miércoles, 9 de noviembre de 2016

Otro revés electoral para Francisco











No somos nadie para presagiar cómo serán las cosas bajo Trump, pero nos place ver vindicada la justicia más elemental al paso que el progre-clericalismo de Bergoglio experimenta su enésimo traspié, el de resonancias las más orbitales. Un papocesarismo redivivo en tan impropia hora, y en figura tan anodina, merecía ser desmentido en todas sus insolentes injerencias por aquel que el propio pontífice llamó, con rusoniano ditirambo, «el soberano» -supuesto el caso de que perviva ese sujeto colectivo que por inercia aún llamamos "pueblo" en este hacinamiento de átomos humanos. Se recordará que Bergoglio, fiel a su estratagema de zaherir sin nombrar, se había entreverado meses atrás en la puja electoral estadounidense fustigando a quienes -como Trump- proponen construir muros, que no puentes, y aquel que retiñe el consabido estribillo del "no juzgar" no dudó en descalificar como "no cristiano" al candidato que se oponía sin complejos a la invasión migratoria patrocinada por las élites financieras.
Mejor trato recibió de Francisco la candidata derrotada, maguer ésta se declarara a favor del aborto y la ideología de género, a más de amenazar con intervenir a "las religiones" para des-dogmatizarlas y a pesar de que recientemente se ventilara, con ocasión del llamado Wikileaks, la participación de su jefe de campaña en repugnantes happenings regados con efluvios humanos (sangre, esperma, leche materna), no menos que las incursiones de Hilaria con Bill su consorte en el escabroso mundo de la pedofilia a bordo de jets privados. Todo esto sin contar las decenas de muertes accidentales de allegados que sabían más de lo conveniente, y las evidencias bastante avanzadas de la práctica del satanismo. Diríase un menú que, revirtiendo sobre la figura de un complaciente Francisco, exhibe en éste -a falta del carisma de infalibilidad, que los papas "pastoralistas" del Vaticano II no han querido comprometer- la indefectibilidad de sus preferencias personales, siempre adscritas a lo peor de la marea gnóstica que está llevando al mundo a la irremontable locura y al suicidio.
De este hombre que gusta de hablar con su rostro, podemos imaginar aquel que compondrá, con arte y primor inigualables, con ocasión de la foto con el flamante presidente norteamericano cuando éste lo visite, apenas traspuestas las murallas vaticanas.
Visto en:


20 comentarios:

El patriota solitario dijo...

Entre Clilnton y Trump no hay ningún bien en juego. No sólo son malos los sujetos elegibles, es malo el procedimiento electoral.

Johannes dijo...

La razón principal por la cual hay que alegrarse por la victoria de Trump, o en general de cualquier candidato del Partido Republicano, es indirecta y basada en la caridad.

Amar al prójimo es desearle el bien, lo cual implica alegrarse de ese bien. Si tenemos caridad, debemos desear que las personas conozcan a Dios y a Cristo (Jn 17,3), conozcan la voluntad de Dios (Col 1,9) y la pongan en práctica (Mt 7,21), y alegrarnos de que eso ocurra.

Que alguien vote a Hillary - o en general a un candidato del Partido Demócrata, mientras éste mantenga su posición pro-aborto - indica que esa persona no conoce a Dios y a Cristo, y/o no conoce su voluntad, y/o no la pone en práctica. Que alguien vote a Trump - o en general a un candidato del Partido Republicano, mientras éste mantenga su posición pro-vida - indica que es posible que esa persona conozca a Dios y a Cristo, conozca la voluntad de Dios y la ponga en práctica. (Destaco "es posible" porque también es posible que esa persona vote a Trump exclusivamente por otras razones y no por la posición pro-vida y pro-familia del Partido Republicano.)

Por lo tanto, la alegría de que más gente haya votado a Trump en vez de a Hillary es indirecta: porque ese hecho indica que es posible que más gente conozca a Dios y viva su amor.

Favila dijo...

