domingo, 15 de enero de 2012

Educando a Arráiz: comunicación en lo sagrado


Dijimos al comentar la última arremetida de Arráiz contra la FSSPX que constituye un error del bolivariano comparar la asistencia a las misas oficiadas por sacerdotes de la Fraternidad con la participación en la liturgia de las iglesias orientales separadas. La FSSPX está dentro de la Iglesia y sus sacerdotes se consideran clérigos acéfalos y suspensos (cfr. CIC, c. 265, y concordantes), mientras que a los ministros orientales separados se los los trata como ministros no católicos (cfr. CIC, c. 844). 
En esta entrada expondremos el cambio en la disciplina acerca de la comunicación en lo sagrado con acatólicos para luego extraer algunas conclusiones.
La disciplina anterior al Vaticano II sobre la communicatio in sacris era la siguiente:

 l. NATURALEZA.— La c. in sacris, es decir, en las cosas sagradas, es la participación de un católico en las funciones sagradas y públicas de u n culto no católico, herético, cismático, infiel, etc. Ésta es la verdadera c. in sacris, llamada también c. in sacris positiva, para distinguirla de la c. in sacris negativa, que existe cuando un acatólico es admitido a tomar parte en las funciones del rito católico. Limitándonos a la primera, ésta puede ser formal cuando un católico participa en un culto acatólico con la intención de honrar a Dios con aquel  culto; o material cuando un católico asiste a las funciones de un culto acatólico por razón de oficio o convivencia social sin intención de participar realmente en aquel culto; o activa cuando al tomar parte en el culto se realiza algún acto que tenga relación con él y pasiva cuando se toma parte sin poner ningún acto que diga relación a la ceremonia religiosa.

2. C. «IN SACRIS» ACTIVA y FORMAL.– La c. activa y formal está prohibida siempre, y el can. 1258 la prohíbe expresamente bajo todas sus formas, porque sería la profesión de un culto falso y la negación de la fe católica, aparte del escándalo. Así, fuera del peligro de muerte está prohibido recibir los Sacramentos de un ministro acatólico, y tomar parte activa en sus ceremonias de culto.

Quien toma parte activa y formal en un culto acatólico es sospechoso de herejía (can. 2316).

3. C. «IN SACRIS» PASIVA y MATERIAL.— La c. in sacris pasiva y material por razón de oficio o convivencia social (en funerales, bodas y otras solemnidades cívico-religiosas de los acatólicos) se tolera si no hay peligro, de perversión o de escándalo (can. 1258. § 2) .

Los católicos pueden entrar por curiosidad en la s iglesias acatólicas, pero no durante las funciones o predicaciones a no ser exclusivamente para conocer y combatir la doctrina herética o cismática, lo cual se ha de evitar normalmente también por otras razones. […] las discusiones en materia de fe con los acatólicos [están] prohibidas de ordinario (canon 1325, § 3; Sto. Oficio, 5 junio 1948).

4. C. NEGATIVA.— Tolérase la presencia de los acatólicos en las ceremonias católicas, especialmente en la predicación. Éstos pueden, recibir las bendiciones destinadas a atraerles la luz de la fe y la salud del cuerpo. Sólo en privado pueden recibir las demás bendiciones y sacramentales (cans. 1149, 1152). No pueden cantar durante las funciones litúrgicas, ni recibir candelas, ceniza o ramos benditos, ni celebrar sus funciones en la iglesia católica.

Cfr. Roberti – Palazzini. Diccionario de teología moral. Barcelona: 1960, p. 233.

La disciplina vigente en la actualidad sobre la comunicación en lo sagrado o intercomunión puede resumirse en los siguientes párrafos:

INTERCOMUNIÓN, es la «comunicación en lo sagrado», o participación en los sacramentos de quienes no están en comunión plena eclesial. La Iglesia católica admite una i. parcial y de diversos grados con las diversas Iglesias separadas. El cn. 844 resume las normas principales.

La norma general es que los católicos administran los sacramentos lícitamente a sólo los católicos, y éstos los reciben lícitamente de sólo los ministros católicos; pero hay excepciones en las que es lícita la «comunicación en lo sagrado».

