martes, 22 de noviembre de 2011

Sobre el humor



"Tener sentido del humor es un buen signo de salud mental. Porque el humor, del que brotan la sana ironía, la risa fresca, la alegre carcajada, implica la percepción de lo absurdo, de lo contradictorio, de lo desproporcionado, de lo deforme. Y es condición imprescindible para esta percepción el ser dueño de un intelecto sano, capaz de contemplar y comprender al ser en su armonía y en el resplandor de su belleza. Por eso el humor verdadero es un privilegio del pensamiento realista. El mundo moderno, sumergido en el devenir heraclitiano, se ha vuelto incapaz de percibir lo absurdo, lo contradictorio. Su inteligencia ha roto el orden del ser, cerrada en su propia conciencia, ha apostatado de los primeros principios, negado su evidencia inmediata...
Dios se ríe del impío, dice la Escritura. Quien combate el buen combate de la Verdad, necesita del humor como de un ingrediente imprescindible para la salvaguarda de su equilibrio intelectual, psíquico, e incluso hepático. Porque el mal, manifestado en el error, en la mentira, en el pecado, no sólo es trágico y perverso: es cómico, es ridículo. Sería sólo trágico si el principio del mal fuera un Dios malo, como el de los maniqueos o el de los persas. Pero el diablo es una creatura a la que su absurda soberbia lleva a querer igualarse con el Creador. Es el “mono de Dios” y, a la larga, su imitación deviene una parodia lamentable. La Edad Media tomaba muy en serio al Adversario. Pero también sabía burlarlo y burlarse de su jeta siniestra y deforme.
Todo lo que es falso y pecaminoso lleva el sello de lo satánico y, por lo mismo, participa irremediablemente de su carácter simiesco. Quien no sea capaz de comprenderlo, podrá combatir por el Bien y la Verdad, pero su combate adquirirá el tono oscuro y amargo propio del calvinismo o de los jansenistas. En el buen combate es menester combatir con alegría; no la alegría ruidosa y superficial que nace de un optimismo tan ciego como estúpido, sino aquélla otra serena y profunda, propia de quien lleva en su alma como una semilla la incoación de la gloria, la paz, y el gozo de la victoria final. Quien lucha por la Verdad con amargura, transforma la Verdad en una cosa amarga, que repele y que repugna. No basta luchar por la Verdad: hay que amarla y hacerla amar. Porque la verdad, que es Bien y es Belleza suprema y armonía, es en sí misma e infinitamente amable" (P. Alberto Ezcurra).

28 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo dicen por los de R. Cristiandad?

Miles Dei dijo...

¡Vaya! Esto del maniqueismo y el Diablo que se quiere equiparar a Dios me recuerda que mañana yo también presento una editorial de libros. Y diga usted que sí, no hay que ser unos amargados, hombre.

Espada de Roma dijo...

Esta entrada me ha resultado realmente inspiradora. Precisamente en algo parecido andaba pensando yo últimamente. Sin duda, creo que la lucha por la Verdad necesita no sólo de la recta doctrina, también de la caridad y de la sana alegría.

Juancho dijo...

¡Que bueno ver tantos autores argentinos difundidos en este blog!

Un orgullo para nosotros.

La Iglesia en Argentina tuvo sus luces también.

Juancho.

Savonarola dijo...

Espada: Me suscribo totalmente a tu comentario, ultimamente me ha estado pasando por la cabeza esto de que la realidad es un juego, un juego que Dios permite. Un juego serio, eso sí, dóde uno puede peder el alma, pero un juego en el que al final siempre gana Dios...

Anónimo dijo...

Esta es la amargura que termina en una secta. Acaso enseñar al que no sabe no es obra de Misericordia?





SCHMIDBERGER A LA VANGUARDIA DEL ACUERDISMO. MARTES 22 NOVIEMBRE 2011. by Radio Cristiandad

La Fraternidad de San Pío X. proporciona todos los sacerdotes diocesanos en Alemania la oportunidad de ser una introducción al rezo tradicional del breviario.

