miércoles, 14 de septiembre de 2011

NOTA: pedimos a nuestros lectores sepan disculpar algunos inconvenientes técnicos que hemos tenido con la publicación y actualización de las entradas relativas a las últimas noticias. 


Reproducimos a continuación el comunicado emitido por la Santa Sede en el día de hoy, redactada originalmente en francés e italiano, respecto al encuentro entre la Congregación para la Doctrina de la Fe y la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. 

Nótese el carácter del texto, tan distinto a lo que hemos tenido que leer estas últimas semanas en agencias y portales sedicentes católicos, lo mismo que en algunos comentarios en este mismo blog.

Sin aventurarnos a profetizar el futuro de estas conversaciones, nos parece importantísimo lo que el comunicado reconoce hacia el final del penúltimo párrafo: "legittima discussione lo studio e la spiegazione teologica di singole espressioni o formulazioni presenti nei documenti del Concilio Vaticano II e del Magistero successivo". Algún neocon se acaba de desmayar...
COMUNICATO: INCONTRO TRA LA CONGREGAZIONE PER LA DOTTRINA DELLA FEDE E LA FRATERNITÀ SACERDOTALE SAN PIO X
TESTO IN LINGUA FRANCESE
Le 14 septembre 2011, au siège de la Congrégation pour la Doctrine de la Foi, a eu lieu une rencontre de Son Éminence Révérendissime le Cardinal William Levada, Préfet de cette Congrégation et Président de la Commission pontificale Ecclesia Dei, Son Excellence Monseigneur Luis Ladaria, s.j., Secrétaire de cette Congrégation, et Monseigneur Guido Pozzo, Secrétaire de la Commission pontificale Ecclesia Dei, avec Son Excellence Monseigneur Bernard Fellay, Supérieur général de la Fraternité sacerdotale saint Pie X, et Messieurs les Abbés Niklaus Pfluger et Alain-Marc Nély, Assistants généraux de la Fraternité.
À la suite de la supplique adressée le 15 décembre 2008 par le Supérieur général de la Fraternité sacerdotale saint Pie X à Sa Sainteté le Pape Benoît XVI, le Saint-Père avait pris la décision de lever l’excommunication des quatre évêques consacrés par Monseigneur Marcel Lefebvre et d’ouvrir en même temps des colloques doctrinaux avec la Fraternité, afin de surmonter les difficultés et les problèmes d’ordre doctrinal, et de parvenir à la réduction de la fracture existante. 
Obéissant à la volonté du Saint-Père, une commission mixte d’études, composée d’experts de la Fraternité sacerdotale saint Pie X et d’experts de la Congrégation pour la Doctrine de la Foi, s’est réunie à huit reprises pour des rencontres qui ont eu lieu à Rome entre le mois d’octobre 2009 et le mois d’avril 2011. Ces colloques, dont l’objectif était d’exposer et d’approfondir les difficultés doctrinales majeures sur des thèmes controversés, ont atteint leur but, qui était de clarifier les positions respectives et leurs motivations. 
Compte tenu des préoccupations et des instances présentées par la Fraternité sacerdotale saint Pie X à propos du respect de l’intégrité de la foi catholique face à l’herméneutique de la rupture du Concile Vatican II à l’égard de la Tradition – herméneutique mentionnée par le Pape Benoît XVI dans son Discours à la Curie romaine en date du 22 décembre 2005 –, la Congrégation pour la Doctrine de la Foi prend pour base fondamentale de la pleine réconciliation avec le Siège apostolique l’acceptation du Préambule doctrinal qui a été remis au cours de la rencontre du 14 septembre 2011. Ce préambule énonce certains des principes doctrinaux et des critères d’interprétation de la doctrine catholique nécessaires pour garantir la fidélité au Magistère de l’Église et au sentire cum Ecclesia, tout en laissant ouvertes à une légitime discussion l’étude et l’explication théologique d’expressions ou de formulations particulières présentes dans les textes du Concile Vatican II et du Magistère qui a suivi. 
Au cours de la même réunion ont été proposés quelques éléments en vue d’une solution canonique pour la Fraternité sacerdotale saint Pie X, qui suivrait la réconciliation éventuelle et espérée.
[01275-03.01] [Texte original: Français]


