lunes, 14 de marzo de 2011

Glosas al último (Deo volente) artículo del P. Iraburu (II)

La Redacción ha decidido hacer glosa crítica a algunos puntos del segundo articulete de D. Iraburu. Que san Roberto Belarmino interceda por todos.

3. La decisión de Juan Pablo II de excomulgar a los Obispos lefebvrianos fue una opción pastoral, y por tanto no infalible. Se produjo partiendo de un discernimiento pastoral erróneo.
–La obediencia al Papa no se fundamenta en el convencimiento de que sus mandatos prudenciales son infalibles, sino en la fe de que por elección de Dios es Vicario de Cristo, Sucesor de Pedro, Pastor universal de la Iglesia. Es obvio, por ejemplo, que un sacerdote debe obediencia a su Obispo no por que crea que sus mandatos pastorales son de infalible prudencia pastoral, sino porque reconoce en el Obispo al Sucesor local de los Apóstoles, al portador de la Autoridad apostólica. A fortiori ocurre en la obediencia muy especialmente debida al Papa.

[Le responde el cardenal Charles Journet, un filo-lefebvriano de tomo y lomo: “El poder canónico puede cometer errores por falsos testigos, por ignorancia o por la pasión de quienes lo detentan, cuando confiere un oficio a un sujeto considerado digno, cuando se pronuncia sobre la validez de un matrimonio, o cuando emite una sentencia de excomunión. Uno puede imaginar la realización de un acto canónico, con toda buena fe, que en realidad sea contrario a la ley natural o evangélica. En tal caso, la obediencia será imposible, y será mejor aceptar la excomunión con fe y humildad.”]

4. La excomunión de los Obispos lefebvrianos fue injusta, y por tanto inválida. Y fue revocable, como se ha podido comprobar recientemente, al levantar Benedicto XVI la excomunión.
–La excomunión intimada por el Card. Gantin, prefecto de la Congregación de los Obispos (17-VI-1988), el día anterior a las ordenaciones, y declarada por la Congregación después de su realización (1-VII-1988) y por el Papa Juan Pablo II en su carta apostólica Ecclesia Dei (2-VII-1988), no fue injusta y no procedió de un discernimiento equivocado, ya que fue automática, latæ sententiæ.

[Menuda confusión entre el delito y la pena nos trae Don Iraburu. Ontológicamente, el delito es anterior a la pena, por más que la sanción sea automática. Por el modo en que se aplican, las penas pueden clasificarse en ferendae sententiae y latae sententiae (c.1314). En ambos casos, se supone el delito, con su elemento subjetivo, que es la imputabilidad, como condición esencial para que se pueda hablar de delito canónico en sentido propio. La imputabilidad ha de ser simultánea moral y penal, pues en ausencia de la primera no existe la segunda. En el caso de la ordenación episcopal sin mandato, para que exista delito deben darse dos condiciones: primera, la conducta ha de ser dolosa (c. 1318), no siendo suficiente la imputabilidad culposa (c. 1321, 2). Segunda, es necesaria la plena imputabilidad del culpable. En la apreciación del elemento subjetivo, hay que tener en cuenta no sólo el hecho externo, ni la automaticidad de la sanción, sino todos los factores que alteran la imputabilidad. Cualquier circunstancia que influya en el dolo, excluyéndolo, destruye la imputabilidad penal típica.

A través de la confusión entre el delito y la pena, Don Iraburu tira una falacia ad consequentiam: se declaró una pena, luego, existió delito canónico, y la sanción fue justa. Si Sócrates fue condenado, ya sabemos que existió el delito y la pena fue justa... Una lógica abrumadora... ¡¿Pero es que no se entera este buen cura de que lo controvertido es si la conducta reunió todas las condiciones necesarias para la existencia del delito?!

En el caso de marras, Don Iraburu da por probado lo que sólo puede presumirse: la validez y la justicia de la sanción. Es una presunción que admite prueba en contrario, sujeta a revisión por parte de la autoridad. Con el paso del tiempo, la cuestión canónica  de la validez se torna abstracta, pues opera la prescripción, por lo que el punto quedará seguramente para el juicio más ponderado de los historiadores.]

–Por otra parte, el levantamiento de la excomunión no expresa en modo alguno un reconocimiento de que antes fuera injusta e inválida, sino que ha de entenderse como un «gesto de misericordia hacia los cuatro Obispos, ordenados válidamente pero no legítimamente», como se expresa en el mismo Decreto de levantamiento (21-I-2009) y en la Carta pontificia explicativa del mismo (10-III-2009).

[D. Iraburu adjudica gratuitamente a sus contradictores la confusión entre remisión y nulidad. Nadie con mínimo conocimiento de cánones dice que el Papa haya declarado la nulidad de las sanciones. El hecho jurídico verificable es la remisión, que significa el cese de la excomunión, que perdona el débito al reo. Y no hay reviviscencia de la pena, como insinuó por ahí Luis Fernando, en ataque de filolefefobia.]

5. Lefebvre reconocía el Primado romano, y justamente por eso no dió misión canónica alguna a sus Obispos auxiliares. «Ce seraient mes auxiliares, sans aucune juridiction, tout en pouvant avoir una fonction dans la Fraternité» (Tissier 573) [2]. Esta actitud le eximía, pues, de la desobediencia. Lo que él pretendía era solamente asegurar la existencia de la FSSPX, necesaria «para la continuidad de la Iglesia» en la ortodoxia doctrinal y en la liturgia verdadera.
–Nadie puede dar lo que no tiene. Mons. Lefebvre no podía conferir misión canónica dentro de la Iglesia a sus Obispos, confiándoles, por ejemplo, una diócesis católica, como es obvio. –La ley de la Iglesia ordena, bajo pena de excomunión, «no ordenar Obispos» sin autorización de la Santa Sede. Nada dice de la missio que normalmente va adjunta a la ordenación.

[¡Es cosa archisabida que Lefebvre no tenía posibilidad, de derecho, de dar misión canónica! Pero lo que sí podía hacer, de hecho, era dar una misión ilegítima, consumando de esa manera un cisma y separándose de la Iglesia, cosa que jamás intentó hacer. ¿Acaso los veterocatólicos se abstienen de dar misión canónica a sus obispos para no consumar un cisma?  Para la próxima consagración los utraquistas le pedirán permiso a…  Infocatolica… sí, sí, sí….

Again, father Iraburu, que nadie sostiene que el elemento objetivo del delito exija que se otorgue misión canónica. La conducta típica es conferir la consagración episcopal sin mandato. Pero la causal de justificación que invoca la Hermandad de San Pío X es el estado de necesidad, no la omisión de dar misión canónica.]

6. La obediencia ciega puede ser moralmente mala en ciertas circunstancias extremas.En el caso de Mons. Lefebvre, enfrentado a una situación de degradación doctrinal, disciplinar y litúrgica de la Iglesia nunca antes conocida, había una obligación moral de conciencia de hacer prevalecer sobre toda Ley eclesiástica y sobre todo mandato personal del Papa la «lex suprema: salus populi». Como él decía: «Nous sommes en un temps dans lequel le droit divin naturel et surnaturel passe avant le droit positif ecclésiastique lorsque celui-ci s’y oppose au lieu d’en être le canal» (Tissier 494) [3]. Hay una «Roma eterna» y una «Roma temporal», y «c’est la Roma éternelle qui condamne la Rome temporelle. Nous préférons choisir l’éternelle» (ib.) [4]. «Le coup de maître de Satan a été de jeter toute l’Église, par obéissance, dans la désobéissance à sa Tradition» (ib.) [5]. 
–Todos los herejes y cismáticos siguieron y siguen con absoluta convicción ese mismo principio. Pero nosotros lo rechazamos también con firmeza absoluta: es inconciliable con la doctrina de la Iglesia sobre la autoridad apostólica y la obediencia eclesial. –
El mejor modo de servir al bien común del pueblo de Dios, lex suprema, salus populi, es orar y trabajar en perfecta fidelidad a la Ley eclesial y a los mandatos del Papa. La desobediencia eclesial nunca viene del Espíritu Santo. Y siendo el Señor el único Salvador de la Iglesia y del mundo, no dispone jamás la colaboración positiva de quienes resisten a la Iglesia y al Papa.