Además de la introducción en el Breviario, el desarrollo actual de nuestras relaciones con Roma se discutirán.

Juntos como hermanos…



http://radiocristiandad.wordpress.com/2011/11/22/schmidberger-a-la-vanguardia-del-acuerdismo/

Anónimo dijo...

El "juntos como hermanos" en tono irónico supone que no lo somos.
Por ende, negar la hermandad con los de fuera, como hace los de R. Cristiandad, es considerarse "separados".
Ciudado, que para que haya cisma no es imprescindible reconocerse "sedevacnatista". Alcanza con una intención interna de "separación".
No hay cismáticos sonrientes.

Anónimo dijo...

Según Radio Frikidad, no se puede enseñar doctrina ni liturgia tradicional salvo que se haya aceptado previamente y hecho una ceremonia de abjuración de cualquier otra cosa. Es decir, los sacerdotes alemanes tiene que aceptar lo que no conocen para ser enseñados.

Lo contrario es acuerdismo. Vale.

Ahora que no hay comentarios se nota menos, pero cuando los había se veía con claridad que esa forma de pensar sólo atrae a enfermos mentales (que para su desgracia, no dan un dolar para mantenimiento).

Pikachu

Miguel Serrano Cabeza. dijo...

Anónimo:

Se podría expresar lo mismo que quiere decir Radio Cristiandad pero diciéndolo de otra forma. La cosa podría ser como sigue.

No deja de ser curiosa la existencia de un "run-run" sobre una hipotética y sorprendente regularización canónica de la FSSPX.

Si, tal como dice la Santa Sede, existen problemas doctrinales y, tal como dice la FSSPX, sus preguntas doctrinales no han recibido cumplida respuesta ¿cómo podría ser ése el caso?

Creo recordar que hasta mons. Brunero Gherardini dijo algo sobre el asunto en este mismo sentido. Y, francamente, sólo un friqui (una monstruosidad ridícula) podría tachar a mons. Gherardini de serlo.

Lo de Radio Cristiandad parece una cuestión de forma y grado pero no de fondo. Lo de muchos otros no parece una cuestión de forma y grado pero sí de fondo.

Supongo que para remediar ambas carencias existe este blog.

Un saludo.

MIGUEL25 dijo...

Ya que el humor es signo de salud
mental vamos a pasar un rato
agradable

Vamos a reirnos un rato de esa "iglesia" de titiriteros que produjo el Concilio Vaticano II:

Ahora el Padre Tomás en infocatólica
propone "una huelga de un año de homilias" y de haberlas que no pasen de cinco minutos donde a sugerencia de un periodista que ni se hable de Dios, ni del hombre ni del diablo:

Pasen a ver al circo:
http://infocatolica.com/blog/elolivo.php

Ocurrencias chistosas, abiertas a todos y empiezo yo:

Para que esos cinco minutos de homilía no se alargaran, entre los fieles debería gritar alguien:

CAMPANA Y SE ACABÓ.

o si nombra a Dios, al hombre o la Diablo..ese alguien debería gritar:

AJUSTESE AL GUION.

y bueno ya que esta "iglesia" de cantamañanas y titiriteros, preconiza la "participación de los laicos" en la Liturgia y acepta sugerencias de "todo quisqui", (excepto de los malditos "lefebvristas")...pues anímense
y hagan sus sugerencias.

Miles Dei dijo...

La verdad es que el caso es muy explicable desde que vimos aquel documento sobre la anáfora de Addai Mari y como el entoces cardenal Ratzinger se preciaba de que habían llegado a una solución. Solución que a todas vistas atenta contra la lógica común: las palabras consagratorias están sin estar en el canon de Addai-Mari. Por las mismas la FSSPX puede ser canónicamente regularizada sin cumplir las condiciones necesarias para ello. El "run-run" que corre tiene muchos visos de tener algo verídico, sólo que mientras que la gran contradicción teológica sobre la anáfora de Addai-Mari ha sido ignorada porque es una cosa ajena a la inmensa mayoría de la Iglesia universal -¿dice algo Gherardini sobre ella?-, la Fraternidad no lo es, pues está difundida en muchos sitios, por lo que al final se crearían casi tantos más problemas que los que se resuelven.

