sábado, 10 de diciembre de 2011

Sobre "El arbol de la vida"



Ofrecemos dos visiones críticas de la película El árbol de la vida de Terrence Malick:
1. Juan Manuel de PRADA:
Resulta paradójico que, en muchas recensiones, se haya presentado «El árbol de la vida», la inmensa película de Terrence Malick, como un compendio de espiritualidad new age, cuando se trata de la más abrumadora e intrépida exposición de las verdades de la fe que el cine se haya atrevido a proclamar en décadas. Pero que este Credo sin trampa ni cartón haya sido tomado por una divagación new age nos confirma que las verdades de la fe resultan desconocidas para el hombre contemporáneo, incluso para el católico, a quien los curas han dejado de predicárselas. Dice Benedicto XVI que hace falta una «nueva evangelización»; pero para esa «nueva evangelización» se precisarían evangelizadores que crean que Dios es Señor de la Historia —Alfa y Omega— y que se atrevan a proclamar que el misterio del sufrimiento humano sólo es plenamente comprensible si se espera la resurrección de la carne. Mientras los curas se lo piensan, nos queda Terrence Malick, un cineasta a la altura de Dreyer y de Tarkovsky.
2. Flavio MATEOS:
 Tal cual parece ser la actitud –en general- de la crítica argentina ante esta película, ya se trate de los “especialistas” de los sitios de crítica cinematográfica, ya de las comentaristas televisivas de la farándula o los “críticos” de los grandes diarios –con alguna meritoria excepción-, para no quedar como “inorantes” ante una película que parecía difícil, premiada encima con la Palma de Oro en Cannes (como si ello tuviera algún valor) y ensalzada por la “influyente” crítica de Nueva York y París (más pava que la argentina). De nuestra parte tenemos que decir simplemente lo que es esta película: se trata de un videoclip de dos horas y media, sólo que en vez de tener música rock, tiene música de Bach, Rimsky-Korsakoff, Brahms, Gorecki, Couperin y música sacra, como para darle “trascendencia” a la búsqueda de Malick del sentido de la vida. Pero la película no deja de ser eso, y así como es un absurdo pretender un “rock cristiano” (pues el rock es en sí una música que invierte los valores y elementos propios de la música con un sentido subversivo), de la misma forma no puede hacerse un videoclip religioso o trascendente, ya que la forma misma carece de por sí de la salud necesaria (salud, es decir, orden, jerarquía, claridad, dominio de la forma, puesta en escena, etc) como para considerarlo cine. Un videoclip es algo que carece de forma, es un desorden como lo es el rock and roll. Desorden parece ser lo que tiene en su mollera el Sr. Malick, a pesar de las buenas intenciones de acercarnos al sentido trascendente de la vida.”

19 comentarios:

La Anacoreta dijo...

Yo fui a ver la pelicula al cine, la vi completa mi amigo se quedo dormido y la gente se quejaba de que era un embole en la misma sala, a mi me parecio una obra de arte, pero es para un perfil muy especial, la persona que pueda apreciar la obra tiene que tener conocimientos de psicoanálisis, de música varia (desde arvo part, Gesualdo, a Holst y Mozart), tiene que conocer la tradicion católica para entender los rollos de la de la cabeza de la gente de catolica de los años 50 y el esquema de familia, y tambien tener conocimientos de arte para entender los colores y las imágenes, por ejemplo la pelicula termina mostrando un paisaje desolador como el cuadro de Van Gogh antes de suicidarse, hablo del famoso paisaje de los girasoles en la oscuridad (ahi supe que la pelicula terminaba, sin embargo la gente se indigno porque no captaron que significaba en ese contexto esa imágen)... Para mi la pelicula me identifico muchisimo, parecia una critica aguda y sutil a mi vida y mi familia, solo me molestaron la simbología psicoanalítica y junguiana.

Wanderer dijo...

Como a Castellani, me producen una enorme desconfianza los sitios que se presetan como la opinión "católica" sobre diversos temas. Es lo que ocurre con el sitio de Flavio Mateos, que se autodenomina "Una mirada católica sobre cine y cultura". Huyamos!!!!

Rodrigo V. dijo...

Flavio Mateos es al cine lo que Fuentes a la teología. Demasiado "católico" para mi gusto. La Novicia rebelde es protopornográfica? Kuku kuku...

Anónimo dijo...

Alguna vez Mateos hizo una crítica a Gran Torino y salió golpeado por sus mismos "fraternitarios". Creo que el carlista estuvo entre quienes le dio.
Si no recuerdo mal, en PCI.
No es la primera de vez que se equivoca el crítico.

Anónimo dijo...

No fue tan así o más bien a medias:

http://panoramacatolico.info/articulo/clint-eastwood-esa-vieja-vibora-comentario-del-filme-gran-torino

Me alarma que una de las fundamentaciones contra Gran Torino haya sido que el cura que le limpia el alma al protagonista que jamás se había confesado antes y que dio la vida por un amigo estando ya sin mancha fue que ... no usaba sotana!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Es la crítica de los oligodóxicos.

Anónimo dijo...