[¡Ay, Señorrrr! ¿Qué hacer con esta mélange explosif? ¡Señores, hay que definirse: o hacemos Teología o escribimos noveletas de Corín Tellado!

Apoyados en la Sagrada Escritura (Hechos 5, 29), en la Tradición, en la doctrina perenne de la Iglesia y en el santo doctor Tomás de Aquino, afirmamos que: la ley injusta no obliga en conciencia y puede ser obligatorio resistirla abiertamente (S. Th., I-II, 96, 4). La obediencia no es virtud teologal, admite vicio por exceso que es la obediencia servil (S. Th., II, 104, 2), que nunca viene del Espíritu Santo. Si hubiera un peligro para la fe, los prelados deberían ser reprendidos incluso públicamente por sus súbditos (S. Th. II-II, 33, 4). Y con el santo doctor, Roberto Bellarmino: “así como es licito resistir al Pontífice que agrede el cuerpo, así también es lícito resistir al que agrede las almas, o que perturba el orden civil, o sobre todo, a aquel que tratase de destruir a la Iglesia. Es lícito resistirle no haciendo lo que manda e impidiendo la ejecución de su voluntad” (De Romano Pontífice, libro II, cap. 29).

- Abbé Irabú: le deseo de corazón que nunca le manden a besar el Corán bajo santa obediencia y pena de excomunión mayor, como se decía en otros tiempos…

- A suivre…]

68 comentarios:

Anónimo dijo...

Éstos son tecnicismos de leguleyo. Como bien explicó Bruno en contundente respuesta al Coronel Kurtz, la cuestión canónica es lo de menos; lo importante, lo gravísimo que hace a los lefebrianos asimilables a los protestantes, es que desobedecieron una orden directa del Papa, quien ordenó a Lefebre no proceder con las ordenaciones.
Quien obedece nunca se condena. Qué importa lo que haya opinado Tomas Aquino en su época!?
Estas "glosas" están cargadas de sofismas...

Redacción dijo...

La cuestión canónica es lo de menos, la cuestión teológica es lo de menos, la cuestión litúrgica es lo de menos. Que importa lo que haya dicho Santo Tomás, San Roberto Belarmino, y los demás Papas doctores y concilios. Lo que importa es lo que diga Infocatólica.

Anónimo dijo...

Arráiz amenaza con más post sobre el tema!! cómo se hace el hara-kiri??

Anónimo dijo...

Será porque es la única temática en que tiene más de siete comentarios. La verdad es que han encontrado un filón. Para que después se diga que el tema no interesa...

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Es la única alternativa a posts tales como "¿tienen alma los niños engendrados en fecundación in vitro?", los soporíferos artículos sobre "católicos y política" de Iraburu y títulos involuntariamente cómicos como "Desnudos innecesarios", en relación con las profanaciones en una iglesia (me hace acordar a las actrices que dicen que si el desnudo no es gratuito, lo hacen).

Los tradicionalistas callan, mascando la rabia. No creo que Miguel Serrano o Isaac García Expósito estén exultantes. Tampoco creo que Bruno Moreno Ramos, la mejor cabeza de Info y un hombre muy honesto intelectualmente, deje de advertir el papelón intelectual que hace Iraburu, además de lo gratuito de crear estas divisiones justo ahora.

La verdad, leyendo los comentarios a Iraburu, claro que sí, encontraron el filón. Un poco como en un circo. Me explico.

Se han conseguido un par de lefebristas termocéfalos, a los que indultan como a la rata del Principito, para presentarlos como monstruos y fenómenos de circo, y autoconverse de que los lefebristas son peludos, con colmillos y muerden. Y los palmeros entran y dejan comentarios de horror frente a tales bestias salvajes, y de comprensión y solidaridad con el pobre padre "insultado y vejado".

En cualquier momento le organizan una cena de desagravio. En algún local de la Falange no creo.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Y por cierto, hay otro punto en común que los progres tienen con los neocones (progres de tránsito lento): ambos le tienen alergia a los libros. Leyendo lo que escriben resulta patente la penuria intelectual de ese colectivo. El comentario más frecuente es "bien, padre Iraburu, siga así; estoy horrorizado por estos siniestros personajes" o "me ha esclarecido tremendamente, a mi que soy un sencillo".

Argumentos de derecho canónico, de moral fundamental, de teología? Bien, gracias. Pero si tampoco los trae Iraburu, que descarta tecnicismos leguleyos. Es que estudiar mucho hace mal, esto es muy sencillo, se liquida con dos argumentos y una patada. Como hizo el insigne Buela, numen precursor de este genero de carroñería eclesial consistente en denostar grupos marginales para "centrarse".

Basta con el amor y tomarse de las manos, pero, a diferencia de los progres, también obedeciendo al Santo Padre. Y todo bien, un nuevo sol se levanta sobre una nueva civilización que nace hoy...

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Y por cierto, desopilantes los neocones de Infocatólica tragándose la píldora de los Heraldos del Evangelio "desvinculados totalmente de la TFP" y de Plinio.

La aprobación vaticana los deja extasiados, es el argumento máximo, aún después de Maciel. Ante un comentarista que me señalaba dicha aprobación y la desvinculación total de los Heraldos de Plinio, le señalé que Joao Cla, Fundador y Superior, defendió el año pasado una tesis sobre "el Don de Sabiduría en Plinio Correa de Oliveira", destacando que como un nuevo San Juan Bautista, el profeta de Higienópolis desarrolló dicho don en la más tierna infancia.

Creo que si el Vaticano aprueba la Gestapo, más de un neocon se estaria poniendo el brazalete...

Anónimo dijo...

Ludovicus

No se en qué te basas para afirmar que Bruno Moreno está en desacuerdo con Iraburu.

El Consejo en pleno de Infocatólica, del cual es parte principal Bruno, le pidió a Iraburu escribir esos posts sobre Lefebvre y ninguno de ellos salen antes de compartirlos por el Consejo de redacción (Bruno es el jefe en ese apartado).

Es más. Bruno, ha escrito una entrada todavía más dura contra los lefebvristas. La de 300 y pico mensajes. Tu teoría no es correcta.

Respecto a Isaac y Miguel Serrano, puede que estén con rabia, pero a ninguno de ellos he visto participar en esos debates. Se han mantenido en silencio sepulcral.

Por lo tanto, menos conjeturas porque te caígan bien y más hechos.

Anónimo dijo...

Anónimo: será tal vez que Isaac y Miguel no participan de los debates para que no les pase lo de Don Terzio. Vamos, que todo se sabe. En InfoCatólica se baila al ritmo que marca el jefe Luis Fernando, o no se baila.

De hecho, a Arraiz se le permiten toda clase de barbaridades (como negar 800 años de Magisterio pacífico sobre la doctrina tomista), pero a los que no comparten la ética neocon se los transforma en el enemigo. Lo importante en InfoCat son los "votos".

