viernes, 1 de julio de 2011

De aquellos barros, estos lodos (V)

Último texto del Cardenal Isidro Gomá.


8. DRAMATISMO ANTILITÚRGICO.- El amor al espectáculo, innato en el hombre, la fuerza profundamente dramática de muchos episodios de nuestra religión y culto, y el hecho de ser el templo un centro obligado, a veces el único, de concurrencia popular, han hecho que nuestros templos se convirtieran en centros de atracción, utilizando en el aparato y funciones litúrgicas recursos de ley dudosa, cuando no diametralmente opuestos al sentido cristiano, que es lo menos que puede pedirse en cuestión de culto. Siempre la Iglesia ha tenido que luchar contra cierta aparatosidad del culto que puede ser su descrédito y la ruina de la verdadera piedad.


Fácil sería puntualizar abusos que convierten el culto católico de magnifico en grotesco. Con los abundantes recursos que ofrecen hoy las artes más o menos suntuarias, con el espejuelo de la luz eléctrica que cautiva a tantas alondras, con música adecuada y una concurrencia en que la vanidad y el lujo entran en mayor medida que la compunción del espíritu ante los divinos misterios, se llega a un verdadero “teatralismo” cultual. Para dar mayor carácter a la “brillantez” de la ceremonia, júntanse a veces al relampagueo irisado de la luz, que rebota y se quiebra en los femeninos aderezos, y al aire embalsamado, más que de incienso, de esencias, la “humana” elocuencia de predicadores “de cartel”...


Así se desdora el culto del Señor, dando a las sagradas funciones matiz intenso de profanidad que las acerca tanto a la categoría de veladas artísticas en las que se complace el diletantismo colectivo, cuanto se alejan del espíritu de piedad que debe ser el alma de todo ejercicio cultual.


9. MAL GUSTO Y DESASEO.- Así como pueden el templo y culto pecar por exceso de mundanidad, así seria imperdonable no ponerlos al compás de las legítimas exigencias de los tiempos modernos. Y en éstos, si es verdad que aumentó la ignorancia de las cosas de culto, no es menos cierto que se ha universalizado la cultura, que se ha depurado el gusto estético en ciertas clases sociales y que la higiene, como ciencia y como práctica, reclama un lugar en nombre de la civilización y hasta del instinto de conservación.


No puede la Iglesia, ni los que en su nombre ejercen las funciones del culto, desentenderse de estas legítimas exigencias o corrientes sociales. Las asambleas litúrgicas, constitúyanlas los elementos de hoy, no los de ayer: cada civilización tiene su marca; la Iglesia, “ubiquista como el sol y el cielo”, las cobija todas y a todas las ilumina; pero debe adaptarse sabiamente, sin abdicar nada de sus esencias, a la diversa modalidad de pueblos, razas y siglos.


En cuestión de ornamentación, verbigracia, cuando no hay hogar de mediana fortuna que no tenga cuadros o tapices, sus muebles bibeluts, hechos según los cánones del arte, será falta imperdonable introducir en el templo lienzos deplorables o imágenes de burda labra, Ilamadas por alguien, con crítica acerba, “ídolos para salvajes perfeccionados”. La Iglesia., que ha sido madre y Mecenas de las artes en los pasados siglos, no debe ceder a nadie el cetro del buen gusto. Pudo un día sufrir los efectos del decadentísimo ambiente, por esta misma ley de consonancia con el pueblo que comentamos; pero para su culto debe ser lo más selecto. Las artes irradiaron del templo al pueblo, cuando aquél era rico: hoy la riqueza se ha hecho civil; no perdamos al menos nuestra tradición de aristocrático gusto, aceptando, en nuestra pobreza, los desechos de una civilización opulenta que no nos perdonaría, en su orgullo, la abdicación de nuestra grandeza pasada….

5 comentarios:

Molina dijo...

Redacción:

No sabía que el cardenal Gomá hubiera hecho una descripción tan completa e interesante de los abusos en la liturgia anteriores al Concilo. Me ha sido provechoso leerlo y así no creerme que antes era todo color de rosa. Gracias.

Hermenegildo dijo...

Sí, pero yo creo que aquellos abusos eran minucias en comparación con los que se vienen dando desde el Concilio.

Anónimo dijo...

Lo interesante aquí es ver como una gran crisis no se improvisa, y puede tener sus causas próximas y remotas.

Martin Ellingham dijo...

Hermenegildo:

Estoy de acuerdo con Ud. De la música operística del siglo XIX al cura heavy metall... Ahora, a mí lo de Gomá me ha ayudado a comprender mejor las causas mediatas (o remotas) del descalabro actual.

Saludos.

Anónimo dijo...

PEDRO HISPANO dice: Mi impresión en este difícil tema es que el desastre postconciliar vino preparado como no podía ser menos por la poca importancia y el poco cuidado que, en general no siempre, se ponía en la Liturgia. ¿Cuántas parroquias tenían, por ejemplo coros parroquiales, en cuántas se preparaba a los monaguillos para tan importante función? Creo que la Sección Femenina gracias a Dom Justo Pérez de Urbel y los Cursillos de Cristiandad hicieron mucho en este sentido pero recuerdo que, por ejemplo en la Catedral de mi diócesis la impresión era penosa. Y vino lo que vino que fue un desastre injustificable pero preparado por la falta de comprensión anterior.
Sospecho que en Francia o Italia la situación era mejor que no les libró del desastre pero sí les preparó para la reacción.