TESTO IN LINGUA ITALIANA
Il 14 settembre 2011 si sono incontrati nella sede della Congregazione per la Dottrina della Fede Sua Eminenza Reverendissima il Cardinale William Levada, Prefetto della medesima Congregazione e Presidente della Pontificia Commissione Ecclesia Dei, Sua Eccellenza Mons. Luis Ladaria, S.I., Segretario della medesima Congregazione, Monsignore Guido Pozzo, Segretario della Pontificia Commissione Ecclesia Dei, con Sua Eccellenza Mons. Bernard Fellay, Superiore generale della Fraternità sacerdotale San Pio X, ed i Reverendi Niklaus Pfluger e Alain-Marc Nély, rispettivamente primo e secondo Assistente generale della medesima. 
In seguito alla supplica indirizzata dal Superiore Generale della Fraternità Sacerdotale san Pio X il 15 dicembre 2008 a Sua Santità Papa Benedetto XVI, il Santo Padre aveva deciso di rimettere la scomunica ai quattro Vescovi consacrati dall’Arcivescovo Lefebvre, e, nel medesimo tempo, di aprire dei colloqui dottrinali con detta Fraternità, al fine di chiarire i problemi di ordine dottrinale e giungere al superamento della frattura esistente. 
In ottemperanza alle disposizioni del Santo Padre, una commissione mista di studio, composta da esperti della Fraternità Sacerdotale San Pio X e da esperti della Congregazione per la Dottrina della Fede, si è riunita in otto incontri, che si sono svolti a Roma tra il mese di ottobre 2009 e il mese di aprile 2011. Questi colloqui, che avevano l’obiettivo di esporre e approfondire le difficoltà dottrinali essenziali sui temi controversi, hanno raggiunto lo scopo di chiarire le rispettive posizioni e relative motivazioni. 
Anche tenendo conto delle preoccupazioni e delle istanze presentate dalla Fraternità Sacerdotale San Pio X in ordine alla custodia dell’integrità della fede cattolica di fronte all’ermeneutica della rottura del Concilio Vaticano II rispetto alla Tradizione, di cui ha fatto menzione Papa Benedetto XVI nel Discorso alla Curia Romana (22-XII-2005), la Congregazione per la Dottrina della Fede ritiene come base fondamentale per il conseguimento della piena riconciliazione con la Sede Apostolica l’accettazione del testo del Preambolo Dottrinale che è stato consegnato durante l’incontro del 14 settembre 2011. Tale Preambolo enuncia alcuni principi dottrinali e criteri di interpretazione della dottrina cattolica, necessari per garantire la fedeltà al Magistero della Chiesa e il "sentire cum Ecclesia", lasciando nel medesimo tempo alla legittima discussione lo studio e la spiegazione teologica di singole espressioni o formulazioni presenti nei documenti del Concilio Vaticano II e del Magistero successivo. 
Nella stessa riunione, sono stati proposti alcuni elementi di una soluzione canonica per la Fraternità sacerdotale San Pio X, a seguito dell’eventuale e auspicata riconciliazione. 
[01275-01.01] [Testo originale: Italiano] 
[B0532-XX.01]

COMUNICADO SOBRE FRATERNIDAD SACERDOTAL  SAN PIO X 
 VIS 20110914 (480)

CIUDAD DEL VATICANO, 14 SEP 2011 (VIS).- Sigue el comunicado emitido hoy a mediodía por la Oficina de Prensa de la Santa Sede sobre la situación de  la Fraternidad  Sacerdotal San Pío X .  

"El 14 de septiembre 2011, en la sede de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha tenido lugar un encuentro entre el cardenal William Joseph Levada, Prefecto de esa congregación y Presidente de la Pontificia Comisión EcclesiaDei, el arzobispo Luis Ladaria, S.J., secretario de la misma  congregación y monseñor Guido Pozzo, secretario de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei con el obispo  Bernard Fellay, Superior General de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, y los reverendos Niklaus Pfluger y Alain-Marc Nely, respectivamente primer y segundo Asistente  general de la Fraternidad.  

A raíz de la  súplica  dirigida por el Superior General de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X a Su Santidad Benedicto XVI el 15 de diciembre de  2008, el Santo Padre decidió levantar la excomunión a los cuatro obispos consagrados por el arzobispo Lefebvre, y al mismo tiempo, abrir una serie de coloquios doctrinales  con dicha Fraternidad con el fin de aclarar los problemas de orden doctrinal y superar la fractura existente.   