Todo eso se puede decir y exponer y aún con mucho humor. Y desde luego con mejor sentido común que el que lleva a encerrarse en una postura claramente cismática, si no es "sedevacantista".

Una muestra de humor podría ir en reconstruir una supuesta declaración papal donde se formalizaría a la FSSPX con el mismo argumento que se admite la anáfora de Addai Mari como válida:

La ley y disciplina de la Iglesia y la total aceptación de su magisterio están de hecho presentes en la FSSPX, no de la manera acostumbrada y literal o ciegamente, sino en un modo
eucológico diseminado, es decir, integradas en las oraciones y modos tradicionales de asumir el magisterio y su disciplina. La FSSPX es una cuasi institución eclesiástica que pasa a tener todos los derechos de aquel que está en total comunión con la Iglesia siendo todos sus clérigos restituidos en su potestad y oficio dentro de la Iglesia.


Se puede terminar como hacen con la ánafora añadiendo la viva recomendación de que cuando asistan fieles no tradicionales a sus celebraciones incorporen algún modo no tradicional de tratarlos.

Miles Dei dijo...

Además se puede empezar de un modo grandioso tal como hacía Gregorio VII en aquella bula donde pretendía resolver la injusta suspensión de varios obispos de Francia, suspendidos a divinis por su legado por el mero hecho de no haberse presentado a un Concilio que había convocado:

Quia consuetudo sanctae Romanae Ecclesiae, cui Deo auctore licet indigni deservimus, est quaedam tolerare, quaedam etiam dissimulare, discretionis temperantiam potius quam rigorem canonum sequentes, causas episcoporum Fraternitatis, etc...

MIGUEL25 dijo...

Muy bueno esto:
----------------------------------
La ley y disciplina de la Iglesia y la total aceptación de su magisterio están de hecho presentes en la FSSPX, no de la manera acostumbrada y literal o ciegamente, sino en un modo
eucológico diseminado, es decir, integradas en las oraciones y modos tradicionales de asumir el magisterio y su disciplina. La FSSPX es una cuasi institución eclesiástica que pasa a tener todos los derechos de aquel que está en total comunión con la Iglesia siendo todos sus clérigos restituidos en su potestad y oficio dentro de la Iglesia.

----------------------------------

ja.ja..ja..

Pues si esto dijera el Papa, los infocatólicos dirian lo de siempre:

"nosotros siempre hemo dicho lo mismo, toda vez que hemos acogido y acogemos a los filo-lefebvrianos" en este portal, con los brazos abiertos, ...por tanto no vemos inconveniente en que se levante la suspensión " a divinis" a los sacerdotes y obispos de la FSPPX
es más siempre hemos reconocido sus esfuerzos en aras de mantener
la Tradición, y siempre hemos dicho que sus críticas al CVII, son
comprensibles..y...

bla..bla..bla..

Pero claro como ellos son tan cerriles y orgullosos, pues de momentoooooooo...no podemos hablar de una plena comunión eclesial...
tal vez seria mejor...que aceptaran
"plenamente" el CVII...

y bla..bla..bla....


siiiiiiiiii...peeeeeroooooo
nooooooooo...

Miguel Serrano Cabeza. dijo...

Ave, Miles!

"Jamás podré olvidar /
cómo se pudo ocultar /
para decir sin decir /
ni un no ni tampoco un sí, /
ni tan siquiera un tal vez /
sino acaso un no lo sé."

Los ripios son míos.

El tono, el estilo, la forma y el contenido son propios de la lírica trovadoresco-provenzal, y son congruentes con los lugares comunes del "amor cortés", pero no son propios de la argumentación teológica, ni congruentes con la justificación de una forma litúrgica o el fin de la aplicación de una pena canónica.

