lunes, 10 de junio de 2013

Defensa de la niñez



DEFENSA DE LA NIÑEZ
Por Ignacio B. Anzoátegui

No, my dear; la niñez no es ese período oficialmente bobo de la vida del hombre durante el cual —superada la lactancia— las madres confían a sus hijos al cuidado de una niñera gallega o de una miss o de una fräulein o de una mademoiselle (como se llama a las gallegas originarias de Inglaterra o de Alemania o de Francia) para descargar sus maternales conciencias de los posibles sobresaltos que proporciona a las personas mayores la cotidiana inconsciencia infantil.
No, mi querida lady Grace. La niñez es probablemente el más respetable estado de la vida humana: el más respetable y el menos respetado estado de nuestra vida.
Porque nadie sabe respetar a la niñez.
Para el mundo de los adultos, el niño es siempre un pequeño delincuente. Es ya un pequeño delincuente en potencia, al que —por si acaso y para ir ganando tiempo— se le rapa como a un penado, ya un pequeño ex delincuente, al que, después de ficharlo, se lo somete a la tutela de la puericultura, que es algo así como el Patronato de Liberados de la niñez.
En realidad, el niño es un problema. Pero no es un problema creado por él sino por la sociedad de los mayores. Y es un problema social porque empieza siéndolo familiar.
Es un problema familiar, porque el niño —como todo elemento indispensable a un grupo— molesta en la familia. Molesta precisamente por eso: porque sin él la familia no sería posible; porque sin él la familia no sería un ordenamiento; porque el niño es Su Majestad el Niño, y toda Majestad es, por indispensable, incómoda.
De ahí que procure asegurarle contra todos los riesgos —no sólo por razones sentimentales sino también por elementales razones de propia conservación— y de ahí, además, que frecuentemente delegue esa tarea en personas ajenas a ella misma.
Porque la familia —que no puede eliminar al niño sin eliminarse— trata al menos de quitárselo de encima.
Tal es el origen real de la institución de las gallegas de cualquier nacionalidad y el de la institución del kindergarten (cuya traducción sincera sería "alivio de la familia").
Pero la niñez cuenta con otro auxiliar, cuyos servicios nadie contrata, sino que los adquiere el niño por derecho de nacimiento.
Como usted sin duda lo habrá adivinado, me refiero al Angel de la Guarda.
El Angel de la Guarda pertenece a un cuerpo especial dentro de la milicia angélica.
No es ni el ángel guerrero —de esos que, con San Miguel al frente, desataron contra Luzbel la primera blitzkrieg de la historia—, ni el ángel oficial de justicia —como aquel que desalojó a nuestros primeros padres del Paraíso Terrenal—, ni el ángel embajador extraordinario —como aquel de la Anunciación—, ni ninguno de tantos otros ángeles que en ambos Testamentos, luego de asustar al hombre, le dicen: "No temas", para terminar encomendándole una dificilísima misión especial.
El Ángel de la Guarda es el ángel paracaidista que, tras la particular cigüeña portadora de cada uno de nosotros, se deja deslizar por la chimenea para hacerse cargo de nuestra alma.
Es el ángel adscripto a nuestro destino, nuestro ángel secretario privado, o, mejor quizá, nuestro ángel guarda-espalda, conocedor consumado del cúmulo de peligros que la infancia reúne y renueva constantemente para sí. Niñero y trapecista, preceptor y bombero, su actividad es ilimitada, como lo es la imaginación infantil.
Nadie sino él sabe respetar a la niñez. Sólo él sabe galoparle al lado y adelantársele cua
ndo es necesario (que es el único sistema de educación realmente educativo). Sólo él conoce los derechos del recién nacido —el derecho de que no lo envuelvan como un bicho canasto, el derecho de que no le fajen los brazos, el derecho de llorar porque sí, el derecho de desvelarse y de desvelar, y, como éstos, todos los otros derechos que, sin ninguna otra razón atendible, se reconocen a los mayores—; sólo él respeta los derechos del impúber —el derecho de caerse de la cama, el derecho de interrumpir una conversación, el derecho de no querer comer, el derecho de no querer estudiar, el derecho de fumar, el derecho de decir malas palabras y, como éstos, toda la serie de los otros derechos que tampoco sin ninguna otra razón atendible, se reconoce a los adultos.
El Ángel de la Guarda está solo en su divina tarea; solo, pero con la mejor compañía, que es la compañía de la niñez.
Todos hemos sido niños y todos nos comportamos con ellos como niños venidos a más, en permanente estado de desconocimiento de los derechos de su personalidad.
Les consentimos lo que no podríamos consentirles y les negamos lo que no deberíamos negarles. Les consentimos que se apoderen de un muñeco de su hermano —el único bien, acaso, de su hermano— y ponemos el grito en el cielo cuando descubrimos que se han apropiado de un insignificante billete que hallaron, entre muchos, en nuestra cartera. Y el niño que se apodera de aquel juguete despoja a su hermano de toda su fortuna, mientras el que se apropia de uno de nuestros pesos nos despoja de uno de tantos de nuestros pesos. Proporcionalmente considerados, el primero es un ladrón vocacional y el segundo es un humilde ratero ocasional. Y, considerados socialmente, el primero es un asaltante y el segundo es un heredero apresurado. Y, sin embargo, frente al hecho del primero, sólo nos preocupa la idea de consolar al desposeído, mientras frente al hecho del segundo nos atenaza la visión pavorosa del hijo recluido en el presidio de Alcatraz.
Es que todos nosotros hemos olvidado la realidad de la niñez y su misterio.
Desde lo alto de nuestros años, asistimos a ella como al desenvolvimiento de un tipo de animalidad distinto e inexplicable.
Y el niño es inexplicable porque no queremos explicárnoslo; más aún, porque no queremos entrar en explicaciones con nosotros mismos, porque no queremos recordarnos niños, porque no nos atrevemos a enfrentarnos con nuestra propia naturalidad perdida y confesarnos traidores a ella, porque no nos atrevemos siquiera a mirar hacia atrás para ver qué se hizo de nuestro yo-niño que dejamos perdido en el bosque de los sueños; porque nosotros los mayores somos la representación de la cotidiana cobardía grotescamente satisfecha de solemnidad.
El niño no es, en cuanto ser, distinto del hombre; en todo caso, es éste el que es distinto del niño: porque, en general, el hombre es un niño fracasado, un tránsfuga de la niñez, a la que traicionó por unas pocas monedas de suficiencia.