En cumplimiento de las disposiciones del Santo Padre, una comisión mixta de estudios  formada por expertos de la Fraternidad Sacerdotal  San Pío X y por expertos de la Congregación para la Doctrina de la Fe se reunió en ocho sesiones que se celebraron en Roma entre octubre de 2009 y abril de 2011. Estas conversaciones, cuyo objetivo era exponer y analizar las dificultades doctrinales esenciales sobre temas controvertidos, consiguieron aclarar las respectivas posturas y sus motivos.   

Incluso teniendo en cuenta las preocupaciones e instancias planteadas por la Fraternidad Sacerdotal San Pío X con respecto a la custodia de la integridad de la fe católica frente a la hermenéutica de ruptura del Concilio Vaticano II con la Tradición, mencionada en el discurso de Benedicto XVI a la Curia Romana el 22 de diciembre de 2005,  la Congregación para la Doctrina de la Fe considera que la base fundamental para lograr la reconciliación plena con la Sede Apostólica es la aceptación del texto del Preámbulo doctrinal entregado en la sesión del 14 de septiembre de 2011. 

Dicho  preámbulo establece algunos principios doctrinales y criterios de interpretación de la doctrina católica, necesarios para garantizar la fidelidad al Magisterio de la Iglesia y el "sentire cum Ecclesia", dejando abierto, al mismo tiempo, a una discusión legítima, el estudio y la explicación teológica de expresiones o formulaciones particulares  presentes en los documentos del Concilio Vaticano II y del Magisterio sucesivo.    

Durante la misma sesión, se han propuesto algunos elementos de cara a una solución canónica para la Fraternidad Sacerdotal  San Pío X,  que serían sucesivos a la eventual y esperada  conciliación".
OP/        VIS 20110914 (480)

 Por su parte, la agencia oficial DICI informó que el obispo Fellay ofrecerá una rueda de prensa a último hora del día de hoy. En este momento, lamentablemente, la web de DICI se encuentra caída.


43 comentarios:

Martin Ellingham dijo...

Infocatólica dice PRELATURA, pero el comunicado del Vaticano no lo aclara. No es lo mismo que un ORDINARIATO. Y me temo que "unos que yo conozco" no van a estar muy contentos con que se les ofrezca una prelatura...

Saludos.

Miles Dei dijo...

El que dice lo de prelatura es Beltramo desde Roma:

http://twitter.com/#!/sacroprofano

Se intuye que han tenido una reunión con Lombardi, donde también habría afirmado que es intención del Vaticano que el preámbulo doctrinal permanezca secreto.

Esto no hay quien lo entienda. ¿Como puede permanecer secreto lo relativo a la doctrina exigida de la que depende la comunión con la Iglesia?

Miles Dei dijo...

Perdón, no me fijé que el que dice lo de que no se van a publicar es el bocazas de Luis Fernando. Ya me extrañaba...

Miles Dei dijo...

En cualquier caso esta parte del tema es todo un jarro de agua fría a la neodogmática de la neoconía.

lasciando nel medesimo tempo alla legittima discussione lo studio e la spiegazione teologica di singole espressioni o formulazioni presenti nei documenti del Concilio Vaticano II e del Magistero successivo.

Don Diego dijo...

Estimados: el V.I.S. ya ha enviado por mail la versión en castellano del comunicado.
Además, Andrés Beltramo dice en su twitter que Fellay hablará esta tarde.

Martin Ellingham dijo...

El nivel de impericia y deshonestidad intelectual de Luis Fernando sigue in crescendo. No sólo cambió el título a la noticia, para disimular, sino que borró todos los mensajes que pusieron en evidencia sus errores al informar sobre el tema.

Anónimo dijo...

jojo

Los de infocatólica están que trinan!!

han cerrado y borrado comentarios en la noticia.

No es de extrañar el dolor de estómago que tiene LF e Iraburu porque la bofetada a la perversa enseñanza que dan en ese portal se ha destapado por el mismo Papa.

Benedicto acaba de ratificar lo que los lefebvrianos llevan diciendo años:

No hace falta estar de acuerdo con la totalidad del Concilio Vaticano II ni asentir a sus escritos para ser católico.

la Santa Sede admite que los puntos abordados por los lefebvristas no son considerados como esenciales a la fe católica hasta el punto de dejar fuera de la Iglesia a aquellos que no los admiten.

Siderúrgica dijo...

DEO GRATIAS

Tremendo esto

"dejando abierta a la legítima discusión el estudio de la teología y la explicación de expresiones particulares y formulaciones presentes en los textos del Concilio Vaticano II y del magisterio que le siguió."

