martes, 24 de enero de 2012

Santorum, el compasivo...

Santorum es un político de Pennsylvania de 53 años, senador entre 1995 y 2007. Católico. Practica su religión. Asiste a Misa en latín. Tiene siete hijos educados en el hogar. Militante pro-vida. Opuesto al sodomonio. Ha trabajado durante los últimos cuatro años en el Ethics and Public Policy Center junto a George Weigel. Sus posiciones en política exterior son las típicas del neocon (en sentido político) republicano, vale decir que es un defensor de la intervención exterior de los EE. UU. como "policía del mundo". A lo que se agrega, éxito profesional y buenos ingresos; por el dinero hacia Dios —dirían algunos, que aman apasionadamente al mundo—, porque en los doce meses anteriores a su última declaración de bienes, ganó más de un millón de dólares.
El sonriente Santorum se perfila así como la encarnación de los ideales de la prensa católica oficial[y generalista]. Para ReL, es “la gran ocasión para el catolicismo norteamericano”; para [Ignacio Peyró] de Intereconomía representa al “conservadurismo compasivo”; para el blog Germinans,  de la vecina Infocatólica, Santorum es un “católico de firmes convicciones y fiel a sus ideas”.  
En los Estados Unidos han acuñado un eufemismo “enhanced interrogation” (=interrogatorio realzado o potenciado) para designar diversas formas de tortura entre las que destaca el “waterboarding” (=submarino).
¿Qué opina Rick Santorum, el conservador compasivo, sobre estas técnicas de interrogatorio realzado para torturar a los sospechosos? “Tenemos que usar las técnicas de interrogatorio realzadas, todas ellas”, dijo en un contexto en el que se le preguntaba a los candidatos republicanos sobre el “waterboarding”. Y no contento con justificar esta forma de tormento, Santorum cargó contra John McCain, a quien acusó de ignorar las técnicas de interrogatorio realzadas, lo que desató un escándalo de proporciones, pues resulta que McCain es un veterano de guerra, que fue víctima de torturas, y es absolutamente contrario al uso del tormento.
Desde nuestra bitácora no vamos a tirar la primera piedra contra el católico Santorum. Comparado con el paganismo mundialista del mulato que hoy gobierna la nación norteamericana, el ideario de Santorum puede parecer el de un verdadero político cristiano del siglo XXI. En el reino de los ciegos, el tuerto es rey…
Lo que pedimos humildemente a la prensa católica oficial es que antes de entusiasmarse con los neocones norteamericanos hagan un repaso de la doctrina social católica, presten atención a lo que se enseña sobre la guerra justa (pues muchos siguen justificando ligeramente la última agresión militar a Iraq), no se dejen confundir con la tergiversación de la “guerra preventiva” (que puede conducir a una nueva agresión contra Irán) y no olviden que de acuerdo con el Catecismo la tortura es inmoral.






Para saber cómo se realiza el submarino "compasivo" pinche en la foto. 



N. de R.: de acuerdo al pedido de un lector -que juzgamos válido y fundado- se han matizado algunas expresiones mediante interpolaciones destacadas en azul y puestas entre corchetes. Reiteramos que estamos abiertos a toda clase de críticas y sugerencias.

30 comentarios:

Miles Dei dijo...

Otro de los asombrosos recovecos de la mente hegeliana...

Coronel Kurtz dijo...

La tortura en casos de sospecha de terrorismo es usada hace décadas por el Estado de Israel (que la contempla en su legislación positiva), bajo la mirada cómplice e hipócrita de Occidente... sí, del mismo Occidente que se desgarra las ropas por los derechos humanos.

El neoconservadurismo yanqui surgió entre ex-trotskistas, que (curiosamente) también son hebreos y sionistas. No es raro, pues, que los EE. UU. utilicen sus mismos métodos de interrogación.

Lo que es inadmisible es que los neocons "católicos" (Novak, Weigel, el finado Neuhaus, Sirico, etc.), y sus epígonos hispanoparlantes, justifiquen esto... Del mismo modo que desconocen los principios católicos de la guerra justa y "olvidan" la condena in causa specifica del Papa Juan Pablo II a las agresiones contra Afganistán e Irak. Y, cuidadosamente, evitan mencionar el desastre que ha significado para los cristianos de Medio Oriente todo este intervencionismo petrolero occidental.

