no tiene propiamente razón de hurto ni de rapiña.” O el caso de I-II q. 96 a. 6, donde dice: “la necesidad misma lleva aneja la dispensa, pues la necesidad no se sujeta a la ley.” A diferencia de la ética kantiana, la católica no se maneja entre absolutos abstractos como pretenden algunos comentadores InfoCatólicos, suponemos que con la aprobación de su “Capellán Mayor”, puesto que no los corrige. Del mismo modo que la ley injusta no es ley —como dice el Doctor Humanitatis (título que le dio s.s. Juan Pablo II, aunque le duela a Arráiz y a los demás infocatólicos con su silencio cómplice)—, del mismo modo que el robo en caso de necesidad no es robo, uno no está obligado a obedecer una orden injusta o de cumplimiento imposible. Y esa desobediencia no es propiamente desobediencia.

Repetirá tal vez don Iraburu, en un nuevo acto de temeridad, que del mismo modo piensan los luteranos. Otro dirá ingenuamente, ¿y quién decide que orden es justa o injusta? Y, los infocatólicos, repetirán al unísono: el Papa. ¿Y, preguntamos, si el que da la orden injusta es el Papa? ¿No existen acaso referencias para determinar la justicia o injusticia de un mandato papal, dado que los Papas no están exentos de equivocación en materias que no son de Fe como puede ser la fecha de una consagración episcopal (siendo que la misma ya estaba permitida por el Papa pero el 15 de agosto en vez del 30 de junio)?

“El Papa no es el mandatario supremo —desde Gregorio Magno se llama el «siervo de los siervos de Dios»—, sino que debería, yo suelo expresarlo así, ser el garante de la obediencia, de que la Iglesia no haga lo que quiera. Ni siquiera el propio Pontífice puede decir: «La Iglesia soy yo», o «La tradición soy yo», sino al contrario: él está obligado a obedecer, encarna ese compromiso de la Iglesia. Si en la Iglesia surgen las tentaciones de hacer las cosas de una manera diferente, más cómoda, él tiene que preguntar: «¿Podemos hacerlo?». Así pues, el Papa no es el órgano capaz de proclamar una Iglesia diferente, sino el dique de contención frente a la arbitrariedad. Mencionaré un ejemplo: desde el Nuevo Testamento sabemos que el sacramento del matrimonio, una vez consumado, es perpetuo, indisoluble. Ahora hay corrientes que afirman que el Papa podría cambiarlo. Y en enero de 2000, él, en un gran discurso a los jueces romanos, explicó que, frente a esa tendencia de modificar la indisolubilidad del matrimonio, sólo podía decir que el Pontífice no puede hacer todo lo que quiere, sino que, por el contrario, debe inculcarnos siempre la obediencia [a la Tradición], que en ese sentido tiene que continuar el gesto del lavatorio de pies, si me permite la expresión.” — Joseph Card. Ratzinger [Fuente. Lo subrayado es nuestro.]

Queda claro que el “dique de contención frente a la arbitrariedad” es la tradición de la Iglesia. ¿Será que el entonces Cardenal Ratzinger, hoy Benedicto XVI, era un cripto-luterano? ¿O, peor, un filo-lefebvrista?

Por el contrario, las excomuniones que siguieron a las consagraciones episcopales fueron “latae sententiae”, automáticas por encuadrarse en una conducta tipificada en el Código de Derecho Canónico. No se penó una “desobediencia” a una “orden directa del Papa” como dicen los infocatólicos, sino una conducta tipificada (can. 1382). Pena que Lefebvre conocía y aceptaba como consecuencia obvia de su acto. Para ello no hay más que leer la homilía que pronunció en ocasión de las ordenaciones. Y, justamente, se refugia en el “estado de necesidad” (can. 1323, 4), manifestando de esa forma la falta de intención cismática, y dejando abierta la puerta para un recurso ante la Sede Apostólica. El caso es que el proceso no estaba aun terminado para cuando se levantaron las excomuniones y por aplicación del principio de ley posterior más benévola, se lo dio por terminado sin resolverse.

Pero no fueron pocos los estudios monográficos sobre el affaire Lefebvre a cargo de respetables canonistas y, en general, fueron favorables al reo, aun no siendo “lefebvristas”. Como, por ejemplo, el sacerdote estadounidense Gerald Murray (actualmente párroco en Manhattan), en la Gregoriana, sostuvo en su tesis (aprobada con la máxima calificación) que la excomunión “desde el estricto punto de vista canónico no es válida, al igual que la acusación conexa de cisma en sentido formal”.

8. San Atanasio, por defender la fe católica en tiempos de enorme difusión del arrianismo en la Iglesia, fue excomulgado por el Papa. Y la pena de excomunión sufrida por Mons. Lefebvre y sus Obispos hay que entenderla en circunstancias e intenciones análogas. 
–El caso histórico aludido no sirve como argumento. En primer lugar, porque Mons. Lefebvre no fue excomulgado por mantener doctrinas falsas, sino por realizar una celebración episcopal gravemente prohibida por la Ley y por el Papa. Y en segundo lugar, porque la excomunión de San Atanasio fue claramente inválida, al no ser firmada por el Papa libremente. Según el testimonio del propio San Atanasio, «Liberio, habiendo sido desterrado, cedió al cabo de dos años y, temiendo la muerte con la que le amenazaban, firmó» (Historia Arrianorum ad Monachos 4). El Papa Liberio, antes y después de esa excomunión, siempre apoyó a San Atanasio, superando terribles presiones y hasta intentos de soborno por parte del Emperador arriano.

¿Y esto? El caso es que San Atanasio desobedeció una orden injusta proveniente del Papa, más allá de las circunstancias. Y, en el momento en que desobedeció, San Atanasio no sabía que el Papa había sido presionado por el Emperador.

Todos los santos que han buscado la reforma de la Iglesia la han procurado siempre por el camino de la obediencia. Y es preciso señalar que no pocos de ellos hubieron de vivir circunstancias de Iglesia tan espantosas –aunque quizá no tanto– como las que hubieron de vivir en el postconcilio muchos católicos del Occidente descristianizado, cuando en no pocas Iglesias locales había Obispos, sacerdotes y teólogos empeñados al parecer en destruirles la fe y en separarles por completo de las tradiciones doctrinales y espirituales de la Iglesia católica.

De vuelta, maliciosamente se da a entender que lo hecho por el arzobispo Lefebvre fue una falta contra la obediencia justa. Que es, justamente, lo que se disputa.
San Francisco de Asís prohibía a sus frailes predicar el Evangelio sin el permiso del Obispo o del párroco, y prestaba obediencia absoluta al Papa: «puesto de rodillas, prometió humilde y devotamente al señor papa obediencia y reverencia» (Leyenda tres compañeros 52). San Ignacio de Loyola y la Compañía de Jesús se afirmaban siempre en sus 18 Reglas para sentir con la Iglesia (Ejercicios352-370). Santa Teresa de Jesús declaraba: «tengo por muy cierto que el demonio no engañará, ni lo permitirá Dios, a alma que de ninguna cosa se fía de sí y está fortalecida en la fe […] y que siempre procura ir conforme a lo que tiene (mantiene) la Iglesia» (Vida 25,12). «En cosa de la fe contra la menor ceremonia de la Iglesia que alguien viese yo iba […] me pondría yo a morir mil muertes», antes que desobedecer (33,5). Los santos jamás concibieron siquiera la posibilidad de que una desobediencia grande o pequeña a la Ley eclesial y a los mandatos del Papa pudiera causar algún bien para la reforma de la Iglesia.

