miércoles, 26 de octubre de 2011

Un gesto filo-lefebvrista del cardenal Cañizares

La noticia, tomada del blog hoc signo, da cuenta de un pequeño gesto del -también pequeño, y no sólo por su estatura- cardenal Antonio Cañizares. Una noticia de la que difícilmente se harán eco en la vecina Infocatólica, pues revela un gesto de filolefebvrismo inaceptable para los iraburitas.


Según informa el blog Rorate Caeli, el cardenal Antonio Cañizares, Prefecto de la Congregación para el Culto y la Disciplina de los Sacramentos, prologa elogiosamente la edición del libro “Magnificat Dominum”, dedicado al canto gregoriano, y que ha sido publicado por la Association Sacra Musica, bajo la coordinación del P. Bernard Lorber, FSSPX (Hermandad Sacerdotal de San Pío X).

7 comentarios:

Miles Dei dijo...

Bueno, eso debe ser fruto del mandato del Concilio de hacer trabajos ecuménicos...jejeje.

Enrique dijo...

Los lefebrianos no defienden la doctrina de la Iglesia. Defienden su doctrina particular, la cual es muy respetable, pero no es católica.

La doctrina católica se contiene en el Catecismo de la Iglesia Católica. Si los lefebrianos no lo aceptan, mejor que dejen de llamarse católicos para no confundir a la gente de buena fe que se les acercan.

Coronel Kurtz dijo...

Enrique: Lo que no es católico es que Ud. diga que la doctrina de la Iglesia se contiene en el Catecismo. Parece que Ud. no lo ha leído.

Enrique dijo...

La verdad está en la Iglesia Católica no en Lefebvre

Anónimo dijo...

Sí, pero (parece) que la verdad no está con Enrique.

Anónimo dijo...

ENRIQUE se ha eqivocado Vd de blog. Su sitio está en la Cigüeña.
PEDRO HISPANO

sofronio dijo...

Debe ser el mismo 'Enrique' de los 'kikos' que interviene en REL cuando sale cualquier noticia referente a la FSSPX, para atacar sistemáticamente a los que él llama 'lefebvrianos'. Al menos si se asoma aquí, hay alguna esperanza de que se entere en qué consiste la doctrina católica y deje de esponjarse en las herejías judaizantes sobre la Santa Misa en las que se moja, sin Cruz, pero con janucá, y ésta que no falte.