viernes, 4 de julio de 2014

Hagan lío... pero a lo Bruck

"Sueño con una juventud turbulenta, de la que serías tú, Jesucristo, el jefe y el héroe y la que, entre muchas otras cosas imaginativas, vendría a las iglesias todos los domingos para abuchear a cualquier predicador que se metiera a hablar de lo que no le concierne y que evitara hablar de la única cosa que interesa a un cristiano como tal, y a la Iglesia: de ti, de tu vida, tu pasión y tu resurrección, tus milagros, tu reino, tu enseñanza, los profetas que te anunciaron por anticipado, tus discípulos que has amado, los santos que te han amado. 
Cada vez que el predicador se alejara de este tema que es, en una iglesia, el único necesario, habría primero el zumbido de advertencia, luego el alboroto aumentaría hasta que todas las bocas vociferaran "letanías", las famosas letanías: ¡Jesucristo! ¡Jesucristo! Cuando un predicador fuera puesto así en vereda varias veces seguidas, se fijaría más antes de profanar tus santuarios con sus secreciones personales sobre temas políticos, sociológicos, etcétera.
Pues no hay que equivocarse. ¿Quién profanaría las iglesias, los que gritaran allí ¡Jesucristo! o, es el caso decirlo, los que continuaran haciendo allí sermones de pacotilla?" 
Tomado de:

Bruckberger, R. L. Carta abierta a Jesucristo, pp. 122-123.

1 comentario:

Alan Christian dijo...

No sé por qué pero esto me hace acordar a Kierkegaard en Temor y temblor. Saludos a todos.