O sea, que ni la Misa Tradicional fue abrogada, ni el Concilio Vaticano II está fuera de discusión.

¿Quién tenía razón?

Lo de infocatólica, de naúsea.

Miles Dei dijo...

Lo más gracioso es que Beltramo en un principio tenía razón. Ha sido Lombardi el que ha dejado caer lo de Prelatura personal, pero claro, diciendo que sería "la solución más adecuada".

Father Lombardi said, "Today the most likely solution would be a personal prelature," which is a church jurisdiction without geographical boundaries designed to carry out particular pastoral initiatives. It is headed by a prelate, who is appointed by the pope; currently the church's only personal prelature is Opus Dei.

Todavía cambian otra vez la noticia. Es su estilo. El caso es que no creo que les veamos pedir perdón a todos los que han ofendido diciendo que eran cismáticos por plantear una legítima cuestión discutible.

En fin. Veremos que dice Fellay. Lombardi afirma que se espera que en los próximos meses se firme el preámbulo por parte de la Fraternidad. Pero de Lombardi me fío menos que de Infocatólica.

Miles Dei dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Ahora Mons Fellay DEBE estar a la altura.

La FSPXX no puede desaprovechar esto. NO PUEDE ni DEBE.

Si se quieren ir los seguidores de Williamson, que se vayan.

La Fraternidad hará un grandisimo bien a miles de fieles que podrán acceder a la sana doctrina en las diócesis.

Gracias Benedicto XVI !!!

Anónimo dijo...

Hace unos días, en uno de sus habituales post sobre la "herejía liberal progresista" (Luis Fernando dixit), decía literalmente (o casi) que los "lefebvristas" serían herejes si "no aceptaban la autoridad del Vaticano II". Obviamente la Santa Sede parece no convertir en punto fundamental esa habitual obsesión infocatólica.
Si el resultado hubiese sido negativo para la FSSPX, desde hoy hasta el siguiente año jubilar romano, tendríamos 234 entradas del p. Iraburu con un título semejante a este "Filo-lefebvristas redux". No ha sido así, y guarda silencio. Pase lo que pase, lo afirmado hoy por la Santa Sede marca un antecedente al que habrá que referirse constantemente desde hoy cuando se trate este tema. Aunque el p. Iraburu debe estar con una cafetera de dos litros delante atado a la silla para no subirse por las paredes.

Fr. Juan

Anónimo dijo...

Además, Luis Fernando TERGIVERSA la realidad cuando habla de "aceptación de puntos básicos del Vaticano II", y lo de la "prelatura personal internacional". No es por mala información, es por miedo al ridículo en que se ponen por sus afirmaciones de los últimos meses. Bueno, Luis Fernando, entonces ¿son herejes o no son herejes por no aceptar la "autoridad del Vaticano II"?

Fr. Juan

P.S. Además, como os gusta decir, "Roma locuta, causa finita", y si no, ya sabéis, sois de la "herejía progresista liberal".

Miles Dei dijo...

No dudes en que saldrá con que es lo que siempre ha dicho. De hecho el en su día enseñaba claramente esta cuestión de la legítima discusión de algunas formulaciones y expresiones del concilio hasta que de repente cambió y pasó a considerar filolefe a todo el que osara decir lo más mínimo al respecto.

Ahora volverá a ello porque en el fondo es teólogo y sabe teología porque la estudió bien. Las almas confundidas serán las dejadas en el camino, como Luis Fernando y toda la troupe de comentaristas ignorantes del asunto.

Miles Dei dijo...

Me refiero al Padre Iraburu en mi anterior post, obviamente.

Coronel Kurtz dijo...

Anónimo 15:49: No se apresure.

Necesitamos 46 años para ver en un texto proveniente de la Santa Sede una declaración sobre legítima discusión del Magisterio conciliar y postconciliar.

Esto no va a pasar desapercibido por los sectores progresistas que dominan la Iglesia al día de hoy. El huracán que va a causar, posiblemente obligue a un nuevo endurecimiento de la Curia hacia la FSSPX.

Aceptar por aceptar, estoy seguro que Mons. Fellay es el primero. El problema es cómo se va a implementar este esquema canónico (prelatura, ordinariato, etc.) a lo largo y a lo ancho del mundo. Hay muchísimos interrogantes.

Miles Dei dijo...