Sí y no. Ya otros han dado el ejemplo del beato Juan Enrique Newman. A Newman (que el director de infoCatólica dice admirar) se le requirió bajo pena de excomunión que se presente en Roma ante Propaganda Fidei. Orden que este neo-beato incumplió. Si no se llegó a excomulgarlo fue para evitar el escándalo de echar fuera de la Iglesia al “converso más famoso de Inglaterra”.

Pero, nos preguntamos legítimamente, ¿y si se lo excomulgaba? Puesto que la desobediencia sigue siendo la misma, me gustaría saber qué actitud tendrían Iraburu y sus corifeos. Parece, además, que según Iraburu —según vimos más arriba—, al desobedecer, Newman puso en peligro su alma, aunque su causa era buena.

Pues ahora la Iglesia lo beatifica y, con toda seguridad, próximamente lo canonizará. Y si para InfoCatólica las canonizaciones son materia de Fe, entonces parecería que la Iglesia no aprueba la doctrina de Iraburu sobre la obediencia.

Obvio es decir que no es el único caso de santo “desobediente”. Preguntemos sino a San Juan de la Cruz, para quedarnos en el ámbito hispánico.

—Son muchas las comunidades católicas tradicionales, que en perfecta comunión con el Papa y la Iglesia, aceptan sin reservas el sagrado Concilio Vaticano II, profesan la doctrina tradicional y, con las debidas licencias, celebran normalmente la Liturgia antigua, respetando al mismo tiempo la Liturgia postconciliar. En este sentido, puede decirse que la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, en el momento presente, se ha quedado prácticamente sola en su deficiente comunión con la Iglesia católica. 
Efectivamente existen estas “comunidades católicas tradicionales”, pero el hecho es que todas ellas (con la excepción de alguna comunidad que durante un tiempo fue bi-ritualista como los benedictinos de Fontgombault o los fundadores del Instituto de Cristo Rey), nacieron gracias a la “desobediencia” de Lefebvre. Y, aunque al Padre Iraburu se le dificulte comprender el principio de causalidad, sin Lefebvre y su “desobediencia” no existirían. Como tampoco existiría “Summorum Pontificum”, motu proprio del Santo Padre que, paradójicamente, la mayoría de los obispos de todo el mundo desobedecen.
Algo más. Dice don Iraburu, “aceptan sin reservas el sagrado Concilio Vaticano II”. Más allá del estilo barroco del Padre en la elección de adjetivos para un concilio “que quiso declararse mero concilio pastoral” (Juan XXIII, “Discurso Inaugural”), no es del todo exacto lo que se afirma, cuando al Instituto del Buen Pastor, los franciscanos de la Inmaculada y otros de las comunidades más recientemente regularizadas, se le ha encargado una “crítica seria y constructiva” del Vaticano II.
Por ahora obviamos analizar las “comunidades” que describe someramente a continuación el sacerdote navarro. Aunque, Dios mediante, nos detendremos en sus “historias”, no sea cosa que no siempre hayan sido tan “obedientes”, no sea cosa que la Sede Apostólica nunca les haya exigido ningún tipo de retractación sobre expresiones como “Roma modernista”, “Iglesia conciliar” o “Misa bastarda”...

Pidamos al Señor la reintegración de la FSSPX a la unidad de la Iglesia. Éste ha sido el fin principal pretendido por Benedicto XVI al levantar la excomunión que pesaba sobre los Obispos lefebvrianos. Así lo explicaba él mismo: «la remisión de la excomunión tiende al mismo fin al que sirve la sanción: invitar una vez más a los cuatro Obispos al retorno» (10-III-2009). De ello he de tratar, con el favor de Dios, en el próximo artículo.

¿Había necesidad de mayor hipocresía? Son artículos como el suyo y comentarios como los suyos y de sus aduladores los que no ayudan a una “reintegración”. Aunque el título exacto sería “regularización”, puesto que según dichos de la propia Santa Sede, a través de sus dicasterios encargados de las negociaciones y del “mundo tradicionalista”, “no estamos ante una herejía”, “no se puede decir en términos correctos, exactos, precisos, que se dé un cisma” (Cardenal Castrillón). ¿Y si no es un cisma, ni una herejía, ni —obviamente— apostasía, de qué “reintegración” estamos hablando?

64 comentarios:

genjo dijo...

Verdaderamente resulta difícil sustraerse a los argumentos que aquí se aportan. En realidad infocaótica no se enfrenta a una posición doctrinal, sino a una actitud.

Martin Ellingham dijo...

Si se enfrentan a una actitud, que sigan la "Moral de actitudes" de Marciano Vidal...

Saludos.

Coronel Kurtz dijo...

Una comentarista decía que los "filo-lefebvrianos" (no sé porqué pero el mote me hace acordar a los cristóbales de "Su Majestad Dulcinea") debíamos gastar páginas para argumentar acerca de lo que al P. Iraburu le bastaron unos pocos párrafos. Y lo decía en son de desprecio.

La cuestión es que destruir siempre ha sido mucho más fácil que construir, difamar que recobrar la fama injustamente manchada, acusar que rebatir, atacar que defender.

Pero aun sin ser lefebvristas de estricta observancia, debíamos hacer este trabajo de desintoxicación.

Anónimo dijo...

Oigan, ustedes no rebaten na de na. Abusan del anonimato porque bien saben que no le llegan ni a los talones a don José María Iraburu.

Además, como bien dejó en claro el Sr. Arraiz, todo lo haya dicho en su tiempo y sus circunstancias santo Tomás de Aquino no son más que las opiniones de un santo (que para más inri negó la Inmaculada Concepción). Ustedes abusan de la Suma de Teología como si fuera la misma Biblia. No entienden que está dentro de un contexto histórico particular, cuando los Papas eran hombres avaros, violentos, etc. Pero nosotros somos muy afortunados de vivir en estos tiempos, con los Papas santos que nos han tocado, especialmente Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Hoy en día ya no se justifica ninguna desobediencia. Hemos evolucionado, tenemos más libertad, los laicos ya no estamos relegados en la Iglesia, las religiosas ya no están condenadas al silencio de la clausura, los obispos y sacerdotes son hombres comunes que andan de paisano, sin tanto oropel y sin una corte de servidores.

Quere

Quieren la misa en latín porque son jóvenes y buscan llevar la contra, o son profetas de desgracias para los que todo tiempo pasado es mejor. Pero esa misa antigua solo aleja a la gente común.

Debemos confiar en los obispos. Si ellos no permiten la misa en latín por algo es. Y si el Papa no los castiga es que aprueba eso.

Hago míos los votos del P. Iraburu y oraré por ustedes para que vuelvan al redil.

Anónimo dijo...

Irrefutable lo de "quere"

Anónimo dijo...

Impresionante, de veras... Miren, recién entro al ruedo, así que no pongo seudónimo nada más que para satisfacer a mi ilustre antecesor. En lo que me toca, si quería hacerme volver a su redil, hubiese sido conveniente que no entrara en detalles. Me quedo con el "quere", a ver si es algún tipo de orificio hacia la razón.

Anónimo dijo...

¿El comentario del anónimo del 16/3 15:44 es real o es una ironía? Porque es un perfecto arquetipo del pensamiento neo-con con suave deriva progre.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 18:51, me hizo recapacitar. Me dejé llevar por el asombro y la sorna. Definitivamente, lo del anónimo de las 15:44 es una ironía. Tan breve y redondo no le puede salir, no pue ser, por na de na. ¿Quién rebate eso?
El "quere" me hizo dudar. Lo presentí como un tropiezo en el ardor disputante. Pero la pifié, y ud. me ayudó a verlo. Gracias.

Anónimo de las 17:11 y 17:23, recargado por la cena.