No parece necesaria la presencia de mons. Gherardini para certificarlo. Así pues, que haya hablado o no del asunto, es francamente indiferente.

Claro que, en un momento dado, casi todo es negociable. O, como venía a decir, más o menos, Groucho Marx:

- "Éstos son mis principios; aunque, si no le gustan, también tengo otros..."

Vale!

Miguel Serrano Cabeza. dijo...

Ahora en serio:

¿Regularización?

¡Claro que sí...!

Pero, por el bien de la Iglesia, así no, gracias.

Un saludo.

Miles Dei dijo...

Miguel, ese es el tono con el que se ha aprobado la anáfora de Addai Mari como válida sin poseer la forma del sacramento de la eucaristía claramente discernible cambiando la interpretación antigua sobre la misma que entendía que las tenía como parte del arcano. Ahí está la nota humorística comparativa. Que no es de recibo ya lo sabemos. El asunto es que de la aprobación de esta anáfora apenas nadie ha dicho algo, cuando si dicen mucho sobre lo que es un rumor. Ahí está también lo mejor de la humorada.

El mismo criterio aplicado para decir que la anàfora de Addai Mari tiene las palabras de la consagración (forma del sacramento de la eucaristía) es válido a este caso. ¿Por qué no? Los neobugninis ya harán uso de él en un futuro para dejarnos sin transubstanciación.

MIGUEL25 dijo...

Ya que el tema trata sobre el humor sigamos:

Lo de la anáfora esa es porque no se la llevas a los infocatólicos, especialmente a Arraiz.

El insigne "apologeta", te diría, que se trata de "distintos planteamientos para decir lo mismo", "que es una gran riqueza para la Iglesia, porque intencionadamente se dejó así, para que en un futuro la Tradición viva, le diese un desarrollo litúrgico más enriquecedor".

Y claro como para el insigne "bloguero" la Tradición viva, es lo que los vivos de ahora "desarrollan"...pues ya está todo arreglado...

Por tanto eso de que en un futuro nos quitarán la transubstanciación..es cosa de "filo-lefebvristas" descerebrados...y bla...bla...bla..
que puede ser que encima estén indigestos de tanta revelación privada...

Anónimo dijo...

Miguel: En serio, ¿por qué no te dedicas a terminar el primario?

Luego sí, puedes comenzar comentando en Radio Frikidad. Ah, no, cierto que ya no permiten comentarios.

Miles Dei dijo...

No, la respuesta oficial de esta gente es que si la Iglesia lo dice ahí están las palabras de la consagración y que los que no las vemos estamos equivocados.

MIGUEL25 dijo...

De una forma o de otra con marrullerías o sin ellas=(la Iglesia lo dice y punto)

Llegamos a lo mismo...
ahí están las palabras de la consagración..

Con lo que en un hipotético debate con ellos borrarían los mensajes y a otra cosa mariposa..

Moraleja: en infocatólica se obedece, no se piensa ni se discierne nada..

(El "jefe" siempre tiene razón)

Anónimo dijo...

Por qué no aprenden del Padre Mújica?

http://evangelidigitalizacion.blogspot.com/

Ermindo de la Banda Roja dijo...

MIGUEL25 los Vasqus Conceta te esperan en su blog.-

Edgar dijo...

Bueno, viendo como "celebran" en la mayoría de estas misas es mucho mejor que no haya transubstanciación considerando los multiples sacrilegios que sucederían si realmente viniera nuestro señor en esas "misas" con marionetas, disfraces, etc, etc, etc.....

Además, buena parte de la progresía ni siquiera cree en la verdadera presenca de Nuestro Señor así que para ellos da lo mismo si hay o no una verdadera consagración, lo importante es "La Palabra" y la "asamblea reunida en oración".

Anónimo dijo...

- por qué a Buela no lo hicieron obispo?

- No hace falta, ya es ordinario.

Miguel Serrano Cabeza. dijo...

Ahí está la guasa, Miles.