In-Expectatione, como siempre, demostrando que lo suyo tiene que ver con la ideología más que con la religión. Es un disparate ver en el triunfo de Trump una derrota del Papa. Y, peor aún, roza lo blasfemo que un católico se posicione con Trump (abortista y pro-LGTB) contra el Papa.

La crítica de Francisco I al muro contra los mexicanos estaba más que justificada y la habrían suscrito todos los papas anteriores, incluido Pío XII. Francisco respondía a una pregunta muy concreta del periodista y de todos modos aclaró que no privilegiaba a ningún candidato. Se ha ha obviado esta parte para sacar las palabras de Francisco de contexto.

Que este bloguero se crea las tonterías de Wikileaks y de la propaganda rusa indica que vive al margen de la realidad, en una burbuja ideológica, como gran parte de la blogosfera tradi y conservadora. Internet les ha hecho crearse su propia realidad paralela, donde viven muy a gusto. Y no se dan cuenta de que están siendo usados por servicios de inteligencia extranjeros como "tontos útiles".

Los provida se quitaron definitivamente la careta. El sacerdote Frank Pavone pidió el voto a Trump mostrando a la cámara un feto abortado, al que utilizó como un vil objeto, bien consciente de que Trump no va a hacer nada contra el aborto. Imagino que el Padre Pavone tiraría el feto a la basura después de usarlo como objeto propagandístico. Aquí se ve lo que han sido siempre los provida: amorales que utilizan a los fetos descuartizados para pedir el voto a los abortistas de derechas.

Veremos si estos brindis con champán por el triunfo de Trump no se transforman en caras desencajadas a medida que Trump vaya metiendo la pata, como ya ocurrió anteriormente con Bush, para el cual también pidieron el voto con fervor. A lo mejor los católicos que han hecho campaña a favor de Trump tendrán que dar unas cuantas explicaciones dentro de unos años. Ya les no valdrá eso de silbar y mirar para otro lado.

Carlo dijo...

Trump pro-aborto y pro-LGTB, Favila? Quién vive en la burbuja ideológica?
Trump describes himself as pro-life and generally opposes abortion with some exceptions: rape, incest, and circumstances endangering the health of the mother.[409] The Susan B. Anthony List, an anti-abortion group, praised Trump's list of potential Supreme Court nominees as "exceptionally strong," while the abortion-rights group NARAL Pro-Choice America called the candidates on the list "a woman's worst nightmare."[410] Trump has stated that he supports "traditional marriage".[411] He opposes the 2015 Obergefell v. Hodges Supreme Court ruling that legalized same-sex marriage nationwide[411][412][413] and believes the decision should be left to individual states.[412] Trump had stated that if he were elected, he would "strongly consider" appointing Supreme Court justices that would overturn the ruling.[414]
https://en.wikipedia.org/wiki/Donald_Trump#Social_issues

Martin Ellingham dijo...

Trump prometió algunas cosas buenas que espero cumpla. No le firmaría un cheque en blanco. Pero Hilaria prometió cosas malas. Y a las que se agregan otras, iguales o peores, que luego se filtraron.

Carlo dijo...

Volviendo al comentario de Favila, tiene un indignante juicio contra una persona que (es de suponerse) él no conoce personalmente:
"Imagino que el Padre Pavone tiraría el feto a la basura después de usarlo como objeto propagandístico. Aquí se ve lo que han sido siempre los provida: amorales que utilizan a los fetos descuartizados para pedir el voto a los abortistas de derechas."
Yo tampoco lo conozco, pero prefiero creer que, como cristiano, el padre Pavone le habrá dado sepultura digna. Después no entiendo la última frase: no veo qué beneficios podría sacar uno siendo provida, es más fácil que vaya a parar en la cárcel (como sucede a los que hacen manifestaciones frente a clínicas abortistas) que gane unas elecciones. Si un amoral busca beneficios y ventajas personales, es mucho mejor hacerse abortista, que será aplaudido, alabado y premiado por todo tipo de organizaciones estatales, privadas y sociales.
Trump, Putin o cualquier otro político o partido que se hace el "conservador" o "tradicional" tiene sus defectos, limitaciones, errores y pecados, pero creo que en su último comentario Favila falló completamente. En otros he visto argumentos aceptables, en el último no.

