miércoles, 18 de mayo de 2011

Prudencia, pudor y misiones: respuesta de un redactor


Estimados,

Dado que soy el responsable de la introducción de tal video, y habida cuenta de las reacciones manifestadas por los benevolentes y sufridos comentaristas, mis sodales en la co-redacción de este humilde blog, me piden que os dirija una respuesta. Lo haré de la manera más sintética posible para que podáis dar vuestros pareceres con la habitual mesura, y así no tener que volver sobre mis propias aclaraciones.

1) Me ha parecido que podría ser muy interesante introducir el video en cuestión por establecer una comparación con la susodicha misa de JPII, y de ahí poder extraer algunas conclusiones.

2) Se podría incidir, por ejemplo, en que hay actos y actitudes públicas cuya naturaleza confusionaria no está tanto en su propia naturaleza plástica, "in re", sino más bien en las motivaciones, las circunstancias y las condiciones objetivas que la prudencia pudieran aconsejar. Al analizar el problema, podríamos incidir que el problema no está en que una nativa esté escasa de ropa en una Misa, pues a través de este documento, como de otros documentos escritos de misiones en épocas pretéritas, conocemos que no era algo inusual. Por lo tanto no podemos concluir que tal situación sea intrínsecamente perversa.

3) Por ello, esperaba que pudiéramos pensar que acaso lo que antaño se presentaba como prudencia pastoral, con la noción de que la fe es gradual y de que los esquemas culturales no son de suyo revelados, contrasta en la actualidad con una mera adhesión a la moda de un "multiculturalismo" mal entendido, meramente escénico y que tampoco responde a las circunstancias actuales de un pueblo determinado.

4) Así, vemos un pueblo con una devoción notable, tanto en la asistencia a esa Misa como en el momento de la sagrada comunión, en contraste con esas modas a las que me refería antes que -como alguno ha indicado más arriba- no responde más que a unirse a las modas interculturalistas del momento.

5) Precisamente de tal comparación podemos -si pensamos un poco- extraer lo que en este video hay de real y motivado por las circunstancias, y reconocer que en tales misas papales -como la de Papúa a la que me refería- excluida la necesidad de la ausencia de atuendo -y también la devoción que podemos observar en ese vídeo- llegamos a ver que en lo que en un caso es necesidad, prudencia pastoral - y una celebración digna, dicho sea de paso- en el otro caso contrasta la artificiosidad, la teatralidad y la adhesión a una moda, pero ya sin la devoción al sacramento que podríamos extraer de tal video.

6) Hay quien expone dudas sobre la realidad de tal vídeo, proponiendo un montaje. Esto puede ayudar a pensar que de la tesis "una misa con una señora en tetas es diacrónica y comparativamente impensable" a pensar en términos de circunstancias, necesidad y prudencia.

Y por el momento nada más.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Siglo XVII: con privilegio papal, los jesuitas del Japón no usaban óleo en los bautismos para no ofender el sentido extremo del pudor que tenían los catecumenos nipones. Ya se ve que algunas adaptaciones litúrgicas en tierras de misión eran posibles. Aquí se prescindía del uso de óleo bautismal por razones de pudor.

Anónimo dijo...

Es muy sencillo:

No se trata de juzgar a nadie. Se trata de hacer constar lo evidente:

Que no es lo mismo ir desnudo para un miembro de una tribu aislada de Nueva Guinea-Papuasia que para una estudiante de últimos cursos de una Highschool inglesa en Mount Hagen (30.000), Lae (70.000) o Port Moresby (300.000).

Que no es lo mismo una misa misionera en un poblado tribal casi sin catequizar de Papuasia que una misa papal al aire libre, organizada en Mount Hagen por mons. Piero Marini (martes 8 de mayo de 1984).

