martes, 19 de noviembre de 2013

Una profanación y sus repulsivos pormenores


Un artículo para debatir. Otra visión sobre los mismos hechos aquí.

UNA PROFANACIÓN Y SUS REPULSIVOS PORMENORES
Por Cosme Beccar Varela.
Considerando la publicidad que se le ha dado al acto realizado en la Catedral de Buenos Aires esta semana, no puedo evitar referirme al caso, tan clara, concisa y contundentemente como me sea posible.
1) Lo que hizo Mons. Poli en la Catedral, con la presencia aquiescente del Nuncio de Su Santidad, es decir, una ceremonia ecuménica con rabinos y pastores protestantes, es lisa y llanamente una profanación del lugar santo.
Una iglesia católica es un lugar consagrado en el cual se guarda el Santísimo Sacramento. No puede dedicarse a otra cosa que al culto legítimo del verdadero Dios. Lo que hicieron, presidido por Mons. Poli, Arzobispo de Buenos Aires, flanqueado por rabinos y pastores protestantes, es repudiable, independientemente de la intención que tuvieran. Y la conformidad del Nuncio, sentado en primera fila, es aberrante.
2) Si querían rezar por las víctimas del nazismo, podrían haber dicho una misa sin aditamentos judaicos y no sólo por las víctimas judías de Hitler sino también por los miles de católicos asesinados por ese malvado, entre los cuales recuerdo a los jóvenes héroes que editaban una hoja contra el nazismo llamada "Die weise Rose" ("La rosa blanca") condenados a muerte por jueces serviles y prevaricadores, muy semejantes a los que hoy tenemos en este país.
Podrían haber rezado también por los miles de católicos asesinados por los musulmanes en los países que dominan. El caso más reciente es el de los católicos quemados vivos por musulmanes en Nigeria, cuyo horrendo "video" publiqué en el nro. 4514 de la sección "Correo del Lector" del 14 de Noviembre de este año.
No. Prefirieron adular al judaísmo inventando esa despreciable parodia en el interior mismo de la Catedral de Buenos Aires. Con lo cual, las desgraciadas víctimas de Hitler se vieron privadas del mérito infinito de una misa católica que sirviera de alivio a las penas del Purgatorio que sufren los que en él se encuentren. Si ellos hubieran podido opinar desde su lugar de reparación, hubieran votado unánimemente por la misa católica y el rechazo de la pantomima que organizó el indigno Arzobispo de Buenos Aires.  
3) No les importó, que a pocos metros de esa siniestra payasada, estaba Dios mismo oculto bajo las apariencias del pan en la Sagrada Eucaristía guardada en el Sagrario. El divino Redentor tuvo que sufrir la afrenta de ver campantes y triunfantes en Su iglesia a los descendientes de sus asesinos, asistidos por los descendientes de judas iscariote.
4) Los católicos debemos rezar por las víctimas del nazismo, pero también por las del comunismo y las del islamismo, por las cuales no nos consta que el Arzobispo de Buenos Aires haya organizado ceremonia alguna. Está claro que no merece el cargo que ostenta, aunque debamos acatarlo en cuanto no contradiga la fe católica.