Lefe Estepario dijo...

Favila: ud parte acusando al autor de dejarse embaucar por wikileaks pero los acusa de ser manipulados por servicios de inteligencia. Típica actitud del conspiranoico: los manipulados son los otros, nunca yo. Además, es una falacia, porque rehuye enfrentar la verdad del argumento apelando a supuestos vicios de la fuente.

Además, que se siga insistiendo tres años y medio después del 13.3,13, que a Bergooglio se le saca de contexto, es a lo menos de una ingenuidad descomunal. Bergoglio dijo lo que dijo y punto.

En cuanto a Trump mismo, el simil con Putin es acertado, pues probablemente ambos no son ni hombres de fe ni de recta moral, pero se han comprometido políticamente con ciertos principios y sus pueblos les exigirán cuentas por ello.

Ahora bien, no se puede negar que en el mundo neocon y varios tradis tienen más que nada una "ideología catolica" que incluye lo provida como marca de fábrica, pero que no se sonrojan al defender acriticamente a los tiranuelos iberoamericanos o a cualquier desquiciado que mate comunistas. Es un fenómeno real y que debemos ir superando.

José Lima dijo...

Es evidente y obvio que Francisco intervino con gravísima imprudencia, exorbitando en extremo sus poderes, en la campaña electoral norte-americana contra el candidato Donald Trump. Es pues uno de los vencidos y uno de los grandes derrotados en las elecciones estadunidenses de 2016, como bien sígnala el artículo de “In-Exspectatine”, y tanto más que Francisco nunca criticó a Hillary Clinton, defensora por demás conocida de todas las manifestaciones de la dictadura del relativismo y de la cultura de la muerte, mismo las más radicales como el horrífico “partial-birth abortion” ò la perversa agenda “transgender”. Se impone por tanto cuestionar: ¿Los católicos que critican con celo amargo a Donald Trump, preferirían por supuesto una victoria de Hillary Clinton y de su programa satánicamente anticristiano?.. Y con respecto a la propia cuestión de la inmigración, conviene recordar que no existe ninguno derecho irrestricto de inmigrar para donde uno quiera, y que el bien común del todo social exige e impone que ese derecho - como cualquier otro - sea regulado y limitado por la autoridad pública. Otra cosa no diría un Papa como Pio XII…

Por su turno, me parece correcta la posición de los católicos norte-americanos y lo apoyo electoral que dieran a Trump: esto último, no es ciertamente un gobernante católico defensor del derecho público cristiano, pero su programa electoral presupone un freno y un retroceso del aborto, al menos parcialmente, y, considerando esta base, la opción electoral de la mayoría de los católicos norte-americanos se figura perfectamente legítima y lícita desde un punto de vista moral.

José Lima dijo...

Es evidente y obvio que Francisco intervino con gravísima imprudencia, exorbitando en extremo sus poderes, en la campaña electoral norte-americana contra el candidato Donald Trump. Es pues uno de los vencidos y uno de los grandes derrotados en las elecciones estadunidenses de 2016, como bien sígnala el artículo de “In-Exspectatine”, y tanto más que Francisco nunca criticó a Hillary Clinton, defensora por demás conocida de todas las manifestaciones de la dictadura del relativismo y de la cultura de la muerte, mismo las más radicales como el horrífico “partial-birth abortion” ò la perversa agenda “transgender”. Se impone por tanto cuestionar: ¿Los católicos que critican con celo amargo a Donald Trump, preferirían por supuesto una victoria de Hillary Clinton y de su programa satánicamente anticristiano?.. Y con respecto a la propia cuestión de la inmigración, conviene recordar que no existe ninguno derecho irrestricto de inmigrar para donde uno quiera, y que el bien común del todo social exige e impone que ese derecho - como cualquier otro - sea regulado y limitado por la autoridad pública. Otra cosa no diría un Papa como Pio XII…