Juancho dijo...

Gracias, ayer había leído en el blog de Damian Thompson del Daily Telegraph algo sobre él, pero no tenía ni idea de quien era.

Juancho.

Anónimo dijo...

Bueno. También la Santa Inquisición daba tormento a los reos para sacarles primero la confesión, y después la retractación. Y hacía estupendamente.

El Santorum tendrá alguna tacha, quizá no sea el epítome de la Doctrina Social de la Iglesia, pero no es para hacerle ascos. Ya quisiéramos en nuestras naciones algún político bien situado que fuese, no digo como Santorum, sino la cuarta parte.

A mí me parece de buen agüero, más que nada -más incluso que el ser provida, que allí es algo bien visto- el que se oponga abiertamente al lobby homosexualista. Para eso hace falta mucho valor, y yo creo que es la piedra de toque de los políticos, hoy día. También creo que -sin dejar la batalla del aborto- las leyes homosexualistas van a ser pronto el campo de batalla político de los católicos, y también una importante vía legal de persecución a la Iglesia.

Así que viva Santorum. Lo que siento es que no llegará muy lejos en política.

Mariano dijo...

Si se es pro-vida no sé es solo para los no nacidos , también habrá que pensar en los ya nacidos, empezando por los iraníes que bombardearán en los próximos meses.

Urbel dijo...

Desde luego que existe una doctrina católica de la guerra justa, pero ello no excluye entre católicos los debates legítimos sobre la justicia de una u otra guerra. Y afirmar de modo tajante, sin ninguna matización ni cautela, que la tortura es intrínsecamente inmoral, siempre, me parece ir demasiado deprisa. No tengo a mano las citas pero recuerdo de memoria algunas distinciones al respecto de quien después fue cardenal Palazzini, en su manual de teología moral de los años 50. Con motivo de la guerra de Argelia se discutió bastante sobre el particular, entre católicos, y de esa época deben quedar estudios interesantes. Más modernamente creo recordar que se ha ocupado de la cuestión Brian Harrison, teólogo bastante proximo al catolicismo tradicional (aunque no tradicionalista de estricta observancia), en un artículo donde llegaba a afirmar que ni siquiera en el catecismo de Juan Pablo II se afirma absolutamente esa inmoralidad intrínseca (esto último me parece afeitar un huevo, como también hace el padre Harrison en relación con la libertad religiosa y su pretendida continuidad con la justa tolerancia).

Anónimo dijo...

No se podía esperar otra cosa del criptojudaísmo neocón.

Cristiano Viejo

Coronel Kurtz dijo...

OK, el argumento neoconservador de siempre: "El fin justifica los medios."

Nos entendemos.

Pacelliano dijo...

Pío XII dice a los cardenales el 2 de junio de 1945: "Durante la guerra nunca hemos cesado de contraponer a las ruinosas e inexorables aplicaciones de la doctrina nacionalsocialista, que llegaban hasta valerse de los más refinados métodos científicos para torturar o suprimir personas, con frecuencia inocentes, las exigencias y las normas indefectibles de la humanidad y de la fe cristiana". El mismo Papa decía el 3 de octubre de 1953 en su alocución al VI Congreso de Derecho Penal Internacional: "La instrucción judicial debe excluir la tortura física y psíquica y el narcoanálisis, ante todo porque lesionan un derecho natural, aun cuando el acusado sea realmente culpable y, además, porque muy a menudo dan resultados erróneos..."
Finalmente, el 15 de octubre de 1954, el mismo Pío XII decía a la Asamblea de la Comisión Internacional de la Policía Criminal: "¿La justicia de hoy no ha vuelto en muchos lugares y bajo apariencias apenas disimuladas a una verdadera tortura, a veces mucho más violenta que las pruebas de otras épocas?"

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

La tortura es contraria al derecho natural, ni el Papa puede hacerla lícita.

El Eremita dijo...

Estimada redacción de Info-Católica,

Impecable entrada acerca de la persona de Santorum. Creo sin exagerar que es el reporte mas balanceado y coherente que he leído acerca de este hombre en toda la internet, sea en inglés o en castellano.

Martin Ellingham dijo...

Es claro que la tortura de un inocente es intrínsecamente inmoral. Lo discutido entre moralistas católicos era en el caso de sospechosos (supuesta la semiplena prueba de la culpabilidad).