Es obvio que con esto se traen la respuesta a la rebelión germana. Es lo que me temía. El magisterio posconciliar tiene cosas legítimamente discutibles. Lo peor es que no se dice cuales. Es como vivir un nuevo posconcilio donde puede ocurrir cualquier cosa enmarcada en la útopica conciliación de lo inconciliable. La tormenta, caso de que Fellay acepte, va a ser perfecta y me recuerda a la parte final de la profecías de San Malaquías, precisamente hoy que han denunciado al Santo Padre ante el tribunal penal internacional.

Anónimo dijo...

Las "enseñanzas" de Iraburu ya llevan varias bofetadas doctrinales y morales desde Roma.

Esta es la más sonora. Ha dejado en evidencia a infocatólica de una forma brutal.

¿Dónde queda ahora la famosa frase Iraburita "suspender el juicio"?

Queda a nivel del suelo. No es doctrina católica lo que enseña Iraburu sino seguimiento ciego carente de razón como si fuésemos musulmanes.

Los Kikos más de lo mismo, pobrecitos mios viendo el nivel de sus fundadores es lógico.

Anónimo dijo...

Coronel

Por muchos interrogantes que existan sobre implementación operativa de prelaturas (al opus no le ha ido mal esa independencia) es infinitamente mejor que seguir fuera de la estructura visible de la iglesia.

La FSSPX debe aceptar la generosidad de Benedicto y corresponder a los miles de fieles que le esperan.

Si hubiese una diócesis, por ejemplo, con parroquias de la FSSPX en Austria, los católicos ya habríamos visto la respuesta a los 300 herejes y al Cardenal.

Estando dentro se puede influenciar en la restauración de la tradición frente a las herejias modernistas que invaden la estructura de la iglesia incluyendo parte de la curia.

Desde un bunker, fuera, no se puede.

Miles Dei dijo...

Veamos, el ordinariato supone que el superior se lo imponen desde la Santa Sede. La Prelatura presenta a la Santa Sede a quien quiere como superior.

Aparte, la Prelatura supone una jurisdicción sobre la universalidad de los fieles si estos quieren adscribirse, sin perder la jurisdicción propia. En un ordinariato esto no ocurre así. O se pertenece a la diócesis o al ordinariato. A la hora de implementar el servicio espiritual a los fieles tradicionales la figura de la Prelatura es mucho mejor.

De cualquier forma habrá afrentas, tortazos y zancadillas. Tormenta perfecta.

Anónimo dijo...

Toda la tormenta que se quiera, pero algo está MUY clarito:

= los documentos del Vaticano II no son tan incontrovertibles como para arrojar de la Iglesia a los que no los admitan en su totalidad.

Y sí, lo de infocat y ciertos blogueros suyos, así como el palmerío correspondiente pues en fin...

Anónimo dijo...

¿dónde está el apologeta Arraiz y Daniel que juraban sobre los textos irrefutables del Concilio?

Y LF el defensor de todos los documentos del Concilio como magisterio indiscutible?

A Iraburu le dejaré un rato porque me da pena pensar por lo que debe estar pasando al verse desacreditado por el papa de forma humillante.

Hermenegildo dijo...

Miles Dei: una prelatura no tiene jurisdicción sobre los fieles laicos, salvo en lo relativo a las cuestiones internas de la Prelatura. Por ejemplo, para que el Prelado del Opus Dei pueda casar a dos supernumerarios, necesita la delegación de sus respectivos párrocos diocesanos.

Por lo demás, existe una diferencia notable entre el Ordinariato y la Prelatura. El Ordinariato puede establecer casas y parroquias sin necesidad del permiso del obispo diocesano; la prelatura personal, no.

Miles Dei dijo...

No está la cosa tan clara cuando el prelado es obispo. De todos modos si en los fines entra la celebración litúrgica en un modo determinado las posibilidades son inmensas.

Anónimo dijo...

Il suo contenuto, ha detto però il portavoce vaticano, padre Federico Lombardi, è destinato a rimanere segreto.

http://vaticaninsider.lastampa.it/homepage/vaticano/dettaglio-articolo/articolo/papa-pope-el-papa-vaticano-vatican-lefebvriani-8028/

Anónimo dijo...

No hagamos leña con el árbol caído de los neoconservadores.

Para nuestros hermanos es un momento de crecimiento porque tienen un nuevo reto que es el de practicar la virtud de la obediencia de una manera adulta.