Por su turno, me parece correcta la posición de los católicos norte-americanos y lo apoyo electoral que dieran a Trump: esto último, no es ciertamente un gobernante católico defensor del derecho público cristiano, pero su programa electoral presupone un freno y un retroceso del aborto, al menos parcialmente, y, considerando esta base, la opción electoral de la mayoría de los católicos norte-americanos se figura perfectamente legítima y lícita desde un punto de vista moral.

Carlo dijo...

"Es evidente y obvio que Francisco intervino con gravísima imprudencia, exorbitando en extremo sus poderes, en la campaña electoral norte-americana contra el candidato Donald Trump."
José Lima, no solo en la campaña estadounidense: también intervino en la Argentina (apoyando explícitamente el candidato de Cristina Kirchner, y oponiéndose en igual medida a Macri), en la de Brasil (criticando el proceso de juicio político contra Dilma Roussef), y también hizo comentarios en contra del Brexit. Hace mucho tiempo, bastante más de un siglo, que no vemos un papa inmiscuirse tanto y tan abiertamente en cuestiones políticas.

Anónimo dijo...

¿Es bueno o malo que haya ganado Trump?

Pues la verdad es que no lo se, pero de lo que si estoy plenamente seguro es que es MUY BUENO que no haya ganado Hilaria.

¿Y eso porqué, jefe?

Pues porque Hilaria y los cabecillas demócratas han dejado bien sentado su profundo odio hacia la religión cristiana en general y la Iglesia Católica en particular. Así como su deseo de forzar a las diversas confesiones cristianas a conformar sus doctrinas a las exigencias de la perversa ideología de Hilaria y sus secuaces.

Y todo esto por escrito.

No necesito saber más.

Favila dijo...

(1/2)

Pido disculpas por el tono un tanto antipático que usé en el anterior mensaje, pero es que lo del Padre Pavone es indignante. Por favor, vean el vídeo que filmó y digan si eso se puede tolerar. El hecho grave no es que pida el voto para Trump, sino que utilice a un niño abortado como si fuera un objeto desechable. El movimiento provida se ha demostrado una farsa ideológica que muestra bebés descuartizados a todas horas para mantener a los católicos en el redil de la derecha abortista.

CARLO:- Trump se ha declarado provida, como todos los republicanos o como la misma Hillary Clinton, pero eso no significa nada. Trump es pro aborto y de hecho era el más pro aborto de todos los candidatos republicanos en las primarias. Trump no va a hacer nada contra el aborto más allá de los típicos gestos republicanos de cara a la galería. Trump, además, es rabiosamente pro-LGBT. En los últimos días de la campaña ondeó una bandera gay en sus mítines. Ha participado en la campaña un grupo denominado "LGTBQ for Trump", capitaneado por Milo Yiannopoulos, un sodomita que dirige la "Alt-Right" desde Breitbart. En uno de los mítines aparecía el tal Milo --junto con Geert Wilders, Pamela Geller y otros líderes judeoidentitarios-- con fotos de efebos desnudos de fondo:

http://www.salon.com/2016/07/20/inside_milos_gays_for_trump_virulently_anti_islam_party_at_the_rnc/

Es realmente cómico ver el cartel de Trump-Pence sobre fotos de clara orientación pedófila. A eso ha llevado Trump.

LEFE ESTEPARIO:- Es evidente que Julian Assange trabaja para la inteligencia rusa y esta afirmación no tiene nada de conspiranoico. Es tan evidente que Assange aparece todas las semanas presentando un programa en RT, la cadena estatal rusa en el exterior. Es evidente que Wikileaks ha sacado toda esa porquería con el objeto de favorecer los intereses rusos. Una persona razonable no debería creerse ni la mitad de esas porquerías, que además suelen ser malinterpretadas por las webs que las comentan (si uno acude a la fuente, ve que el sentido es muy diferente). Han llegado a hablar de ovnis y, sacrificios satánicos y de que Hillary sería responsable del asesinato de una niña. Ya sólo falta que hablen de los reptilianos.