Chicos no "fraternitarios":
1)el sitio del señor Flavio Mateos no es el de LA OPINIÓN CATÓLICA", es simplemente el sitio de un católico que opina principalmente de cine.
2 ) demasiado católico? bueno, no creo que haya otro elogio que emocione mas que ese.
3)Lo de la sotana en la pelicula Gran Torino es porque una de las cosas que analiza Flavio Mateos es la simbología. La sotana no es un símbolo menor para un sacerdote católico. No es menor la duda, como no es menor la lata de cerveza. Pero principalmente el cura no hace bien su trabajo. Lo confiesa mal y ese es el corazon del asunto.
Pero son puntos de vista, siempre opinables. Lo que creo es un error es juzgar al critico y no a la critica.
Bravo por la anacoreta, que da una critica madura y respetuosa sin meterse con el critico.
Saludos a todos.
D.T.

Gelfand dijo...

Si para Flavio Mateos el triunfo de la cruz es "The Passion" y la buena nueva "Apocalypto", yo me bajo...

Anónimo dijo...

Temo un poco a esas posturas tendientes a demostrar que lo católico es triste, riguroso o feo de vivir.

Miles Dei dijo...

Sí, muy bonita, una visión del autor que se resume en una frase del Evangelio: mirad los lirios del campo, ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos.

Y a ese vestido parece anudarse la cuestión que plantea Prada: si no hay resurrección de la carne que perpetue la memoria personal y un juicio de Dios que recapitule todas las cosas mostrando el verdadero orden de la providencia ¿entonces qué? ¿Nos consolaremos contemplando el arbol de la vida del que hemos sido parte mientras caemos del mismo como hoja muerta -eso sí con multitud de experiencias vitales mejor o peor asimiladas que harán la caída más o menos violenta- destinada a ser hojarasca que se lleva el viento?

Por mucho que se quiera dilucidarlo el panteismo del autor está presente con todas sus inconsecuencias y no convence, quizás porque no quiera convencer sino sólo contar lo que contempla y presentar al final (lo del famoso cuadro de van Gogh -que no es el último que pintó)si es más hermosa la naturaleza que una visión de la misma como la que ha presentado.

En fin, ni tanto ni tan calvo. Eso sí, difícilmente una obra así puede dejar indiferente en una sociedad materialista como la que vivimos, pero de ahí a pretender que sea una presentación de las verdades de la fe va un trecho largo. Sí vale para "mover la inquietud", como dicen los que dejaron tiempo atrás el saber de la fe en aras del mundo y ahora lo echan de menos, porque lo verdaderamente bueno y bello no es de este mundo.

Anónimo dijo...

La crítica de Mateos a los filo-rockerianos es el texto más fariseo que he leído en varios meses, y es igual de ridículo que la "misa rockera" de Valencia.

Los vicios están en ambos extremos.

-Vladric

Martin Ellingham dijo...

No pude ver la película. Me recomendaron que lo haga con una buena pantalla por las imágenes.

Me encontré con críticas favorables en un par de blogs que a veces leo y también con la de Mateos. Las tendré en cuenta cuando pueda ver la película.

Saludos.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

De algo pueden estar seguros. Esta película jamas sera comentada en Infocatólica. Es demasiado grande, no cabe.

Agustín dijo...

Lo que noto, tristemente, de los católicos, es que no critiquen la crítica y muestren sus "defectos" con fundamentos que a uno lo hagan pensar y reflexionar; sino lo triste es que, sus críticas se dirijan a criticar a la persona que hace la crítica y no a la crítica en sí. Tristes comentarios, casi todos. ¡Un poco más de altura por favor, ya que es tan reprobable -como dicen- este tal Flavio Mateos!

Redacción dijo...

Tratemos de no discutir la persona de Mateos sino su crítica cinematográfica.

Gelfand dijo...

OK redacción. Quería hacerle una crítica a la crítica de Mateos. Pero la verdad no se por donde agarrarlo. Estética de videoclip? Lo que usa Malick es la técnica de camara en mano. Mientras que en el videoclip una misma imagen solo puede estar unos pocos segundos, aquí Malick muestra una misma imagen desde distintos ángulos. Que nos diga Mateos a que videoclip de U2 o Pink Floyd le recuerdan los últimos 15 minutos porque yo, la verdad, no recuerdo ninguno.
Pero hay algo peor. Pareciera que el único arte cristiano posible es el de lo cotidiano que se eleva a Dios. Tiremos entonces la Biblia, las catedrales góticas, el arte de Giotto, los íconos, es decir casi todo el arte...
En fin, el artículo se titula "un árbol Malicksimo" y si, los juegos de palabras son la forma más elemental de humor.

Jordi Morrós dijo...

Pues me alegro mucho que se haya tratado en este blog sobre la película, y gracias por todos los comentarios.

Yo en Barcelona la quería ver en versión original con subtítulos, y por ese purismo me quedé sin verla (me decidí tarde y la hacían sólo en sesión matinal).

Anónimo dijo...

Muchachos: ¿y no será que Mateos tiene talento, y el talento siempre nos molesta?.

¿Alguno será capaz de responder a los argumentos de su última entrada en "Reduco" sin usar argumentos ad hominem?

Anónimo dijo...

Anónimo, acabo de leer lo de Reducto.
No tiene consistencia. Son una gran cantidad de citas más o menos hiladas pero no un pensamiento propio.
Es fácil de refutarlo. Por ejemplo afirma que a una persona inteligente no le podría gustar la película. Sin ser Einstein, sabemos que a De Prada la cabeza le funciona bastante bien, que es inteligente. Lo ha demostrado tantísimas veces, empezando por lo bien que escribe novelas.
Luego, Mateos yerra.
Hay otros modos de descubrir sus yerros, pero el anterior entiendo que es suficiente.

Papá Pitufo.