Anónimo dijo...

lo vuestro es obsesivo, disparáis indiscriminadamente, os jaleáis los de siempre, unos a otros... bah.

Antonius dijo...

Fuera de tema

En portada en IC en este momento que escribo, haciéndole propaganda al Partido Proabortista, poniendo como angelitos y héroes a los carniceros Valcárcel y Mayor Oreja.

La ofensiva militar de cierto sector de la jerarquía española (toda ella en la práctica), cuya punta de lanza es IC y cuyo casus belli ha sido el asunto "lefe", está desvelando sus objetivos: La Iglesia española al servicio de la masonería del Partido Pagano (lo cual no es novedad, pero se confirma la línea, cada vez mas radicalizada). Me temo que esto se irá viendo cada vez de forma mas descarada. Me temo que es posible que algunos columnistas abandonen IC (deberían de hacerlo, en mi humilde opinión, de confirmarse claramente la tendencia).

Ahora la CEE ha comprado Canal 13, para seguir sirviendo mejor al Partido Pagano Proabortista. Y saben que les digo, que si para servir al anticristo van a ir mis exiguos dineros no pienso dejar ni un centavo a partir de ahora en la colecta dominical.

Estoy indignado con los obispos españoles (aunque ya se que el alcance es mucho mayor). Creo que son de lo peor, me empiezan a parecer individuos sencillamente repugnantes, todo lo que han hecho, todo lo que siguen haciendo y todo lo que harán.

Señor, dame paz en mi sufrimiento, María consuela mi llanto, Dios Padre perdona mis pecados.

Anónimo dijo...

Antonius:

Eres un malpensado. En vuestra campaña contra Infocatolica habéis llegado a la difamación.

Si hay alguien que ha puesto a parir al PP, ése ha sido Luis Fernando. A las pruebas me remito.

No se puede decir, en cambio, lo mismo de Religión en Libertad - que se me hace es lo que hay detrás de este patético portal, blog o como le queráis llamar.

Luis Fernando ha sido siempre consecuente en su fidelidad a la Iglesia. Incluso llegando a extremos dolorosos como es esta hermosa serie del p. Iraburu que, al menos, ha servido para quitar la máscara a unos cuantos, que si abandonan IC sería excelente, puesto que tan sólo son trolls dedicados a escandalizar a quienes no tienen tanta formación teológica como Luis Fernando, Bruno, Juanjo, el p. Morado, el p. De la Torre, Maricruz, etc. También todos aquéllos que se han dedicado a denigrar a movimientos que son la esperanza de la Iglesia (Juan Pablo II); por no hablar nada de las insultantes e indignas palabras que usáis para referiros a San Juan Pablo Magno.
Ala, a seguir alabandoos los unos a los otros por articulillos mal escritos y poco fundados. Sois cuatro gatos... Si no os aparecéis más por IC, nos habréis hecho un gran servicio.

Anónimo dijo...

Nosotros no acataremos las órdenes del rey desviándonos de nuestro culto, ni a la derecha ni a la izquierda". (1 Mac 2, 22)

Antonius dijo...

Anónimo 02:51 (Respuesta 1 de 3)

[Para los editores: ¿no hay manera de obligar a que no haya "anónimos"? Es un poco molesto, la verdad]

1. Le leo y me dan ganas de llorar y de golpear mi cabeza contra la pared. Tal es la tristeza y el sentimiento de vergüenza y ridículo ajenos.

2. La esperanza de la Iglesia... ¿JPII? No es suficiente darme de cabezazos, mejor me tiro por un puente. ¿Que esperanza, si JPII dejó la Iglesia hecha unos zorros? APOSTASÍA MASIVA, BLASFEMIA, "magisterio" herético, "magisterio" judaizante, magisterio "protestantizante", SINCRETISMO, escándalos financieros, escándalos de PEDOFILIA, escándalos litúrgicos, prohibición de la Santa Misa, etc... Y ahora me rebate todo esto punto por punto y luego me explica si denunciar los hechos es denigrar. Y si usted pone en todo esto la esperanza en la Iglesia, mire... ¡apañados vamos! PATÉTICO lo suyo, de veras, y de veras que no hay mas ciego que el que no quiere ver y a los tales ciegos solo se les puede decir con justicia una cosa. NECIOS.

3. Yo no formo parte de ninguna campaña, ni conozco ni colaboro con los creadores de Info-caótica, solo soy un lector mas. Sencillamente antes de que empezara la ofensiva neocón en IC yo ya empecé a olérmelo unos días antes por pura intuición y dejé de comentar, cuando el director de InfoCatólica se dirigió a mí manifestándome "aprecio personal" para decirme a continuación algo como que si me salía de la "sagrada" "ortodoxia" de IC entonces mi alma ardería en el infierno eternamente por sedevacantista, lefebvriano, filo-lefe, etc... Me quedé a cuadros y tal fue mi impresión y el sentimiento de vergüenza ajena que no moví ni un dedo para contestarle las mil respuestas que se me pasaron por la cabeza en un segudo (no contesté, también sobre todo, porque sabía perfectamente que era perder el tiempo: me hubiera censurado el comentario sin pestañear, y oiga para perder el tiempo ya no estamos mas). Me di cuenta de que ya no podía seguir comentando en IC ante tanto fanatismo sectario y cerrazón, ante tanta falta de respeto a la verdad y ante tanta falta de respeto a las virtudes cristianas que un cristiano verdadero (católico) debe esforzarse en adquirir y perfeccionar. Yo soy un católico sincero y nada mas, no un clericalista fanático como la tropa de IC. Así que efectivamente esté usted tranquilo que no volveré a pasarme por IC JAMÁS, ni por supuesto tampoco volverá a pasar ningún donativo a su cta. cte. procedente de mi bolsillo, aunque me temo que puede ser que con esta operación bélica que se han inventado tampoco les hará falta, no se si me explico...

4. No obstante un sitio como Info-caótica me parece positivo por muchas razones, empezando por el saludable amor a la BENDITA TRADICIÓN CATÓLICA, por lo que a Info-caótica le doy la enhorabuena y le doy las gracias por la iniciativa, solo le pido a Dios que sean acertados en sus publicaciones y que no caigan en tentaciones.

Sigue... 2/3

Antonius dijo...

(Respuesta 2 de 3)

5. Una de las razones por las que es necesaria Info-caótica es para precisamente desenmascarar la propaganda clericalista, neocón, sectaria de IC. Hace tiempo que comprendí que en IC no hay voluntad de llegar a la verdad de las cosas, sino de solo imponer unas actitudes, "corrientes", "tendencias" concretas a machamartillo. Cuantas veces les he pedido: ¡explíquenme! Para solo hallar censura y comentarios borrados. Porque en IC no se razona, no se ENSEÑA, no se demuestra, sencillamente se ADOCTRINA. Soy católico reciente (por conversión fulminante gracias a la intercesión de María y la misericordia de Dios por cuya gracia quiso que Lo conociera y Lo amara) y tengo sed de amor y también de conocimiento en las cosas del Señor, y mire, por toda mi experiencia vital he aprendido a desconfiar de aquellos que ocultan sus razones, aquellos que no saben, que no quieren darse a entender, aquellos que se ocultan con mil disfraces, aquellos que dicen NO, aquellos que no saben ni quieren ni pueden enseñar, etc... InfoCatólica no quiere enseñar, no quiere explicar, no quiere razonar, esa es la verdad, y de ahí en parte que censuren todo lo que vean "pernicioso" para la corriente neocón. NO ESTÁN DISPUESTOS A LLEGAR A LA VERDAD porque TIENEN MIEDO DE LLEGAR A LA VERDAD. Y siempre he sido muy fino para detectar esto en las personas, cosa que siempre me ha parecido patético incluso en mis tiempos agnósticos, ateos, pseudo-protestantizoides, etc... Por eso el Señor sabe que siempre busqué la verdad con sinceridad y Dios me reveló finalmente la Verdad que es El mismo para sacarme de la ceguera. Ahora contemplo la Iglesia desde dentro y aprendo lo que ha estado pasando y siento un dolor profundísimo en mi corazón, que aunque usted no lo crea lo tengo, pues efectivamente los "tradis" no somos extraterrestres ni bestias salvajes del agro elemento, ya ve, ¡hasta tenemos alma!