Y para los tradicionalistas también va a resultar otro momento de crecimiento porque la verdad tiene que venir acompañada de la caridad.

Coronel Kurtz dijo...

El problema de las prelaturas ya ha sido tocado aquí en este blog con esa buena serie sobre el Opus Dei.

Si bien la prelatura es un buen paraguas jurídico para los obispos, presbíteros y religiosos, el problema es el de los laicos y las obras de apostolado que necesitan del acuerdo del ordinario (canon 297).

Supongo que si ésta es finalmente la solución canónica elegida, deberá ajustarse a algunas formas sui generis que supongo quedarán delimitadas por algún documento ad hoc de la Santa Sede dado que el CIC parece incompleto en este punto.

Hermenegildo dijo...

Miles Dei: que el prelado esté consagrado Obispo no quiere decir que goce de la jurisdicción de un Obispo diocesano. En la Curia Romana, por ejemplo, trabajan muchos obispos que no tienen jurisdicción sobre fieles concretos.

Tampoco hay que confundir la potestad de celebrar ceremonias litúrgicas con la potestad jurisdiccional. Por lo demás, esto es exactamente lo que dice el Código de Derecho Canónico sobre los laicos y las prelaturas personales:

296 Mediante acuerdos establecidos con la prelatura, los laicos pueden dedicarse a las obras apostólicas de la prelatura personal; pero han de determinarse adecuadamente en los estatutos el modo de esta cooperación orgánica y los principales deberes y derechos anejos a ella.

Cougar dijo...

Lombardi no ha dicho nada que no haya querido decir ni que el Papa no haya querido que diga.

El superior de una Prelatura Personal no tiene por qué ser un obispo. Los sacerdotes de una PP no forman un presbiterio propio sino que forman parte de los presbiterios de las diócesis en las que sus ordinarios acepten incardinarles. Viendo cuántos obispos acatan fomentar la comunión de rodillas, la traducción de "pro multis", y la puesta en práctica de "Summorum pontificum", no es difícil imaginar lo que puede pasar si la SSPX se "regularizara" bajo la figura de la PP.

Ningún ordinario tiene por qué aceptar la incardinación de ningún sacerdote de una hipotética SSPX erigida como PP. De hecho, todavía hay obispos que, casi treinta años después de la creación del Opus Dei como PP, aún no han aceptado incardinar a ninguno de "sus" sacerdotes. No "veo" a mons. Sistach o a mons. Schönborn incardinando sacerdotes de la SSPX.

Además, una vez consumado el "hecho biológico" de los obispos de la SSPX, la Santa Sede siempre podría decir que no hay necesidad de crear obispos para la SSPX, ya que las PP son dirigidas por un prelado que no tiene por qué ser obispo, tal y como fue el caso del OD desde su creación como PP ("Ut sit") el 19.III.1983 hasta la ordenación episcopal de mons. Álvaro Portillo el 6.I.1991. Así, sin obispos en la SSPX, el "problema" de las "futuras" ordenaciones quedaría "definitivamente" solucionado.

Es cierto que el OD ha logrado gran libertad con la figura canónica de la PP. Como también gozó de ella cuando era una Pía Unión. Pero su libertad residía entonces y reside ahora no tanto en la figura canónica que le ampara en cada momento sino en su poder civil y eclesiástico. No es el caso de la SSPX.

Desde un punto de vista canónico, el OD arguiría que, aunque la promulgación de la Constitución Apostólica "Ut sit" se hiciera mediante el acto solemne de su entrega y lectura pública el 19.III.1983, después de la promulgación del Codex Iuris Canonici el 25.I.1983, la fecha del texto es de 28.XI.1982 ¡antes de la existencia canónica de las prelaturas personales, reguladas por vez primera en el CDC83! Lo que implicaría que "su" Prelatura Personal sería "diferente" a todas las demás, SSPX incluida. Claro que el argumento sólo se sostiene si se acepta que una norma pueda existir antes de su promulgación y de la promulgación de la norma en la que se basa sólo porque así lo indica la fecha estampada a su pie.

Volviendo a la noticia que nos ocupa, siempre cabe el riesgo de que el documento doctrinal sea interpretativamente ambiguo, diciendo algo así como "aceptar el CV2 a la luz de la tradición", sabiendo perfectamente que ambas partes no entienden por "tradición" lo mismo, tal y como supongo que habrá quedado claro en la discusión de las "dubia". Así, si mons. Fellay se negara a aceptar un texto ambiguo, no se condenaría el concepto de "tradición" de la SSPX, que es el concepto de Tradición de la Iglesia, sino que se condenaría a la SSPX por no aceptar un concepto de "tradición" surgido a raíz del Concilio Vaticano II.