Católica perpleja

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Bueno, el P. Iraburu comentó que Bruno le había advertido que habría problemas, lo que parece una sutil forma de disuadirlo. Luego, escribe un artículo en que intenta centrar el problema en torno a la ilicitud de las ordenaciones, descartando el término "filolefebristas". Sin contar que no censuró un solo comentario y permitió una honesta discusión, en la cual, a lo largo de los 300 y pico comentarios, prevaleció una visión mucho más equilibrada que el linchamiento virtual que se da en el blog del P. Iraburu.

No me consta que el Consejo de Redacción le solicitara el artículo a Iraburu, me parece que fue "sponte sua".

Museros dijo...

Con la boca abierta se queda uno leyendo el primer comentario a este artículo, que considero muy representativo de la forma de pensar de muchos católicos (excelente y en el clavo la respuesta de Redacción, además).

Al final, resulta que todo da igual. Lo único importante es asentir sin rechistar a todo lo que diga y haga ese personaje tan famoso que sale por la tele y al que aplauden las grandes multitudes. Y, encima, nos creemos muy especiales y distintos a los demás.

¿Que el personaje que se ha escogido como ídolo es el Vicario de Cristo en la Tierra? Sí, pero sus mentes funcionan igual a la de cualquier otro fanático.

Anónimo dijo...

Estimado

Sólo una pregunta sobre el último párrafo. Ud. afirma siguiendo a Santo Tomás "la ley injusta no obliga en conciencia y puede ser obligatorio resistirla abiertamente (S. Th., I-II, 96, 4)." Estamos totalmente de acuerdo. Ahora bien: ¿en qué forma es injusta la ley que obliga a ordenar obispos con mandato papal y prohíbe hacerlo sin él, bajo pena de excomunión?

El descreído

Anónimo dijo...

Ludovicus, aqui tienes copia de la confirmación de que fue el Consejo de redacción de infocatólica en pleno quien se lo pidió a Iraburu, incluyendo Bruno Moreno.

Que se le advirtiera que provocaría "marejada" entra dentro de la lógica, pero es un hecho que Infocatólica quería tratar el tema Lefebvre bajo el apartado de "heterodoxos" en reforma o apostasía.

Luis Fernando

"algunos están cayendo en un histerismo paranoico sobre las razones que han llevado al P. Iraburu a escribir estos artículos.

La verdad es que tanto el consejo de redacción de InfoCatólica como un servidor se lo hemos pedido hace tiempo. Nos pareció que era un tema sobre el que convenía tener una voz autorizada y sabia en este portal.

Y sin desmerecer al resto de bloguers, el más indicado para tal cosa era, y es, el P. Iraburu.

Tanto por su trayectoria de defensa activa de la fe -este blog es ejemplo de ello- como por su condición de autor muy leído precisamente entre el sector eclesial que más interés puede tener en el contenido de estos artículos.

Una vez acabada su serie sobre los católicos y la política, encontró tiempo para este tema. Y eso es todo, tanto si se lo creen los cospiranoicos como si no.
14/03/11 10:29 AM

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Sí, contundente lo del "sector eclesial que más interés puede tener en el contenido de estos artículos".

En cualquier caso, la discusión se ha convertido en una merienda de negros, con perdón del eufemismo incorrecto p.

Recuerda vivamente la frase del Santo Padre precisamente a propósito de los lefebristas y su función de chivo expiatorio a lo Girard, " ¿Y acaso no debemos admitir que también en el ámbito eclesial se ha dado alguna salida de tono? A veces se tiene la impresión de que nuestra sociedad tenga necesidad de un grupo al menos con el cual no tener tolerancia alguna; contra el cual pueda tranquilamente arremeter con odio. Y si alguno intenta acercársele –en este caso el Papa- también él pierde el derecho a la tolerancia y puede también ser tratado con odio, sin temor ni reservas".

Exactamente, Santo Padre: a estos muchachos se les puede pegar sin temor ni reservas. Están para el cachetazo.

By the way, desopilante Arraiz con sus axiomas "algunos tradicionalistas...; algunos tradicionalistas..., "; con el mismo estilo podrìamos hacer un elenchum "algunos venezolanos veneran un gorila rojo... ; algunos venezolanos son marxistas...; ". Al muchacho todavía no le explicaron la diferencia entre un premisa universal y una singular. O qué cuernos es la metonimia.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Estimado Museros, "se puede adorar un ídolo como si fuera el verdadero Dios; y se puede adorar al verdadero Dios como si fuera un ídolo" - Soren Kierkegaard.

La diferencia entre un creyente y un fanático no reside sòlo en aquello en lo que cree, sino en cómo cree.

Anónimo dijo...

"¿en qué forma es injusta la ley que obliga a ordenar obispos con mandato papal y prohíbe hacerlo sin él, bajo pena de excomunión?"

Esta ley no es injusta, pero su aplicación sí puede serlo.

Especialmente si tenemos en cuenta el proceso tras el que, en el caso Lefebvre, llegó su aplicación.

La acción de Lefebvre no surgió "ex nihilo". Procedía, entre otras cosas, de la prohibición de oficiar en un rito jamás abrogado.

Por eso, siguiendo al card. Charles Jornet, "El poder canónico puede cometer errores por falsos testigos, por ignorancia o por la pasión de quienes lo detentan, cuando confiere un oficio a un sujeto considerado [in]digno, cuando se pronuncia sobre la validez de un matrimonio, o cuando emite una sentencia de excomunión. Uno puede imaginar la realización de un acto canónico, con toda buena fe, que en realidad sea contrario a la ley natural o evangélica. En tal caso, la obediencia será imposible, y será mejor aceptar la excomunión con fe y humildad."

Redacción dijo...

Contesta un filolefevriano:

“…yo estaba perplejo ante la prohibición del Misal antiguo, porque algo semejante no había ocurrido jamás en la historia de la liturgia. Se suscitaba por cierto la impresión de que esto era completamente normal. (…) Ahora, por el contrario, la promulgación de la prohibición del Misal que se había desarrollado a lo largo de los siglos desde el tiempo de los sacramentales de la Iglesia antigua, comportó una ruptura en la historia de la liturgia cuyas consecuencias sólo podían ser trágicas. (…) Pero en aquel momento acaeció algo más: se destruyó el antiguo edificio y se construyó otro, si bien con el material del cual estaba hecho el edificio antiguo y utilizando también los proyectos precedentes.” (Joseph Ratzinger).

Redacción dijo...

