miércoles, 9 de mayo de 2012

La sombra de Pedro

Un fiel lector y asiduo colaborador de esta bitácora nos comparte el siguiente texto del profesor argentino Roque Raúl Aragón, que ponemos a disposición de nuestros amigos.

Este texto viene a demostrar que, como dice nuestro lector, "por si acaso alguien todavía cree lo contrario: resulta ser que ser filo-lefe es algo así como ser católico, sencillamente."
La Sombra de Pedro

6 comentarios:

Blas dijo...

¿O sea que de acuerdo a Uds. cuando el Papa implementa el CVII está actuando no como Papa sino a titulo personal?

Anónimo dijo...

Dos cosas son indudables: Aragón fue un maestro gigante, un hombre sabio, sencillo, culto, agradable. Y que estos viejos católicos, desde antes del Dante hasta hoy, dicen lo que ustedes aquí y el resto son "tendencias" marcadas de una época que no se caracteriza por el "sentir católico".

Miles Dei dijo...

http://www.campodemarte.com/los-papas-en-el-infierno-de-dante.html

Anónimo dijo...

Seguramente Lucrecia Rego de Planas leyo este texto del profesor Roque y escribio. "pobre Papa" y "en el dia del Juicio Final la verdad saldra a la luz y el cerebro del Papa podra descansar" en ese lamentable post.

Miles Dei dijo...

Lucrecia, como toda persona influída por los acontecimientos de la vida del Padre Maciel trató como pudo de responder honradamente a la pregunta que todos se hacían: ¿como puede un fundador malvado lograr tales frutos?

Con independencia de lo atinado o no de la respuesta. Su honradez para preguntárselo y responderlo en público con los instrumentos de los que contaba contrasta con las malas artes empleadas para usar lo que dijo en su contra de modo rastrero.

Curiosamente y con el tiempo la Santa Sede ha venido a dar su propia respuesta a esa pregunta aunque no de modo oficial sino práctico. La hallamos escondida en la sentencia resolutiva sobre la partición de los Cruzados de Santa María y la respuesta va en el sentido en que yo la daba de aplicar a los miembros cofundadores la propiedad del carisma fundacional y no a un fundador y además sobrepasando a estos (lo que yo ya no contemplaba por extensión) y apropiándoselo al conjunto de la institución en todo el tiempo de su existencia.

No siempre es un problema de que el Papa se haya equivocado con un fundador o le hayan engañado. Efectivamente puede haber vislumbrado como positivo el carisma (gratia gratis data) sin que ello lleve implícito la santidad del que lo recibe, aunque sí la responsabilidad de la institución aprobada en llevarlo a la práctica y que bajo tal condición puede llegar a ser suspendida o disuelta si se muestra irresponsable.

Aconsejo leer detenidamente esa sentencia que además es importante para futuras aprobaciones de fundaciones por algunas cosas más.

Miles Dei dijo...

Por cierto, muchos de los que criticaron rastreramente a Lucrecia ahora tendrán que hacer pinitos intelectuales para salvar al Papa del filolefebvrismo que muestra cuando decide hablar y hasta pactar con los lefebvristas obviando los problemas doctrinales.

Recuerdo de cierto padre director de cierto portal que decía que eso era incitarles a perseverar en el error y que por ello había que echarlos y apartarlos de todo debate. ¿Como justificará este Padre al Papa? ¡Pobre Papa!

Aunque a lo mejor retoman a Dante y colocan a Benedicto XVI en el infierno tal como hacía el vate con Anastasio II por haber pactado con los herejes, cismáticos y sedevacantistas.