Por cierto, en otra de estas "filtraciones", Wikileaks acusaba a Hillary de ser homófoba y de repudiar el matrimonio homosexual en privado. O sea que, después de acusarla de homosexualista, ahora lo malo sería que es homófoba. Viva el "doblepensar". Ahora ustedes no lo pueden ver, pero seguramente lo verán más adelante. El Estado ruso está manipulando a la extrema derecha para sus intereses geopolíticos y en ese proceso la está conduciendo al precipicio. Lo del mitin Trump-Pence con las fotos de pederastas o los constantes contactos de la ultraderecha con autoridades israelíes ya son indicativos de hacia donde se camina. A Putin sólo le interesa interesa dividir y sembrar el desconcierto en Occidente, no "ayudar a los buenos católicos en problemas".

Favila dijo...

(2/2)

No veo la relación entre la victoria de Trump y esa derrota que atribuyen a Francisco. Son dos hechos independientes que no guardan relación salvo que todo se interprete desde cerrados esquemas ideológicos. Pero, más que nada, es preocupante que en esa supuesta pugna entre Trump y el Papa, los católicos opten por el primero, que es abortista y pro-LGBT, además de unas cuantas cosas más. Y es una contradicción que critiquen al Papa por bocazas (en lo cual pueden tener algo de razón) y luego apoyen con entusiasmo al mayor bocazas del mundo, que llegó a decir que "podría disparar a gente en la Quinta Avenida y no perdería votos".

Ante la pregunta del periodista sobre el muro, el Papa Francisco respondió como habrían respondido los anteriores papas. El venerado Pío XII ya habló del "derecho natural a la migración" en EXSUL FAMILIA NAZARETHANA. Porque este discurso sobre la inmigración no es nuevo en los papas. Además, recuerden que EEUU es casi todo territorio robado a España. De todas formas, Francisco aclaró al final de la entrevista que no se metía en qué opción había que votar y que en todo caso le concedía el beneficio de la duda. En la entrevista que Francisco concedió a la vuelta de Suecia, reconocía la facultad de los Estados de controlar las fronteras y regular los flujos migratorios para salvaguardar el bien común. Curiosamente, de esto no han informado en ninguna web tradi ni en Infocatolica. Parece que hay como la consigna de publicar todo lo que le perjudique y ocultar todo lo que le beneficie. No veo qué beneficios se pueden derivar para los católicos de esta conducta.

Flavio Infante dijo...

Caray, Favila, ¡cuánta ojeriza y qué ceguera, todo en un solo envase! Congratulaciones por la enjundiosa síntesis.

«Roza lo blasfemo que un católico se posicione con Trump (abortista y pro-LGTB) contra el Papa». Sobre la imputación a Trump, ya le respondieron más arriba. Lo que roza lo blasfemo es su pertinaz agravio a la inteligencia de los hechos y de los dichos -o más simplemente a la inteligencia, superándose a cada párrafo. ¿Quién diantres se posicionó con Trump, diga? La excusa del "fue sacado de contexto" cuando se trata del Papa que no cree en un Dios católico, para quien "vivir y dejar vivir es la clave de la felicidad" y que alaba el "cristianismo puro" de Lutero resulta, a esta altura, el retintín del tontón, la matrícula del sin remedio.