El bautismo en caso de necesidad puede ser administrado por «cualquier persona que tenga la debida intención» (cn. 861, 2). Respecto a los sacramentos de la penitencia, eucaristía y unción de enfermos, los católicos pueden recibirlos de ministros no católicos, en cuya Iglesia son válidos esos sacramentos, con tres condiciones: que les resulte física o moralmente imposible acudir a un ministro católico; que lo aconseje una verdadera utilidad espiritual (a fortiori, en caso necesario); que se evite el peligro de error o indiferentismo (en. 844, 2) (…)

En general, puede permitirse que los fieles católicos participen en el culto litúrgico de los hermanos separados si hay causa justa, como es el desempeño de un cargo y oficio público, el parentesco, amistad o deseo de mayor conocimiento o reunión ecuménica (Directorio ecuménico, n. 50, 59); pueden en estos casos participar en las respuestas comunes, himnos y gestos de aquella Iglesia, siempre que no vayan contra la Iglesia católica. La misma participación activa se puede permitir a los hermanos separados en el culto litúrgico católico (lb.). Más aún, si se trata del culto de Iglesias orientales separadas el ordinario de lugar puede permitir que un católico desempeñe el oficio de lector dentro del culto litúrgico; y un oriental puede igualmente ser lector en un acto litúrgico de la Iglesia católica. A un hermano separado no oriental no se le puede conceder el cargo de lector o predicador en la celebración eucarística; ni el católico puede desempeñar esos oficios en la celebración de la sagrada cena o del principal culto litúrgico de la palabra que tienen los hermanos separados no orientales; pero en las demás acciones litúrgicas puede permitirles el ordinario de lugar el ejercicio de algunas de esas partes (Directorio ecuménico, n. 56). La Conferencia Episcopal Española indica expresamente que «cuando se celebra el matrimonio con la liturgia de la palabra el ministro de la parte no católica puede participar en el acto haciendo alguna de las lecturas, recitando la oración común de los fieles, o inclusive haciendo uso de la palabra» (Normas, 25-I-1971).

Cfr.:  CORRAL SALVADOR - URTEAGA EMBIL (eds.), Diccionario de Derecho canónico, Madrid: 2000, ps. 381-382

De la comparación de la disciplina anterior con la actual, es posible extraer algunas conclusiones:
1ª. Es un hecho que ha habido un cambio en sentido permisivo en la disciplina eclesiástica que regula la comunicación en lo sagrado.
2ª. La Santa Sede ha sido suficientemente clara cuando se ha pronunciado sobre la recepción de sacramentos de manos de los sacerdotes de la Fraternidad: se aplica la normativa vigente para los ministros acéfalos y suspensos y no la que corresponde a la comunicación en lo sagrado con acatólicos. Por lo que, a fortiori, lo moralmente lícito en la intercomunión con acatólicos con mayor razón puede serlo respecto de la FSSPX, que está dentro de la Iglesia. 
3ª. Los tópicos de Aciprensa, Iraburu, Arráiz, Luis Fernando Pérez de Bustamante, etc., están viciados de una errónea asimilación de situaciones distintas y teñidos de un rigorismo ajeno a la letra y el espíritu del Vaticano II y del Código de Derecho Canónico de 1983.
4ª. En el caso de los fieles que asisten a Misa en la FSSPX les basta cualquier justa causa  (CIC, 1335, 2) objetiva, pues la suspensión no ha sido declarada mediante sentencia o decreto.

17 comentarios:

MIGUEL25 dijo...

No sólo es Arráiz, quien lo dice es todo el sector conservador de la Iglesia, entre ellos los más duros enemigos de la FSSPX, el I.V.E.

Vean el paralelismo entre éstos y el famoso Arraiz.

http://www.teologoresponde.com.ar/respuesta.asp?id=45

MIGUEL25 dijo...

A la redacción:

¿estoy baneado?

lo digo porque ningún comentario mío
llega a salir,

no entiendo porqué..

agradecería una explicación

mi correo ya lo saben:
reinadelcielo1@hotmail.com

(nota: no publiquen este comentario si no quieren pero agradecería una respuesta cuando menos en privado)

Miles Dei dijo...

¿Qué añade a esto el hecho insólito de que se considere iglesias particulares a ciertas confesiones?

Porque esa es otra de las confusiones. Parece que una confesión no católica por el hecho de ser considerada "igleisa particular" pasa a tener más derechos de régimen que los católicos suspendidos.

Ahí estamos en otra de las contradicciones con el magisterio anterior al concilio que afirmaba que la apostolicidad conservada en la sucesión no añadía ninguna validez o legitimidad a sus actos de régimen.

MIGUEL25 dijo...