El niño es el hombre en su propia naturaleza. Es la perpetua renovación del hombre-Adán, en quien se repite, con la pérdida de la niñez, la Caída y la consiguiente expulsión del Paraíso.
El niño es el renovado colaborador de Dios en la tarea de la Creación. El es quien descubre por sí solo a las creaturas y las alumbra con sus ojos, y, deslumbrándose con ellas, le pone a cada una su nombre particular. El es quien cada día vivifica todas aquellas cosas a las que en cada ayer dieron muerte los cansados ojos del hombre. El es quien cada mañana barniza de nuevo al mundo y resucita su color. El es quien resucita a cada hora, en las notas del Fratre Sole, la hermandad luminosa del Poverello de Asís. El es el hermano del agua y del lobo, de la flecha y del pájaro, del león y de la estrella, del tigre y de la flor, de Francesca de Rímini y de Bice Portinari, del fuego y de la luz. El es quien reconquista la tierra cada alba, y para él la noche se echa a dormir a sus pies. Para él discurre el aire entre las rosas y para él las nubes —palomares de las palomas del cielo— corren sus regatas con un ángel al timón.
Por él y para él vive la naturaleza toda. Para él y para su naturalidad: por él y por su naturalidad.
Porque Dios no salvó a Adán de la definitiva muerte para salvarlo de su muerte personal; lo salvó porque sabía que, naciendo padre, lo salvaría al hijo: al niño reconquistador de la Creación, al niño que cada uno de nosotros fuimos, al que nos obliga a serlo la esperanza de Dios y su perdón.
Porque Dios depositó su confianza en el niño; el mismo Dios que se hizo Niño un día para enseñarnos —en su divina lección de repaso— a ser definitivamente niños, a rescatar definitivamente, con la Jerusalén Celeste, nuestro Belén Terrenal.
Por eso nos incomoda el niño. Porque si un día fracasamos con Adán queriendo ser "como dioses", nos negamos a ser niños por el temor de ser, en alguna manera, como Dios. Porque nada nos incomoda tanto como la divinidad.
Y nada está tan cerca de la divinidad como la niñez: como la niñez, que es la humanidad recién salida de la divinidad.

Tomado de:

FERRO, Jorge – ALLEGRI, Eduardo. IGNACIO ANZOATEGUI. Buenos Aires. Ediciones Culturales Argentinas, 1983.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Más bien son el angelus percutiens. Muy buena la foto de los guisantes.

marcos dijo...

FANTASTICO ¡¡¡
FANTASTICO ¡¡¡
FANTASTICO ¡¡¡

criollo y andaluz

Anónimo dijo...

Angelitos como estos, a mí no me salió ninguno.

genjo dijo...

Muy cándido.

Anónimo dijo...

Quieren hacer algo bueno por sus niños, apaguen la tele y recen el rosario en familia todos los días (noches).

Anónimo dijo...

Y no los lleven con esta clase de curas que promueven las "nulidades"

Dios reprenda a esta clase de curas


Divorcio por la iglesia
Pregunta hecha por MIgdalia Blanco el día 5/26/2013:
Yo quiero divorciarme por la iglesia y necesito orientacion como se hace

Respuesta por Fr. Luis Rodriguez el día 5/31/2013:
NO EXISTE DIVORCIO POR LA IGLESIA. ¿Quién te dijo tal cosa? El divorcio es para la corte civil decidir. Una vez completado ese proceso puede pedir que se te conceda lo que se llama un ANULAMIENTO. Para eso debes ir cara a cara con el sacerdote porque son varios los requisitos.

COPYRIGHT 2013


Para que seguir asistiendo a los casamientos por iglesia si total luego de diez años casados con veinte hijos le dan la nulidad...


al final uno sale del casamiento con la duda de si se realizó o no de acuerdo al antojo de los contrayentes, como si juraran en falso frente al altar
al final estas payasadas de las nulidades desacreditan los sacramentos.