5) Hubo un grupo de fieles católicos que estuvieron en la Catedral rezando el Rosario en reparación de la enormidad que allí se estaba cometiendo. Fueron valientes pero imprudentes, sobre todo un señor maduro que se presentó con una boina roja en la cabeza -sabiendo que los hombres no deben estar cubiertos dentro de una iglesia-. Los jóvenes, casi niños, que rezaban el Rosario son dignos de la mayor admiración pues no podían advertir la imprudencia a la que habían sido llevados. Sin querer, dieron ocasión a la prensa anticatólica en su totalidad, de insultar y ridiculizar al catolicismo y de tergiversar el significado del acto de reparación.
Quienes los invitaron a realizar ese acto heroico, gente de más edad y hasta un sacerdote, debieron saber que el poder eclesiástico lo tienen estos enemigos, como el Arzobispo Poli, y que era imposible impedir que consumaran su crimen. Ellos tienen un poder análogo al que tenían Anás y Caifás sobre Nuestro Señor Jesucristo para entregarlo al juez inicuo y prevaricador que lo condenó a muerte, a sabiendas de que era inocente.
Cuando San Pedro, en el Huerto de los Olivos sacó la espada para defender al Salvador contra las huestes de los sacerdotes apóstatas, Él le mandó envainarla, no porque estuviera mal defenderlo, sino porque debía dejar que los judíos acabarán su deicidio y de esa manera se cumpliera la obra de nuestra Redención.
En este caso ocurrió algo semejante. Los buenos católicos que valientemente fueron a rezar el Rosario, no pudieron impedir que la profanación se cometiera ni tampoco que la prensa se hiciera una fiesta negra con su difamación.
Unidos, los sacerdotes infieles, los rabinos, los pastores protestantes y los representantes del poder temporal que allí estaban, los agredieron (incluyendo un neo-judas iscariote con "kipá" que abrazó hipócritamente al sacerdote que rezaba el Rosario, como un siniestro remedo del beso en el Huerto) sin que ellos pudieran defenderse porque ni siquiera tenían la espada que tenía San Pedro.
El más repulsivo de los agresores fue ese servil adulón de lo "políticamente correcto" que se llama Eduardo Amadeo. Insultó gratuitamente a los humildes reparadores gritándoles: "¡Nazis miserables!". Este individuo, digno del más encendido de los repudios, que imita la figura de Jorge VI de Inglaterra y la de Nicolás II de Rusia con su amanerada barba, que finge ser un aristócrata cuando no es más que un don nadie y peronista logrero que milita contra todas las jerarquías naturales, no por convicción sino por afán de lucro, se permitió insultar a los que rezaban el Rosario, sabiendo que la prensa registraba su bajeza. Esa propaganda fueron los 30 denarios de su traición, como los de judas iscariote.
El diputado aparece también en el "video" que filmaron los buenos católicos y así pude ver su degradante "show" de sumisión al "Pensamiento Único". Allí quedó registrada su bajeza incalificable, su cobardía (porque sabía muy bien que nadie le respondería con la contundencia que se merecía) y queda grabada ad perpetuam rei memoriam.
Resumiendo: aquello fue un "show" blasfemo con diversos actores, desde el Nuncio y el Arzobispo, hasta la cucaracha diputeril mencionada.
¡Bien por los jóvenes valientes que rezaban el Rosario!  Mal para los mayores que no supieron discernir la situación en que se ponían.  El Rosario valía igual rezado en la puerta de la Catedral o en otra iglesia o en su casa. Hubieran dejado que dentro de la Catedral “los muertos enterraran a los muertos”.... No podían evitarlo.
Fuente:
http://www.labotellaalmar.com/paginadeldia.php