Veamos algunas "perlitas" de Arraiz"

Esto realmente no debería ser motivo de debate, y es algo a mi entender obvio, tal como decía San Agustín “Porque ciertamente quizá no todo el que yerra peca” (San Agustín, Contra Academ. 3,16,35). La razón es que alguien puede obrar siguiendo el dictamen de su conciencia honesta pero invenciblemente errónea, y en este caso no peca. Negar esto es negar la existencia de errores invencibles e inculpables, cuando sucede más bien lo contrario: el que obra con conciencia sincera invenciblemente errónea, no peca; y el que obra contra la conciencia invenciblemente errónea peca realmente (Romanos 14).

El error Sr. Arraiz, no es subjetivo sino objetivo, se trata de dilucidar cual es la fuente u objeto del error nó lo que yo o usted, creamos o dejemos de creer que es un error.

Entonces la Santa Misa de San Pio V, jámas será fuente del error, es más es un tesoro de gracias y bendiciones superior a la misa novus ordo.

Y frente a usted y demás, que acusan a los católicos, que asisten a misas tradicionales de la FSSPX, como peligro cismático o adherencia a cisma "formal"..
podríamos contraponer las acertadas palabras de Monseñor Lefebvre, de que quienes asisten a la misa novus ordo, pueden quedar embebidos de un espíritu protestante, y todavía peor cuando asistimos a alguna misa escandalosa y sacrílega de las muchas que abundan.

Entonces es la misa en sí misma quien señala el error, no las tonterías que usted dice.

Otra "perlita":

En lo personal no creo que ni los lefebvristas ni los filo-lefebvristas nieguen esto, porque precisamente les he visto utilizar este razonamiento para alegar que Lefebvre no pecó con las ordenaciones cismáticas, alegando que actuó con conciencia recta (asumiendo que actuó con conciencia honesta afectada de algún error invencible, en cuyo caso se dice que es “recta” pero no “verdadera”, a diferencia de la conciencia que libre de todo error es “recta y verdadera” )

No, sr. Arriz, los tradicionalistas proclamamos que la actuación de Monseñor Lefebvre, es condenable desde la norma canónica vigente, pero dado el estado de necesidad en que cayó la Iglesia por culpa del Concilio Vaticano II el quebrantamiento de la norma canónica está justificado por el estado de necesidad de la Iglesia, porque la salvación de las almas es antes que la norma.

En cuanto a la conciencia deM.Lefebvre, no somos quienes para juzgarla, pero damos por hecho de que procedió con conciencia buena y recta no errónea dado el estado de necesidad que Vd. y otros niegan

Miles Dei dijo...

Por cierto, con esa cita de San Agustin, Arraiz cree que contesta a la observación anterior que le he hecho sobre la mente autoritaria.

Dos cosas:

Una sobre el caso concreto:

No estamos ante una conciencia invenciblemente errónea cuando se habla de la asistencia a las misas de la Fraternidad, porque precisamente el derecho a asistir se declara lícito en una respuesta de la Santa Sede a un fiel.

Si aquí se tratara de ignorancia lo que daría a entender Arraiz es que la Santa Sede está negando la debida formación de conciencia a los fieles con esa respuesta. Es obvio que no es así, luego no hay nada que objetar contra la formación de conciencia de quien decide asistir por ese lado. No peca y en conciencia obra correctamente.


Segunda cosa:

La persona que yerra sin pecar porque tiene conciencia invenciblemente errónea obra correctamente en el orden moral objetivo siguiendo a su conciencia. En realidad el orden moral objetivo radica en la conciencia y no en nada externo a ella, porque es Dios quien habla al hombre en su conciencia y le muestra el plan que ha marcado par a él. Esto no quiere decir que la Iglesia no tenga la autoridad recibida de Dios para decir que es bueno y que no lo es. Gracias a eso podemos formar nuestras conciencias, cuya voz deforma el pecado, sin miedo a equivocarnos. P

Podemos leer un poquito de esta verdad católica repetida en el Concilio con gran solemnidad allí donde llega a llamar a la conciencia el sagrario interior del hombre. Es la parte más potable y lograda de la Gaudium et Spes, la número 16 y allí mismo dice:

No rara vez, sin embargo, ocurre que yerra la conciencia por ignorancia invencible, sin que ello suponga la pérdida de su dignidad. Cosa que no puede afirmarse cuando el hombre se despreocupa de buscar la verdad y el bien y la conciencia se va progresivamente entenebreciendo por el hábito del pecado.

Esto es lo mismo que Santo Tomás y su concepto de "veritas vitae" nos trasmiten sólo que entendido como "dignitas conscientiae". Y como se puede apreciar, la dignidad de la conciencia que se pierde por el pecado (aún por el de omisión) no se pierde en el caso de la conciencia invenciblemente errónea.