Descreído:

La cita de Santo Tomás traída a colación por el autor del artículo, se refiere a los expuesto por el p. Iraburu, en que haciendo abstracción de las circunstancias, parece plantear la obediencia eclesial como un absoluto. Olvidando la doctrina católica al respecto.
Con respecto al caso que nos ocupa, piense usted sólo una cosa: en las circunstancias canónicas actuales, cada año, muchos jóvenes se ordenan sacerdotes según los libros tradicionales. Ordenados, ya sea por obispos, o incluso por cardenales. En 1976 Lefebvre fue suspendido a divinis por Pablo VI por hacer justamente eso. ¿Era malo entonces y es bueno ahora? Se puede decir que la diferencia es que entonces no estaba permitido. En la situación actual tales ordenaciones se producen sin ningún problema. ¿Fue realmente el problema de la obediencia lo que produjo esa censura? O más bien, ¿el deseo de acabar con una corriente que parecía socavar la marcha de las reformas post-conciliares? Lo que no tiene sentido es que en un lapso de cuarenta años, un mismo acto merezca la suspensión a divinis, y unos pocos años después, lo realizan incluso cardenales de la curia romana sin problema alguno.
Con respecto a las consagraciones podría decirse un tanto. A los obispos de la Iglesia patriótica china no se les aplica la excomunión prevista por el CIC a la ordenación episcopal sin mandato pontificio por "prudencia pastoral" respecto tanto a las autoridades de aquel país como a los fieles chinos que están vinculados a tal Iglesia, y hacerlo provocaría su distanciamiento forzado respecto a la Iglesia de Roma. La diferencia es que los obispos chinos rechazan el mandato apostólico, y aún así la Santa Sede no les aplica la excomunión prevista. En el caso de Lefebvre, ¿Por qué no se aplicó el mismo criterio? Aquéllo se podía haber evitado muy fácilmente. Desde nuestra perspectiva, hoy sería imposible -e innecesario- que se repitiera aquella situación, debido a las normativas emanadas por la Santa Sede tras 1988. Dada esta situación, la pregunta es: si se ha afirmado por activa y por pasiva que la misa tradicional nunca fue abrogada, y ya varios cientos de sacerdotes se han ordenado según los libros tradicionales ¿se puede mantener la justicia de aquellas censuras y la presión- excomunión incluida- para que entonces se impidiese hacer lo que hoy vemos con tanta naturalidad?

Anónimo dijo...

Estimado

Sólo para que quede clara mi posición:
No soy filolefebvrista (aunque no sé qué significa semejante cosa) pero tampoco soy lefefóbico (sigamos inventando neologismos). Le podría decir que comparto gran parte de la posición lefe. Estoy de acuerdo y es obvio además que la vara con la que miden y le pegan a la FSSPX es millones de veces más grande y más injusta que la que usan con gente que directamente no es católica por muy sacerdotes que sean o fieles que se digan. Los lefes son católicos, en eso no hay discusión (tampoco hace falta que lo diga yo). Si quiere, para mí los lefes son parte de mi familia que se fue a vivir un poco lejos de la casa paterna, pero en cuanto vuelvan a la casa paterna me voy a alegrar muchísimo y voy a brindar con un buen vino. En cuento a los progres, son extraños metidos, usurpadores de la casa paterna. En cuanto los echen o se vayan, también voy a brindar con un buen vino.

Ahora bien, sólo puntualizaría dos cosas sobre los lefes:
1- Hubo desobediencia. Pintela cómo quiera, con todas las circunstancias que hubieron, con las consideraciones doctrinales y canónicas que diga. Hubo desobediencia. Que Mons. Lefebvre actuó bien en conciencia, no lo pongo en duda. Es muy fácil decirlo ahora, pero yo creo que hubiera hecho mucho más bien no desobedeciendo. Creo quela FSSPX ahora haría mucho bien en "situación regular".
2- No soporto el trato que el 99% de los lefes que he oído o leído tienen con la Iglesia y con el Papa. Una cosa es señalar errores, pecados, lo que sea, y otra es hacerlo faltando a la caridad. "Roma Conciliar", "Roma Apóstata", "Papa modernista", por decir los más suaves. Siempre despectivamente. La cabeza de la Iglesia es Roma y no Econe, por mucho que revuelvan el estofado o mareen la perdiz como dice Bruno Moreno. Y no me venga a suavizar la cosa diciendo que se reza por el Papa. Los sedevacantistas que tienen adentro los ha criado la misma Fraternidad.
Por lo demás, como dije, el día que arreglen su situación canónica, voy a festejar una semana entera.

El descreído

Redacción dijo...

De acuerdo; pero aquí lo sustancial no son tanto las posiciones de Ecône o los argumentos de los lefebvrianos, sino la situación real de la Iglesia en aquel momento, que es de persecución abierta a todo lo que pueda implicar un planteamiento crítico respecto al desastre post-conciliar. Fíjese en esto: lo que hoy en día es normal hacer -unas ordenaciones sacerdotales según el rito tradicional- en 1976 merecía la suspensión a divinis. Decir que la normativa canónica sobre la misa tradicional iba a ser la misma independientemente del affaire "Lefebvre" es hacer historia ficción. En cualquier caso, con respecto a este tema, la situación de la Iglesia a día de hoy está a años luz de la que era hace quince años, sin ir más atrás.
A San Atanasio lo condenaron en tres concilios provinciales, y a San Juan de la Cruz sus superiores le ordenaron acabar con los intentos de reforma de la orden carmelitana. Y San Pedro Damián dedicó unas invectivas contra las costumbres "inadecuadas" que se daban en eclesiásticos romanos en su "Liber Gomorreanus", que ni le cuento.
Finalmente, lo que hay que analizar es la situación a la que se llega después de unos procesos como los que estamos hablando, y no tomar elementos particulares del problema haciendo abstracción de las demás circunstancias. Si Lefebvre hubiera sabido que sin hacer consagraciones hubiese venido el documento "Ecclesia Dei" y años más tarde el "Summorum Pontificum" presumiblemente hubiera actuado de otro modo. Pero en aquel momento, lo que podía pensarse en base a la dirección que iba tomando la Iglesia (no solo el Papa, sino obispos, diócesis, sacerdotes, seminarios) era justamente la contraria.

Coronel Kurtz dijo...

Estimado Descreído: El problema es que usted (como hizo Bruno en su post) pone el quid de la cuestión en la desobediencia, in abstracto. Como le explicaron, la obediencia no es una virtud teologal, por lo que se puede pecar por exceso, obediencia servil. Por otro lado, no existe en la Iglesia, ni en ningún otro ámbito, un derecho a la "obediencia debida", donde uno pueda excusar su conciencia diciendo que estaba cumpliendo órdenes cuando hizo lo que hizo. Finalmente, queda muy claro de la actuación de la Santa Sede en la regularización de grupos de ex-lefebvristas (Campos, IBP, etc.) que no se les ha exigido retractarse; demostrándose por los hechos e ipso jure que la excomunión fue una mera pena canónica por ilegalidad en las formas (en una única forma, negación del mandato papal en esa fecha puesto que ya la tenía Mons. Lefebvre para el 15 de agosto siguiente).

Anónimo dijo...

Descreído: Dice que le molesta la forma en que el 99% de los lefebvrianos se refieren a Roma. No puedo opinar acerca de las intenciones, tampoco Ud., Luis Fernando o Iraburu; pero acaso no leyó los términos en los cuales se refieren al Papado cronistas pontificios como Baronio y Reinaldo, santos doctores como San Bernardo o Tomás de Aquino, santas como Santa Brígida o, incluso, Papas como Adriano VI o Paulo IV... O será que ellos también eran filo-lefebvrianos?

Uno cansado de tanta estupidez

Anónimo dijo...

Respecto al tan manoseado tema de la obediencia, se dice (y el "humilde" Iraburu lo repite y asegura con total desparpajo) que ningún santo jamás desobedeció.

Pues bien, que se lo pregunten a San José de Calasanz, Pablo de la Cruz, Alfonso Ligorio, Felipe Neri o al mismo beato Juan Enrique Newman (que el director de Infocatolica dice admirar). A Newman se le requirió bajo pena de excomunión que se presente en Roma ante Propaganda Fidei; orden que este neo-beato incumplió, y si no se llegó a excomulgarlo fue por motivos meramente diplomáticos y pastorales, para evitar el escándalo. Y si se lo excomulgaba, puesto que la desobediencia sigue siendo la misma, me gustaría saber qué actitud tendrían Iraburu y sus corifeos.