La neoconidad calla para no escandalizar. Pero su silencio deja intactas las cordadas plantadas en las distintas vías de descenso a la apostasía.

Si la FSSPX acepta un acuerdo canónico que evite entrar en lo doctrinal, lo canónico le acabará obligando a aceptar lo doctrinal o, tras una etapa convulsa y caótica, le obligará a retomar el camino de lo doctrinal por encima de lo canónico.

Ciertamente, lo de la fórmula de consagración es más grave que lo del acuerdo puramente canónico de la FSSPX. Pero es, además, un claro ejemplo de por qué ese acuerdo canónico de la FSSPX ha de pasar primero por lo doctrinal.

Por lo visto, parece que en ambas partes hay interesados en no entrar en el fondo de la parte doctrinal.

Por algo será. Pero, sea por lo que sea, no me parece algo bueno. Ni mucho menos la Voluntad de Dios.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Gherardini menciona el problema de la anáfora de Addai y Mari en "Vaticano II: una explicación pendiente" Editorial Peripecia, pág. 85. En efecto, enumera algunos de los desastres provocados desde el Vaticano II entre lo cuales está la que transcribo a continuación: "La aprobación de una anáfora -la de Addai y Mari- a pesar de que carece de la "forma que actúa la materia del sacramento", es decir, que no tiene las palabras de la consagración que de ningún modo pueden quedar suplidas por la idea de que la anáfora entera pueda considerarse en sí "forma del sacramento" tan sólo porque tiene la intención de hacer presente el Cuerpo del Señor. Me he preguntado y sigo preguntándome por qué razón no se quiso tener presente que el 22 de Noviembre de 1439, una vez concluido el concilio de Florencia, Eugenio IV quiso convocar una última sesión pública para promulgar el famoso decreto pro armeniis. ¿Por qué no se tuvo en cuenta una circunstancia más próxima a nosotros, como fueron las palabras de S.S. Pío XII (de venerable memoria) al dirigirse al Congreso Litúrgico Internacional de 1956 con las que sentenció, firme y seguro que ex institutione Christi ille solus valide celebrat, qui verba consecratoria pronuntiat?"

Miles Dei dijo...

Efectivamente, Gherardini la menciona ahí como un punto dentro de la tiranía del relativismo que ha ido banalizando el Cuerpo y la Sangre del Señor, pero Gherardini no expone claramente el problema planteado: no es que se diga que una anáfora que tenga intención de consagrar es como forma, sino que el documento realmente nos dice que la anáfora contiene las palabras de la consagración. Por tanto Gherardini no dice nada al respecto que no se deseche con el mismo texto del decreto. El problema es mucho más grave de lo que Gherardini ha percibido, aunque a lo mejor no ha querido entrar en él.

Miles Dei dijo...

El texto oficial italiano dice claramente como argumento definitivo para la validez de esta anáfora:

"le parole dell'Istituzione Eucaristica sono di fatto presenti nell'Anafora di Addai e Mari..."

"Las palabras de la Institución de la Eucaristía están de hecho presentes en la anáfora de Addai y Mari..."

Cierto que luego dice que no es en un modo narrativo y literal,sino integradas en las oraciones que la componen, pero dice claramente que están presentes. Eso basta para que una mente poco formada en teología entienda que hay consagración porque de algún modo se dicen durante la recitación de la anáfora. No es, como vemos que dice Gherardini, que se le de un valor de forma al conjunto de la anáfora, sino que se sigue dejando intacta la doctrina afirnada por la Iglesia sobre la forma de la Eucaristía y a la vez se hace el jyuego malabar (nunca mejor dicho) de escamotear la fórmula de la consagración con el aplauso de los neocones que te dirán que si la Iglesia ha dicho que están es que están.

A mi modo de entender esto es similar al problema de Juan XXII con la visión beatífica, sólo que ahora el Papa bajo el cual salió ese decreto es beato y el cardenal que le dio el visto bueno es el nuevo Papa. ¡De locos!