26 comentarios:

Martin Ellingham dijo...

Y también una Misa por los victimarios que es obra de misericordia.

Esteban falcionelli dijo...

Comete el gravísimo error el articulista al decir "...pero imprudentes, sobre todo un señor maduro que se presentó con una boina roja en la cabeza -sabiendo que los hombres no deben estar cubiertos dentro de una iglesia-". Sepa él que la boina es significado de Legitimismo; que representa a Cristo Rey.

Cosas vederes Sancho...

Hermenegildo dijo...

"Cuando San Pedro, en el Huerto de los Olivos sacó la espada para defender al Salvador contra las huestes de los sacerdotes apóstatas, Él le mandó envainarla, no porque estuviera mal defenderlo, sino porque debía dejar que los judíos acabarán su deicidio y de esa manera se cumpliera la obra de nuestra Redención".

No es eso lo que dijo el Señor cuando reprendió a San Pedro, sino: "quien a hierro mata, a hierro muere".

Favila dijo...

Tengo impresiones encontradas al respecto de esta acción. Por un lado es positivo que se haga algo ante la profanación reiterada de la catedral, y no me considero el más indicado para reprochar a esos valientes su acción. Creo que lo hicieron de buena fe y arriesgaron su pellejo, lo que para mí les hace merecedores del máximo respeto.

Por otro lado, si se trata de enjuiciar la acción serenamente, tal como pretende esta entrada, creo que cabría formular algunas objeciones con el fin de hacer más efectivas futuras protestas:

1.- Por desgracia, profanaciones de este tipo son ya comunes en nuestras iglesias, y no sólo relacionadas con los judíos. El que se haya protestado precisamente por la conmemoración de la Kristallnacht podría dar la impresión de que sólo nos molesta un tipo muy concreto de profanación, o peor, de que hay algún interés en defender el honor del Régimen que llevó a cabo esa Kristallnacht. El catolicismo tradicional no sale beneficiado de esa asociación, que no siempre es invención de los periodistas carroñeros, pues todos conocemos a tradis que se empeñan en asociar amabas cosas.

2.- No se ha evitado la profanación, y el tumulto que se formó no mejora el asunto. En algún punto da la impresión de que la oración se utilice como arma arrojadiza. Tal vez habría sido más positivo protestar en el exterior del templo antes o después del acto interreligioso. Hay que entender que algunos judíos, influidos por la propaganda machacona que hay en torno a este tema, pudieron vivir ese acto de protesta como una agresión, aunque objetivamente no lo sea.

3.- En el contexto de un futuro incierto para la liturgia tradicional y para la FSSPX, con gestos a favor y en contra por parte del Papa actual, aunque más bien en contra según los analistas, no parece que esta acción sea la más conveniente, y menos en la que fuera su diócesis.

Aparte de todo esto, el articulista Cosme lleva razón al cuestionar la boina dentro la catedral. De toda la vida hay que descubrirse en las iglesias. Pero ya digo que no creo que haya que reprocharles nada a nivel personal.

Por otra parte, el citado articulista hace una extraña mezcolanza con otros temas -eso de juntar nazismo, comunismo e islam como gran y único enemigo es música celestial para los liberales- y aprovecha para propagar un bulo que ya lleva corriendo varios años por internet en diferentes versiones. Ese desgraciado vídeo, que él atribuye a unos nigerianos católicos que son quemados por musulmanes (demostrando que desconoce ese país), se atribuyó anteriormente a Costa de Marfil, y anteriormente a una quema de brujas en Kenia. No se ha llegado a determinar de dónde proceden las imágenes aunque el primer rastro es ése de Kenia. Alguna información aquí:
http://observers.france24.com/content/20110407-beware-internet-misinformation-hoax-footage-atrocities-ivory-coast

Anónimo dijo...

Si bien en los últimos meses el doctor Beccar Varela se ha caracterizado por descargar una tormenta de odio iracundo contra cada persona que no se someta a la totalidad de sus opiniones, hay que reconocer que sigue siendo una persona de distinguidísima inteligencia y que este artículo se destaca entre todo lo que se ha escrito acerca de los lamentables sucesos perpetrados por el Arzobispo de Buenos Aires.

J.S. Dabove dijo...

¿Y quién dijo que toda este "lío mediático" -no buscado- no le hace bien a la FSSPX o a la Resistencia Católica? Digo, ¿no puede ser un llamado para los que están cansados de los curas infieles, para que sepan que existe otra cosa, que tienen dónde ir?

Anónimo dijo...

Que mongo me importa que la boina represente NO-SE-QUE-COSA en la Iglesia los hombres van con la cabeza descubierta.(punto)

Genjo dijo...

El comentario del caso es claro (se le entiende todo), es contundente (hasta la vehemencia), pero en absoluto es conciso. Mezcla demasiadas cosas (deseos, posibilidades, alternativas, anécdotas) y distrae del objetivo que parecía haberse propuesto.
Tal vez escriba para una determinada parroquia que por aquí no conocemos.
De todos modos, menudo lío tienen ahí. Por decir lo menos.
Dios los ayude.