Pero hay que poner las cosas un poco en contexto: los torturados son sospechosos de terrorismo a juicio del gobierno de los EE. UU… ¿Y si se torturan a inocentes? ¿Quién controla lo que hace la CIA en Guantánamo y en otras cárceles clandestinas que tenían en el resto del mundo? ¿Y si los pobres tipos vencidos por el tormento terminan confesando hasta el asesinato de Kennedy?

Saludos.

Coronel Kurtz dijo...

A ver. La legislación israelí permite la tortura cuando hay peligro inminente de un acto terrorista cometido por el sospechoso. Caso típico: se sabe con seguridad que el sospechoso puso una bomba de tiempo pero no quiere decir dónde.

Luego por vía de analogía (y con sorprendente complicidad judicial) se han ido ampliando los casos. Al día de hoy, casi todo prisionero que cae en manos israelíes, sufre tortura. Y eso si tiene suerte de caer en manos del Ejército israelí y no de los numerosos grupos judíos para-policiales existentes.

Como esta metodología sería legalmente imposible en territorio yanqui continental (+ Hawaii y Alaska, que son estados), hacen uso de la misma en las bases militares diseminadas por todo el mundo como Guantánamo. Curiosa hipocresía of the land of the free.

Y no lo hace la CIA, sino personal de las Fuerzas Armadas en actividad.

Violando, además de numerosos tratados de derechos humanos, la Convención de Ginebra.

Urbel dijo...

Lo que señala el coronel Kurtz sobre el terrorista que ha puesto una bomba de relojería y se niega a decir dónde, caso de tortura autorizada por la ley israelí y creo que en sí mismo -sin extensiones abusivas a otros casos, ni encarnizamiento- también por la moral católica, me recuerda a las distinciones de moralistas católicos (como Palazzini y modernamente Harrison) que me venían a la cabeza, si bien sigo sin tener a mano los textos. Por supuesto que, como bien dice Martin Ellingham y suele ocurrir en moral, hay que poner las cosas en contexto, pues la aplicación de los principios requiere atender a las circunstancias y los grados. Y no creo que los textos de Pío XII, bien citados por Pacelliano, en particular respecto de la tortura en la instrucción judicial, pongan sin más fin al debate. "Las pruebas de otras épocas" a que se refería Pío XII, ¿las condenaba la Iglesia en aquellas otras épocas, o incluso Pío XII en su tiempo, en toda circunstancia? Y que no se tome nada de lo anterior, puramente doctrinal y guiado por el empeño de no afirmar ni negar nada más que lo necesario, por una defensa precisa del Estado sionista ni de la política internacional de los Estados Unidos de América ni del candidato Santorum.

Hermenegildo dijo...

Según parece y a diferencia con España, en EE.UU. es posible ser "neocon" y asistir a Misa "en latín".
¿La Misa a la que acude Sanctorum se celebra por la forma extraordinaria? Si es así, no dejaría de ser un respaldo al movimiento-pro Misa tradicional que el Presidente de los EE.UU. la frecuentase.

Edgar dijo...

Hermenegildo, segun leí en algun ocasión (aunque me pudiera equivocar) asiste a una misa Novus Ordo en Latín Ad Orientem

Anónimo dijo...

http://www.cuevana.tv/#!/peliculas/1131/unthinkable

Unthinkable un cuerno!!!

Dummy Tor-Quemado.

Coronel Kurtz dijo...

Efectivamente, según leo, Rick Santorum asiste (a veces) a una Misa N. O. en latín, en la parroquia St. Catherine of Siena, en Arlington, cerca de Washington.

Esa parroquia, que tuve ocasión de visitar casualmente, hace unos cuantos años, es una típica "parroquia republicana", con horarios especiales del Opus Dei, su capítulo de Knights of Columbus, mucho militar en uniforme, su comité provida, etc. [En la película "Breach" (El Espía) se hace una buena panorámica de este tipo de parroquia.]

Martin Ellingham dijo...

Un dato más: las prácticas deliberadamente contrarias al derecho de gentes y a sus principios universales son crímenes. Lo dice el Catecismo y por más que no lo dijera sería un principio correcto. La prohibición de la tortura pertenece hoy al derecho de gentes.

Saludos.

Anónimo dijo...