¿O sí es lo mismo...?

https://lh5.googleusercontent.com/_q-KeV6g4ZHY/TdT9lRljOqI/AAAAAAAAIgU/DQI-W81s8Xg/barebrst.jpg

Especialmente si ubicamos todo el asunto dentro del contexto de la crisis de la Iglesia, la teología y las 129 catequesis de Juan Pablo II sobre el cuerpo.

http://www.gratisdate.org/nuevas/amor/

Y el "affaire" de las supuestas fotos con el Papa desnudo en la piscina que se mandó construir en Castelgandolfo.

"Un día de abril de 1981, Licio Gelli enseño a un miembro del Partido Socialista Italiano algunas fotografías que mostraban al papa Wojtyla completamente desnudo en la piscina de Castelgandolfo. Gelli suponía que sí se habían hecho esas fotografías con teleobjetivo sería sencillo disparar al Sumo Pontífice con un rifle con mira telescópica.

Poggi decidió poner manos a la obra a los agentes de la Santa Alianza con el fin de 'rescatar' los negativos desaparecidos. El jefe de la Santa Alianza bautizó la misión como 'Operación Imagen'.

El responsable de los espías papales sabía que el mayor paquete de imágenes estaba ya en poder de Rizzoli, a través de Licio Gelli y de este hacia Giulio Andreotti. Las fotografías fueron entregadas en mano al Sumo Pontífice en presencia de monseñor Poggi."

http://www.semana.com/wf_ImprimirArticulo.aspx?IdArt=83893

Eric Fratini: "La Santa Alianza", Barcelona: Planeta, cap. XX
http://ericfrattini.com/libro-la-santa-alianza.html

Es normal que, después de todo esto, los fieles dudemos más bien poco de la gratuidad de la desnudez en la misa papal.

Anónimo dijo...

Por favor, tomamos de testigo a una masón como Licio Gelli...

Hay lefevrianos que dan pena.

Anónimo dijo...

Anónimo 13:52:

Tendría la amabilidad de responderme si JPII sabía que la mujer tenía todos esos estudios en su haber. Es que como nunca viajé a esas tierras tan lejanas me cuesta hacerme una idea del contexto.

Luis.

Anónimo dijo...

Hay que hacer constar lo evidente. Y es evidente que la identidad de la Sor Lucía, la vidente de Fátima, ha sida suplantada por una conspiración modernista. Así lo revelan las fuentes de radio frikidad...

contemplata dijo...

Mis estimados:

Creo que sería conveniente releer La Ética cristiana a la luz de la Etnología de R. Mohr; traducido y publicado por Rialp, Madrid, 1962.

El punto acá es que el "contenido" del pudor no igual en todas las culturas. Ciertas "partes" no están asociadas con todo el contenido de los sexual, sino solamente con la maternidad, por eso sería lo contrario de pudoroso taparlas; en realidad, sería -según ellos-, deshonroso.

Por otra parte, en este libro tan interesante, aparece el recurrente tema -muy sugerente para nosotros-, de que mientras más disoluta a nivel de relaciones sexuales y expresiones sexuales es una cultura, mayor es su idea de que el sexo, las relaciones sexuales y las partes corporales relacionadas con lo sexual, son "pecado", sucias, contaminadas y contaminantes.
O sea, a mayor puritanismo, mayor disolución. Contra facta...

Además, ¿son solamente las culturas primitivas que no ocultan esas partes? ¿Qué hacemos con las Madonnas occidentales?

Para tener una idea de lo que el puritanismo le hace a la percepción del sexo opuesto y a la castidad se puede leer La Regenta de Leopoldo Alas. El problema no es qué tanto se tape, sino la concupiscencia.

Las virtudes (y la castidad, o es una virtud o es una máscara) tienen un orden. La castidad es para la justicia y, en definitiva, para la amistad y la caridad.

Por eso, en esas culturas lo que se oculta o se preserva está conectado con su concepto de justicia y de las relaciones humanas.

Saludos

Anónimo dijo...

