lunes, 31 de octubre de 2011

Curiosidades litúrgicas...



“No es lícito celebrar la misa con peluca. El permiso que el papa y los obispos conceden sobre este punto se ha de entender de modo siguiente:
1. Que el permiso sólo recae sobre la celebración de la misa porque fuera de este caso los sacerdotes no necesitan licencia para usar peluca.
2. Que esta sea modesta.
3. Que la licencia se conceda solamente en caso de necesidad o enfermedad del sacerdote que la pide.
Excepto el papa, dice Collet, nadie puede dispensar a un sacerdote para el efecto de llevar peluca durante la misa ni permitírselo…”
Tomado de: AA. VV. Diccionario de derecho canónico arreglado a la jurisprudencia eclesiástica. Ed. Rosa y Bouret, Parin, 1851. P. 924.

Nota de la Redacción. Hemos tomado de Google la foto que ilustra nuestra entrada. La fusión gráfica que puede apreciarse en la cabellera del actor no ha sido realizada por Infocaótica. Como se ve a simple vista, el halcón que parece desprenderse del bisoñé de Nicolás Cage no es de color negro... Sin alusiones, por tanto.


14 comentarios:

Miles Dei dijo...

Es obvio que en siglos donde la pelucar era de uso común (y hasta con sentido higiénico) el sacerdote se veía muy tentado de usarla en la Santa Misa. Supongo que habría un elemento teológico: la ocultación de la tonsura no debía verse como algo lícito.

Miles Dei dijo...

Por lo tanto, es lícito que hoy día un sacerdote lleve peluca en la liturgia, puesto que ya no hay tonsura que ocultar. Incluso puede llevar chapitas del PP y pegatinas en favor del portestante, el ateo y la salidita en famoso tandem copero.

Todo es lícito y todo conviene, por lo menos desde el Vaticano II para acá. Porqué no va convenir destruirse por Internet, también y separar a la gente en buenos y malos.

Jordi dijo...

Jajajaja muy sutil la alusión. La he pillado. Es que nadie puede tomarse en serio a un cura de bisoñé.

Anónimo dijo...

No podía faltar el comentario de Maricruz en el blog del cura de bisoñé. El mismo cura que dijo que con la web de Vidal es católica y que todo se soluciona con la competencia.

Marcos Luis Blanco y Centurión dijo...

Tonsura y peluca:

Creo que ante todo habría que ver si las pelucas de marras respetaban o no la tonsura. Me inclino a pensar que sí y que sólo cubrirían la calvicie en otras zonas.

Me parece que el tema pasa más que por la tonsura por las partes del canon en que el sacerdote debe rezarlos con su cabeza descubierta.

Sin duda es una curiosidad litúrgica.

Mariana_B dijo...

Si es que cuanto más se lee al cura calvo vergonzante más se le pilla.

Anónimo dijo...

En efecto, había pelucas por tonsura. Tiene más que ver con lo que apunta Marcos Luis, la prohibición de cubrirse la cabeza cuando el sacerdote reza la Misa, a excepción de la homilía.

Fr. J.

Anónimo dijo...

Una costumbre francesa fundamentalmente, como casi todas las peculiaridades litúrgicas pijo-horteras. Creo haber leído que el cura de ars buena parte de su vida usó peluca.

Fr. J.

Miles Dei dijo...

Curioso. Seguro que por lo del canon. Esto aparece en la Enciclopedia Católica en la voz cabello:

El clero siguió con una especie de timidéz la moda de la peluca, pero, excepto prelados o capellanes de la corte, se abstuvieron de los modelos excesivamente lujosos. Los sacerdotes se contentaron usando la peluca in folio, o cuadrada, o la peluca á la Sartine. Se dejaban descubierta la parte correspondiente a la tonsura. La decadencia de las órdenes religiosas se ha notado siempre en los peinados. La tonsura desde muy temprano interpuso un obstáculo a estilos fantásticos, pero la tonsura misma era ocasión de muchas combinaciones.


Me llama mucho la atención la frase subrayada. No sólo aplicable a los religiosos, sino a cualquier persona cristiana.

Coronel Kurtz dijo...

Y también el Cardenal Newman usó peluquín casi toda su vida.

Coronel Kurtz dijo...

Otra curiosidad, no litúrgica, pero si clerical, fue el uso del rapé, su permisión canónica y preferencia respecto al cigarrillo, cigarro o pipa.

Miles Dei dijo...

Bueno, el rapé entonces era visto como saludable.

Hermenegildo dijo...

Pero, ¿en qué quedamos? ¿Los obispos también podían dispensar a los sacerdotes para usar peluca durante la Misa o sólo el Papa?

Anónimo dijo...

Lo del cardenal Newman me ha dejado de piedra y lo del Sto. Cura de Ars no me lo creo.
Y lo que está claro -vista la reacción- es que el del peluquín, a pesar de ser andaluz, no tiene sentido del humor.
PEDRO HISPANO