6. DIFAMACIÓN y preparación teológica. ¡Acabáramos! Mire, si usted está incapacitado para comprender que aquí los únicos que difaman MAL-intencionadamente han sido los muchachos de InfoCatólica (cuyo mas paradigmático exponente es el Sr.Arraiz, que menuda bestia parda es el caballerete) con sus estigmatizaciones, con su propaganda difamatoria, con sus falsedades, etc... entonces, querido amigo, si usted no entiende esto entonces dígame cuales son sus capacidades intelectuales para saber a que nivel del averno cognitivo he de descender para que podamos entendernos aunque fuera mínimamente. ¿Quizás al mismo de una señora que usted ha mencionado como excelente teóloga? Mire, tuve la oportunidad de intercambiar unas palabras con la susodicha y jamás volví ni a leerla por el bochornoso trance de vergüenza ajena que me hizo pasar al descubrirme su sublime perspicacia intelectual. Mire que no quiero usar palabras recias para describir mejor a la señora, pero imagínense lo peor, pues de de la tal señora he leído las mas grandes burradas que recuerdo durante largos lustros. Así pues vamos a ver si nos serenamos con eso de la difamación y preparación no ya solo teológica sino hasta intelectual.

Sigue... 3/3

Antonius dijo...

(Respuesta 3 de 3)

7. Yo he hablado de tendencias que habrán o no de confirmarse, ya veremos. También he hablado de hechos, como la propaganda mentirosa que últimamente se le está dando al Partido Pagano Proabortista. Por qué mire, nada es para siempre, y las cosas cambian, y los que ayer eran mis "enemigos" hoy pueden se mis "amigos", y hasta incluso mis "amos", ¿me explico? Y mire, la propaganda, como hija de la mentira, es muy astuta, así que de nada valdría que Luis Fernando siguiera despotricando contra el PP con sus opiniones que ahora muchos ni siquiera nos vamos a molestar en leer, cuando lo que realmente vale son los titulares que aparecen en portada. Mire, con todos los respetos, si es usted pardillo me parece muy bien pero no asuma que los demás tengamos que ser igual de pardillos que usted. Servidor conoce mucho de propaganda y de mentiras, por muchas razones, empezando porque he sido víctima recurrente de las mismas, y ay amigo, al lobo o aprendes a reconocerle o te acaba devorando. Así que no me cuente cuentos chinos, ¿vale querido?

8. Lo de Religión en Libertad ya me ha parecido esperpéntico. De hecho después de la expulsión de "Motu Propio" estoy viendo el tiempo que le queda a "Desde mi campanario". Espero que el P. Ángel David tenga firmes y poderosos valedores. Pero me da igual, si lo echan también lo seguiré en su bitácora personal y punto. Una cosa sí es cierta, en ReL, a pesar de algunos pesares, levantan mucho mas la mano en los comentarios y permiten un diálogo abierto y profundo (cuando los contertulios lo son, pues siempre llegan los neocones troles a marear la perdiz y a desviar el tema con sus insultos y sus excomuniones).

Y con esto dejo el tema porque aquí, si usted se molestara en adoptar una postura abierta de corazón, mente y espíritu, se daría cuenta que se están demoliendo sin piedad los ridículos pseudo-(des)argumentillos del inquisitorial fanatismo neoconservador iraburiano. Por tanto yo dejo este asunto porque el tema es otro.

Por último: mire, la búsqueda de la verdad debe ser una constante en nuestras vidas terrenales, y cuando se conoce y se ama a la Verdad hay que profundizar en ese amor y en ese conocimiento. Malo es si usted ya cree que lo sabe todo y que no puede aprender ni descubrir nada y que no hay nada mas que lo que YA sabe (mas bien, lo que le han contado), así que amigo, de ser así... ¡CAMBIE DE ACTITUD!, y es un consejo así que haga lo que quiera con él.

PS. Y recuerden todos: fuera del clericalismo neoconservador iraburiano de InfoCatólica NO HAY SALVACIÓN. Arderemos todos en el infierno como teas por ser unos herejes que aman la Santa Misa y siguen el magisterio de la Santa Tradición.

FIN.

Miles Dei dijo...

Ahora sin anónimos:

Nosotros no acataremos las órdenes del rey desviándonos de nuestro culto, ni a la derecha ni a la izquierda". (1 Mac 2, 22)

Antonius dijo...

... sino que nos mantendremos el la estricta ortodoxia centrista que el siglo modernista obliga, y además se van a enterar esos ultra-derechistas de la rancia Tradición de 2000 años, de Trento, de 260 papas... los vamos a correr a gorrazos... iraburianos e infocatólicos...

Miles Dei dijo...

No. Simplemente no apliquemos a la Iglesia conceptos de la política.

Eso es lo que les está perdiendo en medio de esta división anunciada y que Iraburu se ha encargado de ejecutar tirando la primera piedra.

Miles Dei dijo...

Que la piedra sea de encargo o de motu proprio no lo se ni me importa tanto como que está haciendo un daño terrible.

Coronel Kurtz dijo...

Hoy, día de San Patricio, recordamos la genial desobediencia de este santo a los obispos de Britannia, quienes le prohibieron evangelizar Irlanda.

También podemos recordar a los patriotas irlandeses que lucharon contra la dominación británica, desobedeciendo a los obispos que habían prohibido combatir a Su Majestad Británica bajo pena de excomunión. Luego de la independencia irlandesa, muchos de aquellos que murieron excomulgados fueron rehabilitados por la iglesia de Irlanda; e, incluso, de alguno, como Patrick Pearse, hay proceso de canonización.

Gelfand dijo...

Dice la glosa que las "comunidades católicas tradicionales" nacieron gracias a la "desobediencia" de Lefebvre.
¿A cual "desobediencia"?
Por ordenar obispos sin mandato no nació ninguna.

Coronel Kurtz dijo...

Perdonen que me meta a responder.

La pregunta de Gelfand tiene respuestas en varios niveles. Me ocupo de un par de ellas, quizá las más evidentes.

Por de pronto, sin las consagraciones episcopales de 1988, no habría Comisión Ecclesia Dei, ni comunidades acogidas a ella.

Tampoco habría habido carta "Ecclesia Dei Afflicta", en cuya segunda parte el Papa se hacía eco de "las legítimas aspiraciones" de los que desean la Misa tridentina. Y mal que mal, permitió la celebración de ella en muy contadas ocasiones.

Sin esos sucesos de 1988, el P. Bisig y los suyos no se hubiesen acercado a la Santa Sede para negociar la creación de la Frat. San Pedro. Lo mismo puede decirse de dom Gerard Calvet y sus monjes, y de casi todas las "comunidades tradicionalistas" fundadas en esos años y puestas bajo la órbita de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei.

Además tenemos a todos los sacerdotes ordenados por los obispos excomulgados en todos estos años y que luego pasaron a Ecclesia Dei. Y ni hablemos del obispo que fue el primer vicario de la Administración Apostólica San Juan María Vianney, los "Padres de Campos" para que nos entendamos.