Luis Alvarez Primo dijo...

Fue un acto de valentía y prudencialmente acertado concurrir a la Catedral a rezar el Santo Rosario en desagravio por la profanación de marras: mostró al mundo y a la Jerarquía que hay católicos dispuesto a defender la dignidad de la Fe, la Verdad y la Justicia; mostraron notoria y eficazmente un camino a seguir.

otto von kerpen dijo...

la realidad es que a pesar de cierta imprudencia, creo que esto alguien tenia que hacerlo...el enemigo del Señor ya gano ampliamente en este juego y la realidad es que como sigan las cosas asi, proximamente, ya no habra nada que perder y nos van a tocar la puerta de nuestra casa por catolicos para que nos retractemos de serlo...desde lo mas profundo de mi corazon, puede que no hayan sido los mejores metodos o los mejores medios pero alguien tenia que hacerlo, a veces alguien tiene que embarrarse para que los que estan a asu alrededor comiencen a ver con claridad.

QUERIDOS HERMANOS, QUE VIVA CRISTO REY!!!

bola 8 dijo...

No hubo ninguna imprudencia.
Para medir si hubo o no, es necesario comparar lo que se pone en juego y se quiere reivindicar.

Así, podríamos llegar a decir que hubo imprudencia en M. Willamson la vez de las cámaras de gas, ya que su magisterio se pudo ver entorpecido por un bien (verdad histórica) infinitamente menor a tal magisterio.

En cambio, cuando no es una verdad histórica o cualquier otro bien inferior a Dios, defender Su honor jamás es imprudente, sin importar las consecuencias.

Los que niegan esto deben afirmar que Pedro negando tres veces a Cristo fue prudente. Y eso no es exactamente "prudencia". Dios está por encima del bien "integridad física".

Lo mismo con o de la Catedral: pretender que fue imprudente es poner a Dios por debajo de la opinión publica (publicada) o de alguna obra de la FSSPX. Es el colmo de la pastelería.

bola 8 dijo...

Otro modo de rendirle culto al pastel es el del quietismo miedoso disfrazado de "conciencia esjatológica", propio de las críticas recibidas por la autodenominada "resistencia", RC y otros "cruzados de web".

Patelazo, más que pastel...

Dudo que ellos mismos crean en la retórica que desplegaron frnte a este tema. En verdad, lo que hay es una inquina hacia la FSSPX que no pueden evitar; a lo que se suma que imaginación y capacidad argumentatia no les falta...

Anónimo dijo...

En mi opinión el acto fue imprudente:
1. No se evitó lo que se quería evitar.
2. Más aún, se lo afianzó. Se logró el efecto contrario.
Por lo tanto, no es un problema de opinión pública, sino de resultado objetivo.
3. Respecto de la opinión de la gente común (no la simple "opinión pública"), lo tradicional quedó como una cosa de "loquitos". Que podía tener repercusión, los organizadores lo sospechaban, caso contrario no hubieran llevado cámaras.
En síntesis, no sirvió para defender el Honor de Dios, ni para promover el bien de las almas.
En realidad, más que el evidente error prudencial, me preocupa que después se lo aplauda. Aprendizaje cero. A continuar creyendo que se pelea por Dios y haciendo odioso todo lo que huela a tradicional. Obviamente, todo con un lenguaje ampuloso, que haga creer que estamos frente a grandes hazañas.

esteban falcionelli dijo...

El error del articulista -al mencionar que fue inapropiado el uso de la Boina colorada es grave-. Bien claro fue Pio XII al respecto al autorizar la boina colorada dentro de las iglesias "porque es un signo de la cruzada española" (guerra civil).

Martin Ellingham dijo...

¿Fue prudente el modo concreto en que se manifestaron los jóvenes? Es un tema opinable y no pretendo ni de lejos dogmatizar mi opinión.

