miércoles, 30 de noviembre de 2011

A vueltas con la teoría del carisma



El redentorista norteamericano Joseph Tobin es el secretario de la Congregación para la Vida Religiosa. En una entrevista publicada en ReL reconoce la perplejidad que le provocan determinados casos. Si bien no cuestiona la muy discutible teoría del carisma, no deja de ser digno de mención la honestidad con la que reconoce su perplejidad y la falta de respuestas para algunos interrogantes. Es nuestro humilde deseo que, partiendo de la experiencia, se logre superar la perplejidad y se someta a sana  crítica una explicación teológica (la “teoría del carisma”) cuya validez parece cuanto menos discutible y no pertenece al Magisterio definitivo de la Iglesia. 
 Se han dado casos de fundadores disciplinados o apartados: Maciel en la Legión de Cristo, Gerard Croissant en Bienaventuranzas, Alfonso María Duran en Miles Iesu... ¿quién supervisa a los supervisores? ¿Qué aprendemos de estos casos? 

- Nuestro dicasterio, para aprobar un instituto, juzga que el carisma sea un don auténtico del Espíritu Santo y que el instituto tenga madurez para desarrollar el carisma. Pero hay casos (no hablo de estos en concreto) en los que pienso que engañaron al dicasterio, con datos falsos, igual que engañaron a sus co-hermanos de comunidad. Además, el Concilio Vaticano II, en el decreto "Perfectae Caritatis", pide siempre volver a "la inspiración originaria de los Institutos", y el ejemplo del fundador. Pero ¿cómo es que un fundador que tuvo una vida desordenada puede seguir siendo punto de referencia? Yo no tengo respuesta a esta perplejidad. 

18 comentarios:

Miguel Serrano Cabeza. dijo...

Todo fundador imprime en su creación, y transmite en el desarrollo a lo largo de toda su vida, un carisma a su fundación.

Si se aprueba esa fundación, también se aprueba el carisma en el que se apoya.

Si ese fundador es un pecador envilecido y depravado, pertinaz en sus vilezas y depravaciones a lo largo de su vida, no puede sino imprimir en su creación, y transmitir en el desarrollo a lo largo de toda su vida, las consecuencias de esas vilezas y depravaciones a su fundación.

Y las consecuencias de esas vilezas y depravaciones también afectarán al carisma en el que se apoya.

Si se descubriera esa vida de pecado cuando la fundación ya hubiera sido aprobada, todo el proceso de aprobación de la fundación y el carisma en el que se apoyara sería nulo por vicio de inicio.

(De forma inversa, si se descubriera que, en lugar de una vida de pecado, hubo una vida de santidad, se podría elevar a los altares a alguien previamente considerado un pecador o, incluso, excomulgado.

Supongo que pasaría lo mismo si se descubrieran graves inexactitudes en la vida de algún santo elevado a los altares. Por eso mismo se pudo retirar de los altares a Santo Domingo de Val, San Simón de Trento o Santa Úrsula: por considerar que los hechos de su vida no están suficientemente atestiguados.)

El asunto está tanto más claro cuanto más tengamos en cuenta que el acto canónico de la aprobación de una institución no forma parte del Magisterio dogmático ni infalible.

Eso no quiere decir que la aprobación de una institución que haya resultado probada a lo largo de siglos y siglos en los más variados lugares y culturas, por esa misma unanimidad a lo largo del tiempo y el espacio, no pueda convertirse, gracias a la Tradición, en parte del Magisterio infalible.

No sé si habré dicho alguna herejía. Lo que sí sé es que no he usado términos precisos. Ruego que se me corrija.

Abran fuego, por favor.

Un saludo.

MIGUEL25 dijo...

Pero ¿cómo es que un fundador que tuvo una vida desordenada puede seguir siendo punto de referencia? Yo no tengo respuesta a esta perplejidad.

Esa perplejidad la tienen muchos católicos,

¿Como puede ser un punto de refencia el Padre Maciel si era un lujurioso y un pederasta?

¿Como puede ser un punto de referencia Moseñor Lefebvre si cometió un acto cismático?

Pues muy sencillo, la gracia carismática igual que la gracia ministerial, es GRACIA GRATIS DATAE, es Gracia que da el Espíritu Santo, con independencia del que la recibe, para el bien de la Iglesia.

Entonces la Gracia carismática, se da para la Iglesia, el receptor es un mero transmisor, el punto de referencia NO ES LA PERSONA QUE RECIBE EL CARISMA, sino el CARISMA QUE RECIBE LA PERSONA.

Así pues en el caso de los Legionarios, el punto de referencia no es el Padre Maciel, sino el CARISMA QUE RECIBIO.

y en el caso de Monseñor Lefebvre, el punto de referencia, no es él como persona, ni sus actos, sino
EL TESORO DE TRADICION, QUE SUPO DEFENDER FRENTE AL NEFASTO CONCILIO VATICANO II.

Pedro Romano II dijo...