Urbano II , ¿era Papa?¿era católico? ¿ era neocon?
Ustedes son unas nenazas,como dijo Arnaldo¡Matadlos a todos. Dios reconocerá a los suyos!"

Armand-Jean du Plessis dijo...

Yo estoy de acuerdo con el anónimo 22:59. Por la grandeza Francia se justifica torturar.

Anónimo dijo...

Otros católicos que no sólo aprobaron la tortura sino que la practicaron, y a destajo, fueron los militares argentinos del llamado Proceso de Reorganización Nacional y los chilenos de la junta presidida por Pinochet.

A los argentinos les enseñaron métodos de contra-insurgencia los militares franceses... que fracasaron en Argelia.

NICOLÁS

Anónimo dijo...

Nicolas los chilenos de la junta presidida por Pinochet, NO practicaron la tortura a destajo, no te compres la propaganda marxista. Nadie recibio nada más que lo que merecía. Gracias a la desición de los militares chilenos nos vimos libres de los efectos más terribles de la maldad marxista.
Roberto Sandoval
Chile

Anónimo dijo...

Y Francisco Franco Bahamonde ¿Que? Caudillo de España por la Gracia de Dios, nos liberó de los asesinos de la CNT que violaban y torturaban mujeres católicas por el hecho de serlo,como los peores asesinos en serie, ni las SS nazis superaron su brutalidad.

Anónimo dijo...

Anónimo, recuerda que Franco, como bien dices torturaba a otros bautizados, malos o no, y muchos me consta que buenos. ¿Si justificas la tortura en este o cualquier otro caso, por qué los asesinos de la CNT no iban a justificar sus crímenes?. Un crimen pide otro crimen y así desde Caín llegamos a las guerras de hoy, mientras algunos seguís con el discurso de los fascistas torturadores salvadores de los valores cristianos, qué asco ni vuestros amigos del tercer Reich cuando bombardaron Guernica hubiesen hecho tal apología de la violencia. Y por descontado condeno todos los crímenes cometidos por los republicanos en esa triste guerra. ¿Haces tú lo mismo con los pecadillos de los nacionales?

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO A CORONEL: Respecto a la película Breach-El espía le agradecería me dijese si cree posible el tipo humano allí presentado. Me refiero al del funcionario traidor archicatólico.

Coronel Kurtz dijo...

Estimado Pedro:

Ese personaje está basado en una persona real. Ahora no recuerdo el nombre, pero si lo busca en internet, seguro que lo encuentra.

Ninguno de nosotros está exento de ningún pecado.

Tenga un buen fin de semana

Anónimo dijo...

Adhiero plenamente a lo que dice Roberto Sandoval.

Yo no creo que sea inmoral romperle 8 dientes/huesos a Roberto Santucho, a cambio de salvarle la vida a un par de inocentes, potenciales víctimas de una bomba puesta al azar.

Al final, podría realizarse una casuística del tema, bien católica y acorde a la recta razón, según la doctrina del mal menor.
Por supuesto, siempre habría límites y no todo sería lícito. Pero descartar la torutura, de plano, me hace ruido.. Tanto como descartar la pena de muerte, de un sablazo y sin poner un solo pero.

El P. Alberto Ezcurra escribió sobre el tema, un interesante librito titulado MORAL CRISTIANA Y GUERRA ANTISUBVERSIVA donde ahonda en estos temas.

El punto principal: la novedad de la guerra no convencional.
Ya no corren las comparaciones a-históricas, donde la guerra la hacían dos ejércitos bien diferenciados unos de otros.

Todo bien con Sanctorum, pero si yo fuese yanqui, lo votaría a Ron Paul que él también es anti aborto (mi lado más neocon, respira aliviado) y es más cristiano en su política exterior.

Manolo Arias

Anónimo dijo...

NICOLÁS LEE ESTO:
http://www.agendadereflexion.com.ar/2010/07/21/642-el-fallido-intento-de-implantacion-de-la-revolucion-cubana-en-la-argentina/
Y DEJá de hablar pavadas...

Anónimo dijo...

Nicolás la represión no hubiera sido necesaria si Rusia no hubiese esparcido sus errores.Rusia esparció sus errores como consecuencia de no consagrarla al Inmaculado Corazón de María.Cuando no se sigue la voluntad de Dios se termina recurriendo a los parches.