lunes, 18 de abril de 2011

AL VI ARTICULETE DE D. IRABURU (IV)


4. Es contrario a la Tradición católica rechazar públicamente las enseñanzas y normas establecidas por los Concilios, especialmente por los Concilios Ecuménicos, aunque éstos hayan tratado predominantemente de asuntos pastorales y disciplinares. Por eso la actitud lefebvriana es incompatible con la Tradición católica.

La tesis central supone mucho de lo que debe probar. Lo primero que hay que deshacer es el equívoco iraburrita de divinización de los concilios ecuménicos. Es doctrina católica pacífica y universal que un Concilio, sin el Romano Pontífice, es inferior a este; y que el Concilio con el Papa, no es superior a este, ya que la misma jurisdicción tiene el Papa sólo y el Concilio con el Papa. El Concilio nunca es superior al Papa. Si en determinados casos es lícito resistir públicamente al Papa; luego -a fortiori- será lícito resistir las enseñanzas de un Concilo.

(a) La resistencia es conforme a la Tradición. Fiel al pensamiento neoconservador D. Iraburu presenta la obediencia al Papa y al Concilio como un deber absoluto. Pero olvida mencionar que se puede pecar contra la obediencia por exceso, obedeciendo en cosas contrarias a una ley o a un precepto superior, y en este caso se tiene el servilismo. Sería fácil justificar nuestra tesis con numerosas citas de la Escritura, la Tradición, el Magisterio, las opiniones de los teólogos y los ejemplos de los santos. Para ser breves remitimos a esto.

(b) La resistencia pública a los actos no infalibles puede ser lícita. En determinadas condiciones extremas, la resistencia a la autoridad puede ser pública. Desde la resistencia de Pablo a Pedro (Gal II:14) santos doctores como Tomás de Aquino y Roberto Bellarmino, teólogos como Suárez, Cornelio a Lapide y Francisco de Vitoria, admiten no ya la suspensión del juicio, ni una resistencia meramente privada, sino una resistencia pública. Los textos se encuentran en el enlace que damos en (a).

(c) La resistencia pública de la Hermandad de San Pío X. Tenemos que insistir en que la posición de Monseñor Lefebvre no fue el rechazo total del Concilio Vaticano II, sino de algunas novedades conciliares, a pesar de las expresiones metonímicas por las que se designa la parte por el todo.

La resistencia pública de los “lefebvrianos” se puede resumir en cuatro proposiciones:

1. Es posible que existan algunos errores en la enseñanza falible de un concilio o de un papa.

2. Que esos errores en la enseñanza amenacen gravemente el bien común de la Iglesia.

3. Que algunos obispos, sacerdotes, y fieles, tengan conciencia cierta de esos errores.

4. Que, consecuentemente, se opongan lícitamente a esos errores, con el debido respeto pero con firmeza; y que denuncien los errores, recurriendo a un magisterio anterior, claro y constante.

Nosotros no tenemos la misma certeza de conciencia que los miembros de la Hermandad, razón por la cual no podemos seguirlos en todo. Pero tampoco podemos condenarlos como hace D. Iraburu, porque sabemos que quien obra con conciencia recta (aunque esté en el error) no peca ni es culpable ante Dios.


17 comentarios:

Longinus dijo...

Allí está la crux de la materia. Monseñor Lefebvre fué siendo acorralado poco a poco, rechazadas sus apelaciones, que se basaban en leyes canónicas y con abogados canónicos, se le negó todo recurso. Su seminario estaba lleno de vocaciones. Al morir él, no quedaría nadie para ordenarlos sacerdotes. La Santa Misa no podía morir. Así que, en vista de las jugadas de que había sido objeto, dilaciones, estira y afloja, promesas incumplidas , etc., etc., dió el paso a las ordenaciones, basado en el estado de necesidad que ya era muy patente en 1986. Monseñor de Castro Mayer en Brasil, continuó celebrando las misas de su diócesis en latín hasta su retiro.

Ahora, el r.p. Iraburu hace el trabajo sucio de los progresaurios, en lugar de cooperar a que la Iglesia se restaure. La lucha es de todos. Aquí no se trata de destrozar la Iglesia, sino de reconstruirla. Un saludo.
Bueno, Redacción y cuál es su nombre o pseudónimo?

Anónimo dijo...

Interesante y clarificador testimonio del padre Masson, sacerdote francés que fue fugazmente director del seminario de la HSSPX y que acabó de redactor en francés de la agencia Fides en Roma. Cuenta sus desventuras en Francia durante el inicio de la "primavera" post-conciliar y la actitud de su obispo hacia Mons. Lefebvre. Falleció hace 6 meses.

http://www.perepiscopus.org/?x=59&y=11

http://www.hermas.info/article-36375169.html

Siderúrgico

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

acabo de leer el último artículo de Iraburu, y realmente, lo único que se puede decir es que Iraburu estaba overrated. La ventaja de estos artículos es que ya no nos engañamos más. Recomiendo leer su "explicación" sobre el valor relativo de los "gestos", al referirse a las juanpabladas -beso al Corán, limpias de hechiceras. Pensar que escribe un teólogo moral!!!!