Parece, además, que según Iraburu, al desobedecer, Newman puso en peligro su alma, aunque su causa era buena. Pues ahora la Iglesia lo beatifica y, con toda seguridad, próximamente lo canonizará. Y si para InfoCatólica las canonizaciones son materia de Fe, entonces parecería que la Iglesia no aprueba la doctrina de Iraburu sobre la obediencia.

Anónimo dijo...

Se confirma, Luis Fernando, dice en comentario al último posteo de Iraburu que el objetivo fundamental no era echar a los elementos indeseables (todos los anti-neocones que comentan en infoCatólica) pero que si se produce, bienvenido sea; y hoy en su twitter, al decir que Religión en Libertad es refugio de lefebvrianos, nos señala a dónde nos quiere mandar.

El ataque al lefebvrismo es una excusa; por elevación van contra todo aquél que no comulgue con el credo neocon. Pero hay algo más.

Luis Fernando quiere transformar infoCatólica en algo aceptable y presentable. Es parte de su objetivo de convertirse en el portal "oficial" de los obispos, o aunque sea del sector rouquista de la CEE. Algo así como el "Alfa y Omega" de la era digital. Para eso necesita "limpiar" su sitio de todos los Luis, Cnel. Kurtz, M. Ellingham, etc. Y al mismo tiempo, "difamar" a su principal competidor: Religión en Libertad.

Joseluis Rodríguez Caminos

Anónimo dijo...

Lo mismo pienso. Su intención no era tanto limpiar infocatólica de lefebvristas locos, sino de eliminar cualquier planteamiento "tradi" inteligente y documentado. Luis Fernando ha llegado a algo de rebote, a base de mucho intentarlo en los congresos de "retorno a Roma", tratando de ganarse la confianza de algunos obispos. Pero por otro lado, tendrá que ir eliminando muchas de sus intervenciones en el foro Santo Tomás Moro. En alguna de ellas afirmaba que se alegraba por las conversaciones con la FSSPX porque significaría dar carta de ciudadanía en la Iglesia a católicos combativos (o algo así). Asimismo, desconozco si mantiene su militancia en Alternativa Española. Tras su paso por "familia y vida".
Y que se olvide. Los obispos suelen buscar a alguien del redil, y cuya trayectoria haya dado menos "bandazos". Seguramente cuando se canse, se volverá a presentar como más reivindicativo para recuperar audiencia.

Redacción dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Redacción dijo...

Aquí está uno de los textos aducidos de Santo Tomás: "La obediencia no es virtud teologal. Porque su objeto directo no es Dios, sino el mandato de cualquier superior, expreso o interpretativo, una simple palabra del prelado que da a conocer su voluntad, y que el súbdito obediente cumple sin demora, según aquello de la carta a Tito 3,1: Amonéstales a que se sometan a los príncipes y potestades, y que obedezcan a sus órdenes, etc. Pero sí es virtud moral, por ser parte de la justicia, y es medio entre el exceso y el defecto.
El exceso en ella no depende de la cantidad, sino de otras circunstancias; por ejemplo, de que uno obedezca a quien no debe o en lo que no debe, como queda dicho al hablar de la religión (q.81 a.5 ad 3). Puede decirse igualmente que así como en la justicia el exceso se da en quien retiene lo ajeno, y el defecto en la persona a la que no se da lo que se le debe, conforme escribe el Filósofo en V Ethic., así también, en el caso de la obediencia, ella es el medio entre el exceso por parte del que rehusa obedecer como debe al superior, porque obrando así se excede en el cumplimiento de su propia voluntad, y el defecto, por parte del superior a quien no se obedece. De ahí que, según esto, la obediencia no es el justo medio entre dos vicios, como acerca de la justicia queda dicho (q.58 a.10 ad 2)."

S.Th.,II-II,104,2,ad.2

Redacción dijo...

Otro texto del angélico doctor, por aquello de que somos una caterva de soberbios endemoniados : "Creerse en todo mejor que su superior parece presuntuosa soberbia; pensar, en cambio, que es mejor en algo no tiene nada de presunción, ya que en esta vida no hay nadie sin defecto. Pero hay que tener en cuenta también que quien amonesta con caridad a su superior, no por eso se considera mejor, sino que va en auxilio de quien está en un peligro tanto mayor cuanto más alto puesto ocupa, como enseña San Agustín."

S. Th., II-II,art.33,4,ad.3

Redacción dijo...

Y las objeciones y la respuesta de la cuestión treinta y tres, de la Suma (a la que pertenece también el texto anterior): "Objeciones por las que parece que nadie está obligado a corregir a su prelado:
1. En Ex 19,13 se lee: La bestia que tocare el monte será apedreada, y en 2 Re 6,6-7 se dice que Oza fue herido por el Señor por tocar el arca. Ahora bien, con el monte y el arca se significa el prelado. Luego éstos no deben ser corregidos por sus súbditos.
2. La Glosa, interpretando el texto del Apóstol en Gál 2,11: le echó en cara, añade como a igual. Por tanto, no siendo el súbdito igual al prelado, no le debe corregir.
3. Escribe San Gregorio: Nadie intente corregir la vida de los santos, a no ser quien sienta mejor de sí. Mas nadie debe sentirse mejor que su prelado. Luego no deben ser corregidos los prelados.
Contra esto: está el testimonio de San Agustín en la Regla: No os compadezcáis sólo de vosotros mismos, sino también de él, que corre mayor peligro cuanto más alto puesto ocupa. Pero la corrección fraterna es obra de misericordia. Luego también los superiores deben ser corregidos.
Respondo: La corrección que es acto de justicia por coacción penal, no incumbe al súbdito respecto de su prelado. Pero la corrección que es acto de caridad atañe a cada cual en relación con las personas a las que debe amar si ve en ellas algo reprensible. En efecto, el acto que procede de un hábito o potencia se extiende a cuanto comprende el objeto de esa potencia o hábito, lo mismo que la visión abarca todo cuanto esté bajo su objeto. Pero dado que el acto virtuoso debe estar regulado por las debidas circunstancias, en la corrección del súbdito hacia su superior debe guardarse la debida moderación, o sea, no debe hacerlo ni con protervia ni con dureza, sino con mansedumbre y respeto. Por eso en 1 Tim 5,1 escribe el Apóstol: No increparás al anciano, sino exhórtanle como a padre. Por eso mismo también reprocha Dionisio al monje Demófilo por haber corregido de manera irreverente a un sacerdote golpeándole y echándolo de la iglesia.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Aforismo del P. Iraburu: "La invasión de desobediencia solamente puede superarse con UNA OBEDIENCIA EXTREMA".

Ya da miedo, como para que no te digan extremista. La verdad, no hay lugar aquí para las distinciones, esto es un partido de fútbol, no se puede razonar así.
Mezcla obediencia al Espíritu Santo, a la Iglesia y a la jerarquía, sin entrar en distinciones. La obediencia se constituye asì en una virtud teologal, la maxima de las virtudes como decía el Venerable No Bachiller Guillermo de Ockham.

Redacción dijo...

Obediencia extrema. Si, ya lo he visto. Se ve que no es posible el diálogo, que es lo que ellos pretenden (Aunque en el blog del ilmo. sr. d. Juan Morado estén abstrayendo el sexo de los ángeles sobre la relación naturaleza-cultura-diálogo). Típico discurso eclesiástico oficialista: vago, impreciso y que elude los problemas. No te mates más.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

No tiene sentido, efectivamente, debatir. El P. Iraburu es una caja de sorpresas, lo creía tomista, pero evidentemente alguien que escribe "OBEDIENCIA EXTREMA" y mezcla la obediencia de la fe o la obediencia de Nuestro Señor con la obediencia jerárquica, es màs de la progenie de Duns y de Ockham que del Aquinate.
Increìblemente, hay aquí un problema de formación.
Ni se me ocurre pensar cómo resuelve y ha resuelto Iraburu su casuística eclesial. Pero tampoco creo que él lo haya pensado.