Otros comentaristas le respondieron mejor a varias de sus cuestiones vanamente disputadas, como el gratuito ad hominem al sacerdote que "tiraría el feto a la basura después de usarlo como objeto propagandístico". Señalo, para completar la cosecha, la estupidez implícita en una: "la crítica de Francisco I al muro contra los mexicanos estaba más que justificada y la habrían suscrito todos los papas anteriores, incluido Pío XII". Como si la inaudita manipulación de enteros contingentes humanos con propósitos aluvionales, caso que no puede compararse a las migraciones masivas de otros períodos históricos -cuando éstas no estaban digitadas por la usura, la misma que fabrica guerras entre Estados y entre civiles- pudiese ser traspuesta a otros tiempos y lugares. Como si "todos los papas anteriores" no hubieran sido capaces de reconocer en este género de situaciones la semilla del caos, y hubiesen obviado tan cándidamente que el deber de caridad de un gobernante consiste en atender antes a las necesidades de sus connacionales que a las de los extranjeros ingresados en malón, para quienes habría que invocar mucho antes el derecho a no emigrar que el de poder dejar sus patrias -esto lo dijo bien claro Benedicto XVI, si vamos al caso.

"Que este bloguero se crea las tonterías de Wikileaks...". Pero resulta que esas tonterías implican gravísimos cargos contra uno de los candidatos, y que la mayor parte de los medios -que no se caracterizan precisamente por su celo por la verdad- optaron por sellar el asunto con siete sellos.

Es cierto y muy verificable que en las mientes de tanto tradi acorralado puede darse la propensión al tic, al reflejo condicionado. Que se debe adquirir el hábito de la matización y del examen atento, y que profesar un cierto "tradicionalismo" no exime a nadie de esta exigencia. Pero venir a encarnar el rol que antaño, en los procesos canónicos, cumplía al "abogado del diablo" (y hacerlo ahora stricto sensu, alabando la obra deletérea de tantos agentes del mal, o al menos cuestionando a quienes los denuncian siquiera con un hilo de voz), todo por un prurito viviseccionador, analítico -en lo que el término connota de deporte y ociosidad-, terminando incluso por soslayar las más crasas evidencias, esto no recomienda a nadie. Más bien lo sepulta.

Es de creer que con sujetos como el quídam sueltos por ahí y sin bozal, aquel verso alusivo a la purificación postrera del mundo por el fuego se actualice en breve: solvet saeclum in favilla, el horno crematorio de la memez. Señal inequívoca del Juicio tanta pérdida del juicio, como la nube (de las conciencias) «que se levanta por el poniente», roguemos para que la confusión (cual más cual o menos refinada) no nos alcance.

Martin Ellingham dijo...

Una aclaración sobre el aborto en EEUU: sólo podría ser penalizado si, a) cambiase la constitución; b) se modificase la jurisprudencia de la Corte.

Aunque estas dos opciones no sean políticamente viables en lo inmediato, un gobierno puede hacer otras cosas para reducir los daños sociales del aborto. Puede cortar el financiamiento público de los grupos pro aborto, prevenir el aborto mediante campañas publicitarias y educativas, etc.

Queda la posibilidad que Trump proponga a un candidato pro-vida para la una vacante en la Corte. Veremos.

Saludos.

Anónimo dijo...

Cada vez que algún presidenciable, ministeriable o primerministrable acude a darle la mano a Bergoglio, su derrota electoral está cantada. Y si se relaciona con él de alguna manera, aunque sea de lejos, los augurios serán bastante malos.

Por cierto, ahora que lo pienso, también puede haber tenido algo que ver en la victoria de Trump el hecho de que la cadena de los Obispos apostó siempre por Doña Clinton. La prueba está en que ahora mismo presenta en su página la noticia con este titular: Un país dividido. Ahora me entero yo de que cuando alguien gana unas elecciones y otro las pierde, el país está dividido. Pues claro. Unos ganan y otros pierden. Seguro que estos de la cadena de los Obispos también recibieron instrucciones de Roma. Se les ve el plumero.