Cómo se las arreglan los puritanos para explicar las imágenes sagradas de la Virgen dando el pecho al Niño?


http://1.bp.blogspot.com/_L2AeudXiYNA/TRNLPgLt_hI/AAAAAAAABwc/0ExULEzgRtU/s1600/Virgen+de+la+Leche%252C+La+Roldana.jpg

http://www.buesaenvanguardia.com/wp-content/images/virgen_pecho.jpg

Anónimo dijo...

Otra:

http://4.bp.blogspot.com/_2gyssO8N82k/TIZmmg415iI/AAAAAAAABdw/ghdUvr64R3k/s1600/Virgen+con+ni%C3%B1o2.jpg

Anónimo dijo...

Ah, pues nada.

Si la lectora no nos muestra un título de escolarización, o al menos en qué idioma está lo que está leyendo, Licio Gelli es masón, quien dice que es sor Lucía resulta que -a pesar de Radio Cristiandad- es sor Lucía y, además, hay culturas en las que la desnudez es seráfica e imágenes de la Virgen dando el pecho, entonces ya no hay nada más que decir.

La cosa está clarísima y el asunto queda definitivamente zanjado.

contemplata dijo...

El puritano suele ser cruel (y mal pensado) con el prójimo e, incluso, consigo mismo. Ahora bien, hay una estrecha relación entre crueldad y lujuria.

Saludos

Anónimo dijo...

Pues como "el puritano suele ser cruel (y mal pensado) con el prójimo e, incluso, consigo mismo" y "hay una estrecha relación entre crueldad y lujuria", entonces todo queda explicado.

Ciertamente, el argumento es definitivo.

Saludos.

Martin Ellingham dijo...

Anónimo 13:52:

Si se concentrara en un punto por vez, y se identificara con algún seudónimo, se podría debatir.

Para comenzar, podría decir -en concreto- qué está criticando:

1. La conducta de la lectora semi-desnuda.
2. La conducta del maestro de ceremonias u otros organizadores por admitir a esa lectora.
3. La conducta de JPII por aceptar esa lectora de manera:
3.1. Negativa (=tolerancia);
3.2. Positiva (=autorización).
4. Todas las conductas como si tuvieran la misma entidad, relación y gravedad.

Saludos.

contemplata dijo...

Anónimo de las 19:59:

No, no queda todo explicado.
Habría mucho por explicar y estudiar.
Solamente se explica (algo) la relación entre la concupiscencia del puritano y su dureza con lo que considera provocación.
Nunca hay una sola causa.

Saludos

contemplata dijo...

Anónimo de las 19:59:

No, no queda todo explicado.
Habría mucho por explicar y estudiar.
Solamente se explica (algo) la relación entre la concupiscencia del puritano y su dureza con lo que considera provocación.
Nunca hay una sola causa.

Saludos

Martin Ellingham dijo...

Contemplata:

Dialogar desde la moral de las virtudes de la Summa con el casuismo rigorista (tocado por puritanismos) es toda una aventura… :)

Saludos.

contemplata dijo...

Sí, Martin.
Sería una aventura si se pudiese hacer.
El problema es que solamente puede haber un diálogo conduscente cuando se parte de los mismos principios y fundamentos. Pero no es el caso.

Saludos

Anónimo dijo...

Martin Ellingham:

Ninguna conducta: el hecho.

Por eso se ha escrito "No se trata de juzgar a nadie. Se trata de hacer constar lo evidente"

Martin Ellingham dijo...

Anónimo:

El hecho, si tiene un sujeto agente humano, es un acto humano o una conducta. Eso no quiere decir juzgar intenciones, el fuero interno. ¿Qué acción o acciones se están criticando?

Aquí lo único evidente y mostrable es el hecho externo, que además viene bastante confundido en la determinación de sus agentes. Lo demás, debe demostrarse mediante discurso.

Saludos.

Anónimo dijo...

contemplata:

Más que el puritano, es el soberbio, sea puritano, progresista, neocón o filolefe, quien "suele ser cruel (y mal pensado) con el prójimo e, incluso, consigo mismo". Por eso, la estrecha relación se da, más bien, entre soberbia y lujuria.