Redacción dijo...

Más bien táctica. Luis Fernando quiere presentarse en la posición que le agradan al oficialismo eclesiástico. Habitualmente se dedica a "denunciar" casos, dos días después de que se conocen. Esto les es bastante afecto. Y por otra parte le faltaba el sector de los "díscolos" tradis. Y con Iraburu en medio. Y no es casual. Iraburu en este momento tiene amistad con varios obispos de la conferencia episcopal, por mucho que él diga. Lo que ha hecho es transmitirle a Luis Fernando -que no es precisamente un gran pensador ni estratega- la estrategia a seguir: una diatriba contra todos los tradis identificándolos con el lefebvrismo radical, esperar la contestación, para acabar con ironías al estilo: ¿Véis?Haberlos haylos.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

En un comentario se manifiesta partidario del Padre Leonardo Castellani, y afirma haber leído sus libros.
Tan luego Castellani, Doctor de la Obediencia y de la Debida Desobediencia:

http://www.statveritas.com.ar/Autores%20Cristianos/Castellani/Castellani14.htm

Anónimo dijo...

Igual la cosa tiene que ver con la beatificación de Juan Pablo II.

Al pegar el petardazo filolefe, infocatolica espanta a los comentaristas que podrían dejarla en muy mal lugar ante la conferencia episcopal en ocasión de tan magno acontecimiento.

pelayo dijo...

Yo creo que Infocatolica perderá bastante movimiento si dejan de comentar los "filolefebvristas". La mayoría de comentarios que merecen la pena los hacen filolefebvristas; los artículos con más comentarios son, casi siempre, aquellos en los que los lefebvristas exponen su punto de vista. De modo que a lo mejor Luisfer gana en "respetabilidad" pero pierde en calidad y cantidad de comentarios. Imaginaos qué aburrimiento sería Infocatolica con los neocons dándose jabón todo el rato. Además Infocatolica sigue una política de censura tan arbitraria en los comentarios que acabará hartando también a los más próximos.

Me hace gracia que los infocatolicos ejerzan de víctimas por los intolerables comentarios que --según ellos-- recibe Iraburu en su blog. Ni los comentarios más exaltados tienen punto de comparación con los deleznables comentarios que viene recibiendo el P. Angel David en su blog, con los que se podría elaborar una "galería de los horrores". Por otra parte, es curioso que se quejen de que ReL dé cabida al P. Angel David, y en cambio no digan nada de que que el judío de cabececera haga apologías de la homosexualidad como ésta:
http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=14378

Redacción dijo...

Pelayo, no caiga en la contaminación del lenguaje infocatólico. Los filo-lefebvristas son como el hombre del saco, sólo son un ente de razón empleado como reclamo para convertir en infocatólica en portal "oficial" de la Iglesia española rouquense (I.E.R.). Mejor decir "tradicionalistas", "tradicionales", o simplemente, "católicos hasta los ******* con cerebro".

Martin Ellingham dijo...

Lo de la obediencia extrema no lo puedo creer. Voy a leerlo y releerlo...

Les dejo un texto sobre lo intrínsecamente malo y lo malo por prohibido:

«La expresión intrinsece malum no significa tan sólo objetivamente malo, ya que esta última podría ser entendida como el acto que no se adecua a la norma, por ejemplo, una norma positiva eclesiástica. El intrinsece malum ha de ser entendido como algo absoluto e incondicionalmente malo; en una palabra, malo por su naturaleza, en relación a una norma moral absoluta e incondicional.» (Cuervo, F. Principios morales de uso más frecuente. Rialp: Madrid: 1995. Página 66).

Saludos.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Bueno, Martin, están los deportes extremos, ¿por qué no la obediencia extrema? Debe ser el más peligroso de los deportes...

Anónimo dijo...

¡Así que a este loco le gusta Castellani! ¿Seguro?
¿Habrá leído Marianillo de Birlibirloque, las críticas al estilo fofo de Juan XXIII que hace en sus Notas a Caballo de un País en Crisis y su libro en este tema capital, su insigne Ruiseñor Fusilado?
Ese Castellani que si no recuerdo mal, en su Catecismo para adultos, cada vez que le quiere pegar un palazo a Mejía lo vincula con el Vaticano II.

Los neocones son así, quieren el pan y la torta, la buena doctrina y la "obediencia ciega", aunque disuenen tanto como mis niños al piano.

Ya Papá Neocón Argentino lo ha intentado explicándoles a sus seminaristas que "Castellani no es para cualquiera".
¡Claro, para cualquiera que lo vaya a entender bien seguro que no, que no les conviene!

El Carlista.

Ps. me olvidaba: justamente, el libro que Castellani le obsequió y dedicó a Lefebvre en su primer encuentro con él fue El Ruiseñor Fusilado.
- ¡Porque era el recién salido!
- No macho, ese libro es del 52'.
- Nooo.
- Sí. Otro día te cuento sobre la segunda vez que Castellani pidió de ver a Lefebvre personalmente en un viaje posterior y de Castellani saliendo de padrino de confirmación en el priorato de la FSSPX, con Lefebvre ya suspendido y siendo el obispo celebrante.

Ps. 2. Castellani no fue un lefe, pero en los términos de este señor fue un filazo, más que filo-lefebvrista.

Martin Ellingham dijo...

Ley del péndulo: alternancia dialéctica binaria, del defecto al exceso, sin encontrar el justo medio:

Contra desobediencia, obediencia extrema (¿servil?)

Contra anarquía, autoritarismo extremo.

Contra lujuria, puritaniso extremo.

Contra padre ausente postmoderno, padre golpeador moderno.

¡Alucino!

Anónimo dijo...

No se equivoquen, Sres. Todo ha sido una apuesta por ganar popularidad. ¿Cuántos están hablando ahora de Infocatólica? Se están frotando las manos de los patrocinadores progres y neocones que les están llamando.

Esa imagen cavernícola que les decían que daban, les producía urticaria porque son muy modelnos, todos ellos y muy sabelotodos.

Eso sí, no se admiten a lefebvrianos, pero se admiten a protestantes como César Vidal o cualquier comentario filoabortista de cualquier filosimpatizante del PP.

Un asquito. Con tanta chulería acabarán apareciendo en un cartel de publicidad de la JMJ, rodeados de todos sus filoseguidores.

Lo que me extraña es que aún persistan en esa página algunos blogueros con tendencias contrarias a esta nueva forma de actuar de los infocatólicos mochileros.

Redacción dijo...