Pero como he dicho en el primer punto, no es este el caso. Un fiel formado acude a la Iglesia y esta le contesta que es moralmente lícito con justa causa acudir a las Misas de la Fraternidad y aún dar lismona en ellas.

Hay algo no soporta la mente autoritaria y es la dignidad de la conciencia personal. Cuando este odio a la conciencia del otro se da entre católicos es además de un pecado un verdadero atentado contra la comunión de los santos.

Anónimo dijo...

Arráiz es una buena persona, y tiene buenas intenciones. Pero tiene que reconocer que este tema sobrepasa sus conocimientos. Parece un niño entrometiéndose en conversaciones de adultos. Dejen que los doctores discutan la doctrina, que más tarde todos nosotros opinaremos lo que se nos plazca.

Hermenegildo dijo...

¿Hoy día sigue prohibido discutir en materia de fe con acatólicos?

Eagleheart dijo...

Una pregunta, de esto "moralmente imposible acudir a un ministro católico".

¿Cuál podría ser una causa de esta índole?

Salu2. Paz y Bien.

Redacción dijo...

Anónimo 21:14:

No creemos que Arráiz sea mala persona. Sí sostenemos que ignora mucho, se equivoca, no rectifica, no acepta contrastar sus opiniones y no respeta reglas de juego limpio en el debate de ideas.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

No son malas personas ni Arraiz ni Maricruz. Son algo peor, personas que no están a la altura de la cuestion que tratan, sin conciencia de su incapacidad ni mayores escrúpulos. Pueden hacer mucho daño, sin darse cuenta. Hay que agradecer que bo tengan más poder eclesial.
Me recuerdan a la viejita que le arrimo una ramita a la hoguera de Huss, haciéndolo exclamar, oh beata simplicitas!

Coronel Kurtz dijo...

Por eso para San Agustín, el ser necio era tan grave.

Miles Dei dijo...

Lo malo es que hay cientos y miles de Arraizes y Maricruces dispersos por la Iglesia y concentrados en "movimientos".

Como fieles singulares no tienen poder alguno, pero como masa informe y eclesial en un "movimiento" gozan de gran poder, que es el que le otorgan a sus líderes.

De otra manera no se explica como vamos a llegar a un tercer y "novissimus ordo" dentro del rito romano, creado por laicos sin la debida formación y que en puntos esenciales atenta contra la reforma litúrgica tan cacareada de Benedicto XVI.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Coincido, Miles. En la vida he visto pocos progres y muchos arraices y maricruces. Y a decir verdad, todos los que me jodieron eran de los segundos y no de los primeros.Oficialistas eclesiales dispuestos a arrimar la ramita a la hoguera, sin entender mucho de nada. Al fin y al cabo, a la Pucelle no la quemaron los progres.

Anónimo dijo...

Perdonen el off-topic, pero ¿han visto ustedes que ha reaparecido el blog de Don Winfrid en Religión en Libertad?

Deben de tenerle por ahora en cuarentena, porque no figura en la lista de blogs del sitio, pero se enlaza desde la lista de lo más comentado.

Es una buena noticia, sobre todo para los lectores de ReL. Un portal donde ya escribe algún otro bloguero que no sería tolerado en Infocatólica, como el P. Martín Rubio.

Aunque no lo hagan más que por márketing, por atraer lectores y diferenciar su producto, yo saludo que un sitio oficialista marque distancias con Infocatólica en la cuestión filolefe. Esta gente obsequiosa con la jerarquía suele anticipar de dónde va a soplar el viento.

Miles Dei dijo...

Desde que leí anoche el articulito de THe Vatican Insider estoy convencido de que hay recogida de velas en el tema porque saben que algo se avecina. Efectivamente, no son tontos sino muy avispados para ponerse al sol que más calienta.

Anónimo dijo...

Estimados:
Los sacerdotes del IVE en Rusia concelebran Misas con los ortodoxos rusos. Es valida esta concelebracion?

Por otro lado, parece que a Buela no le interesa la Misa Tradicional y la prohibe y persigue en el IVE, pero si peromite estos actos con ortodoxos.

SALUDOS

El Nacionalista

Alfredo (Argentina) dijo...

Perdón, pero, ¿qué significaba eso de "las discusiones en materia de fe con los acatólicos [están] prohibidas de ordinario"? ¿No se podía tratar de convencer (de ordinario), por ejemplo, a un ateo de que la Religión Católica es la verdadera, de que algunos dogmas no son contradictorios, etc, etc, etc.?

En caso de ser la respuesta sí: ¿ahora si se puede?

Gracias y saludos cordiales.