Si el proceso resultara un fiasco, podría quedar dañada la unidad de la SSPX o la figura de mons. Fellay. Ojalá que no ocurra nada de eso, que la Santa Sede acepte como declaración de catolicidad la documentación que la SSPX ya le ha presentado, y que que le conceda la figura canónica del Ordinariato.

Pero, de momento, no parece que las cosas estén yendo por ahí.

De todas formas, era algo que la SSPX tenía que hacer. Del mismo modo que Mons. Lefebvre no sólo no se negó jamás a acudir a Roma sino que, además, pidió muchas veces acudir, la SSPX no puede dejar de seguir intentando que la SS reconozca "de iure", con todas las consecuencias canónicas derivadas, que el CV2 NO incluye magisterio dogmático o infalible nuevo, nunca antes expuesto.

Coronel Kurtz dijo...

Cougar:

Si vamos a suponer mala leche, aunque se creara un super patriarcado tradicionalista con todos los derechos que tiene un patriarca de la tradición oriental, aún en ese caso, puede haber trampa, traición, etc. Si suponemos mala leche, no se salva nadie.

El tema es que con mucho menos Mons. Lefebvre hubiese aceptado.

Y vista la entrevista que recién publicó DICI, me parece que Mons. Fellay está entusiasmado.

Martin Ellingham dijo...

A mí lo de PRELATURA y no ORDINARIATO me huele a cosa de Lombardi (o de alguno de los que hacen presión). Algo de eso se puede ver en este blog:
http://secretummeummihi.blogspot.com/

Si fuera una prelatura sería complicado insertar en ella a las comunidades religiosas que dependen de la FSSPX; y "unos que yo sé" van a hacer todo lo posible para que no se contamine la secularidad de las prelaturas personales...

De momento, Fellay ha sido muy prudente en las declaraciones y esperemos que todo sea para el bien de la Iglesia y de las almas como ha declarado el obispo.

Saludos.

Cougar dijo...

Coronel Kurtz

Mientras la Santa Sede no aclare, con todas las consecuencias canónicas derivadas, si el CV2 incluye magisterio dogmático o infalible nuevo, o no, dado que nos hallamos en una situación de incertidumbre doctrinal y canónica que casi dura medio siglo ya, no es fácil ser optimista.

Confianza en el Espíritu Santo y en la Divina Providencia, toda. En las personas, ninguna.

Cougar dijo...

Redaccion

El filtro antispam parece haber filtrado mi mensaje de las 20:27.

Redacción dijo...

Cougar

Tenemos algunos problemas con el funcionamiento del blog y los ataques de un troll que viene a calumiar a una persona que es totalmente ajena a la bitácora.

Hermenegildo dijo...

Cougar: estás totalmente equivocado respecto de la relación de lass prelaturas personales con sus clérigos. Igual que estas prelaturas carecen de jurisdicción sobre los fieles laicos, los sacerdotes y diáconos miembros se incardinan en la propia prelatura y no en ninguna diócesis. De hecho, las Prelaturas pueden definirse como una forma de incardinarse los clérigos seculares sin pertenecer a ninguna diócesis.

Así se desprende del canon 295 § 1del Código de Derecho Canónico: "La prelatura personal se rige por los estatutos dados por la Sede Apostólica y su gobierno se confía a un Prelado como Ordinario propio, a quien corresponde la potestad de erigir un seminario nacional o internacional así como incardinar a los alumnos y promoverlos a las órdenes a título de servicio a la prelatura".

Miles Dei dijo...

Ningún ordinario tiene por qué aceptar la incardinación de ningún sacerdote de una hipotética SSPX erigida como PP. De hecho, todavía hay obispos que, casi treinta años después de la creación del Opus Dei como PP, aún no han aceptado incardinar a ninguno de "sus" sacerdotes. No "veo" a mons. Sistach o a mons. Schönborn incardinando sacerdotes de la SSPX.
------------------------------------

El problema es que los ya incardinados pueden acogerse a la prelatura en una especie similar a la Sociedad sacerdotal de la Santa Cruz. En eso los obispos están atados de manos pues no pueden impedir la legítima aociación de sus sacerdotes para fines espirituales. Ese es el gran juego. Sacerdotes que quieran recibir formación tradicional podrán hacerlo y permearla en sus cargos diocesanos.