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Imperdible lo de que besando el Corán Juan Pablo manifiesta que està besando a los millones de personas cautivos de ese Corán.

Qué lástima que no se le ocurrió a Pío XII besarle las manos a Hitler, a los mártires besar la efigie de Juliano el Apóstata...

Haber sabido antes que los gestos tienen el valor de la intención que les pone el que realiza el gesto...

Anónimo dijo...

El valor de los gestos del obispo Vangheluwe también tuvieron la intención que del que realiza el gesto...

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Por cierto, el adulterio también es un "gesto", lo cual abre un camino innovador en las excusas de maridos infieles: "te sigo queriendo a pesar de mi gesto"...

¿tendrá menos valor relativo que las palabras, dado que según Iraburu "En efecto, los gestos expresan en lenguaje no-verbal pensamientos e intenciones que pueden tener interpretaciones muy variadas, aunque éstas suelen ser patentes por la persona y las circunstancias. Las palabras, en cambio, tienen una expresividad mucho más precisa y unívoca"?

Terrible duda para un teologo moral...

Anónimo dijo...

Y los gestos de Fernandez Krohn tuvieron la intención anticomunista y nada más...

Anónimo dijo...

No creo que en infocacotica se animen a debatir sobre las iraburradas.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo.

Increíblemente, esta relativización del valor de los gestos lo escribe un teólogo moral que escribió un libro sobre el pudor, y que no vacila en condenar la actitud de una madre de familia que usa malla entera para ir a la playa por afectar una decencia standard y no la verdadera forma de vestir católica...

Por cierto, se ha cuidado de mencionar a la maorí en topless lectora en una liturgia pontificia, no sea cosa que ofendamos al pudor.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Y observar un truquito voluntarista-clericalista-neocon muy típico. Cuando desarrolla su increíble interpretación del beso al Corán y la unción con la marca de Shiva en la frente pontificia, agrega que ésta es "la única manera de interpretar honradamente y con veracidad esos actos ambiguos del Papa", cuando es precisamente la explicación más absurda.
El neoconismo viola la inteligencia en nombre de la voluntad omnímoda. El neoconismo es una inversión antropológica.

Anónimo dijo...

Sería muy útil que nuestro amable blogger nos ofreciera un resumen de una desviación dotrinal muy actual de la que creo que Iraburu es un ejemplo señero: confundir lo humano de la Iglesia con la Stma. Humanidad de Cristo. Sólo así pueden comprenderse los delirios del anestesista pamplonica.
Creo que Romano Amerio habla de ello. En fin...gracias por adelantando.
PEDRO HISPANO

Anónimo dijo...

Pedro, esperamos que le responda al VII articulete desde ReL.

Anónimo dijo...

¿Alguien puede decirme quién es ese personaje que aparece en portada, cuya foto está tachada?

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Yo le haría una sola pregunta a Iraburu, si me admitiera los comentarios: cuando Usted dice que besar el Corán y dejarse hacerse la marca de Shiva son gestos "ambiguos", ¿nos toma por idiotas?

Anónimo dijo...

Yo le preguntaría a Iraburu -si me apeteciera comentar en su blog- ¿a qué llama personas malformadas o malintencionadas?

Desconozco los motivos que le han llevado a escribir esos post, apoyándose en la corte infocatólica que le rodea, con un director que pierde los papeles en cada comentario y que demuestra quién es; un engreído.

En esa página se deja comentar a protestantes, ateos, abortistas y un largo etcétera, pero se prohíbe cualquier alusión lefebvriana.

Pues dígame Vd., ¿quién de los nombrados se encuentra en comunión con la Iglesia católica?

Menudo galimatías llevan encima! No se aclaran ni entre ellos.

Anónimo dijo...

Otra andanada neocón contra los filolefes, explicada aquí:

http://www.remnantnewspaper.com/Archives/2011-0415-tradition-attacked-werling.htm

Anónimo dijo...

Para Arzillo tenemos una afirmación dogmática A y una doctrina conciliar B. Pero luego tenemos unas interpretaciones de la doctrina conciliar: B1, B2, B3, B4, B5, etc. Las interpretaciones B1 y B2 parecen compatibles con el texto de B; pero no es clara la continuidad con la doctrina A. ¿Y el tío quiere que el común de los fieles no se pierda en semejante laberinto? ¿O se cree que a fuerza de voluntad no van a intentar olvidarse de B (pastoral) y quedarse con A (dogmática)? Arzilo non capisce un cazzo!