Sí anonimo, pero fíjese en algo; cuando llega Luis Fernando a Religión en Libertad, llega de la mano de César Vidal y desde ámbitos más bien marginales, como pueda ser el foro Santo Tomás Moro, más o menos vinculado al tradicionalismo político. En Religión en libertad da un cierto margen a noticias sobre partidos políticos como Alternativa Española, y no tiene problema en destacar las novedades acerca del motu proprio SP o la Santa Misa tradicional. Precisamente en base a estos "devaneos", sale de allí despedido precisamente por las "Presiones" del sector eclesiástico mas oficialista. De ese modo, comenzaba Infocatólica con la reputación de no-oficialista, de manera análoga a lo que podría ser Paco Pepe de la Cigoña. Sin embargo, ahora tiende a querer convertirse en la longa manus de la conferencia episcopal. ¿Aconsejado por Iraburu, mentor, en tiempos de algunos que hoy son obispos? Quizás. Hacia todo eso se orienta esta operación de los filo-lefebvristas.
Pero fijémonos en un detalle. Tanto los bloggers como los lectores, los recoge Luis Fernando de la gente defraudada con Religión en libertad por los motivos antes aducidos. ¿Qué público le queda ahora? ¿Los kikos, los opusinos, los carismáticos? Toda esa gente tiene quien les dé cobertura informativa; y ya tienen a Rouco para mover la silla a quien sea. Habida cuenta de que la mayoría de los blogs de infocatólica son la cosa más anodina y pesada desde que pasó de moda el collar de melones. Sólo un par de ellos tienen algo de interés. El propio blog de Luis Fernando es completamente repetitivo, justamente por no poder superar ciertos límites: limitarse a protestar para que excomulguen o sancionen comportamientos aislados, sin tampoco dar él la primicia, cuando ya llevan tales noticias dos días o más circulando por la red. Si Luis Fernando se queda sin el público que él ha puesto a su derecha. ¿quién le queda?

Anónimo dijo...

No, no le puede gustar. Estoy convencido.
¿Cómo hacemos para que acepte lo que Castellani ecribió en Cristo ¿Vuelve o no vuelve? bajo el título La Infalibilidad?

¿Y cómo hacer para que lea gustoso su Carta sobre la Obediencia del libro Cristo y los Fariseos?

Y de sus Seis Ensayos y Tres Cartas ... ¿seguro que le gustó la Carta al cardenal Caggiano?

No me lo creo.

El Carlista.

Ps. vean el prólogo de Dictio escritos por don Rubén Calderón Bouchet a Las Canciones de Militis de Castellani, en especial cuando habla de Jean Cocteau, que es algo duro para que lo trancriba ahora, pero viene a cuento.

Ps. 2. pero me animo a transcribir, que también viene al pelete, nuevamente de don Rubén, parte del prólogo que escribió a Seis Ensayos y Tres Cartas: "A propósito de sus cartas se ha hablado de su falta de humildad y caridad. ¡Qué idea menguada se tiene en nuestros medios de las virtudes cristianas! Y como siempre, el mal conocimiento se pone al servicio de los intereses mezquinos y los nombres usurpados de las santas virtudes sirven para enmascarar los apetitos más bajos y los temores más ruines. El servilismo disfrazado de humildad se arrastra en las antesalas del poderoso y luego pasa la factura de sus genuflexiones rentables. El miedo se sirve de la caridad para ocultar el contrabando y entre sahumerios y falsas sonrisas cuida con deleite las prebendas obtenidas por el halago... Su lengua limpia, como la cascada serrana, decía con claridad lo que quería sin detenerse en las zalemas formales del estilo curialeco; y como decía la verdad, todos los fariseos con mando de tropa se sentían atacados allí, donde había hecho nido el Espíritu de la Mentira... El verdadero teólogo, más que pensar, conoce".

¿Les suena?

Anónimo dijo...

Lo que hace gracia es el palmerío que se monta cuando el jefe dice algo. Ya están los blogueros más afines, repitiendo la consigna.

Si se tiene que defender a los kikos, se ponen de acuerdo a hablar de los kikos. Ahora les ha dado por los lefebvrianos, y en varios blog a hablar de lo mismo.

Un borreguerío insoportable.

Y ya no digamos del cura que aprovecha para hacer publicidad de sus libros. Habrá subido las ventas, sin duda.

Es una página soporífera en la que el pelotilleo está a la orden del día. A veces, hasta se siente vergüenza ajena.

Todo lo ocurrido ha sido una provocación y ademas se chulean de la repercusion. Infumables.

Muy bueno este blog. Congratulations.

Redacción dijo...

Libros no sé si venderá,pero al menos lo han hecho canónigo

Anónimo dijo...

Ah!!!!!! Por eso se toma descansos en su blog. Antes estaba a full time y, ahora, ha reducido la jornada.

Vaya, vaya.

Y no querrá quedarse ahí porque le gusta que le digan lo bien que le queda el color rojo.

Redacción dijo...

Nooo, en el blog puede mostrar su talante conciliador, dialogante y humanista, para que se fijen que vale para muchísimo más. No se pasa del límite ni medio centímetro.

Anónimo dijo...

Igual se trata de una infección aguda de personalismo por contagio con la Universidad de Navarra.

Una vez producida la infección de subjetivismo, la única verdad objetiva que queda es la obediencia extrema.

El resto es tradición viva en su devenir histórico.

Anónimo dijo...

Se les acabaron los argumentos ya? El p. Iraburu los está dejando en evidencia. Están fuera de la Iglesia y no quieren reconocerlo. El levantamiento de las excomuniones no tiene más valor que el mismo gesto hacia los ortodoxos. No tiene mayor trascendencia. El cisma no cesa por ello.

Hicimos bien en pedirle al Pater esta serie.

Anónimo dijo...

Estimado Carlista: Soy nieto de un requeté, un orgullo leerle.

Por favor, cuéntenos más de Castellani. Tengo todo lo que publicó de Prada sobre él y todo lo que he podido encontrar por la interné. Algún día espero poder viajar a Argentina y traerme todo lo que pueda sobre este cura tan interesante.

No sabía que Castellani tuviese aprecio por Lefevre.

También me sorprende lo que cuentan sobre Newman. Tenía entendido que era algo así como un precursor del Concilio Vaticano II.

Muchas gracias a todos por esta bitácora tan instructiva. Dejaré de perder mi tiempo con Infocatolica.


Saludos,

Juan Francisco D.B.

Redacción dijo...

Estimado anónimo. No. Aún no se acabaron los argumentos. Los que le faltan al p. Iraburu en su exposición.

Anónimo dijo...

Una opinión anónima, que sentencia quién está fuera de la Iglesia y cuál es el valor del levantamiento de unas excomuniones, demanda obediencia.

No importa el razonamiento canónico, ni la cuestión teológica, ni la litúrgica. No importa lo que digan los santos doctores de la Iglesia como Santo Tomás de Aquino o San roberto Bellarmino. No importa lo que digan Papas y Concilios.

Lo único importante es obeder.

Anónimo dijo...

Estimado Juan Francisco.

Castellani apreciaba mucho a Lefebvre.
La segunda vez que vino al país también pidió de verlo. A Castellani lo acompañó una señora que es quien me lo contó a mi y que estaba entre las que lo cuidaban cuando ya estaba viejo y más malo que nunca (siempre fue parco, pero por el final se le salía el ojo de vidrio y no se lo quería poner, etc.).
En esa segunda oportunidad, al salir de la reunión a solas que tuvo con Lefebvre, esta señora le preguntó:
- Padre, ¿qué piensa de Monseñor? ¿Será un santo?
- Mire -contestó Castellani-, canonizar, canoniza Roma, pero este hombre tiene algo.

Seguramente le llamó la atención la serenidad y mirada que supo impactar a todos los que trataron a Lefebvre personalmente.

En España tenemos correligionarios que tienen la obra completa de Castellani (más de 50 libros). Seguramente Ayuso. También un amigo de Prada y del Brigante, profesor de la Complutense, que estuvo almorzando en mi casa hace pocos domingos atrás después de misa.
¡Cosa increible! Cuando pasamos a la biblioteca enseguida me dijo:
- "De Castellani te faltan 2 libros".
¡Y es verdad!