Así que la respuesta es que sí tienen mucho que ver con esa "desobediencia" de Mons. Lefebvre; por no hablar de las anteriores "desobediencias" como la prohibición de celebrar la Misa tridentina, el cierre de Econe, la prohibición de ordenaciones sacerdotales, las suspensiones "a divinis" de Mons. Lefebvre y sus sacerdotes, etc.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Coronel, Iraburu no tiene ni la más pálida idea de esa historia, ni le ha interesado conocerla. Escribe sin haber profundizado en el tema, queda claro.

Me atrevo a agregar: los datos sobre comunidades tradicionalistas que da en la segunda parte del post estoy seguro que se los dio otro blogger.

Gelfand dijo...

Perdone Coronel, pero no estoy de acuerdo. Algunas de las congregaciones que se mencionan no tienen ninguna relación directa con Lefebvre.
Las otras, no creo que necesitaran de que Mons.Lefebvre consagrara obispos.
Me parece que toda la discusión parte de dos acto de fe:
- Creer que todos los actos de Lefebvre fueron inmaculados e infalibles.
- Creer que todos los actos de Pablo VI y Juan Pablo II con respecto a Lefebvre fueron de una malicia absoluta y solo tenían la intención de destruirlo, destruir su obra y de destruir a la tradición.
Bastaría con releer lo que decía el Card. Ratzinger días despues de las consagraciones para darse cuenta que la "situación histórica" estaba lejos de ser tan bipolar.

Coronel Kurtz dijo...

Ludovicus,

Desde un comienzo pensé eso: ésta es una "serie" escrita por Iraburu "a pedido". Además de los indicios que pueden encontrarse en lo afirmado por el sacerdote, el mismo LF y otros bloggers de IC, es evidente que el Padre no maneja bien estos temas y trabaja con materia prima, más o menos procesada previamente, que otros le han dado.

Nadie niega su carácter de "resistente" a nivel individual que sin tomar decisiones tan drásticas les han permitido mantenerse en la "plena comunión" (en las formas, al menos); conocemos y conocimos muchos otros casos en la Argentina, por ejemplo. Pero el asunto es que no es comparable a lo hecho por Mons. Lefebvre, habiendo una obra de muchos miles de personas sobre sus hombros y a los que no podía abandonar, para "soportar" como ermitaño. Menos aun es válido ponerse como ejemplo, como hace el cura en los comentarios.

En fin... Ya deberíamos estar acostumbrados a los puñales por la espalda de parte de los "amigos".

Coronel Kurtz dijo...

Gelfand,

Desde el momento en que esas "comunidades tradicionalistas" se acogen a Ecclesia Dei, tienen relación directa con Lefebvre y sus consagraciones episcopales inválidas; al margen de cualquier otra consideración.

Lo demás son suposiciones gratuitas suyas. No he dicho eso, ni lo sostengo. Vaya con cuidado si planea seguir por ese rumbo.

Coronel Kurtz dijo...

Errata:
Dije "invalidas" donde debí decir "ilegales".

Martin Ellingham dijo...

Gelfand:

Algunos ejemplos:

FSSP: desmembramiento de la FSSPX.

ICRSS: no fue un desmembramiento; pero han recibido a bastantes seminaristas de la FSSPX.

FSSVF: ordenados por Lefebvre, luego con una deriva más complicada;

CAMPOS: el obispo de la actual de la AA fue consagrado por los obispos de la FSSPX.

IBP: desmembramiento de la FSSPX.

REDENTORISTAS: de Escocia. Ídem FSSP.

No es exhaustiva la lista pero...

Saludos.

Gelfand dijo...

Coronel, si yo creyera en el psicoanálisis diría que más que una errata fue un fallido.
Bromas a parte no todas las comunidades llamadas tradicionalistas se acogen a Ecclesia Dei. En la nota hablan de los Franciscanos de la Inmaculada (que tienen tambien una "rama" benedictina). Su caso es curioso justamente por su falta de relación histórica con Lefebvre y porque dentro de la orden conviven las dos formas perfectamente. Hasta donde yo se, no pertenecen a Ecclesia Dei.
Y hay casos mas curiosos aún.
De todas formas no creo que formar parte de Ecclesia Dei lo haga a uno entrar en relación a Lefebvre al margen de toda consideración.
Le soy sincero, no entiendo porque me pide que "vaya con cuidado".

Coronel Kurtz dijo...

Gelfand,

Estamos hablando de causalidad. Sin Lefebvre y sus consagraciones "desobedientes" no hubiese habido Ecclesia Dei ni Summorum Pontificum.

Respecto a los casos curiosos, estoy parcialmente de acuerdo; pero, nos guste o no, su "libertad" se la deben a Lefebvre y su "desobediencia".

En cuanto a lo último, me refiero a sus suposiciones gratuitas. Ya en otros lugares dije que (para mí) las consagraciones episcopales de 1988 fueron una imprudencia; en gran parte gracias a la provocación de la Santa Sede, también muy imprudente en el manejo de todo el asunto. No me refiero específicamente al Papa ni al entonces Card. Ratzinger, sino a cardenales y monseñores que intervinieron.

Imprudencias que continúan. No hace mucho, el cardenal Castrillón tuvo que salir a desmentir a un cardenal de la Curia Romana que, sin saber, se había metido a opinar sobre el fenómeno.

Pero también entiendo que es más facil juzgar "con el diario de mañana", a más de 20 años de ocurridos los hechos. En ese junio de 1988, Mons. Lefebvre tenía muchas razones para pensar que no se cumpliría con el Protocolo o que éste era demasiado restrictivo.

Anónimo dijo...

Gandalf: No te gastes con estos herejes. Siempre tienen alguna excusa para no aceptar sus errores. Este blog morirá de inanición en cuanto pase la novedad. O se terminarán peleando entre ellos.

azahar dijo...

Yo tampoco veo bien que se aparezca como Anónimo. Se puede tener un nick o el nombre para identificarse y que se sepa con quién se está hablando de manera regular.

Esconderse tras un Anónimo puede representar que se quiera ocultar el estar en varios sitios a la vez o para no enemistarse con quién no conviene. Pero bueno, allá cada cuál.

Quería, primero, decir que me ha parecido muy buena -más bien necesaria- esta bitácora. No me gusta especialmente el nombre escogido, pero ¡bueno!.

También mostrar mi acuerdo con lo expuesto por Antonius. Muy interesante su aportación.

En cuanto a la deriva de la Iglesia, puedo hablar directamente de lo que acontece en Cataluña y de la decepción que me llevé con el Papa en su visita a Barcelona, dando aire a la la comunidad autónoma, si bien integrada en España, pero distinguiéndola en su esencia. No me pareció oportuno, tal y como están las cosas. Lo digo porque me he tenido que oír que, como católica, debería considerar esas palabras de apertura a un reconocimiento de la nación catalana, por parte de algunos independentistas. Que les trae al fresco la visita del Papa, pero se fijaron en que se integraba en el catalán para satisfacer a los que echan espumarajos por la boca, sedientos de palabras en catalán emitidas por Benedicto XVI.

Y no digamos ya, el fiestorro que se prepara en conmemoración al panfleto titulado "Raíces cristianas de Cataluña", un papelote con alegatos nacionalistas y que, evidentemente, apoyan en masa los obispos catalanes.

Y nadie les critica. Pero nadie. Eso sí, dentro de la "diversidad" que se promueve en la Iglesia, tenemos que aguantar los fieles las Misas en catalán, protestantizadas todas ellas -salvando parroquias concretas, que hay que buscarlas- y sin recibir apoyo de nadie.

Y es para preguntarse ¿de dónde vienen estos lodos? Y ¿por qué se consienten?

Gelfand dijo...