En fin, lo siento por los demócratas de todo el mundo, a los que siempre se les llena la boca diciendo que el pueblo debe hablar, que el pueblo vota y nunca se equivoca, que el pueblo es el que en cada papeleta deposita un trocito de soberanía… y otras memeces. En este caso, como en Colombia, el pueblo se equivoca. Faltaría más.
Yo le aconsejaría vivamente al nuevo Presidente de los Estados Divididos (Cope dixit), que ni se le ocurra ir a Roma. Por si acaso.
http://adelantelafe.com/ultimo-error-hillary/

Lefe Estepario dijo...

Favila: ud plantea varios asuntos, pero solo me limitaré a algunos para evitar un desvío del tema propuesto por el blog.
En primer lugar, la “derrota política” de Bergoglio va más allá de Trump y hay que situarla en un contexto previo de permanente intromisión en asuntos seculares de las que ha el Papa ha salido perdedor: mucha amistad con la señora K y La Cámpora y ganó Macri, se la juega por el Si en Colombia y perdió, muestra su apoyo y Dilma y esta ya no es Presidente, se la juega por el “papales para todos” los refugiados pero políticos y hasta clérigos de la Europa del este lo han desautorizado. Nada de esto es wikileaks, ni fantasías de algún youtuber perturbado mentalmente (fenómenos diversos que parece usted confundir), sino hechos públicos y documentados por los medos de prensa masiva.
En ese contexto, y no otro, se da el asunto de Trump. Bergoglio ha mostrado una clara simpatía con gobernantes y plataformas políticas progres, pero por una u otra razón, no parece estar obteniendo los réditos esperados. Nadie lo mandó tener esa actitud, fue su elección, totalmente ajena a las necesidades propias del ministerio petrino, y deberá vivir con las consecuencias.
Por otro lado, ud persiste en negar lo evidente en los dichos de Francisco sobre Trump. Con solo insinuar que hacer el muro era “no cristiano” era darle la lápida al plutócrata de marras, aunque después volviera con su recurso burdo de que él no juzga. Las condenas de Bergoglio no señalan conductas concretas, no indican personas concretas, hacen concatenaciones carentes de ilación lógica, por lo que le pueden llegar a cualquiera en cualquier momento y sin advertencia previa.

Carlo dijo...

"Queda la posibilidad que Trump proponga a un candidato pro-vida para la una vacante en la Corte. Veremos"
Los católicos en EEUU tienen la esperanza que Trump va a reemplazar el fallecido Anthony Scalia en la Suprema Corte con alguien de posiciones semejantes. Obama quería nombrar su sucesor, y fue una victoria republicana haberlo bloqueado.

Flavio Infante dijo...

Antes de que a nuestro favilante contradictor se le ocurra atribuir a ceguera ideológica la relación entre usura e inmigración compulsiva, traigamos a cuento el caso del presidente húngaro, amenazado de sanciones económicas por oponerse al libre ingreso de "refugiados" en su territorio. Pero Filfavila seguirá dándole generoso crédito a los medios oficiosos regados por el gran capital, y sembrando sospechas apriorísticas en quienes objeten el discursete en auge.

De Trump no sabemos nada, y no es improbable que pueda defraudar a quienes lo votaron. ¿Qué se puede esperar de un presidente electo según las reglas de la democracia? Pero hay una conclusión que se impone después de estas elecciones: los medios masivos, con su propaganda monolítica, no han logrado aventar el descontento ni ahogar las escabrosas revelaciones de la candidata tal como éstas pudieron circular por los medios alternativos. No es poco en la sociedad de masas.

Y tarde y con perdón, vaya mi gratitud con los administradores de Infocaótica por la difusión de este humilde artículo.

Anónimo dijo...

GASTÓN: Si no es una manipulación sería definitivo el espectáculo de la cara sonriente de Hilaria contemplando un video del asesinato de Gadafi.
Lo que ha dicho muy bien el comentarista de las 21, 33: "¿Es bueno o malo que haya ganado Trump? Pues la verdad es que no lo se, pero de lo que si estoy plenamente seguro es que es MUY BUENO que no haya ganado Hilaria".