- Prada también debe tener la obra completa, pero no es carlista.
- Bueno, no sé. Rara vez difieren sus ideas de las de Ayuso o Gambra en su programa de televisión, y en el último, hasta se encolumnó con éstos acerca del urticante tema del concepto de "nación". Si no es carlista está a un paso...

Te cuento esto para que veas cómo fotocopiar su obra también por allí, pues acá, en un viaje, no conseguirás más de 15 o 20 de sus libros.

Un abrazo,

El Carlista.

Anónimo dijo...

El hecho es que los excomunicados sois vosotros. Los que no tenéis missio ni jurisdicción son vuestros obispos frikis. No hacéis visitas ad limina ni están en el directorium. Los que aun así confesáis, celebráis "matrimonios" (nulos), lleváis procesos canónicos (paralelos)y todo un etcétera de actos cismáticos de libro sois vosotros.

Y aun así sois los primeros en criticar con toda soberbia a los obispos, sacerdotes, órdenes, congregaciones y movimientos que están sí ellos en comunión perfecta con el Santo Padre y nuestra bi-milenaria Iglesia.

Dais aquí ejemplos que solo parcialmente tienen similitud con el caso de Leffevre; por lo que son inválidos. E intentáis todos los medios para justificar la desobediencia al Papa en materia grave (como si fuerais protestantes).

Dais pena. Oraré por vosotros y vuestra conversión. Por Leffevre ya es tarde, y puesto que murió cismático pertinaz, hoy estará, entre lava y fuego, lamentando sus terribles pecados contra la unidad de la Santa Iglesia Católica. Vosotros aun estáis a tiempo. No miréis los excesos de unos pocos para justificaros en vuestra desobediencia, más bien mirad el ejemplo de los santos de nuestro tiempo, que son muchos y muy apropiados.

El mismo Padre Iraburu ha debido soportar toda clase de vejámenes por ser fiel a la Iglesia de siempre. Vosotros que habéis elegido el camino fácil de la desunión, no sois dignos de maltratarlo como habéis hecho aquí y en los indignos comentarios que habéis dejado en su bloj.

Unos simples laicos haciéndose los doctorcillos os habéis arrogado derechos que no tenéis. Pobres de vosotros. Repito: dais pena.

Anónimo dijo...

Muy agradecido por su conmiseración.

Yo también le deseo lo mejor en Cristo.

Anónimo dijo...

Estos modernistas no hacen más que insultar. Buena muestra de su talante grosero y abyecto. Y no, estimado anónimo, no ore por mi conversión. No es necesario, ya que no deseo convertirme al modernismo sincrético. Con la Fe católica me basta.

Redacción dijo...

Los neocones no tienen más argumento que las consagraciones de 1988 para desviar la atención de los problemas reales de la Iglesia y sus causas. No os dejéis enredar.

Anónimo dijo...

Y para cuándo el artículo contra el cardenal Slipjy, padre Iraburu? ¿O lo van a canonizar?

" In 1977 Slipyj consecrated Ivan Choma, Stepan Czmil and Lubomyr Husar as bishops without approval of the pope in an act of exposition of patriarchal aspirations. These consecrations caused much annoyance to the Roman Curia as episcopal consecrations without papal permission are considered illicit in Roman Canon Law but not Eastern Canon Law.

He died in 1984. After the fall of the Soviet Union, his relics were returned to St. George's Cathedral in Lviv in 1992.

His cause for canonisation has been introduced at Rome"

Anónimo dijo...

¡Qué cantidad de comentarios de ayer a hoy! Casi no los puedo seguir (también hay que trabajar en este país). En fin, allá vamos:
1- Respecto a la obediencia: planteo primero lo de la desobediencia de Mons. Lefebvre porque es algo que niegan o bien soslayan sistemáticamente los lefes. Partamos de la verdad: hubo desobediencia. Si fue buena o mala, lo discutamos y probablemente le acepte que fue buena o bien que se pueden entender las razones. Pero partamos de la verdad, sin negar o sin hablar de ese hecho. Yo mismo he sido acusado de desobediencia (en un grado y en una situación mucho menos comprometida, además no soy sacerdote ni obispo), y algo sé de qué se trata obedecer o desobedecer.
2- Toda la injusticia y el mal que hayan recibido los lefes no los habilita a faltar a la caridad ni con la Iglesia ni con el Papa. (Digo la Iglesia en lugar de decir Roma como dicen los lefes). Cíte todos los santos que quiera diciendo cosas del Papa pero señále también donde faltaron a la caridad. Que también lo pueden haber hecho, que sean santos no significan que sean impecables. De todos modos eso no los justifica.

Juan Francisco: hay librerías argentinas que le pueden enviar los libros de Castellani. Obviamente el flete le va a costar bastante, pero seguro que menos que un viaje a la Argentina. Aunque el viaje vale la pena.

El descreido

orion dijo...

Volvemos a lo dicho mucho más atrás: el número de comentarios muestra que éste es el tema de la Iglesia en este momento, pues algo tan en el corazón de la Iglesia como la Liturgia apunta al centro de la diana de la pretendida "reforma" de la Iglesia, que nadie sabe qué es (si "nueva evangelización", si "nueva pastoral", "nueva misión")... Todo nuevo y sustentado en nada. Spiritum vertiginis tomado de la tendencia mundana de nuestro tiempo. Vetera novis augere et perficere.

Juancho dijo...

Me saco el sombrero ante la erudición de algunos tradis de este foro y que escribieron en infocatólica.

Saben mucho.

No sé si tuvieron que estudiar a la fuerza para defenderse o porqué, pero la verdad que saben en serio.

Al menos, en la "disputatio", convencen.

Sigan adelante.

Juancho (alabancioso).

Anónimo dijo...

Descreído:

No es juego de palabras: el acto servil, de un vicio por exceso contra la virtud de la obediencia, no se puede denominar obediencia. Sólo tiene la apariencia de obediencia.

El acto de resistencia, es obediencia a una autoridad superior, y sólo tiene la apariencia de desobediencia.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

En cierto modo, y sea cuales fueren las intenciones, a Infocatólica el tiro les està saliendo por la culata.
No sólo por la calidad de las razones, el peso abrumador de las opiniones y la manifiesta endeblez del pensamiento, if any, neocon voluntarista, oximoron en sí mismo.

Quienes no somos lefebristas aprendimos la poesìa de Brecht: vinieron por los judíos, pero nosotros no eramos judíos, vinieron por los comunistas, pero nosotros no eramos comunistas, etc.

Basta de chivos expiatorios, a trabajar con el núcleo del problema: la inane calidad del pensamiento neocon, su carácter de progresismo de tránsito lento.

neocon obediente servil dijo...

Que no, anónimos lefebristas, luis, gualterio, martin, omnipresente hermenegildo, etcétera, que esa poesía NO ES DE BRETCH.

Redacción dijo...

Neocon obediente servil:

Díselo a Juanjo para que lo ponga en su sección Mythbusters. A Rouco le va a gustar.

qfwfq dijo...

Juan Francisco:

Yo estuve hace un par de años en Buenos Aires y busqué libros del P. Castellani. Apenas encontré cuatro libros después de mucho rebuscar, y las librerías eran muy muy grandes. Yo creo que tendrás más suerte buscándolos en librerías de viejo.

Un saludo.

José M.

Anónimo dijo...

Enhorabuena a los responsables de este blog por decir las cosas claras frente a la intoxicación liberal-modernista.