Coronel si Uds. cree que las consagraciones fueron imprudentes tenemos la mitad del camino hecho.
Pero no estoy nada de acuerdo con la causalidad. Justamente creo que no se puede establecer una relación entre la desobediencia en las consagraciones y los hechos que Uds. enumera.
Y esto tiene relación con lo último. Si Mons.Lefebvre creía que su obra venía de Dios y creía en la Iglesia no tenía que dudar que la cosa se podía encaminar por otro lado. Quizás después de su muerte. Es por esto que la teoría del miedo no me cierra. No faltaba ni siquiera dentro de la Curia Romana gente que lo veía con cierta simpatía.

Antonius dijo...

Gelfand: ¿Que opina usted de las revelaciones de Nuestra Señora de Fátima y La Salette? (Por no mencionar las no aprobadas aun oficialmente, como Garabandal).

A todos: Aprovecho el tema para preguntar sobre las apariciones en Bayside (Nuestra Señora de las Rosas). Me consta que están desautorizadas por el obispo de entonces. Ahora pregunto:

1. ¿Es cierto que se trata de una desautorización gratuita sin mencionar ni tan siquiera las razones para la desautorización, principalmente qué se decía que estuviera en contra del magisterio?

2. ¿Es cierto que jamás se entrevistó a la vidente, jamás se habló con ella, como paso previo a la toma oficial de posición?

3. ¿Que opinan ustedes sobre el asunto?

Llevo hace tiempo preguntándome sobre el asunto y nadie me dice nada.

Redacción dijo...

Anónimo 12:35: firme como Miguel, el kikumenal de infocatolica, porque el estilo lo delata. :)

Anónimo dijo...

A mí me gustaría preguntarle al anónimo de las 12.35 dónde percibe él esa supuesta "herejía" en este blog. Por curiosidad, esencialmente.

Yo es que por más que leo los textos de este blog sólo aprecio en ellos la mayor reverencia hacia la ortodoxia católica.

Anónimo dijo...

Una herejía niega una verdad de fe divina y católica. Pero aquí no se ha negado ninguna. Sobran iluminados fanáticos que han dejado el uso de su inteligencia en manos de algún líder carismático.

Gelfand dijo...

Antonius: Conozco un poco Fátima y Garabandal. La Salette nada. De todas formas mi criterio general es que las apariciones si quieren comunicar una gracia no dependen de las imágenes o de las locuciones. Conviene siempre ser muy prudente y siguiendo a San Juan de la Cruz, en principio no tener a lo revelado como criterio para actuar.

Anónimo dijo...

Ya se les está llenando la bitácora de frikis (lefebvrianos, sedevacantistas, aparicionistas, conspiranoicos)... :-)

"Frikis del mundo unios, ya tenéis infoCaótica, no tenéis más que perder que vuestras cadenas, y tenéis un mundo que ganar."

A propósito, si tenéis un poquitín de humor entre tanta mala leche, daros una vuelta por infoCatólica y ved la serie "Los filos". Cualquier semejanza con la realidad no es mera coincidencia.

Chao, frikis!

Redacción dijo...

Es posible que comiencen a aparecer comentarios de infocatólicos emulando a lefebvristas locos, y a aparicionistas desquiciados. Eso ya está previsto.
Recomiendo el libro "las apariciones de la Virgen María" de René Laurentin. Está publicado en alguna de esas editoriales opusinas. Es bastante ecuánime y pasa revista a la mayor parte de las apariciones no confirmadas por la autoridad eclesiástica, y analiza los visos de veracidad, así como ciertos problemas surgidos en algunos casos por haber dejado algunos de esos fenómenos sin control pastoral.
Ahora bien; el "aparicionismo" o la "aparicionitis" es un fenómeno básicamente postconciliar.
En otras épocas, cuando alguien afirmaba haber tenido algún tipo de aparición o locuciones de cualquier tipo, la Inquisición le montaba un "CSI" en toda regla. Y por lo general eran bastante escépticos. Ya San Juan de la Cruz, en la subida al monte Carmelo decía así: "Estoy aterrado por lo que sucede en estos días, es decir, que cundo un alma con la más mínima experiencia de la meditación, si se dá cuenta de ciertas locuciones de este tipo cuando se recoge para meditar, de inmediato las atribuye como viniendo todas de Dios, diciendo: "Dios me dijo...", "Dios me ha contestado...", cuando en realidad no son así, sino que son ellos que se lo dicen a sí mismos". Se extiende sobre el tema en el libro II de tal obra.
Asimismo, Urbano VIII en decreto de 1625, prohíbe terminantemente la publicación de visiones y revelaciones privadas sin una especial aprobación eclesiástica. Esta disposicion, que pervivió trescientos cincuenta años,para evitar confusiones al pueblo cristiano que precediesen al juicio de la Iglesia, no se encuentra vigente. Al menos, hasta donde yo sé.
Y Garrigou-Lagrange, en las tres edades de la vida interior dice : "San Juan de la Cruz reprueba fuertemente el deseo de tener revelaciones. En este punto, está completamente de acuerdo con San Vicente Ferrer, y demuestra que el alma que desea revelaciones es vana, que pos su curiosidad da al demonio la oportunidad de desviarla del recto camino, que esta inclinación quita la pureza de la fe, es un obstáculo para el espíritu, revela una falta de humildad y expone a innumerables errores.. Esta curiosidad es una deformidad del espíritu que arroja al alma en la ilusión y la confusión y la desvía de la humildad mediante la vana complacencia en las vías extraordinarias". La Iglesia siempre tuvo mucha precaución con los "carismatismos" de más variado pelaje. Precaución desatendida y así nos va.
Anónimo-infocatólico: gracias por sus recomendaciones. Nos divertimos mucho con los vídeos musicales del doctor Coelho. De hecho, hemos llegado a la conclusión que su sección es la que tiene más profundidad doctrinal y arumentativa de Infocatólica. Ya que los argumentos habitualmente vertidos en dicho portal están ayunos de referencia al magisterio, a los teologos, a los padres y se sume en el "opinologismo" más portentoso, al menos en esa seccion se clarifica que su única manera de argumentar es a base de coñas.

Antonius dijo...

Gelfand: Muchas gracias por responder, para mí y posiblemente para muchos su respuesta ha sido mas que elocuente, pero usted no entiende esto que le digo ni otras cosas precisamente por lo que dice, que sabe poco o nada sobre lo que le pregunto. Que bien que nos vayamos conociendo mejor.

Sigo preguntando: ¿Nadie me dice nada sobre Bayside?

Redacción dijo...

Respuesta breve: Bayside es un loquerío. Respuesta larga: la que le he puesto antes.

Antonius dijo...

Hombre, Redacción, la respuesta larga, también aplica a Fátima y La Salette? ¿¿¿¿????

Y gracias por la información de Bayside, creo que su opinión queda clara, pero siguen sin respuesta las dos primeras preguntas que hice al respecto.

Tampoco quiero desviar el tema, así que un enlace con información fiable (que no sea la página "oficial" de Bayside), una respuesta sencilla de alguien que sepa sobre el tema, y con eso ya estoy servido.

Gracias.

Redacción dijo...

Antonius, es usted lo suficientemete inteligente para entender que la respuesta "larga" que le he puesto presupone los cauces ordinarios que tiene la Iglesia -o tenía- para juzgar este tipo de asuntos.
Me remito al decreto de Urbano VIII -en desuso- que prohibía divulgar o incluso comentar posibles locuciones o revelaciones particulares sin el consentimiento de la autoridad eclesiástica.
En ocasiones ciertos fenómenos de "aparicionismo" parecen un rebrote del viejo gnosticismo. El gnosticismo afirmaba poseer autoridad no por vía de sucesión apostólica, sino por poseer el "carisma" a través de revelaciones secretas o la recepción de "dones carismáticos". Algo sucede en ciertos fenómenos de estas características. Repito, Bayside es un loquerío.