En lo demás concuerdo con el Coronel. A mala leche no se salva nadie. Y precisamente lo que puede ayudar a dilucidar posiciones dudosas sobre las prelaturas es la existencia de más de una para que no sea excepción única y peculiar.

Miles Dei dijo...

Miles Dei: que el prelado esté consagrado Obispo no quiere decir que goce de la jurisdicción de un Obispo diocesano. En la Curia Romana, por ejemplo, trabajan muchos obispos que no tienen jurisdicción sobre fieles concretos.

----------------------------------
La tendría sobre sus fieles y sacerdotes en lo concerniente al bien espiritual, por ejemplo la potestad de recibir sacramentos en una forma litúrgica determinada cuando no se los dan en la diócesis.

Hoy hemos asistidos espantados a la negación de un funeral en París porque el difunto había dejado constancia de que lo quería en la forma extraordinaria. Increible que la propia parroquia niegue un funeral a un fiel con excusas varias. Eso tiene que acabar.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO: ¿El tabú no estaba ya caido, al menos en línea de principio, cuándo tan al Instituto del Buen Pastor como a los Franciscanos de la Inmaculada les aceptaron incluir en sus Constituciones la crítica constructiva del Vaticano II?
Agradeceré conocer otros puntos de vista sobre esto.

Anónimo dijo...

Hermenegildo

Entonces ¿para actuar en una diócesis los sacerdotes de una prelatura personal no necesitan ser incardinados por el ordinario? Yo creo que sí.

El prelado de una Prelatura Personal no tiene por qué ser obispo. Y, no siendo obispo, carede de potestad para incardinar a sacerdote alguno. Y siendo obispo honorífico, dado que carece de potestad sobre alguna diócesis realmente existente, tampoco puede incardinarlos.

En el texto que citas se lee "potestad de erigir un seminario nacional o internacional así como incardinar a los alumnos y promoverlos a las órdenes a título de servicio a la prelatura". ¿Dónde pone "incardinar a los sacerdotes de la Prelatura Personal en una diócesis"?

Cougar.

Anónimo dijo...

Redacción

El filtro antispam ha vuelto a hacer de las suyas con mi mensaje de las 06:05.

Sé que tenéis problemas, y lo entiendo. Espero no molestaros por indicároslo.

Gracias.

Cougar.

Hermenegildo dijo...

Cougar: los sacerdotes miembros de un instituto religioso se incardinan en dicho instituto, no en las diócesis, y los superiores de dichos institutos no son obispos. Otro tanto cabría decir de los prefectos apostólicos o de los vicariatos apostólicos.

El canon 265 del Código de Derecho Canónico establece: "Es necesario que todo clérigo esté incardinado en una Iglesia particular o en una prelatura personal, o en un instituto de vida consagrada o en una sociedad que goce de esta facultad, de modo que de ninguna manera se admitan los clérigos acéfalos o vagos".

Por lo tanto, en una prelatura personal pueden incardinarse los clérigos. Igualmente, por Iglesia particular no se entiende sólo las diócesis. También son iglesias particulares, por ejemplo, las abadías territoriales, los vicariatos apostólicos o las prefecturas apostólicas, al frente de las cuales no tiene por qué haber un obispo.

Anónimo dijo...

Hermengildo

Para actuar en una diócesis, los sacerdotes de una prelatura personal necesitan permiso del ordinario para entrar a formar parte del presbiterio diocesano.

Si no entran a formar parte del presbiterio diocesano, no pueden ejercer canónicamente ninguna tarea pastoral relacionada con los fieles de esa diócesis.

Cougar.

Hermenegildo dijo...

Cougar: los sacerdotes incardinados en una Prelatura, por ejemplo, los sacerdotes numerarios del Opus Dei, nunca entran a formar parte del presbiterio diocesano, como tampoco entran a formar parte del presbiterio diocesano los sacerdotes religiosos establecidos en la diócesis.

Distinto es que el Obispo diocesano tenga que dar su consentimiento para que la Prelatura se etablezca en su diócesis. Así, el canon 297 del Código de Derecho Canónico dispone que "Los estatutos determinarán las relaciones de la prelatura personal con los Ordinarios locales de aquellas Iglesias particulares en las cuales la prelatura ejerce o desea ejercer sus obras pastorales o misionales, previo el consentimiento del Obispo diocesano".