MIGUEL25: ¿Por qué no te dedicas a estudiar en vez de andar dando cátedra de lo que no sabes según tu propia confesión?

MIGUEL25 dijo...

Señor Pedro Romano II

En vez de tanta acusación gratuita y vana que me hace,..

¿Porqué no estudia y aprende lo que es GRACIA CARISMATICA, GRACIA MINISTERIAL Y GRACIA PERSONAL SANTIFICANTE?...

Disandrista 2.0 dijo...

Hay que felicitar a Miguel25 porque ha logrado subvertir principios elementales de la Metafísica relativos a la substancia y a los accidentes y de paso cargarse la teoría tomista de la gracia como cualidad inherente en una persona humana.-

Faltaría que dijera que un perro puede recibir un carisma (no va a dejar de citar algún ejemplo bíblico sin manejar la analogía metafórica) y cartón lleno.-

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

El carisma en la teología barroca aparece cosificado, como si se tratara de un objeto independiente que se otorga a un Fundador con prescindencia de sus calidades personales. Se olvidan que el carisma, por más gracia gratis data que sea, es gracia, es decir, relación (la gracia, maguer su carácter sobrenatural, no deja de ser un accidente). Postular que Dios otorga el carisma de fundar una vida religiosa, es decir, una vida conforme a los consejos evangélicos, a un pedófilo, drogadicto, estafador y fundador de varias familias biológicas implica un oximoron. Porque justamente el carisma se expresa en la propia vida antes que en el jarabe de pico. Que todavía haya quienes sostengan semejante dislate demuestra los abismos a los cuales puede conducir la teología irracionalista barroca.
Por otra parte, existe una confusión entre el dichoso "carisma fundacional" y el "carisma de la fundación". El carisma fundacional serían las gracias para erigir la congregación, el carisma de la fundación serían las peculiaridades del instituto. La idea de que cada movimiento o institución tiene que tener un carisma peculiar es una idea moderna, casi racionalista. En el pasado, a nadie se le hubiera ocurrido decir que los dominicos tenían el carisma de la sabiduría, los franciscanos la pobreza y los jesuitas la captación de la clase dirigente. Estos fueron métiers en los que se fueron desarrollando.
En cuanto al carisma fundacional, también sería interesante discutir si es una peculiaridad específica tipo superhéroe o se trata simplemente de las gracias necesarias para desenvolver una obra humana elevada por la gracia, como fundar una familia, tener hijos, regir una diócesis, etcetera. De lo contrario, ese dichoso carisma fundacional se convierte en una especie de "salida laboral" para personas poco afectas al régimen institucional de la Iglesia y una tentación para narcisismos personales.

Anónimo dijo...

"...sólo en los grandes santos suelen resplandecer estas gracias gratis dadas, siendo más que rarísimo encontrarlas en almas imperfectas, y mucho menos todavía en los grandes pecadores, aunque esto no sea imposible teóricamente." (Royo Marín)

MIGUEL25 dijo...

Para disandrista 2.0

Pues creo que no he subvertido nada,

y te lo demuestro:

Hubo Papas en la historia de la Iglesia, fornicarios, corruptos, avaros..en fin ...lo de Judas robando de la bolsa se les queda pequeño...

Y sin embargo fueros Papas y recibiron el MINISTERIO PETRINO,

por Gracia ...

Fueron como hombres unos auténticos foragidos...pero..

¿Desde la cátedra de Pedro, enseñaron rectamente la doctrina?

Pues sí, luego desempeñaron bien el MINISTERIO PETRINO, lo que no quita que a nivel personal, fueran unos depravados.

¿Como es que el Espíritu Santo eligió hombres tan depravados para Papas y para pastorear la Iglesia?

Pues para demostrarnos que la IGLESIA CATOLICA, no es DONATISTA, ni PELAGIANA, es decir y como muy bien explica SAN PABLO:

"donde abundó el pecado sobreabundó la Gracia"

Y siguiendo las enseñanzas evangélicas, hay quien hace milagros y expulsa demonios en nombre de Cristo (Gracia ministerial o carismática) pero es un obrador de la iniquidad y se condena.

Disandrista 2.0 dijo...

Miguel25, eres más burro de lo previsible, que la sacra potestas es independiente del estado de gracia del que la recibe y no es un carisma. Mal te ha hecho la LOGSE.-

MIGUEL25 dijo...

Para disandrista 2.0

Me parace que el que tiene que estudiar eres tú.

Para empezar aunque la GRACIA MINISTERIAL es distinta en cuanto al orden, de la GRACIA CARISMATICA,

sin embargo ambas SON GRACIAS GRATIS DATAE,

El ejemplo más claro es el Padre Maciel,

Recibió una Gracia ministerial (sacerdocio)
Y una Gracia carismática:
(carisma de los Legionarios de Cristo)

Fue fiel a su ministerio de sacerdote (administro correctamente los sacramentos y el depósito de la Fe)

Fue fiel a su carisma, fundó los Legionarios de Cristo y su carisma fue reconocido por la Iglesia.