Martin Ellingham dijo...

Antonius:

Las revelaciones privadas no son la Revelación. Si la Iglesia las aprueba sólo significa que se puede creer con fe únicamente humana. Un buen artículo:

http://es.catholic.net/sectasapologeticayconversos/574/1440/articulo.php?id=30799

De La Salette, circulan partes no aprobadas.

Saludos.

Redacción dijo...

Laurentin incluye en ese libro que le he indicado (que se puede bajar de internet) las apariciones de Bayside en el capítulo de apariciones sin credibilidad. En cambio, Garabandal o Amsterdan en el capítulo de "apariciones conflictivas en vías de solución por extinción o tratamiento adecuado".
El libro de Laurentin, entre otras virtudes, al repasar los cientos de apariciones marianas (ups!) que se dan en nuestros días, nos permite ver que hay apariciones neocatecumenales, carismáticas, ecuménicas, sedevacantistas... De ahí que lo mejor es remitirse a la costumbre y prudencia de la Iglesia.

Miles Dei dijo...

La Salette sólo está aprobada en cuanto a la devoción de dicha advocación mariana. En lo demás está prohibido hablar o investigar de ello.

El decreto, traducción mía, dice así:

Ha llegado noticia a esta Congregación Suprema que no faltan algunos, incluso entre el conjunto eclesiástico, que desestimando las respuestas y las decisiones de esta Sagrada Congregación, proceden a discutir y analizar a través de libros, pequeñas obras y artículos editados en publicaciones periódicas, ya sea firmada o sin nombre, en relación con el llamado secreto de La Salette, sobre sus diversas formas y su adecuación a los tiempos actuales y futuros, y, no sólo sin el permiso de los ordinarios, sino también en contra de su prohibición.

Para que estos abusos que se oponen a la verdadera piedad y hieren grandemente la autoridad eclesiástica puedan ser contenidos, la misma Sagrada Congregación ordena a todos los fieles de cualquier región que no discutan ni investiguen bajo ningún pretexto, ni a través de libros, o de pequeñas obras o artículos, ya sea firmado o sin firmar, o en cualquier otra forma de cualquier tipo, sobre el tema mencionado. Quienquiera que viole este precepto del Santo Oficio, si son sacerdotes, se vean privados de toda dignidad y suspendidos por el Ordinario del lugar de oír confesiones y de celebrar Misa; y, si son laicos, no se les permita acceder a los los sacramentos hasta que se arrepientan.

Por otra parte, que la gente se sujete a las sanciones dadas por ambos el Papa León XIII en la Constitución "Officiorum ac munerum" contra aquellos que publican libros que tratan de asuntos religiosos sin la autorización legítima de los superiores y por Urbano VIII, a través del decreto "Dominus Noster Sanctissimus" dado el 13 de marzo 1625 en contra de los que hacen públicas afirmaciones reveladas sin el permiso de los ordinarios. Sin embargo, este decreto no prohíbe la devoción hacia la Santísima Virgen bajo el título de "Reconciliadora" designada comúnmente "de La Salette".

Datum Romae, ex Aedibus Sancti 0fficii, die 21 decembris 1915.

Aloisius Castellano, S. R. et U. I. Notarius.


Que yo sepa la Santa Sede no ha dicho más al respecto. Este decreto creo que sigue en vigor aunque se haya levantado la mano en lo dicho por Urbano VIII.

Antonius dijo...

Será que soy tonto y es por eso que pido respuestas sencillas a dos preguntas sencillas que he hecho. Tampoco creo que haga falta ser muy inteligente para entender eso pero como soy tonto a lo mejor me equivoco. El caso es que mis preguntas siguen sin respuesta, la respuesta a la tercera pregunta me quedó clara desde el mismo momento es que se respondió sencilla y claramente ("loquerío").

Al comentario que hace Martin si llego, es decir que entiendo perfectamente que el depósito de la fe está colmado desde el momento que muere el último apóstol, y que las revelaciones privadas no añaden nada al depósito, pero gracias por recordarlo aunque yo no iba por ahí. Pero ya que lo menciona, Martín, si además me puede dar mas información sobre que partes de La Salette están aprobadas y cuales no, pues se lo agradecería.

El tema de las revelaciones privadas (y no solo marianas, p.ej. el beato P. Bernardo Hoyos y la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús) es profundo, interesante, y daría para mucho así que no quiero abrir el tema, aquí el asunto es otro, solo quiero recordar una cita, a ver que me dicen ustedes:

"En casos cuales son concernientes a revelaciones privadas, es mejor el creer que no creer, porque, si crees, y se demuestra ser verdad, estarás contento por haber creído porque Nuestra Santa Madre te lo pidió. Si tú crees, y se demuestra de ser revelación privada falsa, tú recibirás todas las bendiciones como si hubiesen sido revelaciones verdaderas."

ES MEJOR EL CREER QUE NO CREER.

Me parece que esto lo dijo un Papa, tengo entendido que Urbano VIII, el mismo que ha sido mencionado antes al respecto. Pero como soy un ignorante (y de veras que sinceramente lo reconozco) a lo mejor me estoy equivocando, o a lo mejor la cita es apócrifa, o hasta sencillamente inventada.

En fin, que vaya lío con las apariciones, aunque no entiendo que unas se aprueben, otras no, otras se ignoren, etc... ¿SERÁ MEJOR CREER QUE NO CREER? En cualquier caso siempre pensé que el asunto Fátima tiene mucha mucha mucha miga (La Salette también, y otras... también).

Bien, pues cierro el asunto, que ni tengo tiempo ni es el tema.

En Cristo y María.

PS. Esto lo he escrito antes de que llegara el último comentario de Miles Dei. Gracias, pero no puedo seguir comentando, así que dejo el tema.

Anónimo dijo...

Antonius:

Bayside es un horror. Has leído los mensajes? No contienen ningún mensaje de esperanza, amor, fe, tolerancia, paz, bien. Sólo temor. No son de Dios.

La aparición de nuestro tiempo es Medjugorgje, aunque digan lo que digan los obispos progres de la ex-Yugoeslavia. Es bien sabido que Juanpablo II bendijo el lugar.

La Gospa es toda ella mensaje de paz, de amor, de tolerancia, de inclusión hacia todas las razas y credos. Nada de mensajes que infunden miedo como los de Fátima. Si tienes la ocasión de ir, verás milagros extraordinarios. Allí es el paraíso en la tierra.

Antonius dijo...

Pero vamos a ver, ¿tan difícil es entender que yo solo he hecho unas preguntas sencillas? Yo no he hecho ningún juicio de valor sobre Bayside, TAN SOLO he formulado unas preguntas, ¡ES TODO!

Sobre Medjugorgje me temo que le van a recordar la respuesta larga que antes me dieron a mí. Y en mi opinión y por lo que he visto y leído creo que el asunto no es tan sencillo como usted lo ve. En Medjugorje, parece ser, hay mucha cosa rara, y de nuevo no estoy haciendo juicios de valor. Personalmente prefiero ser muy prudente con el asunto Medjugorje.

Y mire, por si no se ha dado cuenta en mis comentarios previos, la verdad es que JPII no es precisamente "santo" de mi devoción, no se si esto le da algunas pistas sobre lo que opino de lo que usted dice de la bendición y tal.

No obstante gracias por su respuesta.

Antonius dijo...

Reconduzcamos el tema. Si Gelfand sigue leyendo me gustaría si es posible que también nos dijera lo que opina del Syllabus. La pregunta es abierta a cualquiera, obviamente.