Evidentemente, la soberbia suele ir acompañada de crueldad.

De todas formas, me parece una forma un tanto extraña de aportar luz al asunto: refiriéndose a las cualidades morales de quien ha expresado con educación y respeto, si bien con ironía, siguiendo el tono de los anteriores comentaristas, su opinión.


Martin Ellingham:

El hecho externo es que la morfología de la lectora de la epístola en inglés en una misa papal delata claramente que está vistiendo de una forma distinta a como viste a lo largo de la semana.

(Quien necesite más detalles "morfológicos" que no los pida porque no los voy a dar. A buen entendedor pocas palabras bastan. A pesar de todo, todavía es posible que haya algún alma seráfica que estime oportuno realizar algún comentario más o menos jocoso. Espero que no sea así.)

De la misma forma que no parece adecuada una liturgia con globos y papelitos de colores, un escenario aderezado con luces estroboscópicas y rasgado guitarrero de riffs pasados por overdrive, tampoco parece adecuada una liturgia con rasgos étnicos de "pose".

Fíjese bien que no estoy hablando de los desnudos en general, como tampoco estoy hablando de las guitarras en general. Puede que tanto unos como otros puedan tener su momento y su lugar, tanto dentro como fuera de una Misa.

Sin embargo, independientemente de las responsabilidades morales de sus agentes, puede que tanto unos como otros no sean siempre oportunos como parte de la liturgia de la Misa.

Y me parece que este podría ser uno de esos casos en los que quizá no fuera del todo oportuno.

No miro el asunto desde la perspectiva de sus agentes, sino desde la perspectiva del rito y el contexto dentro del cual tiene lugar.

De la misma forma que podemos estudiar un poema y la recepción que tuvo en su época sin analizar las motivaciones de su autor, también podemos analizar una liturgia y el contexto en el que se produce sin tener en cuenta a sus agentes.

Quizá en otro momento fuera interesante estudiar las intenciones y motivaciones de los agentes, pero no es eso lo que ahora me interesa.

Me interesa más analizar el hecho en relación con Dios y con lo que Dios quiere que ese hecho, la liturgia de la Santa Misa, represente para los fieles.

Si es que aquí eso es posible, claro.

Martin Ellingham dijo...

Anónimo 11:35:

Es claro. Coincido con su comentario.

Saludos.

Martin Ellingham dijo...

Anónimo 11:35:

Gestos de multiculturalismo impostado para que sean vistos como signos de no se sabe bien qué... Poco oportuno. Y peligroso para un sentido de lo sagrado muy debilitado.

Saludos.

contemplata dijo...

Anónimo (¿de qué hora era?):

En ningún caso me referí a las cualidades morales de ningún comentarista. Eso cae totalmente por su cuenta.

Le puedo pasar material de lectura para profundizar el tema,que no inventé yo.

La soberbia es transversal y en eso totalmente de acuerdo. Pero acá uno de los temas discutidos es el pudor, no la soberbia.

También de acuerdo en que la famosa señora o señorita desvestida es un anacronismo y -conociendo manifestaciones de P. Marini-, algo mucho peor. En realidad ofensivo (por sus circunstancias) al mismo Papa. Y argumentos podemos sumar. Para qué llamar a leer justo a esa señorita, por qué una mujer, ... etc, etc.

En cualquier caso, estudiar siempre agrega luz. Los temas hay que desbrozarlos. Estudiarlos con pasión, no desde la pasión.

Lo que no se puede negar es que el "contenido" del pudor no era el mismo en esa cultura.

Si no, hagamos comentarios como ¡qué barbaridad! y ¡qué horror! y terminamos con el asunto rápidamente. (¡A ver si todavía ud. cree -ya que anda pensando en juicios sobre los comentaristas- que me parece bien la "vestimenta" de esa sra.!)