Pero fue un pecador..

¿Como un pecador recibe una Gracia ministerial y otra carismática?

Pues repito, para demostrarnos que la Iglesia no es DONATISTA NI PELAGIANA.

MIGUEL25 dijo...

Para disandrista 2.0

Me parace que el que tiene que estudiar eres tú.

Para empezar aunque la GRACIA MINISTERIAL es distinta en cuanto al orden, de la GRACIA CARISMATICA,

sin embargo ambas SON GRACIAS GRATIS DATAE,

El ejemplo más claro es el Padre Maciel,

Recibió una Gracia ministerial (sacerdocio)
Y una Gracia carismática:
(carisma de los Legionarios de Cristo)

Fue fiel a su ministerio de sacerdote (administro correctamente los sacramentos y el depósito de la Fe)

Fue fiel a su carisma, fundó los Legionarios de Cristo y su carisma fue reconocido por la Iglesia.

Pero fue un pecador..

¿Como un pecador recibe una Gracia ministerial y otra carismática?

Pues repito, para demostrarnos que la Iglesia no es DONATISTA NI PELAGIANA.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Siiiiii, Maciel administró fielmente los sacramentos, por eso lo procesaron por absolución de cómplice en confesión (proceso iniciado en la CDF bajo Ratzinger). Fue fiel al carisma, por eso desmintió en su vida cada uno de los votos minuciosamente: pedofilia, drogadicción, estafa, plagio.
Por favor Miguel, deja de hacer papelones.

MIGUEL25 dijo...

Bobadas

El carisma del Padre Maciel no ha muerto.

quienes pronosticaron una disolución o una refundación de los Legionarios de Cristo se equivocaron.

Que el cuarto voto haya sido suprimido en los legionarios vale..

Que los Legionarios fueron puestos a examen ..vale..

Pero nada de refundación ni de disulución..

la vida del carisma sigue en la Iglesia, en lo fundamental y sustancial.

Respecto al proceso sacramental que según Ludovicus fue incoado al Padre Maciel lo desconocia.

No ostante, pido a Ludovicus, una fuente fidedigna de la CDF, de este proceso..porque de lo contrario no pasaría de ser una acusación gratuita.

Disandrista 2.0 dijo...

Anda, Miguel25, que ahora crees que el orden es una gracia gratis dada y eso es una burrada.

Anónimo dijo...

Ludovicus:
Es usted un maestro. Explica el caso perfectamente. Conozco bastante bien al IVE y a Miles CHRISTI.
Buela ha llegado a decir que la Misa Tradicional no es parte del "carisma" de la Congregacion,apropiandose de ese modo de lago que es de la Tradicion y la Iglesia, es decir, de Dios.

Y asi con cualquier punto que se quiera analizar. Son pequeñas Iglesias con un Fundador totalitario, pues se encarga de todo y de todos.

Desconozco si siempre fue asi en la Iglesia, aunque intuyo que no.

Saludos Ludovicus. Me gustaria tener su correo para contactarnos.

NACIONALISTA

Miles Dei dijo...

El orden de las cosas es que unas sean conducidas por otras. Así pues, como la gracia tiene por objeto conducir los hombres a Dios, ha de hacerlo de acuerdo con ese orden, de modo que unos sean conducidos a Dios mediante otros. En consecuencia, hay que distinguir dos suertes de gracia: aquella por la cual el hombre se une a Dios, que es la que nos hace gratos; y aquella merced a la cual un hombre coopera con otro para que se convierta a Dios. Esta segunda es la que se dice "gratis data", porque sobrepasa la capacidad natural y los méritos personales de quien la recibe. Y como no se da para la justificación del propio depositario, sino más bien para que éste coopere a la justificación de otro, por eso no recibe el nombre de gracia que hace grato. La manifestación del Espíritu en ella es para que cada uno ayude a los demás.

La ayuda de este tipo de gracia no la puede prestar el hombre mediante mociones interiores, que son exclusivas de Dios, sino sólo mediante la acción exterior de la enseñanza y la persuasión. De aquí que, bajo el concepto de gracia dada gratis, se comprende todo aquello que el hombre necesita para instruir a otros en las verdades divinas que sobrepasan la razón. Ahora bien, tres son las condiciones que para esto ha menester:

1) un conocimiento adecuado de estas verdades divinas, que le permita enseñarlas a los demás

2) la posibilidad de confirmar o probar lo que dice, sin lo cual su enseñanza sería ineficaz

3)la capacidad de expresar apropiadamente su pensamiento a los oyentes.


Con eso sólo se cumple suficientemente en lo que a la transmisión de una enseñanza o modo de vida religioso se debe en un carisma.

Coronel Kurtz dijo...

Miles:

¿Me puedes dar alguna cita de todo lo que afirmas?

Busco y busco en la Summa, en los Catecismos, en el Denzinger, en los Padres... y nada de nada...

Debo estar muy cansado. Te agradezco me ayudes con ello.

Miles Dei dijo...

Busque bien por la Suma, Coronel.