Redacción dijo...

Antonius:

Aquí no queremos censurarle sus comentarios. Tampoco se los recortaremos para desacreditarle.

Pero ya se le han dado principios generales sobre revelaciones privadas y apariciones, fuentes de información y algunos datos. Éste blog no es un consultorio sobre apariciones marianas.

En cuanto al Syllabus, la Redacción se ocupará del tema cuando sea oportuno.

Cordialiter.

Anónimo dijo...

Mañana uno y roba un banco y el blogger aporreará a quien se le ocurra decir que ha "pecado"..

"Por Dios, está usted pasando del Ley de Dios a la "casuística" de confesionario".

Están como un cencerro estos anarco-tradicionalistas.

Ordenar Obispos es un pecado gravísimo. Afecta a un tema crítico, la autoridad divina del Viacrio de Cristo en un tema sacramental.

A todos los efectos, eso es de entrada y públicamente un pecado mortal OBJETIVO.

Precisamente lo que se puede quedar para el confesionario es lo contrario: que Mn. Lefevre fuese francés, que estuviese mal de la cabeza o drogado y entonces ese pecado objetivo no le fuese imputado.

Pero nada, en este anarco-tradicionalismo estamos en el mundo al revés y todo lo claro se retuerce.

Antonius dijo...

Anónimo 08:36

(Que fastidio con los "Anónimos").

La crisis de la Iglesia no proviene del asunto de las ordenaciones, sino que mas bien el tal asunto es consecuencia de la crisis misma.

Yo creo que lo verdaderamente grave es la crisis, ese es el asunto, ahí hay que centrarse, ver que ha pasado, y como ya comenté antes me refiero a los desórdenes doctrinales, pastorales, litúrgicos etc... que han propiciado los escándalos, la apostasía, la desevangelización, etc...

Yo creo que deberíamos centrarnos en todo esto y lo que hecho en falta es un debate serio al respecto, si bien es cierto que nada mas mentar esta propuesta entonces viene la avalancha de excomuniones, de cismas, de insultos (anarco... y tal... ), de tergiversaciones y de perdices mareadas de todo jaez.

Bien Redacción, sería interesante que entráramos en materia, hasta al Syllabus y mas allá...

Anónimo dijo...

¿Que esperanza, si JPII dejó la Iglesia hecha unos zorros? APOSTASÍA MASIVA, BLASFEMIA, "magisterio" herético, "magisterio" judaizante, magisterio "protestantizante", SINCRETISMO, escándalos financieros, escándalos de PEDOFILIA, escándalos litúrgicos, prohibición de la Santa Misa, etc...
___

Esto es injusto, porque es cierto, pero la causa no fue él, sino que la ola demoníaca era tan gorda que ni él pudo darle la vuelta.

Es de jsuticia decir que sólo su figura, como un gigante, sí consiguió pararla, y si hoy quedan sacerdotes obedientes al Papa y fieles a la Iglesia es gracias a él.
A partir de ahí a reconstruir.

¿Con qué iba a restaurar Juan Pablo II si todos los seminarios que habían formado a los posibles Obispos llevaban décadas educando progres en toda herejía posible?. Sencillamente no había de donde tirar.

Juan Pablo II fue un gigante y lo único que pudo hacer fue frenar una ola, tan enorme era, y dar algo de esperanza a muchos fieles para el futuro.

Una vez Lefevre medio-rehabilitado, o rehabilitado del todo, esta saña "tradicionalista" contra internautas y apologetas que llevamos años combatiendo a favor de la restauración de lo esencial es un absoluto absurdo.

Y no se diga que el Pater Iraburu comenzó la guerra porque es falso, ha sido el cansino y sectario argumentar de varios foristas que no saben morderse la lengua y que gastan más saliva insultando a otros que enseñando las virtudes de lo propio.

Dejad de gastar energías en peleas inútiles.

Anónimo dijo...

No podía faltar bobo-catholicus el palmero como anónimo de las 08:36.

Redacción dijo...

"Ordenar obispos es un pecado gravísimo". Por lo que se ve, es así en muchos casos...

Anónimo dijo...

El anónimo piensa en el Obispo Setién?

Antonius dijo...

Anónimo 8:50

(Requetefastidio de anónimos, solo que en este caso me imagino que es Catholicus porque el comentario es casi idéntico al vergonzoso que ha dejado en "Desde mi campanario")

Mire, amigo, ¿JPII un QUÉEEEEEEEE? ¿Ha dicho gigante? ¿Ha dicho que intentó detener la ola?

CIEGO, mas CIEGO.

Y mire, para servir al Señor todas las energías que haya que quemar serán quemadas, lo que no es admisible es que usted lo que realmente está queriendo decir es que nos callemos y hagamos como usted, es decir ser un CIEGO vaticanosegundista, un iraburólatra, un pelotero infocatólico y un católico zombi-autómata que ni piensa, ni ve, ni oye, solo obedece.

Y luego dicen que si la soberbia y tal.

¡Que disparate!

Bruno dijo...

Redacción:

"En ocasiones ciertos fenómenos de "aparicionismo" parecen un rebrote del viejo gnosticismo. El gnosticismo afirmaba poseer autoridad no por vía de sucesión apostólica, sino por poseer el "carisma" a través de revelaciones secretas o la recepción de "dones carismáticos".

Yo diría que eso se aplica más bien al montanismo, que era el que hablaba de nuevas revelaciones secretas y dones carismáticos. El gnosticismo de los dos primeros siglos, a grandes rasgos (porque es una corriente amplísima), hablaba más bien de una "tradición secreta" transmitida supuestamente por los apóstoles pero de forma oculta, a algunos elegidos, en lugar de a la Iglesia. La fuerza de la Tradición era tan importante que también los herejes querían subirse al carro.

Y la respuesta de los Padres Apostólicos y de los Padres de la Iglesia era, ante todo, la Tradición real enseñada por la Iglesia, fundada por los apóstoles.

Saludos.

Redacción dijo...

Como bien dices, el gnosticismo es muy amplio. En la cual se podría incluir a Montano. En cualquier caso, es muy típico de los rebrotes gnósticos: una persona o una élite de personas que afirman tener el "carisma" o una "tradición secreta" que les exime de vincularse a la tradición apostólica (aquí en el sentido de transmisión ininterrumpida desde los apóstoles), y que al mismo tiempo les permite introducir cambios, variaciones, novedades en el depósito de la fe, por la posesión de ese "conocimiento superior", "favor espiritual", o "don carismático".

Miles Dei dijo...

Gnósticos, queridos concomentaristas, son también Jean Galot y su discípulo José Antonio Sayés cuando en araas de su revelación secreta sobre el esse en Santo Tomás lo publican como monofisita en especie prescindiendo de la recomendación de la autoridad apostólica sobre Santo Tomás.

¿Y a los que leyéndolo y sabiéndolo callan como muertos mientras hablan del gnosticismo de siglos pasados como podríamos llamarlos? Ese es el problema del que tratan ustedes ¿me equivoco?

Miles Dei dijo...

Claro que también otro problema sería que el Papa se pusiera a usar revelaciones privadas en su discurso, en aras de lo cual uno callarían como muertos todo lo que largan de las revelaciones privadas, mientras otros no acabarían de pensar que es un lugar teológico más que tiene su valor propio según el contexto y discurso.

Seguramente habría otros que acabarían haciendo un pingüe negocio editorial con el vidente "Pappae citatus"

De eso también va este sitio, creo. Hagan el favor de corregirme si me equivoco.

Anónimo dijo...

La cara de loco endemoniado que muestra ese Martin Ellingham... uff!
Ya lo sabía, así me lo imaginaba que siga creyendose santo perdón santus?