El juicio prudencial debe atender a todas las circunstancias, lo que incluye tiempo, lugar y consecuencias. Sin perder de vista la totalidad de los hechos, me parece que los gritos, y el gesto de "apropiarse" del micrófono, fueron aspectos desafortunados.

Saludos.

bola 8 dijo...

"Haciendo odioso lo que huela a tradicional".
En mi edición del Evangelio, que no debe ser la misma que la del Anónimo Pastel, el mundo y lo divino se dan de a patadas y se "odian", porque el mundo no sigue a Cristo.
Y si tiene que suceder que el odio aumente habiendo hecho lo objetivamente correcto, mala suerte. Así es la cosa...

Anónimo dijo...

No debe importarnos que nos odien. Pero sí debe importarnos que nos odien por doctrinas y asuntos históricos que no nos corresponden.

bola 8 dijo...

Pero no fue por "cuestiones históricas", sino porque se trató de impedir una cuestión histórica (profana) en el lugar "sagrado".
Quién como Dios...

Saludos a los de la pastelería.

Anónimo dijo...

http://panoramacatolico.info/articulo/carta-de-una-jud-a-conversa-a-mons-poli

Anónimo dijo...

Sr. Bola 8: soy el primer anónimo a quien Ud. contesto, que no coincide con el segundo.
Veo que concentró su crítica en el tema de no hacerse odioso inútilmente. Parece que no tiene respuesta para el resto.
Volviendo al asunto, ser cristiano no se identifica con hacerse odioso. ¿Cómo vamos a acercar almas a Dios y a su Iglesia si somos siempre desagradables? Y es casi unánime la mala impresión que ha causado en la buena gente la intervención de estos muchachos en la Catedral de Buenos Aires.


Unknown dijo...

Tío Tomás.
Anónimo de las 15.21: no confunda los términos y hechos acaecidos;aunque parece ser que NO LOS ENTIENDE. Sus preguntas se contestan solas.
Ya sabemos que no se puede parar un acto oficial-salvo con el terror, como hace la basura roja-.
Habla de objetivos: ¡¡en que mundo vive!!; ¿piensa en un balance de resultados de empresa?.
Es verdad que hay errores de tipo prudencial en la ejecuciíon,pero no así en la INTENCIÓN e integridad que como católicos han demostrado.
sí que les forma lo que han hecho,muchíiiiisimo más que el PASTELEO buenista y del que dirán.
"Os odiarán por mi causa". Nadie está procurarando caer odioso, si no que es la consecuencia de ser fieles a la verdadera Iglesia católica.

bola 8 dijo...

Unknown, lo felicito. Uno que no es pastel con o sin misa tradicional...

Tío Tomás dijo...

Tío Tomás.
bola 8 con la Santa Misa tradicional siempre que pueda; por desgracia ahora no puede ser
la mayor parte de las semanas.
Viva Cristo Rey.

Anónimo dijo...

http://www.fatima.org/span/crusader/cr99/cr99pg03.pdf


Nuestro Señor insiste:
¡Consagren Rusia ya!

El presente texto es una transcripción de la primera alocución proferida por el Padre
Nicholas Gruner en la Conferencia ¡‘Consagración Ya’!, realizada por el Centro de
Fátima en Roma, del 9 a 13 de mayo de 2011.

por el Padre Nicholas Gruner, S.T.L., S.T.D. (Cand.)

Anónimo dijo...

Unknown: último comentario. Confirmado el problema de prudencia. No ven la realidad. Me considero católico tradicional, pero Uds. se dedican a fabricar un monigote pastelero para después atacarlo mejor. Efectivamente se hacen odiosos, y no por su fidelidad a la Iglesia, sino por su agresividad. Sería bueno que lo piensen.


Martin Ellingham dijo...

Escuché otras partes de la entrevista que no están en este enlace, pero en este fragmento el p. Bouchacourt da su opinión sobre lo del micrófono:

http://www.rosario3.com/noticias/pais/noticias.aspx?idNot=138512

Coincido.

Saludos.